Cuando empiezan a aguantar la cabeza los bebes: ¿Sabes cuándo sostiene un bebé su cabeza?

Cuando empiezan a aguantar la cabeza los bebes: ¿Sabes cuándo sostiene un bebé su cabeza?

¿Sabes cuándo sostiene un bebé su cabeza?

El artículo está basado en evidencia científica, y fue escrito y revisado por profesionales (el contenido incluye referencias científicas). Todo el contenido de nuestro sitio web se ha revisado, sin embargo, si consideras que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o dudoso, puedes contactarnos para realizar las correcciones necesarias.

7 minutos

El bebé se desarrolla en un abrir y cerrar de ojos. Por eso, para anticiparte a sus progresos, es recomendable que sepas qué esperar de cada etapa madurativa.

Revisado y aprobado por el médico Nelton Ramos.

Escrito por Fernando Clementin

Última actualización: 24 septiembre, 2022

Al nacer, los bebés son frágiles y delicados. Sus músculos todavía no tienen la fuerza suficiente como para realizar movimientos precisos ni para sostener ninguna estructura. Por ello, sus desplazamientos son escasos y bastante descoordinados.

Pero a lo largo del primer año de vida, el cerebro del pequeño se desarrolla a gran velocidad y esto repercute en cada órgano y sistema del cuerpo. A medida que avanzan los meses, el bebé aprende a controlar mejor su postura, conforme los músculos ganan tamaño, fuerza y resistencia. Aún así, es importante respetar los tiempos y el ritmo de cada infante, pues el desarrollo psicomotor no se puede acelerar a voluntad.

Muchos padres se preocupan por no saber cuándo llegará el momento en el que su bebé sostenga la cabeza, por eso hoy vamos a contarles todo al respecto.

¿A qué edad el bebé sostiene su cabeza?

El desarrollo motor de los niños sigue una secuencia determinada: inicia de arriba hacia abajo (céfalo-caudal) y de adentro hacia afuera (proximal-distal).

Esto quiere decir que primero se adquiere el dominio de la cabeza, luego del tronco y finalmente, de las piernas. Por ende, el bebé primero sostiene la cabeza, luego se sienta, a continuación logra pararse y alrededor del año de vida, da sus primeros pasos.

El primer hito de la lista empieza a desarrollarse desde las primeras semanas y logra afianzarse hacia el tercer mes de vida del bebé. Durante este período, el pequeño pasa de actuar por meros reflejos a ejecutar movimientos de forma más consciente.

Es decir que antes de cumplir los 3 meses de vida, el bebé puede llegar a hacer intentos por levantar la cabeza, pero no logrará mantenerla erguida por más de algunos segundos.

La evolución del sostén cefálico: mes a mes

A continuación, te detallaremos cómo adquiere el pequeño el dominio de la postura de la cabeza:

  • Primer mes: controla la dirección de la cabeza para dirigir la mirada hacia los lados, sobre todo, para buscar el pecho de su madre. Cuando se lo coloca boca abajo es capaz de elevar su cabeza hasta los 45 ° durante lapsos breves.
  • Segundo y tercer mes: gana mayor control sobre su tronco y sus extremidades, aunque todavía no logra moverlos de forma coordinada. También, es capaz de centrar la cabeza cuando está sentado en la butaca del auto y de sostenerla por sí solo cuando se lo sostiene a upa.
  • Del cuarto al sexto mes: logra mayor dominio de la cabeza cuando se mantiene erguido y puede moverla en distintas direcciones.
  • Sexto mes en adelante: domina tanto la postura como los movimientos de la cabeza, los cuales se vuelven más intencionados. A medida que adquiere fuerza en el tronco, comienza a desplazarse por sus propios medios. Primero rolando y luego a través de la reptación y el gateo.

Descubre más: 9 razones por las que los niños pueden tardar en caminar


El sostén de la cabeza y otros hitos del desarrollo

Como ves, el bebé podrá sostener la cabeza por sí mismo cuando los músculos del cuello y de la espalda se hayan fortalecido lo suficiente. Además, este simple hecho acelerará otros procesos importantes del desarrollo, como la ingesta de alimentos sólidos y el habla.

Los niños que sostienen la cabeza erguida están preparados para la ablactación, es decir, para el inicio de una alimentación diferente de la lactancia materna. El fortalecimiento de los músculos del cuello hace que la laringe descienda un poco y que las mejillas disminuyan su tamaño, lo que facilita el descenso de la comida a través del esófago.

Por otro lado, la respiración del niño también mejora de forma significativa y esto ayuda a desarrollar el lenguaje. Además, el sostén cefálico coincide con el inicio del balbuceo y con la aparición de algunas vocalizaciones sencillas (sonidos como “ba-ba”). Otras funciones importantes derivadas del control cefálico son las siguientes:

  • Desarrollo visual. Los movimientos más libres de la cabeza la permitirán fijar la mirada en objetos antes inaccesibles, además de realizar una mejor coordinación entre la visión y las manos.
  • Desarrollo cognitivo.
  • Mejoramiento de las actividades manuales.

Con el control de su cabeza, los bebés son más capaces de observar y de responder de forma adecuada al entorno y a sus diversos estímulos.

¿Se puede ayudar al bebé a mantener su cabeza erguida?

Hasta cierto punto sí, aunque los padres no deberían forzar el proceso natural. Lo recomendable es fomentar el desarrollo a través de ejercicios de estimulación apropiados, pero sin dejar de respetar los ritmos propios del infante.

Entre las estrategias más eficaces está la del tummy time, que consiste en dejar al bebé boca abajo sobre una superficie segura. Al principio, el pequeño encontrará esta posición un tanto incómoda por la falta de costumbre. Pero con el tiempo, los músculos madurarán y ganará la fuerza necesaria para sostener las distintas estructuras de su cuerpo.

Algunos estudios científicos sostienen que mantener el hábito de colocar al bebé boca abajo periódicamente estimula el sostén cefálico.

Otro ejercicio posible es recostar al bebé boca arriba y tomarlo de las manos. En la medida en la que el niño adquiera fuerza muscular, utilizará este punto de apoyo para intentar sentarse y su cabeza acompañará el movimiento. Es muy importante no ejercer tracción sobre los brazos a fin de evitar lesiones involuntarias.

¿Y si mi pequeño no sostiene la cabeza a tiempo?

Algunos bebés pueden presentar cierto retraso en la adquisición de sus pautas motoras, sin que esto signifique necesariamente un problema.

No obstante, si para los 3 o 4 meses de vida tu niño no ha logrado avances en el control de la postura de la cabeza, es conveniente consultarle al pediatra en el control de salud.

Según un documento elaborado por la Asociación Española de Pediatría, la ausencia total de sostén cefálico a los 3 meses de edad es un signo de alarma. Esto no significa que haya algo malo con el bebé, pero sí que debe ser evaluado en detalle para descartar patologías complejas.


Descubre más: Nuestros hijos crecen de adentro hacia afuera


¿Qué sucede con los bebés prematuros?

La prematuridad es uno de los problemas más importantes relacionados a la atención de los recién nacidos y bebés. Según una publicación de MedlinePlus, se considera así a todos aquellos nacidos antes de las 37 semanas de gestación.

Muchos de estos bebés tienen problemas con el neurodesarrollo, aunque otros casos simplemente tardan “más tiempo” en lograr los hitos que los bebés nacidos a término. Para esto hay que tener en cuenta un concepto muy importante: la edad corregida.

Este término tiene que ver con una corrección de la edad del bebé teniendo en cuenta su prematuridad. Si nació con cuatro semanas de antelación, cuando cumpla tres meses de vida en realidad tiene dos meses según su edad corregida. Se debe restar el tiempo que “faltó” de desarrollo intrauterino a la edad real.

Por ejemplo, un bebé con edad corregida de dos meses (a pesar de que tenga unos cuatro meses de vida real) todavía no podrá tener un sostén cefálico completo. Es probable que solo logre sostener la cabeza durante unos segundos y con ayuda.

Cuidados a considerar

Hasta que el niño no controle plenamente el cuerpo, hay que extremar los cuidados al movilizarlo: evitar los movimientos bruscos, cargarlo en un fular o portabebés ergonómico y levantarlo desde el tronco y con buena sujeción de la cabeza.

Asimismo, hay que ser cuidadosos con los saltadores, los andadores, las mecedoras y todo tipo de juguetes para bebés que impliquen movimiento. Una caída a esta edad puede provocar lesiones muy graves.

Una vez que el bebé aprenda a sostener la cabeza erguida, verás que presentará otros avances en poco tiempo. Su inquietud por moverse y por explorar el mundo aumentará exponencialmente. De seguro, en unos pocos meses, intentará reptar y gatear. ¡Acompáñalo y cuídalo en esta maravillosa etapa de su vida!

Te podría interesar…

¿A qué edad sostiene y levanta la cabeza el bebé?

Desarrollo

Suscríbete a Bebés y más

Sin comentarios

Lucy Ortega
@LucyBloguera

El desarrollo de los bebés en su primer año de vida es uno que nos resulta fascinante, pues en poco tiempo suceden grandes cambios y avances. Y es que se trata de una etapa de crecimiento acelerado, en el que alcanza diversos hitos importantes en su desarrollo.

Aunque en sus primeras semanas y meses de vida aún hay muchísimas cosas que no puede hacer por sí solo, como sentarse o gatear, hay otros avances importantes en su desarrollo. Te contamos a qué edad sostiene y levanta la cabeza el bebé.

Nota: Recordemos que cada bebé avanza a su propio ritmo, por lo que aunque hablamos de ciertas edades, cada bebé alcanza cada hito en diferentes momentos.

¿Cuándo levanta y sostiene la cabeza el bebé?

Como lo hemos mencionado al inicio, en los primeros meses el bebé crece y se desarrolla de forma acelerada. Específicamente hablando del desarrollo psicomotor, encontramos que las habilidades motoras gruesas son las primeras en hacer su aparición.

A partir de los dos meses de edad, el bebé comienza a sostener su cabeza por unos segundos y cuando lo colocamos boca abajo, sobre su barriguita, es capaz de levantar su cabeza.

Alrededor de los tres meses, podemos observar que el bebé puede sostener su cabeza por mayor tiempo, y cuando está boca abajo levanta la cabeza y la parte superior de su pecho.

Llegados a los cuatro meses, el bebé ya es capaz de mantener estable su cabeza cuando se le sostiene en brazos, y cuando se le coloca sobre su barriga puede levantar la cabeza y el pecho, apoyándose con sus codos o antebrazos para hacerlo.

¿Es necesario hacer ejercicios o estimularle?

La recomendación actual es que el bebé duerma boca arriba o sobre su espalda, sin embargo, pediatras y expertos recomiendan que pase unos minutos al día sobre su barriga cuando está despierto. Esto se conoce en inglés como «tummy time«, y su objetivo es ayudar al bebé a fortalecer la musculatura del cuello, así como a evitar la plagiocefalia posicional.

Cuando son todavía muy pequeños, o no les apetece estar en el suelo, podemos probar cogerle en brazos en la posición boca abajo sosteniéndole la barriguita, para que comience a curiosear a su alrededor al mismo tiempo que ejercita sus músculos.

Un ejercicio sencillo que podemos hacer más adelante, es colocarlo boca abajo sobre una mantita que tenga texturas, para que además de fortalecer su cuello, pueda experimentar diversas sensaciones con sus manitas.

Cuando veamos que ya puede levantar su cabeza y su pecho al colocarle boca abajo (regularmente entre los tres y cuatro meses), podemos colocar algunos juguetes delante para que intente alcanzarlos.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *