Cuando puede tomar yogur un bebe: Yogur, cómo elegir el más sano para tu hijo

Cuando puede tomar yogur un bebe: Yogur, cómo elegir el más sano para tu hijo

Yogur, cómo elegir el más sano para tu hijo

¿Qué yogur es mejor para los niños?, ¿cuándo se le puede dar yogur a un bebé?, ¿Es mejor el yogur desnatado?, …

El yogur es un alimento muy interesante. No tiene superpoderes, aunque esté enriquecido con vitaminas, bacterias o esteroles vegetales. Pero nutricionalmente es un buen alimento, y muy versátil para combinarlo con otros alimentos saludables.

Propiedades que hacen del yogur un alimento nutricionalmente interesante:

  • Es un alimento de densidad calórica baja: alrededor de 60-70 kcal/100 gr
  • Tiene calcio fácilmente absorbible en cantidad considerable.
  • La proporción entre proteínas, hidratos de carbono y grasa es bastante equilibrada.
  • Los Lactobacillus y Streptococcus que intervienen en su formación, pueden (pueden) aportar beneficios para la salud.
  • Al tener la lactosa en gran parte transformada en ácido láctico, lo pueden comer la mayoría de niños que tienen intolerancia a la lactosa.

El yogur puede considerarse un alimento procesado, pero es un procesado sano. Incluso se puede decir que el procesado mejora el original, ya que además de tener menos lactosa, se degradan también las proteínas de la leche (la caseína sobre todo), lo cual lo hace más «digerible».

¿Qué yogur es mejor para niños?

La respuesta es sencilla: yogur natural sin azúcar.

En el estante de los yogures del supermercado podemos quedarnos pasmados ante la gran variedad que hay de yogures y similares: desnatado, «bio», con fruta, con cereales, de sabores, azucarados, …  Con el que no os equivocaréis seguro, es con el natural sin azúcar.

Mirad la etiqueta.

En la etiqueta hay que mirar dos cosas: La tabla nutricional y los ingredientes.

Fijarse sobre todo en la tabla nutricional (ved foto del artículo). En ésta los azúcares deben ser alrededor de 5 gr/100 gr, Si tiene más de 7-8 gr/100 seguramente son añadidos.

La lista de ingredientes siempre se pone por orden decreciente de cantidad. El primero debe ser leche desnatada o parcialmente desnatada (la nata se añade después).

Podéis leer más sobre cómo se elabora el yogur en este estupendo artículo de Gemma del Caño:  «Y de postre… un yogur»)

No es necesario que lleven más bacterias de las que ya de por sí lleva el yogur, ni vitaminas añadidas, … Y por supuesto: no necesita azúcar añadido.

Pero, ¿cómo va a gustarle el yogur así, sin azúcar a un niño? ¡Está agrio!

La mayoría de niños les gusta sin azúcar si lo han tomado así desde bebés, y no están acostumbrados a sabores demasiado dulces.

Y se puede «endulzar» añadiéndole fruta natural, en trocitos o triturada.

¿A qué edad se le puede ofrecer yogur a un bebé?

Pues en teoría a partir de los 6 meses. Pero es más recomendable esperar a los 9-10 meses.

El motivo es que hacia los 6 meses el «lácteo» de un bebé debe ser leche materna preferiblemente, o de fórmula en su defecto, y es mejor favorecer la diversificación ofreciéndole otros alimentos. Sin olvidar que en esta etapa la alimentación complementaria complementa, no sustituye, a la leche.

Otras formas de yogur, ¿sí o no?

Yogur desnatado: la cantidad de grasa de un yogur es perfectamente aceptable (2,5 – 3 gr/100 gr). En niños sanos se recomienda que los lácteos no sean desnatados en los 2-3 primeros años, y luego, el niño sano sin sobrepeso puede seguir con lácteos enteros. (Hay cierta disparidad en los estudios que parecen indicar que los lácteos desnatados no son mejores para combatir el sobrepeso, … pero ese ya es otro tema).

Yogur griego: tiene sus nutrientes más concentrados, al haberle quitado agua, por lo cual es más calórico. Aceptable para consumo más ocasional.

Para otros productos como yogures líquidos, enriquecidos, yogures batidos, «Mi primer…», o «Petit…», mejor mirad la composición. Sobre todo el azúcar, sí tiene más de 7-8 gr/100 gr de azúcar probablemente es un lácteo con «añadidos».

¿Y qué pasa con el yogur «sin gluten»?

Este es uno de esos reclamos publicitarios que juegan con la absurda moda de etiquetar con «sin … lo que sea» para atraer la atención del consumidor. Y lo que consigue es desinformar y confundir.

El yogur no tiene nada que ver con el gluten (proteína que está en algunos cereales).

Por último, ¿es imprescindible que tome yogur?

Pues no, casi ningún alimento es imprescindible.  Pero es saludable, y en combinación con fruta, avena, copos de maíz, … (pero NO los cereales de desayuno comerciales para niños …) es una muy buena opción para desayunos o meriendas. Y sustituye perfectamente a la leche, para aquellos que no les gusta ésta.

 

*Algunas referencias e información adicional:

Harvard School of Public Health: The Nutrition Source: Yogurt

Yogurt consumption is associated with higher nutrient intake, diet quality and favourable metabolic profile in children: a cross-sectional analysis using data from years 1-4 of the National diet and Nutrition Survey, UK.  Hobbs, D.A., Givens, D.I. & Lovegrove, J.A. Eur J Nutr (2018). https://doi.org/10.1007/s00394-017-1605-x

Yogurt Consumption as a Signature of a Healthy Diet and Lifestyle. J Nutr 2017 Jul; 147 (7): 1476S-1480S

Yogurt for treating antibiotic-associated diarrhea: Systematic review and meta-analysis. Nutrition. June 2015, 31 (6): 796-800

BEDCA. Base de Datos Española de Composición de Alimentos

 

¿Le puedo dar de comer yogur a mi bebé?

6 minutos

El yogur se puede dar a los bebés cuando tienen entre 9 y 10 meses. Y, aunque no es un alimento obligatorio, contiene nutrientes beneficiosos para su desarrollo.

Escrito por Zuleyvic Adriana Cuicas

Última actualización: 21 octubre, 2022

El yogur es un alimento nutritivo, versátil y muy fácil de ofrecer a los niños. Por este motivo al llegar el momento de la complementación alimentaria una de las preguntas recurrentes es si se puede dar yogur a un bebé y cuándo es aconsejable hacerlo.

En lineas generales la respuesta es que sí que se puede dar yogur en la dieta infantil más o menos alrededor del noveno mes de vida. Siempre y cuando se tengan en cuenta algunas recomendaciones para hacerlo de manera segura y saludable. 

En el siguiente artículo hablamos de ello en profundidad y descubrimos cuáles son las mejores opciones, qué aportan a la salud de los pequeños y cómo se puede introducir.

Qué es el yogur y qué aportes tiene en la dieta infantil

El yogurt es un alimento consumido por los humanos desde hace cientos de años. Se trata de un derivado de la leche obtenido a través de su fermentación bacteriana.

Estas bacterias transforman la lactosa (azúcar propio de la leche) en ácido láctico. Gracias a este proceso las proteínas de la leche se cuajan y se obtiene el sabor y la textura característicos del yogur.

A nivel nutricional los aportes más importantes son proteínas de alto valor biológico, calcio y fósforo. Además algunos de ellos contienen bacterias vivas o probióticos por lo que son un alimento muy adecuado para la salud digestiva.

Cuando llega el momento de introducir nuevos alimentos el yogur en los bebés representa una fuente complementaria de nutrientes. No obstante cabe tener presente que el aporte principal hasta el año sigue siendo la leche materna o de sustitución.

Algunos estudios sobre los efectos que tiene la ingesta de yogur en la población infantil han observado los siguientes beneficios:

  • Reducción de la gravedad y duración de los episodios de diarrea.
  • Prevención de alergias.
  • Promoción de la salud intestinal.

Pese a estos hallazgos y teniendo en cuenta que es un alimento sano y nutritivo, cabe señalar que introducir yogur en la dieta de bebés y niños no es una obligación y se pueden suplir sus aportes nutricionales a través de otros alimentos.

¿Cuándo se puede dar yogur a un bebé?

Los expertos en nutrición infantil señalan que el principal alimento durante los 6 primeros meses de vida (de forma aproximada) es la leche materna o de sustitución (en su ausencia). Esta debería ofrecerse de manera exclusiva y a demanda.

Como señalan desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) a partir de esta edad es necesario empezar a introducir otros alimentos con el fin de complementar el aporte nutritivo de la leche.

Además también se empieza a familiarizar a los bebés con aquellos alimentos que serán parte de su dieta en el futuro.

La introducción debe hacerse de forma paulatina y progresiva para poder observar posibles reacciones adversas. Asimismo existen algunos consejos extra sobre el mejor momento para ofrecer los diferentes alimentos.

En el caso de la leche de vaca, esta puede empezar a ofrecerse a partir de los 12 meses. Hacerlo antes puede suponer un riesgo para su salud intestinal y renal (por su cantidad elevada de proteínas) y no aporta los nutrientes suficientes que los pequeños necesitan.

En cambio el yogur y el queso fresco (sin sal) se puede introducir en el noveno mes. Al principio es preferible dar solo unas cucharadas e ir aumentando poco a poco las cantidades.

Cuando la mucosa del estómago del bebé se irrita por comer un alimento nuevo, el pequeño puede experimentar síntomas molestos como la diarrea.

¿Cuál es el mejor yogur para dar a un bebé?

Ahora que ya sabemos a partir de qué edad se puede dar yogur al bebé vamos a proporcionar unas pautas para poder elegir el más adecuado.

Dentro de la gran variedad que se puede adquirir hoy en día, el yogur natural, es el más recomendable. Con esto nos referimos a aquel que no lleva más que leche y fermentos lácteos en su composición: el yogur de toda la vida.

Por lo tanto no estarían indicados ninguno de estos productos o variedades de yogur:

  • Yogur griego o yogures proteicos.
  • Yogures elaborados con leche desnatada o semidesnatada, tipo light o 0-0.
  • Todos los yogures de sabores: frutas, semillas, cereales, mermeladas, etc.
  • El yogur natural endulzado ya sea con azúcar o con edulcorantes.

Y ¿qué pasa con los yogures especiales para bebés? Estos han empezado a aparecer desde hace unos años y son productos elaborados con leche de fórmula adaptada, por lo que podrían ser tomados a partir del sexto mes.

El problema es que muchos de ellos pueden contener más compuestos entre sus ingredientes: almidón de maíz, edulcorantes, aceites vegetales, aromas, estabilizares, maltodextrinas o correctores de acidez.


Lee más acerca de Los lácteos en los niños


Cómo ofrecer yogur a un bebé

Las primeras veces que se da yogur a los bebés hay que hacerlo en cantidades muy pequeñas (2 o 3 cucharadas) y sin mezclar con otros alimentos. De esta forma se puede observar una posible reacción alérgica.

En realidad lo más deseable es dar siempre el yogur natural tal cual para que se acostumbre a su sabor sin necesidad de añadir otras cosas.

No obstante, una vez se tenga la seguridad que tolera bien este alimento, se puede usar el yogur para hacer algunas recetas:

  • Mezclado con un poco de fruta natural.
  • Triturado para hacer papillas de frutas.
  • En los purés de verduras para dar una textura cremosa.

En cualquier caso hay que evitar añadir azúcar (blanco, moreno, etc.), jarabes o edulcorantes pues no aportan nutrientes (solo calorías) y no se recomiendan en menores de 2 años. Tampoco se puede agregar miel ya que podría contener una bacteria que causa botulismo a los niños.

Atención a los intolerantes

Cada vez que se introduce un nuevo ingrediente en la alimentación del bebé es necesario observar durante los siguientes tres días, para ver si lo asimila bien o si experimenta algún síntoma de alergia o intolerancia alimentaria.

La alergia a la leche de vaca es una de las más comunes en lactantes y niños pequeños. Los síntomas más frecuentes son enrojecimiento de la piel, urticaria, vómitos o diarrea.

Ante alguna reacción de este tipo después de tomar yogur, queso o introducir la leche de fórmula, se debe consultar en seguida con el pediatra.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *