Como curar llagas en la garganta de un bebe: Llagas en la boca del bebé, ¿cómo se tratan y por qué salen?

Como curar llagas en la garganta de un bebe: Llagas en la boca del bebé, ¿cómo se tratan y por qué salen?

Aftas en la lengua del bebé: Qué las provoca y cómo se curan

Las aftas en bebés, conocidas popularmente como llagas, son pequeñas vesículas que se forman sobre las paredes de la boca o debajo de la lengua del bebé. Es un problema bastante común y son muchos los bebés y niños que presentan estas lesiones en algún momento de su infancia. 

¿Cómo saber si mi bebé tiene aftas?

Las aftas en los bebés (también conocidas como estomatitis, llagas, úlceras bucales o postemillas) se caracterizan por pequeñas heridas en la boca, generalmente amarillentas en el centro y rojizas por fuera o de color blanco y rodeadas por un área roja y brillante. Pueden aparecer en la lengua, en el paladar, en el interior de las mejillas, en las encías, al fondo de la boca o incluso pueden aparecer aftas en la garganta de los bebés.

 

 

Generalmente, sobre todo si es la primera vez que ocurre, el peque puede presentar fiebre alta. También es frecuente que le aparezcan en toda la boca, incluso en la lengua y encías, unas pequeñas úlceras o llagas muy dolorosas, que producen grandes molestias al bebé para masticar y tragar los alimentos ya que son muy sensibles y duelen al tocarlas y cuando se ponen en contacto con alimentos salados, calientes o de sabor fuerte.

Precisamente por ser dolorosas (principalmente al masticar o tragar) hacen que el bebé se enoje, llore, no quiera comer o beber y babee mucho. Además de todo esto, pueden causar mal aliento, dificultad para dormir e incluso se pueden hasta inflamar los ganglios del cuello.

 

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online “¿Cuándo ir a urgencias?”

 

“El virus del herpes labial, el herpes simple, cuando afecta por primera vez a los niños produce la gingivoestomatitis herpética. Una infección que hace que la boca se llene de llagas y resulte tremendamente dolorosa. Los niños están tan molestos que se niegan a comer y beber y corren el riesgo de deshidratarse. En estos casos es muy importante ofrecer líquidos de sabor suave con frecuencia, dice la pediatra de la Tribu CSC, Gloria Colli.

¿Por qué salen llagas en la boca de los bebés?

¿Por qué salen aftas en bebés? Las aftas son una infección causada por un virus. También pueden deberse a una hipersensibilidad a las bacterias que se suelen encontrar de forma en la boca del niño. Otras posibles causas son una infección de las amígdalas, falta de hierro, de vitamina B12 o de ácido fólico

Las aftas en niños no tienen por qué ser preocupantes en sí mismas, pero sí pueden serlo sus consecuencias: si un bebé tiene un afta y, por la molestia que esta le causa, no come ni bebe adecuadamente, pueden acarrear una deshidratación de consecuencias más graves. De ahí la importancia de tratarlas. 

 

 

¿Cómo curar las llagas de la boca de los bebés?

Las aftas son pequeñas lesiones leves aisladas que en la mayoría de los casos no necesitan tratamiento específico y que normalmente desaparecen en una o dos semanas por sí solas. Sin embargo, si el pequeño se muestra muy molesto o aparecen aftas de forma recurrente, es importante acudir al odontopediatra, para que valore las posibles causas y proporcione remedios para las aftas en los bebés.

También podemos acudir al pediatra para que determine qué tratamiento o tratamientos paliativos y preventivos pueden aplicarse para eliminar y prevenir su aparición, ya que las aftas son extremadamente molestas para los niños. En la Tribu CSC puedes consultar online a nuestro equipo de profesionales en salud infantil para que te orienten al respecto.

 

 

El tratamiento que los especialistas suelen prescribir son los medicamentos analgésicos como el paracetamol o el ibuprofeno. También se suelen dar una serie de recomendaciones a la familia para que adopten algunas orientadas a que el niño, al que le cuesta ingerir alimentos y líquidos, no se deshidrate (ofrecer líquidos, preferiblemente fríos). Por lo general, los síntomas mejoran de tres a siete días después de realizar el tratamiento

Por otra parte, para las lesiones más grandes en niños más mayores, el personal médico podría recomendar el uso de enjuagues bucales para eliminar las bacterias y reducir la inflamación, así como antiinflamatorios para reducir el dolor y las molestias.

Molestias asociadas: ¿Cómo aliviar aftas en bebés?

Como hemos dicho anteriormente, las aftas en boca del bebé se curan solas al cabo de 7-10 días, pero algunos remedios caseros para las aftas en los bebés pueden calmar las molestias e intentar que cicatrice la mucosa rápido sin presencia de bacterias:

  • Dar al niño algún analgésico como paracetamol (siempre según lo que su médico indique).
  • Hidratar constantemente.
  • Dieta libre de irritantes. Sin grasas, sal, frutas ácidas ni alimentos calientes o especiados. Así evitamos las molestias y la irritación. Lo mejor es ofrecer al peque alimentos fríos que le ayudan a aliviar la sensación de dolor.
  • Higiene estricta. Si el niño es mayor, conviene lavarle los dientes con muy poca pasta dental y realizar enjuagues bucales que no contengan alcohol (los enjuagues están especialmente indicados si el peque presenta varias aftas en boca, para ayudar a la cicatrización).

 

 

Los productos como cremas o geles a base de anestesia local no están recomendados. Es importante recordar que en el caso de bebés y niños pequeños, su médico ha de ser siempre quien determine el tratamiento ideal.

Autor/a
Revisado por:

Cómo identificar y tratar las aftas en niños y bebés

Las aftas en los bebés también conocidas como estomatitis, llagas, postemillas se caracterizan por pequeñas heridas en la boca, generalmente amarillentas en el centro y rojizas por fuera, que pueden aparecer en la lengua, en el paladar, en el interior de las mejillas, en las encías, al fondo de la boca o en la garganta del bebé.

Las aftas son una infección causada por un virus y por ser dolorosas, principalmente al masticar o tragar, hacen que el bebé se enoje, llore, no quiera comer o beber y se babee mucho. Además de esto, pueden causar fiebre, mal aliento, dificultad para dormir e incluso se pueden hasta inflamar los ganglios del cuello.

Normalmente, las aftas desaparecen en 1 o 2 semanas, sin embargo, los síntomas mejoran de 3 a 7 días aproximadamente cuando se realiza el tratamiento. El tratamiento se puede hacer con medicamentos analgésicos como el paracetamol o el ibuprofeno, orientados por el pediatra y con la adopción de algunos cuidados como ofrecer líquidos, preferiblemente fríos, para que el niño no se deshidrate.

Las aftas y el algodoncillo en el bebé son infecciones diferentes, ya que el algodoncillo es causado por un hongo y se caracteriza por puntos blancos similares a la leche que también pueden surgir en cualquier región de la boca. Conozca más sobre el sapito en bebés.

Normalmente, los síntomas de afta mejoran en alrededor de 7 a 14 días, sin embargo, hay algunas formas de tratamiento que pueden reducir la molestia y acelerar la recuperación. Estas son:

1. Medicamentos para afta

Los medicamentos más utilizados en el tratamiento de las aftas son los analgésicos como Ibuprofeno o Paracetamol, ya que alivian la inflamación y el dolor del afta, reduciendo la incomodidad sentida por el bebé.

Estos medicamentos sólo se deben utilizar con la orientación del pediatra, ya que las dosis varían según el peso del niño.

2. Medicamentos para afta infantil

Algunos ejemplos de pomadas para afta en el bebé son las cremas con acetónido de triamcinolona, que tienen un efecto más rápido que los analgésicos y estimulan la cicatrización. Estas pomadas pueden ser tragadas sin que exista riesgo para el bebé, pero su efecto desaparece más rápido que los medicamentos orales, ya que necesitan estar en contacto con la llaga.

3. Otros cuidados caseros

Aunque los remedios tienen un gran efecto para aliviar el dolor y acelerar el tratamiento, hay algunos cuidados que se pueden hacer en casa para garantizar aún más comodidad para el bebé, estos son:

  • Ofrecerle agua, jugos naturales o batidos de frutas, para que el bebé no se deshidrate;
  • Evitar darle bebidas gaseosas y ácidas al bebé, ya que empeoran el dolor;
  • Darle alimentos fríos y sin condimentos como por ejemplo gelatina, sopa fría, yogur o helado, porque los alimentos calientes aumentan el dolor;
  • Limpiarle la boca al bebé con una gasa o algodón húmedo con agua fría para aliviar el dolor.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *