Como aliviar tos seca en bebes: Tos en bebés y niños: remedios caseros para aliviarla

Como aliviar tos seca en bebes: Tos en bebés y niños: remedios caseros para aliviarla

Remedios para la tos del bebé y del niño


La tos seca y nocturna son trastornos que afectan muy a menudo al bebé y al niño. Te ofrecemos los remedios para calmar la tos del niño y algunos remedios caseros para calmar la tos que resultan muy eficaces para el pequeño. 

Cuando el niño tiene tos, sobre todo si se trata de tos nocturna y seca, no solo resulta muy molesto para el pequeño, sino que también afecta al descanso de toda la familia. ¿Qué se puede hacer para calmar la tos del bebé? ¿Hay que actuar de forma diferente si se trata de tos seca? ¿Y si sólo tiene tos por la noche?

¿Qué es bueno para quitar la tos del niño rápido?

Cuando se habla de tratar los diferentes tipos de tos, se hace referencia a hacerla más soportable, ya que resulta difícil eliminarla. De hecho, la tos es un mecanismo de defensa, que es mejor mantener para descubrir las causas que la provocan y, así, poder tratarla.  

Por lo tanto, no debemos enfocarnos en eliminar el reflejo de la tos a toda costa, sino, más bien, en tratar la causa que la provoca, o al menos paliarla. En este caso, los remedios que te aconsejaremos más adelante son totalmente eficaces para aliviar al niño y permitir que descanse mejor por la noche.

(Te interesa: Todo sobre la tos seca y la tos blanda en niños)

7 remedios eficaces para calmar la tos del niño

  1. Limpiarle la nariz. Si el niño está resfriado, debes limpiar la nariz del bebé con una solución fisiológica o agua de mar esterilizada, y aspirar el moco con un aspirador específico, que encontrarás en farmacias.
  2. Ofrecerle muchos líquidos. Lo ideal es completar la dieta del niño con agua, leche y zumos de fruta. Si el organismo está bien hidratado, las mucosas se secan menos.
  3. Ofrecerle una alimentación rica en verduras y cítricos. Este remedio resulta muy eficaz, ya que las vitaminas contribuyen a reforzar las defensas del pequeño.
  4. Humidificar su habitación. Puedes hacerlo con un humidificador. La humedad tiene un efecto protector de la mucosa. En cambio, el aire seco y caliente producido por la calefacción es contraproducente para las mucosas.
  5. No fumar en casa. Esta regla siempre la debes respetar. No es bueno fumar en las estancias en las que el bebé se encuentra ni tampoco dentro del hogar. Hoy en día, además, se puede contar con muchos tipos de ayuda para dejar de fumar.
  6. Existen algunos remedios caseros muy eficaces, como el clásico truco de la cebolla. Es un truco que conocen muchas mamás y que funciona muy bien y consiste en poner una cebolla cortada cerca del niño cuando duerme. Los vapores de ácido alílico que emana la cebolla abierta han demostrado ser un buen calmante para la tos.
  7. Llevarle al pediatra. Si el niño tiene tos, siempre es conveniente realizar una visita al pediatra. Él te dirá si debes administrar al pequeño algún jarabe u otros medicamentos por vía oral o inhalatoria (aerosol).

(Te interesa: Humidificadores para niños)

NARIZ DESPEJADA
Limpiar bien la nariz del bebé y liberarla de mucosidad, en caso de resfriado. Para ello, basta con limpiar la nariz con una solución fisiológica o agua de mar y aspirar el moco con un aspirador específico, que se vende en las farmacias.

NIVEL DE HUMEDAD AMBIENTE
Humidificar la habitación del niño. Esto se puede hacer con un humidificador normal o bien, si no se dispone de este aparato, se puede llevar al bebé al baño y abrir los grifos del agua caliente, hasta que la condensación se aprecie en el espejo. La humedad tiene un efecto protector de la mucosa: en cambio, el aire seco y caliente producido por la calefacción es contraproducente para las mucosas. 

BEBER LÍQUIDOS
Completar la dieta del pequeño con muchos líquidos. Si el organismo está bien hidratado, las mucosas se secan menos.

SIN HUMOS
No fumar en las estancias en las que se encuentra el bebé ni tampoco dentro de la casa: una buena norma que siempre habría que respetar. 

MEDICAMENTOS
Administrar al niño jarabes y otros medicamentos por vía oral o inhalatoria (aerosol) únicamente si los ha prescrito el pediatra (sobre todo, si el niño tiene menos de un año).

REMEDIOS NATURALES
Todo un clásico, el truco de la cebolla. Es un truco que conocen muchas mamás y que funciona muy bien: poner una cebolla cortada cerca del niño cuando duerme. Los vapores de ácido alílico que emana la cebolla abierta han demostrador ser un buen sedante para la tos.

Cómo tratar y aliviar la tos de los niños

Pediatría ·Gripe

Las tos y la mucosidad son un clásico desde que empieza el cole y bajan las temperaturas. Descubre qué tipo de tos puede sufrir el niño, cómo aliviarla y en qué casos conviene acudir enseguida a pediatra.

Actualizado a

Cuando la tos se acompaña de silbidos en la respiración, o de sensación de que tiene el pecho cargado, es posible que se trate de bronquitis.

  • Qué es la tos
  • Tipos de tos que pueden sufrir los niños:
  • 1. Tos seca
  • 2. Tos ronca o perruna
  • 3. Tos blanda
  • 4. Tos con “pitos”
  • Otros tipos de tos
  • ¿Cuándo hay que ir al médico si el niño tiene tos?

En cuanto bajan las temperaturas, es habitual que los niños se acatarren y empiecen a tener mocos y tos. Este último síntoma puede resultar muy molesto, especialmente por la noche si no le permite descansar bien. Conviene distinguir entre los diferentes tipos de tos para saber cómo tratarla y cuándo hay que ir al pediatra.

qué es la tos

La tos es un mecanismo que tiene el aparato respiratorio para expulsar las sustancias que pueden ser perjudiciales si llegan a la parte más pequeña de los pulmones y para expulsar secreciones.

Es un mecanismo de defensa y está dirigido desde nuestro sistema nervioso central, de forma que es difícil controlar aunque queramos. Lo que sí que es posible es provocarla.

Así puedes tratar la gastroenteritis en un niño

Aunque la tos puede sonar a veces bastante horrible y nos dé malas noches, la mayoría de las veces no corresponde con problemas graves. Tenemos que tomárnosla como lo que es: un mecanismo de defensa.

La tos puede tener diferentes orígenes, acompañarse de diferentes síntomas y “sonar” de forma diferente. Os ayudaremos a tratar de diferenciar los distintos tipos de tos.

Tipos de tos que pueden sufrir los niños

1.

Tos seca

La tos seca o irritativa es la que no conlleva arrastre de secreciones. Se produce por inflamación de la vía respiratoria, a veces cuando un resfriado está empezando o acabando. Es poco eficaz y puede ser muy molesta, especialmente por la noche. A veces también puede ser provocada por la propia persona.

En algunos casos la tos seca corresponde a hiperreactividad bronquial, y puede asociarse a silbidos, de los que luego hablaremos.

2. Tos ronca o perruna

Es un tipo de tos seca muy característica, en la que por su similitud parece que la tos la produzca un perro o una foca.

Se origina por la inflamación de la laringe, de la zona de las cuerdas vocales, por lo que a menudo existe afonía. Se conoce como crup.

Las causas pueden ser variadas, estando implicados los virus, los cambios de temperatura, las alergias y factores individuales que no están muy bien determinados. Es bastante característico de los cambios de estación y del otoño.

¿El resfriado puede convertirse en bronquiolitis?

Típicamente un niño que se había ido a dormir sin problemas, empieza de madrugada a toser con ese timbre característico, pudiendo tener grados variables de dificultad respiratoria.

Junto a la tos, se puede producir un ruido característico cuando cogen aire, que se llama estridor que es muestra del estrechamiento de la vía aérea superior.

Como remedio “casero”, a veces se produce mejoría con el aire frío: abriendo la ventana ¡o la puerta del congelador!

3. Tos blanda

Es la que está relacionada con el arrastre de secreciones hacia el exterior y es la más habitual en los niños más pequeños, que suelen tener mocos con una frecuencia inusitada.

Una vez las secreciones son expulsadas suelen “tragárselas” por la cual cosa algunos niños vomitan con relativa frecuencia cuando están resfriados o tienen muchas flemas, a veces justo después de un ataque de tos.

La tos blanda, a pesar de ser “buena” por su función de arrastre de secreciones, por la noche puede ser también molesta.

Virus respiratorio sincitial (VRS): principal causa de bronquiolitis y neumonías

El goteo del moco hacia la parte de atrás de la faringe mientras se está estirado, hace que la tos pueda ser muy frecuente e impida el adecuado descanso.

Esta tos particularmente, por su función “limpiadora” debería evitar tratarse con medicamentos.

4. Tos con “pitos”

Cuando la tos se acompaña de silbidos en la espiración, o de sensación de que tiene “el pecho cargado”, es posible que estemos ante una bronquitis, una crisis de asma o una bronquiolitis en los más pequeños.

Habitualmente la tos tiene un timbre seco y se acompaña de dificultad para respirar.

En niños que han tenido previamente cuadros respiratorios de este tipo, es fácil que los padres sepan identificarlos y que inicien los tratamientos inhaladores habituales.

La dificultad respiratoria, especialmente cuando es intensa, es motivo para consulta urgente.

Otros tipos de tos

  1. Tos persistente: La que dura más de 3 semanas. Es necesaria una valoración por el pediatra, aunque la causa más frecuente son los resfriados encadenados, donde no se sabe cuándo acaba uno y empieza el siguiente….
  2. Tos en accesos: Se produce con algunas infecciones como la tos ferina. La tos ferina es una infección contra la que se vacuna a partir de los 2 meses y que puede ser especialmente grave en los bebés pequeños.
  3. Tos con fiebre: La fiebre elevada, la tos y en ocasiones la dificultad respiratoria pueden ser síntomas deneumonía. Será el pediatra quien determine la necesidad de realizar una radiografía de tórax.

¿Cuándo hay que ir al médico si el niño tiene tos?

  • Existe dificultad para respirar o la respiración es muy rápida.
  • Hay cambio de coloración de la piel con amoratamiento o color azulado de los labios.
  • Hay fiebre alta sin tener claramente secreción respiratoria.
  • Se oyen ruidos respiratorios: estridor y/o sibilancias.
  • La tos se vuelve persistente.
  • Si se sospecha la aspiración de un cuerpo extraño.
  • En casos de niños muy pequeños con tos en accesos.
  • Si se asocia decaimiento y dificultad para la ingesta de líquidos y alimentos.

Los tratamientos debe personalizarlos el pediatra. Los fármacos antitusígenos no se recomiendan en los menores de 2 años, y no está muy demostrada su efectividad, con lo cual no deberían administrarse salvo prescripción. Raramente se necesitarán antibióticos. La hidratación y los lavados nasales en caso de secreciones pueden ser de utilidad.

  • Salud infantil
  • Bebés
  • Pulmón

Loading…

Newsletter

Recibe cada semana toda la actualidad y los mejores consejos de salud para cuidarte día a día. Ver ejemplo

Suscribiéndote a nuestra newsletter, estás
aceptando la Política de Privacidad

Deseo recibir comunicaciones comerciales sobre productos y/o servicios ofrecidos por la Comunidad RBA. Ver la Política de Privacidad

Deseo recibir comunicaciones comerciales de terceras empresas colaboradoras de la Comunidad RBA. Ver la Política de Privacidad

Web acreditada por:

Entidades sanitarias colaboradoras:

Saber Vivir es una web especializada en salud y bienestar. Nuestros artículos se redactan con fines informativos y, en ningún caso, pueden sustituir el diagnóstico de un profesional. Ante cualquier problema de salud, consulte con su médico.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *