Como destetar a un bebe de 4 meses: Destete | Dejar de dar el pecho

Como destetar a un bebe de 4 meses: Destete | Dejar de dar el pecho

Destete | Dejar de dar el pecho

¿Cuándo es el momento adecuado para dejar de dar el pecho a tu bebé y cuál es el mejor modo de hacerlo? Sigue leyendo y encontrarás un gran número de consejos prácticos acerca del destete.







Compartir este contenido

Una vez establecida la lactancia, ¿durante cuánto tiempo deberías mantenerla? ¿Tres meses? ¿Seis meses? ¿Un año? ¿O varios años?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos sanitarios recomiendan que los bebés se alimenten exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida, y que sigan consumiendo la leche de su madre junto con otros alimentos, denominados alimentos complementarios, hasta que alcancen, como mínimo, los dos años de edad.1

El motivo de esto es que la leche materna no es solo un alimento. Además de ser un calmante natural si tu pequeño está preocupado o cansado, también contiene componentes que refuerzan su sistema inmunitario y que aumentan de forma espectacular cuando se pone enfermo. 2

Los antropólogos estiman que la edad natural para que los seres humanos dejen de tomar el pecho es incluso superior a los dos años. Si nos fijamos en factores como el desarrollo de la dentición, el peso corporal, la comparación con otros primates y las evidencias históricas, algunos dirán que entre dos y cuatro años, mientras que otros creen que nuestros ancestros habrían llegado a mantener la lactancia hasta los seis o siete años.3

Actualmente, más del 60 % de las madres en países desarrollados dan a sus bebés algún tipo de leche de fórmula o alimentación complementaria antes de los seis meses,4 aunque las directrices de la OMS no lo recomiendan. 

¿Cuándo es el momento adecuado para iniciar el destete de mi bebé?

El destete es el proceso de dejar de alimentar a tu bebé con leche materna. Lo ideal es que el primer paso para el destete de tu bebé sea introducir alimentos complementarios junto con la leche materna aproximadamente a los seis meses de edad. El proceso de destete continúa hasta que la leche materna se sustituye totalmente por otros alimentos y bebidas.

«Después de seis meses, tu bebé empieza a necesitar niveles superiores de otros nutrientes, como hierro, cinc y vitaminas B y D, que no puede obtener únicamente de tu leche materna o de sus propias reservas», explica la visitadora médica y enfermera Sarah Beeson (Reino Unido).

«Pero los alimentos sólidos solo funcionarán como complemento de la ingesta de leche al principio, sustituyéndola gradualmente. La leche materna seguirá siendo la principal fuente de nutrientes durante muchos meses».

Un bebé de siete meses sano sigue recibiendo el 93 % de sus calorías de la leche. Incluso durante el periodo comprendido entre los 11 y los 16 meses, la leche puede seguir proporcionándole aproximadamente la mitad de su ingesta calórica diaria.5

«A menudo, las madres creen que la leche materna deja de ser importante cuando sus bebés empiezan a comer alimentos sólidos, pero la realidad es que no hay nada mejor que la leche materna para el bebé, independientemente de su edad», afirma Sarah.

De hecho, el proceso completo de destete puede durar tanto tiempo como la madre y el bebé quieran: «Vosotros decidís cuándo dejar la lactancia», señala Sarah. «No te sientas presionada por lo que hagan tus amigas o por lo que puedan decir tus familiares, o incluso otras personas. Lo realmente importante es lo que os haga sentir bien a ti y a tu bebé».

Cómo dejar de dar el pecho

Sea cual sea el momento en que decidas empezar el destete de tu hijo, lo mejor será hacerlo gradualmente. Dejar de dar el pecho de forma repentina puede aumentar el riesgo de que sufras congestión, conductos bloqueados o mastitis, así como un cambio brusco en los sistemas digestivo e inmunitario de tu bebé. También puede resultar difícil para ambos en el plano emocional.

¿Necesito dejar de dar el pecho?

En ocasiones, las madres piensan, de forma errónea, que deben dejar de dar el pecho cuando no es así. Si vuelves al trabajo, dar el pecho puede ser un método perfecto para mantener la intimidad durante este gran cambio en vuestras vidas. Puedes extraer leche para tu bebé en el trabajo y continuar con las sesiones al pecho como un tiempo especial que pasáis juntos al inicio y al final del día. O, si tienes que viajar sin tu bebé, puedes extraer leche para llevarla o enviarla a casa.

Si te pones enferma, eso no siempre significa que tengas que dejar de dar el pecho. Lee nuestros consejos sobre dar el pecho cuando estás enferma y consulta a un profesional sanitario.

Dejar de dar el pecho antes de los seis meses

Si no te sientes capaz de seguir dando el pecho hasta los seis meses y quieres iniciar el destete, empieza quitando una toma al día y sustituyéndola por un biberón con leche de fórmula.

«Lo ideal sería que empezases quitando la toma de mediodía. Los bebés son increíbles y pueden identificar el olor de la leche de su madre cuando está cerca, así que pide a tu pareja o a un familiar que le dé el biberón al bebé mientras tú estás en otra habitación», señala Sarah.

«Mantén una buena higiene cuando prepares las tomas. Puede que el bebé realice menos tomas de leche materna extraída que directamente del pecho durante un periodo de 24 horas. No le obligues a tomar más leche de la que quiera».

Probablemente, notarás tus pechos llenos y blandos, ya que tu cuerpo se ajusta para producir menos leche. Si esto supone alguna incomodidad, prueba a extraer un poco de leche materna, la suficiente para aliviar las molestias, pero sin estimular tu cuerpo para producir más.

Una vez que tu cuerpo se haya acostumbrado a este nuevo volumen, normalmente después de unos pocos días, quita otra toma cada día. Repite este proceso hasta que dejes de dar el pecho y se complete el proceso de destete.

«Tuve algunas complicaciones después de mi primer parto y perdí mucho peso de forma rápida, además de sufrir una mastitis. Mi suministro era bajo y, a los tres meses, tuve que parar», indica Jennifer, dos hijos, Reino Unido. «Fui sustituyendo las tomas una por una para no tener demasiados problemas físicos, pero me resultó difícil mentalmente».

Si quieres mantener la intimidad y los beneficios para la salud de la lactancia, pero tienes que dejar de dar el pecho, prueba con un destete parcial, sustituyendo solo algunas tomas por leche de fórmula.

Dejar de dar el pecho después de los seis meses

Cuando tu bebé empiece a tomar alimentos sólidos, más o menos a los seis meses, observarás que sus tomas van haciéndose menos frecuentes de forma natural con el paso del tiempo. Cuando llegue al año de edad, probablemente solo tomará el pecho un par de veces al día, complementando su alimentación con comidas y tentempiés saludables.

No obstante, si deseas reducir sus tomas aún más, hazlo de forma gradual, quitando una toma cada vez y sustituyéndola por leche de fórmula si tiene menos de 12 meses. No utilices leche de vaca hasta que tenga, como mínimo, un año.

«Mi hijo solo hacía tres tomas al día y tomaba tres comidas más algunos tentempiés cuando decidí iniciar el destete. Fui sustituyendo gradualmente cada toma por un biberón de fórmula, dejando la toma de la noche para el final, a los 11 meses», afirma Ruth, un hijo, Reino Unido. «Este ritmo lento hizo que no tuviese problemas, solo una ligera sensación de pechos llenos durante unos pocos días».

Puedes utilizar diferentes métodos para desviar la atención del bebé acerca del cambio en sus patrones de alimentación. Algunas madres ofrecen algo de beber y un tentempié, que puedes compartir con él para estrechar vuestros lazos. También puedes alterar tu rutina diaria, jugar o sustituir la toma por caricias y abrazos, tanto tuyos como de tu pareja.  Algunos niños necesitarán más tiempo que otros para acostumbrarse al cambio, pero las cosas irán mejorando con el paso del tiempo. Si tienes dificultades con el destete, siempre puedes solicitar la ayuda de un profesional sanitario.

Detener la lactancia de forma natural con el paso del tiempo

Si te decantas por la opción de que sea tu pequeño quien decida cuándo detener la lactancia (destete dirigido por el bebé o lactancia a término natural), lo habitual es que el proceso de destete sea lento y gradual. Con el paso de los meses, lo más probable es que sus tomas vayan siendo más cortas y menos frecuentes. Incluso hay madres que señalan que un día, sus hijos simplemente perdieron el interés por tomar el pecho.

«Mi hija completó el destete por sí misma a los cuatro años», señala Sarah, una hija, Reino Unido. «Fue reduciendo sus tomas gradualmente y casi no tomaba el pecho a partir de los tres años y medio. Después, en unas vacaciones, parece que se olvidó del tema. Durante los seis meses siguientes, en ocasiones quería agarrarse, pero sabía que ya no había leche».

Tu cuerpo tendrá el tiempo necesario para adaptarse, por lo que es improbable que experimentes incómodas congestiones. No obstante, puede que emocionalmente sea complicado, así que busca tiempo para mimos, caricias y momentos de cercanía.

«El destete dirigido por el bebé fue la mejor opción para mí, porque mi hijo nunca había tomado leche de fórmula o un biberón. No quería parar de repente y negarle el pecho», nos cuenta Kelly, un hijo, Reino Unido. «Perdió el interés a los dos años y medio. Fue el mejor escenario para los dos, aunque emocionalmente fue difícil para mí».

¿Qué pasa si necesito dejar de dar el pecho de forma rápida?

Aunque lo mejor es no detener la lactancia de forma brusca, en ocasiones es necesario por motivos de salud, o porque tú y tu bebé no podéis estar juntos.

Si tu bebé ha tomado el pecho hasta ese momento, lo más seguro es que tengas que extraer leche para evitar que tus pechos se congestionen, provocando molestias. Algunas mujeres encuentran que el uso de un extractor de leche facilita esta tarea, mientras que otras prefieren hacerlo de forma manual. De nuevo, extrae solamente la leche suficiente para eliminar las molestias, ya que no quieres que tu cuerpo produzca más leche.

Aunque puede que notes los pechos doloridos e hinchados al principio, se acabarán adaptando. Tu leche materna contiene un elemento denominado «inhibidor de la lactancia por retroalimentación» (FIL). Cuando tu bebé deja de tomar el pecho, el FIL le indica a tu cuerpo que ralentice la producción, aunque puede que tus pechos necesiten algunos días o incluso semanas para ajustarse a esta nueva situación.

Tomar paracetamol o ibuprofeno puede ayudar a aliviar el dolor que puedas tener (no obstante, recuerda que el ibuprofeno tiene contraindicaciones para las personas con asma). Sigue siempre las indicaciones del fabricante y del farmacéutico, y consulta a un profesional sanitario acerca de cualquier medicamento que necesites tomar.

«Tuve que dejar de dar el pecho de forma repentina cuando mi hija tenía ocho meses porque tenía que tomar analgésicos muy potentes», señala Peggy, una hija, Suiza. «Fue muy difícil para mí porque mi bebé seguía buscando mi pecho y llorando. La apretaba fuerte contra mí para consolarla mientras le daba el biberón. Después de un mes, pareció acostumbrarse a la situación».

¿Puedo seguir dando el pecho si me vuelvo a quedar embarazada?

Aunque la lactancia es un anticonceptivo natural, no es infalible. Y es improbable que sea eficaz después de seis meses, o si no das el pecho de forma exclusiva. Esto significa que puedes quedarte embarazada aunque sigas dando el pecho a tu hijo.

En ocasiones, las madres lactantes embarazadas reciben consejos contradictorios sobre si deben destetar a su bebé. Alimentar en tándem a dos niños de edades diferentes es posible, y cuando llegue el nuevo bebé, tu cuerpo producirá leche que se adaptará a las necesidades de cada uno de ellos.

Algunas madres observan que su hijo más mayor se desteta de forma natural durante el embarazo o que elimina algunas tomas. Esto puede deberse a cambios en la composición de la leche durante el embarazo, lo que significa que sabe diferente y es menos dulce.6 Si tu hijo lactante tiene menos de un año cuando inicia el destete, comprueba si sigue ganando peso.

Debes consultar a un profesional sanitario si deseas mantener la lactancia durante el embarazo y has tenido previamente un parto prematuro, un aborto o sufres algún tipo de hemorragia.

Si necesitas ayuda médica para quedarte embarazada, es posible que los médicos no administren determinados fármacos o tratamientos de fertilidad si estás dando el pecho. Habla de todas las opciones que tienes a tu disposición antes de tomar una decisión acerca del destete.

Unas últimas palabras sobre el destete del bebé

Sea cual sea el momento y el método elegidos para dejar de dar el pecho, sé delicada contigo misma y con tu bebé. Se trata de un gran cambio físico, hormonal y emocional para ambos, así que hazlo con cuidado.

«Aunque mi cuerpo aceptó sin problemas el destete, fue algo muy emotivo para mí. Era algo que habíamos compartido durante mucho tiempo y que llegaba a su final», afirma Jane, dos hijos, Estados Unidos. «Trabajaba durante muchas horas, cinco días a la semana, y darles el pecho me hacía sentirme importante en sus vidas. Pero cuando acabamos, no tardamos mucho en encontrar otras formas para mantener nuestro vínculo».

Bibliografía

1 World Health Organisation. [Internet] Health Topics: Breastfeeding: 2018 [Accessed: 08.02.2018]. Available from: http://www.who.int/topics/breastfeeding/en

2 Hassiotou et al. Maternal and infant infections stimulate a rapid leukocyte response in breastmilk. Clin Transl Immunology. 2013;2(4):e3.

3 Dettwyler KA. When to wean: biological versus cultural perspectives. Clin Obstet Gynecol. 2004; 47(3)712-723.

4 Victora CG et al. Breastfeeding in the 21st century: epidemiology, mechanisms, and lifelong effect. Lancet. 2016;387(10017):475-490.

5 Dewey KG et al. Breast milk volume and composition during late lactation (7-20 months). J Pediatr Gastroenterol Nutr. 1984;3(5):713-720.

6 Prosser CG et al. Mammary gland function during gradual weaning and early gestation in women. Aust J Exp Biol Med Sci. 1984;62(Pt 2):215-228.

Consejos para destetar o dejar de amamantar al bebé

Muchas mamás no sabemos muy bien qué hacer cuando tan sólo nos quedan dos o tres semanas de baja maternal para incorporarnos al trabajo y nuestro bebé (con apenas 4 meses) está acostumbrado a la lactancia exclusiva. Todavía es pequeño para tener una alimentación complementaria y la adaptación al biberón nos cuesta más de lo que creíamos. Por eso debemos darnos tiempo.

No es necesario que tras la baja maternal, hagamos un destete completo, si no queremos, seguramente podemos mantener, al menos, dos tomas (primera hora de la mañana y la de la noche).

Por otro lado, si lo que prefieres es pasar página, deberías tener en cuenta algunos consejos:

1. No al destete brusco
Desde mi experiencia, pienso que no es aconsejable ni para el bebé ni para la mamás un destete brusco, ya que, como casi todo en la alimentación del bebé, necesita de una progresiva y paciente adaptación. Teniendo en cuenta los cambios físicos en la madre, si no realizamos un destete lento y progresivo, lo más seguro es que suframos efectos indeseables en nuestros pechos como dureza y dolor; la repentina falta de drenaje de los conductos mamarios, pueden producir infecciones y calcificaciones.

2. No al destete forzoso
Si el destete es forzoso y repentino, por fuerza mayor, deberemos acudir a nuestro ginecólogo para poder poner medios de evitar problemas como calcificaciones o infecciones en las vías mamarias. Estos trastornos físicos no ocurren cuando vamos disminuyendo progresivamente la producción de leche a través de la reducción de tomas, que irán sustituyéndose por biberones o alimentos complementarios. Esta es la manera habitual para quitar el pecho a nuestro bebé.

En cuestión de unas semanas podemos lograr el destete definitivo, sin riesgos para nuestra salud y con la adaptación de nuestro hijo a nuevas formas de alimentarse.

1 — Mantener nuestro vínculo afectivo (caricias, palabras y sonrisas), derivándolo a juegos, en lugar de hacerlo durante el tiempo de alimentación.

2 — Crear un ambiente cómodo y relajado para facilitar la aceptación de otros alimentos.

3 — Sustituir tomas por biberones, empezar por las más centrales del día o aquellas en las que mame menos. No ofrecer el pecho al final del biberón y otros alimentos.

4 — Anticiparse a sus peticiones ofreciéndoles, con decisión, otras alternativas: biberón o papilla.

5 — Intentar que el niño no emplee la lactancia como chupete, consuelo o relajación. Sustituirlos por abrazos, calor, tranquilidad o juegos.

6 — Ayudarnos de otras personas para su alimentación.

7 — Dejar unos cuantos días en la eliminación de tomas y aprovechar a eliminar aquellas en las que produzcamos menos leche o no sintamos el pecho demasiado duro.

Cuando el bebé rechaza o no quiere el biberón. Muchas mamás que han de dejar la lactancia se enfrentan al siguiente problema: el bebé acostumbrado a mamar en el pecho no quiere y no acepta de ninguna manera el biberón. Te damos unas soluciones para que tu bebé pueda alimentarse correctamente y acepte la tetina o mamadera.

Por qué un biberón mal preparado puede matar a un bebé. Los biberones son fáciles de preparar, pero un error puede representar un riesgo para la salud del bebé. Si los padres rellenan el biberón de forma incorrecta y no respetan las medidas recomendadas, pueden llegar a causar serios problemas en un bebé. Cuidados a tener en cuenta a la hora de preparar la botella de leche para el bebé.

Los riesgos de dar cereales en biberón a un bebé. Llega el momento de ofrecer cereales a tu bebé y te entran las dudas: ¿se pueden dar cereales en biberón a un bebé o es mejor dárselo en papilla? Sin querer alarmar, te diremos que la primera opción es la mejor para evitar posibles daños en su salud bucal. Te lo contamos.

Por qué no se debe dejar al bebé agarrar solo el biberón. La revisión de un caso trágico sirve para advertirnos: nos explica por qué dejar que el bebé agarre solo el biberón puede provocarle la muerte, si le dejamos sin supervisión y el bebé es aún pequeño. El caso del pequeño Alex, un bebé de cuatro meses que falleció por asfixia con el biberón, nos sirve para reflexionar sobre este tema.

Claves importantes para alimentar al bebé con biberón. Te explicamos cómo puedes alimentar a tu bebé con biberón. Te damos las claves y consejos para preparar paso a paso y de forma correcta el biberón al bebé. Cómo asegurarte de que usas la cantidad de fórmula correcta para preparar el biberón del bebé. Preparar el biberón de tu bebé de forma correcta.

Dar el biberón al bebé no hace ni mejor ni peor a las madres. Muchos estudios lo corroboran: la lactancia materna es lo mejor para el bebé, pero lo que no dicen esos informes que dar el pecho o el biberón a un bebé no hace ni mejor ni peor a las madres. Es uno de los mejores regalos para un niño, pero no el único. El amor también se da de otra manera.

Por qué el uso del biberón es un riesgo para la lactancia materna. Si tienes claro que quieres dar el pecho a tu bebé, debes saber que el uso del biberón y otras tetinas pone en peligro una lactancia materna con éxito. Si alternas una opción con otra puede producirse lo que se conoce como confusión de tetinas y que tu bebé termine rechazando el pecho de mamá.

Alimentación con biberón en el primer año del bebé. Leche materna y biberón en el primer año de vida del bebé. Hasta cuándo dar el pecho para amamantar a tu hijo. El aporte de vitamina D y de calcio para los niños.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *