Cancion para dormir bebes: Nanas para dormir a tu bebé: 12 canciones de cuna

Cancion para dormir bebes: Nanas para dormir a tu bebé: 12 canciones de cuna

Las mejores canciones para ayudar a calmar a los bebés

Diez Minutos participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Diez Minutos recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

¿Sabes qué canciones pueden ser las mejores aliadas para calmar a un bebé cuando llora o está muy inquieto? Recopilamos algunas que para muchas familias ya se han convertido en un imprescindible. ¡Descúbrelas!

Por
Cristina Cantudo

Getty Images


    Pocas cosas hay que despierten tanta ternura como ver a un bebé plácidamente durmiendo, pero todo el que tiene niños pequeños a su alrededor, sabe que lo de dormirles, a veces, lleva tiempo, dedicación y mucha paciencia.

    Hay problemas de sueño del bebé que son frecuentes y que pueden requerir asesoramiento o consejo por parte del pediatra, pero en otras ocasiones, simplemente cuesta que el bebé coja el sueño y a los papás y mamás se les acaban los recursos para intentar dormir a los peques. También hay que tener en cuenta que depende de cómo sea el niño, ya que puede ser un bebé tranquilo o nervioso y eso también influye en su facilidad para relajarse. Hay dos recursos imprescindibles para dormir al bebé: movimiento y música.

    Casi todos los progenitores, abuelos y tíos recurren a las canciones de cuna o las nanas para dormir al bebé, acompañadas siempre de un buen balanceo, pero ¿cómo tienen que ser las canciones de cuna o la música para dormir a un bebé?

    Características básicas de las canciones para dormir al bebé

    Los sonidos y la música ayudan al bebé a calmarse y facilitan el sueño, pero claro está, no cualquier tipo de sonido o canción. El oído es el primer órgano sensorial que se desarrolla dentro del útero.

    Según los expertos, los sonidos ambientales y la música clásica son grandes aliados para ayudar a calmar y a dormir al bebé y se ha comprobado que los sonidos graves tienen un efecto más relajante que los agudos. Algunas características importantes de las canciones de cuna y la música para dormir al bebé son las siguientes:

    -Melodía y ritmo: lo importante de una canción de cuna o una nana no es la letra, ni mucho menos, es la melodía. Según diversos estudios, la música ideal para relajarse es aquella que tiene un tempo (duración de cada nota musical) de 60 a 80 golpes por minuto (60-80 BPM) y que mantenga un ritmo constante, igual que el ritmo cardíaco normal. Melodías suaves, con ritmos lentos y constantes.

    -Voz: la voz, sobre todo la materna, a la hora de cantar una nana, refuerza el vínculo y el apego. No hace falta cantar bien, lo importante es utilizar una voz suave, melódica y dulce.

    -Volumen: nada de cantar demasiado alto o de poner la música a todo volumen. Si pretendemos que el bebé duerma, sentido común.

    -Movimiento: el compañero indiscutible de las canciones de cuna o la música para dormir al bebé es un buen balanceo. El movimiento debe ser suave, pero constante.

    Rutina para el momento del sueño

    Para ayudar al bebé a dormir es fundamental que el momento esté acompañado de una buena rutina de sueño (de hecho, tener una buena rutina de sueño es una de las claves para dormir bien tanto en niños como en adultos). Es de gran ayuda que el entorno esté en silencio, que la temperatura sea adecuada y el bebé no tenga frío ni mucho calor y que la estancia tenga, a poder ser, una luz tenue.

    Beneficios de la música para los bebés

    Es importante saber que la música tiene numerosos beneficios para el bebé y que, entre ellos, destaca que ayuda al desarrollo cerebral de los bebés, incluso antes de su nacimiento: «alrededor de las 16-18 semanas de embarazo, el pequeño escucha su primer sonido. A las 24 semanas, las orejitas comienzan a desarrollarse rápidamente y se ha demostrado que los bebés giran la cabeza en respuesta a las voces y los ruidos. En los últimos meses del embarazo, un bebé por nacer puede reconocer la voz de su madre, su idioma nativo, patrones de palabras y rimas», explica el Dr. Ibrahim Baltagi en su artículo «Cómo afecta la música al cerebro de tu bebé: Mini Master Class para padres«.

    Además, el experto asegura que la música para relajar y dormir al bebé «debe ser suave, calmante, relajante, para crear un ambiente tranquilo que nutra sus patrones de sueño. Una melodía, música o canción familiar se vuelve como una sesión de musicoterapia. La música lenta, suave y repetitiva en realidad ralentizará los latidos del corazón y permitirá una respiración más tranquila y profunda. No subestime el poder de la voz de la madre, el padre o cualquier cuidador mientras canta. Su voz es familiar y el ritmo es relajante».

    La música tiene numerosos beneficios para los bebés: estimula la capacidad para hablar y el lenguaje (te recomendamos echar un vistazo a nuestro artículo «Cuándo empiezan a hablar los bebés: primeras palabras»), favorece el desarrollo de la creatividad y la imaginación, ayuda a la relajación, promueve la socialización, ayuda a los niños a entender y expresar emociones, potencia el vínculo del apego, mejora la confianza y la autoestima cuando van siendo mayores, estimula el cerebro, etc.

    1

    Cinco Lobitos

    Un clásico entre los clásicos, cantar esta canción de forma suave y acompañando la música con el gesto de los Cinco Lobitos moviendo la mano es un recurso práctico y eficaz para calmar a un bebé. ¡Es de las más conocidas!

    2

    Música de Mozart

    La música clásica también puede ser un recurso ideal para dormir y calmar a los bebés. La calma, el ritmo y la frecuencia de algunas composiciones de música clásica pueden resultar muy relajantes para los peques. En este vídeo se recopilan unas 4 horas de música de Mozart que, sin duda, serán un buen recurso.

    3

    Duérmete niño

    Otro clásico entre las canciones de cuna es esta. Seguro que has escuchado más de una vez la versión que dice «Duérmete niño, duérmete ya, que viene el coco y te comerá». Muy popular, pero, sin duda, preferimos recomendar esta otra versión que puedes ver en el vídeo que es menos intimidante…

    4

    Arrorró mi niño

    Otra canción de cuna popular es esta. Es lenta, suave y muy tierna. No olvides acompañarla de un movimiento suave, pero constante. ¡A dormir!

    5

    Estrellita, ¿dónde estás?

    Otra canción de cuna de las clásicas y más populares. Tiene una dulce melodía y un suave ritmo ideal para calmar a los bebés. Además, es muy fácil aprendérsela entera.

    6

    Ruido blanco

    El ruido blanco es muy efectivo para ayudar al bebé a calmarse y dormirse. El ruido blanco es un sonido en el que todas las frecuencias están al mismo volumen o nivel, sin sobresalir ninguna sobre la otra, provocando que queden anulados el resto de sonidos del entorno y el bebé quede absorto escuchando únicamente ese sonido. Los elementos más utilizados para producir este llamado ruido blanco son el secador del pelo y la campana extractora. En este vídeo se recopilan más de 4 horas de ruido blanco. Si tienes un bebé, pasará a estar en tu playlist.

    7

    Los cochinitos

    Esta canción de cuna también es muy popular. La de los Tres Cerditos o Los Cochinitos, cantada con voz suave y con mucho amor, puede ser un recurso perfecto para ayudar al bebé a dormir.

    8

    Bossa Nova

    Esta pieza musical se caracteriza por su suavidad y por tener sonidos agradables, por lo que puede ser una buena opción para calmar al bebé y ayudar a que se duerma.

    9

    Este niño tiene sueño

    «Este niño tiene sueño, tiene ganas de dormir, tiene un ojito cerrado, el otro no lo puede abrir». Esta letra es toda una declaración de intenciones y es una buena canción para relajar a los peques.

    10

    Los pollitos

    Esta popular canción, cantada en versión nana, también es utilizada por muchos papás, mamás, abuelos y abuelas para ayudar a los niños a relajarse y a dormir.

    11

    A dormir

    Esta tierna y bonita canción de cuna también es una de las más populares para calmar a los bebés. Un buen recurso para la hora de ir a dormir o para cuando el peque está muy intranquilo.

    12

    Ea, la nana

    Esta tierna y dulce nana también es una buena opción para ayudar a los bebés a dormir.

    13

    Johannes Brahms — Wiegenlied Op. 49 No. 4

    Esta popular canción de cuna del compositor Johannes Brahms es la nana por excelencia. Seguro que todos la hemos tarareado alguna vez o, al menos, la hemos escuchado tararear. Preciosa y relajante.

    14

    A la nanita nana

    Esta es otra popular nana o canción de cuna muy utilizada para calmar a los bebés. Saca a relucir tu voz más melódica y dulce y el éxito estará casi asegurado…o eso esperamos.

    15

    La lechuza

    La Lechuza hace shh y todos calladitos…popular canción de cuna para calmar a los bebés. La letra es sencilla y repetitiva, es tranquila, el ritmo es lento y su música relajante.

    16

    Jazz para bebés

    Puede que te suene raro, pero el jazz puede ser música perfecta para ayudar a los bebés a dormir. Solo tienes que escuchar este vídeo para entender por qué puede ser buen aliado para el descanso infantil.

    17

    Palomita Blanca

    Esta dulce canción también es una nana utilizada en muchos hogares para tratar de dormir y relajar a los bebés. Una dulce melodía y una letra sencilla para arrullar al bebé.

    18

    Vamos a dormir

    Esta tierna y dulce canción de cuna es muy buena aliada para dormir a los bebés. Es tierna, dulce y tiene una melodía muy relajante.

    19

    Música de Beethoven

    Como hemos dicho antes, hay mucha música clásica que resulta relajante para cualquiera, pero también para los bebés. En este vídeo se recopila música de Beethoven perfecta para dormir a los más pequeños.

    20

    Frère Jacques

    Esta canción es otra de las más populares para relajar, entretener y dormir a los bebés. En este vídeo puedes escucharla con la letra en francés. Otra imprescindible en tu playlist familiar.

    Cristina Cantudo
    Periodista especializada en parenting y familia, educación y salud.

    Música para dormir a un bebé

    Los niños necesitan seguir rutinas para sentirse seguros y tranquilos. Y en el momento de irse a la cama, esto resulta esencial. Entre las medidas de higiene del sueño que recomiendan los especialistas para los pequeños, tanto si tienen problemas para dormir como si no, está establecer rutinas previas al sueño desde muy temprana edad. Bañarse y cepillarse los dientes o leer o escuchar cuentos son algunas que mejoran los hábitos de sueño ya en los dos primeros años de vida, según un estudio reciente. ¿Y la música? Muchos adultos recurren a melodías y canciones para relajarse y conciliar el sueño, y también las usan con sus hijos. Pero ¿cuáles son las más adecuadas para los bebés y niños pequeños? Te lo contamos en las siguientes líneas.

    ¿Qué música es buena para dormir a los bebés?

    Los sonidos ayudan a calmar y facilitar el sueño. Y en los niños está demostrado que la mayoría de los que se exponen a ellos se duermen más rápido que los que no los escuchan. ¿Pero cualquier sonido, música o canción?

    Hay quien pone en funcionamiento la aspiradora, la lavadora o cualquier electrodoméstico para poder dormir a su bebé con su sonido. Es lo que se llama ruido blanco, un mismo sonido que contiene todas las frecuencias a una misma potencia. El que produce una y otra vez la naturaleza, como lluvia o las olas del mar, también entra dentro de esta categoría.

    Pero, sin duda, la música es muy relajante: baja la frecuencia cardíaca y mejora la saturación de oxígeno en sangre, por lo que proporciona un mayor bienestar en el niño. Aun así, “no hay una receta que diga esta música calma al niño o con esta música se duerme. Eso no existe”, afirma categórica María Jesús del Olmo, pianista, musicoterapeuta y directora del Master en Musicoterapia Avanzada y Aplicaciones de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

    Según algunas investigaciones científicas, la obra de Wolfgang Amadeus Mozart, por sus componentes frecuenciales muy bajas, sí lo logra. Entre los beneficios del denominado ‘efecto Mozart‘ en los niños (este concepto asegura que su música favorece el desarrollo cognitivo y emocional de los pequeños) está reducir su estrés y conseguir que se relajen y duerman.

    La música de otros autores clásicos, como los que protagonizan los vídeos que incluimos en ‘Canciones para calmar al bebé que llora’, también contribuye a conciliar el sueño de los bebés. Destaca la Op. 49, nº4 de Johannes Brahms, la canción de cuna más famosa.

    Porque las nanas siguen funcionando. Son la música idónea: están hechas para dormir. Está comprobado que su acento ternario (como un vals) favorece la conciliación del sueño. De hecho, en ese compás y las nanas se fija este estudio publicado en la revista Pediatrics por el Beth Israel Medical Center (Nueva York). En él han demostrado que el ritmo, la respiración y las canciones preferidas de sus padres a modo de nana (con acento ternario) tocadas en directo por un musicoterapeuta potencian el desarrollo neurológico del bebé, afectando de forma positiva a sus funciones fisiológicas (frecuencia cardiaca, respiratoria y saturación de oxígeno en sangre), así como a otras funciones relacionadas con el sueño, la conducta alimentaria y el aumento de peso. Este método RBL (rhythm, breath & lullaby) lleva en marcha en la UCI Neonatal del Hospital La Paz (Madrid) desde hace ocho años.

    Imagen: Dominika Roseclay

    ¿Y qué más música sirve para dormir a un niño? “Hay composiciones de autores clásicos que durante tres minutos con tempo lento pueden funcionar bien”, reconoce Del Olmo. Pero en los últimos años los estudios van afinando cada vez más y señalan como clave la experiencia previa que tiene el padre, madre o cuidador con una música. “Dormir al niño con una música que no te guste es complicado”, apunta. Es decir, también música actual valdría para que el retoño concilie el sueño.

    Música relajante para dormir a un niño

    Pero no cualquier música tendrá el efecto que queremos. Todo dependerá de la edad del pequeño, de cómo sea, de cómo sean sus padres… En resumen: del ambiente musical de la casa y del gusto de los progenitores.Lo que está absolutamente demostrado es que los niños se calman con la música que generalmente les gusta a sus padres. Porque si se calman los padres, es muy posible que se calmen los niños”, sostiene la musicoterapeuta.

    Y pone un ejemplo de cómo la experiencia previa que tengan nuestros hijos con la música será determinante para su tranquilidad y relajación: “Si el niño oye en casa una música que le pongas los sábados por la mañana, aunque no ponga atención, esa experiencia se la lleva. Y si está en un campamento y escucha una música que le recuerda a esos sábados por la mañana, estará más tranquilo y relajado; es un ambiente que le resulta familiar”.

    ¿Y cómo acertar? ¿Qué características debe reunir una música para que consiga dormir al bebé? Para la experta, las pistas que pueden indicarnos que es una música adecuada son las siguientes:

    • Del gusto del padre o la madre. Los progenitores saben cómo es esa música, cuándo hay silencios o cuándo es más fuerte… por lo que pueden prever la reacción del bebé ante cada momento.Si una canción te relaja, cuando mezas a tu hijo entonando esa melodía, le transmitirás esa relajación”, recuerda Del Olmo.
    • Del gusto del niño, si ya tiene 3 o 4 años.
    • Un tempo lento, tranquilo.
    • Sin mucha instrumentación.
    • No importa si tiene letra, pero cantar al bebé tiene muchos beneficios.
    • Circular, repetitiva, envolvente.
    • Con ritmo ternario, como las nanas. “Si el bebé duerme regular o tiene cólicos del lactante o es un niño al que le cuesta conciliar el sueño, los padres pueden ponerle una música o cantarle unos minutitos en ternario un tema de sus preferidos, como uno de Queen, por ejemplo. Seguramente hará más efecto que si está en binario”, comenta la musicoterapeuta.
    • No supere los 2-3 minutos de duración. La música tiene más efecto cuando deja de estar que cuando está. “Hace 13 años vimos en un estudio que el bienestar del niño mejoraba cuando había pasado un minuto de exposición a la música en directo. Los beneficios mayores no son en el durante, sino después”, revela la especialista.

    Las nanas de la Fundación Musicoterapia y Salud.org son un buen ejemplo de qué tiene que reunir una buena música para dormir al niño.

    Consejos para dormir al niño con la música

    A la hora de dormir con música a un niño tan importante como elegir la música es saber cuándo poner silencio. “Cinco o diez minutos de música es bastante dosis”, confiesa la experta. Y es que basta una pieza de tres minutos y silencio durante un tiempo para dormir al pequeño. Y si no se duerme, con poner otros dos minutos, en principio valdría.

    Además de la música, son importantes las circunstancias que la acompañen: no es lo mismo cantarle, que no, mecerle, que no… Por eso, no dejes solo al niño con la música. Para ello, puedes poner la música que veas que te relaja y tranquiliza y, mientras, mecerle. O tararearla por encima con tu voz.

    ¿Tocas un instrumento? Coge la guitarra, compón tres o cuatro melodías sencillitas, pero no muy intensas (sin un nivel alto de decibelios) y tócalas para que se duerma.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *