Porque mi bebe no ha hecho popo: ¿Cómo puedo saber si mi bebé está estreñido? (para Padres)

Porque mi bebe no ha hecho popo: ¿Cómo puedo saber si mi bebé está estreñido? (para Padres)

Qué hacer si tu bebé no quiere hacer caca. Solución

29 Ago 2017 | Consejos

Durante los primeros meses de vida el estómago e intestino de los bebés se está acostumbrado a la nueva situación, por lo que es frecuente que hayan irregularidades y problemitas con la caca, que son fáciles de identificar y, por suerte, también fáciles de solucionar. En Moraig the Store queremos que te dejes de preguntar por qué mi bebé no puede hacer caca y te dejamos todas las claves de este problema en este post. Saber qué hacer si tu bebé no quiere hacer caca, es vital para el bienestar de tu peque y por eso queremos compartir esta información tan importante y útil contigo.

Averigua por qué tu

bebé no puede hacer caca con normalidad

Antes de que pienses que tu bebé no puede hacer caca porque tiene algún problema, es importante que sepas que no existe una frecuencia establecida sobre las veces que ha de hacer caca un lactante. Los bebés que toman lactancia materna pueden defecar unas cuatro veces al día o sólo una vez cada tres días. Las opciones comprendidas entre estas dos están dentro de la normalidad, siempre que tu peque no se muestre incómodo o incómoda. Por su parte, los bebés que toman biberón sí que necesitan hacer caca todos los días para no sentirse mal o poder llegar a sufrir de estreñimiento, ¡aunque recuerda que siempre hay excepciones porque cada bebé es un mundo!

En primer lugar, lo que tendrás que tener claro es si tu peque sufre de estreñimiento del lactante o no. Y es que un bebé estreñido no es aquel que no hace caca todos los días, sino el o la que la hace dura y demuestra dolor. Esta es la verdadera clave para saber si tu peque no sufre un estreñimiento real y poder dejar de contemplar está opción: si después de varios días sin hacer caca, esta es blanda y la ha hecho sin dolor aparente, tu bebé no está estreñido.

En este caso, lo que le puede pasar a tu bebé es que no relaja el ano mientras su tripita está en movimiento (es decir mientras se está produciendo la toma) ya que durante los primeros meses de vida si relaja el ano en los momentos en los que la tripa no está en movimiento, es muy probable que tarde días en hacer caca. Si tu bebé no puede hacer caca todos los días pero no muestra dolor cuando finalmente hace y la caca es blanda, es algo normal que no debería ser un problema mayor. ¡Tu peque ya hará caca cuando realmente lo necesite!

Y si lo que le ocurre a tu bebé es que pasa varios días sin hacer caca y cuando la hace esta es dura y además demuestra que en el momento le duele, posiblemente tu bebé no puede hacer caca porque sufre de estreñimiento. Además, es importante destacar que los bebés que toman biberón suelen hacer la caca más dura que los y las de lactancia materna, por lo que a veces este estreñimiento puede aparecer hacia los seis meses, cuando los lactantes comienzan a recibir otro tipo de alimentos. Muchas veces el bebé no puede hacer caca porque esta nueva «dureza» de las heces le pilla por sorpresa y no la entiende, por lo que aprieta el culito para que no salga ya que no es consciente de las consecuencias. Algo similar ocurre cuando llega el momento de quitarles el pañal, pero en este caso en realidad las causas son más psicológicas que fisiológicas. Si el motivo por el que te preguntas por qué mi bebé no puede hacer caca es el estreñimiento, sí que tienes que hacer algo para solucionar la situación cuanto antes y consultarlo con tu pediatra para que valore el caso y te dé un diagnóstico fiable.

«A

mi bebé le cuesta hacer caca«. ¡Soluciónalo ya!

Si ya tienes identificado el problema, aquí van algunas soluciones si tu bebé no puede hacer caca, dependiendo del motivo o causa que provoque la situación que te está dando los dolores de cabeza. ¡Toma nota de todas para poner en práctica la que más se adapte a las necesidades de tu peque!

  • Si lo que le pasa a tu bebé es el primer caso del que hemos hablado en el primer punto, es decir, no sufre de un estreñimiento real y pasa días sin hacer caca a consecuencia de que no relaja el ano cuando su tripita está en movimiento, esto no debería ser un problema. Pero si después de varios días sigues diciendo aquello de «mi bebé no puede hacer caca» y tu peque se muestra incómodo y demuestra dolor, sí que debes tomar algunas medidas y consultarlo con tu pediatra. Normalmente en este tipo de casos se recomiendan enemas de glicerina líquida, aunque en el prospecto de estos está explícito que no se deben usar en peques de menos de dos años. En bebés de menos tiempo algunos pediatras también los recetan, aunque sólo deberás introducir un centímetro la cánula para después comprimir el enema y que entre el líquido. Aquí la cánula estimula el ano y la glicerina líquida ayuda a expulsar la caquita. La clave para que este método funcione y repitas un poco menos aquello de » a mi bebé le cuesta hacer caca» es encontrar el momento perfecto para estimular la caca. Normalmente este será cuando notes que tu peque encoge sus piernecitas y  tiene la barriguita más dura de lo habitual, ya que así te está demostrando que tiene ganas de hacer caca debido a que se están produciendo movimientos en su intestino, pero no consigue relajar el ano. ¡Recuerda que este estreñimiento no real puede no ser un problema y para tomar medidas siempre deberás consultar a tu pediatra!
  • Para los bebés que sufren de estreñimiento hay unas cuantas soluciones naturales y muy fáciles de llevar a cabo en casa, así como otras que te recetará un pediatra para que haga caca con normalidad y sin dolor. Algunas de las acciones que puedes introducir con más frecuencia en tu día a día y que ayudarán a que a tu peque le cueste un poquito menos hacer caca, son practicar el porteo de forma más habitual, ya que estar en posición vertical estimula la defecación, así como aumentar la frecuencia de las tomas en la medida de lo posible. No saltarte una toma y hacer que el estómago de tu bebé se ponga en movimiento cada tres horas aproximadamente (si no has optado por la lactancia materna a demanda) ayudará a que haga caca ya que, como hemos explicado en el punto anterior, los y las bebés suelen relajar el ano cuando su pequeño estómago se encuentra en movimiento, por lo que al ser llenado de nuevo durante la toma es más que probable que haga caca y esta sea la solución definitiva a la pregunta que te ronda por la cabeza: ¿por qué a mi bebé le cuesta hacer caca?

Pero si no basta con estos remedios caseros y tu bebé no puede hacer caca con normalidad ni aún poniendo en práctica estos sencillos trucos, lo mejor es que acudas al pediatra para que te recete aquello más adecuado para tu peque. Lo normal es que se opte por supositorios de glicerina, que son muy eficaces para estimular el ano y conseguir que el bebé haga la esperada caca. Pero recuerda que sólo son buenos para usos puntuales, porque no queremos que tu peque se acostumbre a hacer caca sólo cuando se le pone el supositorio. Si el problema persiste durante mucho tiempo, seguramente te recetarán laxantes orales que bajo ningún concepto has de darle a tu peque sin prescripción médica.

Esperamos que te hayamos dado algunas ideas acerca de qué hacer si tu bebé no quiere hacer caca, pero recuerda que si la preocupación de «mi bebé no puede hacer caca» sigue en casa después de poner en práctica algunas de las recomendaciones caseras que te hemos dado en este post, lo mejor que puedes hacer es consultar con tu pediatra y te dará la solución definitiva. En Moraig the Store queremos lo mejor para tu peque y lo más importante siempre es su bienestar.

3 razones del estreñimiento en lactante

El estreñimiento es el trastorno más frecuente en el mundo de la gastroenterología pediátrica, pues tres de cada diez pequeños tienen dolor y llanto para evacuar.

Si tu pequeño puja, llora, se pone rojo e incluso tiene el vientre abultado cada vez que hace popó, o mancha su pañal o ropa interior, pero no hace, tal vez tenga estreñimiento, una condición que debe ser atendida de inmediato a fin de evitar fisuras anales y otras secuelas de tener deposiciones duras y secas.

De acuerdo con el estudio: “Estreñimiento funcional: diagnóstico y tratamiento en niños menores de 2 años” del Instituto Nacional de Pediatría, publicado en enero de 2022, este trastorno está presente hasta en el 29.6% de la población general y además, representa una de las principales causas de consulta en la práctica del pediatra y el gastroenterólogo en México: tres de cada diez lactantes padecen estreñimiento de forma recurrente.

¿Qué es el estreñimiento?

Javier Sánchez Nava, pediatra y neonatólogo, actual presidente del Colegio de Pediatras de la Ciudad de México, afirma que el estreñimiento es un trastorno que afecta el tamaño, frecuencia y consistencia de la defecación.

Así, el estreñimiento en lactantes puede comenzar desde los primeros días de vida y hasta los 2 años de vida, periodo de grandes cambios físicos en los niños. Por ello, vale la pena estar atentos a cómo está evacuando tu crío.

“El patrón de evacuación varía de un niño a otro, es igual que en los adultos. Por ejemplo, algunos niños tienen una o dos deposiciones diarias; en cambio, otros tienen una deposición normal tras uno o dos días de no hacer anda”, explica el entrevistado.

¿Cómo se ve, y siente, el estreñimiento?

Las heces de un lactante estreñido tienen las siguientes características:

  1. Son duras
  2. Son secas
  3. Son difíciles eliminar
  4. Son en forma de bola
  5. Provocan dolor, llanto y malestar en general

Te puede interesar: ¿Qué dice la popó de tu bebé?

3 razones por las que tu bebé lactante no puede hacer popó

El pediatra Javier Sánchez Nava indica que el estreñimiento se clasifica en dos grandes grupos:

  1. Estreñimiento primario y funcional, comprende 95% de los casos
  2. Estreñimiento secundario y orgánico, es el 5 a 10% de los casos

Las causas más comunes de estreñimiento son:

  1. El exceso de bebidas azucaradas y la poca ingesta de agua natural. El azúcar de las bebidas y los alimentos comprime las heces y las hace muy duras.
  2. Reducción del ejercicio. Cuando a un lactante se mantiene en una sola posición, no se le permite gatear o jugar, corre el riesgo de tener estreñimiento. Por ello, siempre procura que tu pequeño se mueva de acuerdo a su madurez y capacidad física.
  3. Alimentos pesados. El exceso en la gesta de productos lácteos (quesos, cremas, leches, yogures, por ejemplo) conllevan el estreñimiento, así como el consumo de harinas muy refinadas, chocolates y otras golosinas. Se recomienda que el niño tenga una alimentación balanceada y variada.

“Otros casos de estreñimiento, durante la lactancia, están relacionados con la epilepsia, el síndrome Down, la diabetes, el exceso de hierro, la parálisis cerebral, tumores cerebrales así como como fisuras perianales, malformaciones ano-rectales (como estrechez anal, alteraciones neuromusculares y deshidratación”, precisa Sánchez Nava y recomienda ir de inmediato con el doctor si además el pequeño tiene deposiciones con sangre, tiene fiebre o asimetría en los glúteos.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *