Temperatura agua baño bebe invierno: ¿Cuál es la temperatura del agua ideal para bañar al bebé?

Temperatura agua baño bebe invierno: ¿Cuál es la temperatura del agua ideal para bañar al bebé?

El primer baño del bebé

Son muchas las dudas y preguntas que los padres se plantean cuando tienen que bañar a su bebé por primera vez. Normalmente, se sienten inseguros y ansiosos y, con algo de miedo, principalmente cuando son padres primerizos, y se enfrentan al primer baño del bebé. Se preguntan cómo deben sujetarlo y qué precauciones deben tener.

Muchos no saben cuál es la temperatura ideal del agua o cómo deben introducirle en el agua, lavarle con esponja o sin ella o cuál es la mejor forma de sacarle de la bañera. Pero, tranquilos, son dudas normales, compartidas por muchísimos padres.

El baño del bebé es una estupenda oportunidad para poder transmitir a tu hijo sensaciones de bienestar. Estar sumergido en agua cálida relaja y agrada al bebé y, hacerlo todos los días la misma hora, como por ejemplo, antes de cenar, le proporciona el ambiente adecuado para disfrutar de un buen descanso nocturno. Se trata de una rutina de relajación adecuada para que los niños vayan tranquilizándose antes de dormir.

Aprovecha este momento para establecer un contacto especial con tu bebé, que refuerce vuestro vínculo afectivo. Tanto el momento de estar en el agua como el posterior ritual de echar crema, masajear su cuerpo y vestir a tu bebé te permite estimular a través del tacto a tu hijo o hija.

Es importante tenerlo todo preparado antes de empezar a bañar al pequeño. Con una buena organización, te sentirás más seguro. Para lograrlo, nada mejor que reunir y tener a mano todo lo necesario: jabón neutro y champú para bebés, toallas de algodón, peine o cepillo, ropa limpia, pañales, un termómetro de baño, una bañera (móvil o fija) y una esponja (opcional).

Tal y como se explica en la guía ‘Cuídame, una guía para madres y padres’ del Gobierno de Aragón es importante elegir el momento del día que sea más tranquilo en casa para dar estos primeros baños, pues así el bebé se relajará más. Además, se puede convertir en un juego estupendo que ya empiece a instaurar buenos hábitos de higiene en los niños.

Cuando tengas todo el material reunido, lávate las manos y cierra bien la puerta y la ventana de la habitación donde bañes a tu bebé.

1. Asegúrate de que la temperatura ambiente del cuarto de baño es cálida y oscila entre los 23 y los 25 grados centígrados. Después, comprueba que la bañera está limpia y llénala con agua tibia. El agua debe estar a la temperatura corporal, es decir, entre los 35 y los 37 grados centígrados. Puedes utilizar un termómetro de baño o, si lo prefieres, utilizar el codo o la parte interior de la muñeca para comprobar que la temperatura es la apropiada.

2. A continuación, desnuda al bebé, límpiale la zona que esté en contacto con el pañal y envuélvele en una toalla, mientras limpias su carita y sus orejas con un trocito de algodón ligeramente húmedo.

3. Después, sostén al bebé con el brazo derecho, de manera que la cara interna del codo sostenga su cabeza y tus manos lleguen a tocar su culito. Inclínalo sobre la bañera y, con la mano izquierda, lávale la cabeza con una cantidad mínima de champú. Aclara bien. Recuerda que todos los jabones que uses deben ser adecuados para bebés (muy suaves y aptos para piel sensible).

4. Una vez lavada la cabeza, sostén los hombros del bebé con una mano, introduciendo los dedos por debajo de la axila, mientras sujetas las piernas o el trasero con la otra mano, de modo que su cabeza quede fuera del agua y esté bien sujeta, mientras utilizas la otra mano para lavarlo.

5. Es importante no dejar de sonreírle y hablarle mientras le bañas.

6. Con o sin esponja (siempre bien limpia), lava, enjuaga, y seca de arriba abajo. Primero el pecho, los bracitos, las manos y luego, las piernas y los pies.

7. Gira cuidadosamente al bebé para lavar su espalda y sus nalgas.

8. Una vez que esté totalmente limpio y bien aclarado, levanta al bebé con suavidad y arrópalo con una toalla.

9. Sécalo bien, y envuélvele para darle calor.

10. Comienza a vestirle de arriba abajo para que no pierda calor. Puedes aprovechar para darle un masaje relajante en este momento o antes del baño.

[Leer +: Cuento para la hora del baño]

Aunque no hay que tener prisa por bañar a los bebés recién nacidos, también se pueden familiarizar con el baño desde los primeros días. De hecho, a muchos les encanta el agua, que les recuerda al ambiente en el que se desarrollaron durante 9 meses dentro del útero materno.

Antes de desnudar al bebé y envolverlo en una toalla, con un algodón que puede estar ligeramente humedecido en suero fisiológico, limpia primero sus ojitos. Después, introdúcelo poco a poco en agua tibia y báñale, limpiándole suavemente sin frotar. Sécale con cuidado, dándole ligeros toques con la toalla. Antes de vestirle, es importante que revises el cordón umbilical y el área del ombligo. Si así te lo han recomendado, límpialo en su base con alcohol de 70 grados y envuélvelo en una gasa limpia. Si notas que el ombligo supura o presenta un color rojizo y mal olor, debes comentárselo al pediatra.

Existen algunos cuidados especiales que debes considerar durante el baño de tu bebé:

— Nunca debes dejar solo a tu bebé durante el baño.

— No es recomendable la utilización de talcos o colonias, principalmente en los primeros meses. Pueden desencadenar alergias.

La altura de la bañera debe ser adecuada a la estatura de la persona, que está bañando al bebé, para que no sufra la espalda.

— Lava siempre la bañera antes y después de su utilización.

Es importante secar bien todos los pliegues de la piel del bebé, especialmente los que se encuentran debajo del mentón, detrás de las orejas y el área del pañal.

— Aprovecha la hora del baño para revisar al bebé y así descartar erupciones, inflamaciones u otros problemas. Observa si presenta costra láctea en la cabeza.

Evita desanimarte si tu bebé llora mucho durante sus primeros baños. Con tus mimos y las condiciones ambientales adecuadas, acabará acostumbrándose y llegará a disfrutar de este momento de placer. Y sus papás también.

Recuerda, ante cualquier duda, el pediatra y la enfermera pediátrica son profesionales que te pueden ayudar con tu bebé.

Puedes leer más artículos similares a El primer baño del bebé — Consejos de higiene para padres primerizos, en la categoría de Higiene infantil en Guiainfantil.com.

La temperatura ideal para el baño de un bebé recién nacido

6 minutos

Qué temperatura mantener durante el momento del baño de tu bebé es una de las incógnitas más repetidas de los padres primerizos. A continuación, exponemos algunas claves imprescindibles.

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 29 agosto, 2022

La llegada de un recién nacido suele despertar, en la mayoría de los casos, una sensación de inseguridad en los padres a la hora de proporcionarle los cuidados necesarios en sus primeros meses de vida, sobre todo en los que son primerizos. Entre las muchas preguntas que se hacen los progenitores está la que hoy nos atañe: ¿cuál es la temperatura ideal para el baño de un bebé?

La temperatura en el momento del baño

Para comenzar, y haciendo referencia a la termorregulación, cabe destacar que se trata de una función fisiológica. Es decir, se define como ‘la habilidad de mantener un equilibrio entre la producción y pérdida de calor para conseguir que la temperatura corporal sea normal’.

Hablando de cifras, podría decirse que en un bebé la temperatura media adecuada estaría entre 36,5 ºC y 37,5 ºC. Sin embargo, hay que prestar mucha atención a esto, ya que los bebés son mucho más sensibles a los cambios de temperatura.

En un momento tan esencial y cotidiano como resulta el baño, es necesario tener en cuenta tanto la temperatura del cuarto de baño como la del agua. En primer lugar, se recomienda que la de la habitación esté entre unos 20 y 25 ºC, donde se crearía un ambiente cálido.

La razón es que el contraste al sacar al bebé del agua no sea demasiado extremo. En segundo lugar, la del agua es recomendable que esté a unos 37 ºC.

“Aprovecha el baño para establecer un vínculo especial con tu bebé”.


Descubre más: 5 tips de salud e higiene para bebés


Preguntas previas básicas

A continuación, expondremos algunas de las cuestiones básicas que tanto padres como madres se plantean a la hora de comenzar a realizar los baños del bebé.

¿Con qué frecuencia es recomendable bañar a mi bebé?

Para comenzar, es imprescindible advertir que depende un poco de las condiciones de cada bebé y de las costumbres de cada país. Sin embargo, no es recomendable abusar del baño en los primeros días de vida del recién nacido. El primer baño puede esperar.

En lo que respecta a los términos estrictamente higiénicos, en España se considera que un bebé de escasos meses requiere de uno a dos baños a la semana. El motivo es que un bebé no se ensucia tanto a lo largo del día hasta el momento en el que empiezan a gatear.

A partir de ese día, es imprescindible poner más atención en el aspecto de la limpieza. Debemos lavarle bien las manos y la cara, los pliegues de la piel e incluso limpiarle con especial cuidado el área genital siempre que se le cambie el pañal.

Sin embargo, cabe señalar que en muchos otros países lo más común es bañar a un bebé recién nacido todos los días, estableciendo este acto como una especie de rutina diaria porque consideran que es relajante para sus bebés.

La perspectiva de muchos pediatras es que es recomendable el baño diario, no solo para garantizar el bienestar del bebé, sino porque es un momento para fomentar los vínculos paternofiliales y una manera de ayudarlos a dormir mejor.

Un consejo que debemos tener en cuanta a la hora de bañar al bebé es el hecho de intentar no sumergir al bebé por completo en el agua hasta el momento en el que se desprenda del cordón umbilical. En este periodo de tiempo, puedes intercambiar el baño por una suave limpieza de todo el cuerpo con una esponja húmeda.

Como señalábamos al principio, depende de las preferencias de cada familia. No existe inconveniente alguno en realizar baños diarios, siempre y cuando se haga uso de un jabón especial para bebés que no irrite o dañe la piel tan extremadamente sensible que poseen.


Descubre más: Los 10 mejores geles de baño para cuidar la piel de tu bebé


¿Cuál es el mejor método para bañar a mi bebé?

A continuación, expondremos una serie de pautas que seguro facilitarán el momento del baño de tu hijo. Aunque con un poco de atención y cariño, te darás cuenta de que el momento del baño se convertirá en uno de los rituales que más disfrutarás con tu bebé.

  1. Asegúrate de tener a tu disposición todos aquellos utensilios que vas a requerir para el baño: una toalla, ropa y pañal limpios y jabón. Un dato importante es comprobar la temperatura de la sala para que el bebé no tenga frío.
  2. Llena la bañera. La medida que se recomienda es aproximadamente unos 5 – 7 centímetros, de agua templada no muy caliente.
  3. Encárgate de que tu bebé se encuentre seguro y cerca del lugar donde se encuentre la bañera.
  4. Sumerge tímidamente al bebé en el agua, siempre prestando atención a que una de tus manos sujete el cuello y la cabeza, ya que son zonas muy delicadas. De vez en cuando, derrama agua en cantidades pequeñas con ayuda de una jarra o taza sobre el torso del bebé para evitar que se enfríe. Lo primordial en este momento del baño es que el bebé no se resbale y trague agua o se dañe alguna zona.
  5. Utiliza el mínimo jabón posible, ya que es un agente externo que puede dañar su piel. Lávale el cabello con delicadeza, utilizando una toallita mojada. Pasando a los ojos y el rostro, puedes ayudarte con un trocito de algodón. Lava con frecuencia el área genital de tu bebé, aunque hay que decir que, en contra de los pronósticos, no requiere un lavado más a fondo que el de otras partes del cuerpo.
  6. Saca a tu bebé de la bañera prestándole una gran atención. Enróllalo en una toalla, preferiblemente con capucha y sécalo suavemente.
  7. Puedes utilizar un poco de crema humectante si percipes que la piel de tu bebé está seca. Presta especial atención a esto, ya que una piel muy seca puede indicar un exceso de tiempo en agua tibia o exposición a vapor.
  8. El champú puede ser necesario si el cabello es abundante, pero solo utiliza los que son especiales para ello. No uses productos orientados para adultos o para otro tipo de pelo.

“Cuando el bebé crezca, el baño se convertirá en uno de los momentos más divertidos del día”

La higiene resulta algo fundamental para un bebé especialmente en los primeros meses de vida para verificar su cuidado y salud, ya que es la principal garantía de no contagio de determinadas enfermedades.

En cuanto a la higiene del cordón umbilical, lavar con agua y jabón es suficiente para empezar.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *