Ejercicios para ayudar a caminar a mi bebe: 11 ejercicios para ayudar al niño a caminar

Ejercicios para ayudar a caminar a mi bebe: 11 ejercicios para ayudar al niño a caminar

11 ejercicios para ayudar al niño a caminar

El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados, instituciones académicas de investigación y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web se ha revisado, sin embargo, si consideras que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o dudoso, puedes contactarnos para realizar las correcciones necesarias.

6 minutos

Cuando se acerca el primer año de tu bebé, estará dando sus primeras señales de que está listo para aprender a caminar. Compartimos estos ejercicios para estimular a tu pequeño a dar sus primeros pasos.

Escrito por Thady Carabaño

Última actualización: 23 julio, 2022

Alrededor de los 11 a 12 meses, tu bebé caminará por sí solo, aunque tampoco sería extraño que lo haga antes, o incluso un poco más tarde, cerca de los 15 meses de edad. Cuando se acerca esta etapa tan especial de su vida, podemos realizar algunos ejercicios o juegos para ayudar al niño a caminar.

Tu pequeño dará señales de que está preparado para caminar en un momento determinado: no parará de moverse, buscará sostenerse en muebles, sillas, cajas o en todo lo que pueda servirle de apoyo para estar de pie por más tiempo. ¡Y le encantará que los más grandes lo ayuden a mantenerse de pie!

C uando el niño empieza a caminar, se inicia una nueva etapa de aprendizaje y de juegos. De seguro terminarás irremediablemente agotada, ya que te tocará ir tras el bebé en sus caminatas. Sin embargo, también estarás extasiada de compartir nuevas aventuras con él.

¡A incentivar sus primeros pasos!

Caminar no siempre es un proceso fácil de transitar para un bebé. Se trata de un logro extraordinario en el desarrollo de la motricidad gruesa del niño, e incluso es fundamental para el establecimiento de nuevas relaciones sociales, según un estudio publicado por Infant Behavior and Development.

Seguramente más temprano que tarde, será tu compañero en las caminatas. Pero recuerda que incentivar no es lo mismo que imponer. No trates de obligar a tu hijo a caminar o de acelerar forzadamente su proceso, cada etapa es importante. Eso sí, procura que no pase la mayor parte del día sentado sino que pueda moverse libremente por un espacio seguro, esto aumentará sus oportunidades para practicar.

Para ayudar al niño a caminar, es necesario fortalecer los músculos de sus pequeñas piernas. Para ello, haz una práctica diaria, pero permítele que se divierta. ¡El juego es la mejor herramienta de aprendizaje!

A continuación, te presentamos algunas actividades que de seguro le van a gustar. Las alternativas que enumeramos se basan en las directrices presentadas por los profesionales del sitio médico MedlinePlus en una de sus publicaciones sobre el tema.

1. Pedalea

Juega a pedalear. Después de la hora del baño o cuando le cambies el pañal, toma sus piernas y haz el movimiento como si estuviera pedaleando en una bicicleta. Flexiona las piernas y llévalas hacia el abdomen; luego, deja que las estire con fuerza.

2. Anímalo a gatear

Pon al niño boca abajo sobre una manta en el suelo y atrae su atención con un juguete muy llamativo. Intentará reptar, así que apoya las palmas de tus manos en las plantas de sus pies para que pueda usarlas y tomar impulso. Con el paso del tiempo, comenzará a gatear.

Lee también: Fisioterapia infantil y sus ventajas

3. Ayúdalo con una almohada

Para que adopte con facilidad y comodidad la posición de gateo, con las rodillas y las palmas en el suelo, colócale una almohada debajo del cuerpo. Esto le permitirá no tumbarse al estar boca abajo.

Aprovecha para estimularlo poniéndote a gatas, es decir ¡a su altura! Exagera un poco los movimientos, así te prestará mayor atención y se divertirá contemplando tu ejemplo.

4. ¡Divertirse en la hora del baño!

El chapoteo es un ejercicio extraordinario para el bebé, aunque no te guste mucho como queda el baño después. Evita robarle la emoción a un momento entretenido y provechoso para el fortalecimiento de sus piernas. Más que un ejercicio, ¡es un juego muy divertido!

5. De pie

Incentívalo a que se ponga de pie. De a poco, su necesidad de explorar y su curiosidad lo obligarán a adoptar esta posición. Ayúdale a levantarse con apoyo en los barrotes de la cuna y coloca juguetes u objetos que puedan llamarle la atención para que se aventure a pararse.

Otra forma es tomarlo por las axilas y alzarlo por encima del suelo, luego lo bajamos hasta que sus pies toquen las superficie. Más adelante, al ganar fuerza, sujétalo por la cadera animándolo a andar, imprimiéndole un leve movimiento como de balanceo para que de pasitos.

6. Con un solo dedo

Cuando el bebé ya comienza a dar sus primeros pasos, ofrécele que tome uno de tus dedos para que mantenga el equilibrio cuando esté quieto. Así, dará pasos de manera progresiva y tendrá tu apoyo para evitar accidentes.

7. Agárralo

Otro juego para ayudar al niño a caminar es buscar una silla pequeña y mantenerte de pie al lado de esta, sujetando un objeto que le cause impresión. Al verlo, de seguro usará la silla como apoyo para ponerse de pie y alcanzarlo.

8. Descalzo

Para ayudar al niño a caminar, un gran ejercicio es dejar al bebé descalzo por la casa, aunque no lo parezca. Esto le permitirá mejorar el equilibrio, el agarre al suelo, la percepción del entorno y la relación con todo lo que lo rodea.

9. Estirado sobre tus piernas

Cuando ya tenga fuerza en sus piernas, juega con tu bebé a ponerlo sobre tus piernas para que las estire y busque mantenerse de pie. También puedes acercarle tus manos para que las utilice de apoyo y pueda levantarse.

10. Con un apoyo

Puedes buscar algún dispositivo para ayudar al niño a caminar, como una andadera, un carro de compra de juguete o una silla de muñecos que tenga ruedas. Como a los bebés les encanta empujar objetos, se sentirá seguro y confiado para dar algunos pasos agarrándose de algo.

11. Acércate

Cuando ya tu niño pueda mantenerse en pie, puedes agarrar sus manos y ayudarle a dar sus primeros pasos poco a poco. Cuando tome confianza, aléjate unos pasos y anímalo a que dé sus primeros pasos acercándose a ti.

Te puede interesar: 8 consejos para conectar con tu hijo mediante el juego

Paciencia y seguridad para ayudar al niño a caminar

Finalmente, aunque te duela como madre, recuerda que las caídas son inevitables. Cuando se caiga, evita sobresaltarte de más. Tu reacción lo asustará más que cualquier posible golpe; el miedo, el temor y la inseguridad también se aprenden.

Una caída puede causar un retroceso en el proceso de caminar. Por esta razón, es importante brindar un ambiente protegido y seguro para ayudar al niño a caminar. No debe haber objetos peligrosos ni esquinas puntiagudas sin protección. Asimismo, el área debe estar libre de riesgos como enchufes o cables sueltos.

¿Cuándo hay que preocuparse? Si un niño no ha logrado caminar después de los 18 meses, se debe consultar con el pediatra, quien dará la orientación adecuada para descartar algún problema mayor.

Te podría interesar…

Ayuda a tu bebé a caminar más rápido: 5 ejercicios para mejorar su equilibrio | Estilo de Vida Madres

Los primeros pasos del bebé son uno de los momentos más importantes de su crecimiento. Gracias a este aprendizaje será más independiente y podrá descubrir el mundo por sí solo.

Especialistas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades explican que dicha fase empieza entre los 7 y 8 meses de edad. Para que se desarrolle correctamente, es necesario trabajar en su equilibrio con anticipación.

Hay muchas actividades que además de mejorar la postura y agilidad de tu chiquitín, fortalecerán sus piernitas y lo ayudarán a prevenir caídas y lesiones.

Te mostramos 5 ejercicios de estimulación temprana que lo animarán a dar sus primeros pasos y evitarán que pierda el balance de su cuerpo. Son muy rápidos y fáciles de imitar.

Ejercicios para fortalecer el equilibrio

Antes de iniciar, recuerda que debes realizar estas actividades cuando tu hijo esté tranquilo y atento, de otra forma no recibirá los mismos beneficios.

#1 El ejercicio del espejo

Coloca un espejo frente a él y pídele que toque su naricita, ojos, pies y brazos. Así lo ayudarás a reconocer otras partes de su cuerpo y ejercitarás sus extremidades.

Gracias a esta actividad, tu bebé trabajará su fuerza, desarrollará sus habilidades de equilibrio y tendrá una mayor conciencia corporal, subraya la Dra. Jennifer Shu, pediatra y autora de Heading Home With Your Newborn.

#2 Ponlo de pie

Párate detrás de tu hijo, coloca las manos en sus axilas y haz que se ponga de pie. Siendo muy cuidadosa y delicada, jala un brazo hacia adelante y luego el otro; con este movimiento sus piecitos lo seguirán naturalmente.

Este ejercicio lo animará a dar sus primeros pasos y le enseñará a sostener su propio peso sin recibir ayuda o lastimar su cuerpecito, afirma la organización Primrose School.

#3 Siéntalo en un taburete

Los bebés pueden practicar esta habilidad sentándose en una sillita o taburete. Busca uno que sea de su altura (los piecitos deben tocar el piso), haz que tu pequeño se ponga de pie y recoja un objeto, luego pídele que vuelva a sentarse.

Según el sitio especializado The Bump esta actividad obliga al bebé a pararse sin ayuda, permite que fortalezca su equilibrio y lo acostumbra a tener peso en los pies.

#4 Línea recta

Con ayuda de un gis o cinta adhesiva de color, marca en el suelo una línea recta y anímalo a caminar sobre ella sin caerse. En su primer intento, dale la mano para que pierda el miedo y genere confianza, después aléjate y obsérvalo a unos centímetros de distancia.

Luego de repetir este ejercicio, tu pequeño aprenderá a controlar su postura y sabrá interpretar las referencias visuales para caminar derechito y sin caerse. Esto también es benéfico para su desarrollo cognitivo.

#5 Juego de bolos

Este juego es recomendable para niños de 13 meses en adelante. No es necesario que gastes, puedes utilizar botellas de plástico y llenarlas con arena, arroz o frijoles; el objetivo es que tu chiquitín lance una pelota y tire la mayor cantidad de bolos.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *