Estomago de un bebe: Cómo evoluciona el estómago del bebé

Estomago de un bebe: Cómo evoluciona el estómago del bebé

Cómo evoluciona el estómago del bebé

Uno de los órganos del bebé que tiene una evolución característica en los primeras semanas y meses tras el nacimiento es el estómago. Esta evolución puede observarse en dos ámbitos bien distintos debido a las diferentes funciones que el estómago desempeña: evoluciona su tamaño, debido al aumento de las necesidades energéticas del bebé, y evoluciona su microbiota, debido a su implicación en el desarrollo del sistema inmune. Así evoluciona el estómago del bebé.

En primer lugar, el recién nacido tiene un estómago muy pequeño, aproximadamente del tamaño de una canica, pudiendo albergar aproximadamente unos 5ml de leche, de ahí que el calostro se produzca en pequeñas cantidades y que los bebés reclamen alimento cada poco tiempo.

El crecimiento del estómago durante los primeros días es asombroso, llegando a ser 20 veces superior al del recién nacido en aproximadamente dos semanas. En realidad, el estómago va creciendo poco a poco y de manera constante, así como va aumentando progresivamente la cantidad de leche, pasando del calostro a la leche de transición y después a la leche madura.

— El estómago del bebé alcanza, aproximadamente, el tamaño de una nuez, unos 25ml, a los 3-4 días

— El tamaño de una ciruela, unos 50 ml, a la semana

— El de un huevo, 75 ml, a los 10 días y así sucesivamente.

Sin embargo, si se fuerza al bebé a comer más de lo que necesita, dándole una ayudita con un biberón de leche de formula al terminar con el pecho porque la leche materna no es suficiente o no le alimenta, u ofreciéndole más cantidad de leche de fórmula de la que realmente debería tomar, obligamos a su estómago a crecer más rápido y más de lo que debería de manera natural.

El estómago del bebé recién nacido está recubierto de una población microbiana heredada de la madre, ya que durante el embarazo, al líquido amniótico llegan continuamente bacterias procedentes del intestino materno, atravesando la barrera placentaria. Este líquido amniótico es ingerido por el bebé y filtrado por sus riñones, atravesando todo su sistema digestivo y asentándose en él formando una especie de biofilm protector.

Estas bacterias están en directa comunicación con el cerebro mediante una relación bidireccional entre las conexiones neuronales y la propia microbiota intestinal. Los científicos postulan que estas bacterias podrían constituir el primer estímulo para el desarrollo del sistema inmune del bebé, protegiendo frente a alergias, asma y otras enfermedades, siendo muy interesante su correcta evolución.

Si bien hasta el nacimiento es la dieta materna y su microflora la que influye directamente en la población bacteriana que obtendrá el bebé, tras el nacimiento es su propia alimentación la que ejerce esta influencia.

La leche materna contiene bacterias beneficiosas para esta microbiota, bacterias que ayudan al sistema inmune a evolucionar al asentarse en el estómago del bebé, mientras que la leche de fórmula es estéril, haciendo que la población microbiana de los niños alimentados con ella no evolucione de la misma manera.

Puedes leer más artículos similares a Cómo evoluciona el estómago del bebé, en la categoría de Bebés en Guiainfantil. com.

Cómo es el estómago del bebé

Durante los primeros días de vida, los bebés se alimentan exclusivamente de calostro. Se trata de un alimento natural que se produce en pequeñas cantidades y es considerado oro líquido por sus importantes beneficios para el bebé. Sin embargo, la duda suele asaltar: ¿tendré suficiente para alimentar a mi bebé o se quedará con hambre? Pero, ¿te has preguntado alguna vez cómo es el estómago del bebé recién nacido?

Una cereza: ¿Mito o realidad?

Durante años se ha pensado que el tamaño del estómago de un recién nacido era similar a una cereza. Su capacidad apenas daba para albergar de unos cinco a siete mililitros de leche. Sin embargo, en los últimos años se han desarrollado nuevas investigaciones que demuestran que es algo más grande.

 

 

Así, según un estudio publicado en The Fed is best Foundation el estómago de un recién nacido en su primer día de vida es similar a una nuez y es capaz de albergar unos 20 ml. Es decir, es cuatro veces más grande de lo que se pensaba. Hasta ahora, se creía que el estómago del bebé alcanzaba el tamaño de una nuez al tercer día de vida.

El estudio, realizado por la enfermera de pediatría y consultora de lactancia IBCLC, Jody Segrave-Daly, explica que en las UCI neonatales siempre se ha alimentado a los bebés en función de su peso y pérdidas acumuladas. Sobre estos datos, se determinan sus necesidades calóricas para una nutrición óptima. El resultado es que se ofrece a los bebés entre 15 y 30 mm cada dos o tres horas.

Sin embargo, nada hay más gráfico que una ecografía del estómago fetal. En diferentes imágenes de ultrasonido realizadas, puede verse el estómago de un feto de 40 semanas y un día. El estómago se llena y se vacía de líquido amniótico, preparándose para el desarrollo del sistema digestivo y la alimentación después del nacimiento.

En ella se observa que el volumen más pequeño del estómago alcanza los 18,9 ml, mientras que el volumen máximo llega a los 33 ml.

El estómago del bebé: Estudios discordantes

El tamaño del estómago de los recién nacidos se ha estudiado durante años. Aunque la ciencia ha estado de acuerdo en asimilarlo a una cereza, es cierto que hay voces discordantes que  alertaban de unas dimensiones mayores.

Así, un estudio publicado en 2008 en Journal of Human Lactation señala que a pesar de que se ha intentado medir durante más de 100 años, “la realidad es que no se puede estandarizar ya que el tamaño del estómago puede variar ampliamente”. También las recomendaciones sobre alimentación (en el caso de lactancia artificial) varían. Estas diferencias impiden representar de forma gráfica la capacidad y tamaño del estómago durante los primeros días de vida.

 

 

También Nils J. Bergman publicó un estudio en 2013 asegurando que la capacidad del estómago podría determinar la frecuencia de la alimentación. Así, tras obtener una amplia gama de intervalos horarios de alimentación, se encontraron seis artículos en los que se sugería que la capacidad del estómago era de unos 20 ml. al nacer.

Cuánto debe comer un recién nacido

Los bebés siempre deben comer a demanda. Sin embargo, durante los primeros días de vida pierden peso y pueden estar demasiado aletargados. Por ello, es muy probable que sea una “lactancia a oferta” y tengamos que despertarlos para comer hasta que recuperen el peso de nacimiento.

Lo ideal es que realicen entre ocho y 12 tomas pequeñas en 24 horas durante los primeros días de vida. Con ello además ayudaremos a establecer las bases de una alimentación saludable. En ningún caso es recomendable dar más leche de la que necesitan para tratar de reducir el número de tomas, ya que estaríamos “obligando” al estómago a crecer más rápido de lo que debería de forma natural, además de que podríamos provocar una sobrealimentación.

 

Descubre cómo lograr que la lactancia sea un proceso exitoso desde el principio con el Seminario Online “Claves para iniciar la lactancia con éxito”

 

En el caso de lactancia materna exclusiva, la recomendación es clara. Aunque la capacidad del estómago es mayor de lo que se pensaba, el calostro es suficiente para alimentar al bebé los primeros días de vida, hasta la subida de la leche que se produce entre 48 y 72 horas tras el parto. 

Para aquellos alimentados con leche artificial, según la autora del estudio, los protocolos hospitalarios actuales recomiendan ofrecer entre 10 y 30 ml a un bebé de menos de 2.7 kilos cada dos o tres horas y la misma cantidad cada tres horas para los de más de 2,7 kilos el primer día de vida.

 

 

Para asegurar su supervivencia, un bebé necesita como mínimo unos 100 ml/kilo de leche al día y unas 100 calorías/kilo al día. Por tanto, un bebé de unos tres kilos necesitaría un aporte calórico diario de 300 calorías como mínimo y 300 ml de leche.

Hay que tener en cuenta que, según el estudio Lactancia humana: cerrando la brecha, realizado en 2004 sobre la leche materna, el calostro tiene un contenido calórico de 54 calorías por cada 100 ml, mientras que la leche materna madura alcanza las 70-77 calorías por cada 100 ml.

Cómo evoluciona el estómago de un bebé

No es ninguna novedad decir que los bebés crecen muy rápido. Sus pequeños órganos dan pasos de gigante en solo cuestión de días. La mejor muestra de ello son las primeras crisis de lactancia a los dos días, a los 15-20 días y a las seis semanas, cuando se produce una sobredemanda de leche por un pico de crecimiento.

 

Aprende a identificar y corregir los posibles inconvenientes que surgen durante la lactancia con el Seminario Online “Problemas de la lactancia”

 

¿Cómo es el estómago de un bebé de un mes? El estómago del bebé alcanza los 100 ml de capacidad en la cuarta semana de vida. El crecimiento se ralentiza y el tamaño del estómago de un bebés de seis meses es similar a un melocotón con una capacidad que gira en torno a los 150 ml. A los nueve meses puede asemejarse a una patata, capaz de albergar hasta 250 ml. El estómago de un adulto tiene una capacidad aproximada de un litro.  

Por regla general, los órganos de un niño suelen estar en proporción a la altura. Así, el estómago de un niño de 12 meses suele corresponderse al puño de su mano, convirtiéndose esta en una referencia perfecta para calcular la porción de alimentos que debe tomar.

 

 

¿Y cuándo llega la alimentación complementaria?

Los bebés suelen comenzar con la alimentación complementaria a los seis meses de vida. Para ello, deben cumplir una serie de requisitos como mantenerse sentados, perder el reflejo de extrusión y mostrar interés en la comida.

Sin embargo, hay una norma básica en este momento: ya alimentemos a nuestro bebé con purés y triturados o con BLW, nunca debemos forzarlo a seguir comiendo. Aunque en el BLW son ellos mismos los que regulan cuánto quieren comer, con los purés y triturados son los padres los que llevan la cuchara a la boca del pequeño. Por ello, es frecuente obligarlo a comer, en lugar de respetar sus tiempos y las señales de saciedad.

 

Aprende las bases de una sana alimentación complementaria para tu bebé y cómo iniciar el método Baby-led Weaning de forma segura a partir de los seis meses con el Curso Online “Alimentación complementaria y Baby-led Weaning”

 

En este sentido, hay que desterrar viejas costumbres como hacer el avión o engañarlos con el chupete. Para que un bebé acepte los alimentos, debe cogerlos y comerlos de forma voluntaria, sin necesidad de que nadie los obligue o engañe.

De lo contrario, el momento de la comida puede llegar a convertirse en una tortura diaria y hay más posibilidades de que se niegue a comer. Además, estaríamos estableciendo unos hábitos poco saludables al hacerle ignorar sus señales de hambre y saciedad, lo que podría desembocar en obesidad.

Si tienes más dudas sobre el desarrollo de tu bebé y la alimentación infantil, puedes resolverlas en la Tribu CSC, donde encontrarás asesoramiento de un grupo de expertos actualizados, además de más de 120 Cursos y Seminarios.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *