Canciones de cunas para dormir: Nanas para dormir a tu bebé: 12 canciones de cuna

Canciones de cunas para dormir: Nanas para dormir a tu bebé: 12 canciones de cuna

7 mejores canciones de cuna para los más pequeños

6 minutos

Las canciones de cuna para los más pequeños tienen un ritmo monótono que resulta tranquilizante y relajador para los bebés, ya que se asemeja al latido del corazón.

Escrito por Daniela Colmenares

Última actualización: 07 diciembre, 2020

¿Alguna vez has pensado en la importancia de las canciones de cuna para los más pequeños? Aunque no lo parezcan, son una herramienta increíble para crear un diálogo emocional entre madre e hijo. Además, causan un efecto relajante en tu pequeño.

Los niños que crecen en contacto con la música aprenden a convivir de mejor manera con su entorno. Esto, a su vez, da como resultado una comunicación más armoniosa con otras personas. Desde pequeños, la música les encanta. Les proporciona seguridad emocional y confianza porque se sienten comprendidos al compartir canciones.

Desde que nacen, los bebés son capaces de recordar las melodías que han escuchado en el vientre materno, por lo menos, durante el primer año de vida. Asocian la melodía de las canciones de cuna con un estado de paz y tranquilidad.

¿Cuáles son las mejores canciones de cuna para los más pequeños?

Las canciones de cuna para los más pequeños son una de las maneras en la que los padres demuestran amor y atención a sus hijos. Todo apunta a que estas melodías nacen debido a la vulnerabilidad de los bebés al necesitar siempre a sus padres.

Incluso, diferentes estudios señalan que las canciones de cunas son un lenguaje universal entre madres e hijos. Esto se debe a que, en cualquier parte del mundo, las mujeres utilizan el mismo tono de voz para cantar o tararear a sus bebés. Tales armonías provocan una sensación de relajación en los pequeños, hasta el punto de que beneficia el sueño y los ayuda a dormir.

Aunque existen miles de canciones de cuna para los más pequeños, te dejamos una lista de las 7 mejores.

Lee este artículo: 8 beneficios de tocar un instrumento musical en la infancia

1. Duérmete niño

“Duérmete niño,
duérmete ya,
que viene el coco
y te comerá”.

El coco es un personaje mítico que se esconde en el armario de los niños que no quieren dormir. Pero no te preocupes, el coco no le hará nada a tu pequeño. Lo que sí debes saber es que la melodía de esta canción de cuna es perfecta para que tu pequeño duerma toda la noche.

2. Estrellita dónde estás, una de las mejores canciones de cuna

“Estrellita dónde estás
me pregunto quién serás.
Estrellita dónde estás
me pregunto quién serás.

En el cielo o en el mar
un diamante de verdad.
Estrellita dónde estás
me pregunto quién serás”.

Esta es una de las canciones de cuna más utilizadas por las madres a la hora de dormir. La historia de la estrella que se pierde en el cielo será suficiente para que tu pequeño se duerma. Asimismo, puedes cantársela a tu bebé durante la hora del bañopara asegurar un ambiente en el que solo se respire paz y tranquilidad.

3. Palmas palmitas

“Palmas palmitas
que viene papá.
Palmas palmitas
que en casa ya está.
Tortitas al niño, tortitas traerá”.

No solo es una de las canciones de cuna más reconocidas, esta tiene la intención de estimular a tu pequeño para que junte sus manos y dé palmadas. Así, estimula la coordinación ojo-mano.También puedes cantarla para desarrollar las habilidades motoras de tu pequeño.

4. Arroró mi niño

“Arrorró mi niño
arrorró mi sol
arrorró pedazo de mi corazón.

Arrorró mi niño
arrorró mi amor
arrorró pedazo de mi corazón.

Este nene lindo
se quiere dormir,
y el pícaro sueño no quiere venir”.

Esta es una canción típica de las Islas Canarias, en España. Se ha vuelto tan popular en todo el mundo que, dependiendo del país, se ha modificado según las costumbres y tradiciones de cada pueblo.

5. Los pollitos dicen

“Los pollitos dicen
pío, pío, pío
cuando tienen hambre,
cuando tienen frío.

La gallina busca
el maíz y el trigo,
les da la comida
y les presta abrigo.

Bajo sus dos alas,
acurrucaditos,
duermen los pollitos
hasta el otro día”.

Esta es una canción infantil dirigida a niños de entre 2 y 5 años. Es perfecta para tranquilizar a tu pequeño si se encuentra muy angustiado. Asimismo, mientras le cantes esta canción, tu pequeño aprenderá el sonido que hacen los pollitos. Del mismo modo, entre sus versos enseña cómo debe actuar una persona responsable.

6.

Este niño tiene sueño

“Este niño tiene sueño
tiene ganas de dormir,
tiene un ojito cerrado,
el otro no lo puede abrir.

Duérmete mi niño,
duérmete mi sol,
duérmete pedazo
de mi corazón”.

Esta es otra de las canciones de cuna para los más pequeños que le demostrará a tu bebé lo importante que es para ti. Entre sus versos, hay líneas que hablan sobre el significado que puede tener un bebé para su madre. Por lo tanto, no te sorprendas si, mientras le cantas esta canción a tu pequeño, a él se le escapa una sonrisa.

Descubre: ¿Qué significa “ser madre de una hija”?

7. Es hora de ir a la cama

“Hasta mañana si Dios quiere,
que descansen bien
llegó la hora de acostarse
y soñar también.
Porque mañana será otro día
hay que vivirlo con alegría.

Todas las horas del día
hay que pasarlas muy bien
a la mañana la escuela
para estudiar y aprender.

Y cuando llega la tarde
jugar o ver la televisión
luego cenar en familia
y buenas noches
porque el día ya se fue.

Hasta mañana si Dios quiere,
que descansen bien
llegó la hora de acostarse
y soñar también.
Porque mañana será otro día
hay que vivirlo con alegría.

Antes de ir a la cama
no hay que olvidarse también
de cepillarse los dientes
y del pisito después.

Pedir a Dios por los niños
y por la gente con fe
por este mundo travieso
que se olvidó de querer.”

Esta canción es perfecta para enseñarle a tu pequeño que, cuando cae la noche, debe descansar. Entre sus versos le enseña la importancia de establecer una rutina y que cada día es una nueva oportunidad para ser felices.

Respecto a las canciones de cuna para los más pequeños

La hora de dormir puede convertirse en un reto para los padres. En este sentido, a lgunos niños se resisten a acostarse y terminan alterando la rutina de sueño familiar. Una de las herramientas que pueden ayudar a conciliar el sueño son las canciones de cuna para los más pequeños.

Su efecto relajante y tranquilizador radica en su ritmo monótono, el cual guarda mucha relación con los latidos del corazón. Esto contribuye a nivelar la frecuencia cardíaca del bebé.

El hecho de que los padres sean quienes cantan las nanas transmite cariño y seguridad a los bebés. Les brinda confianza y sensación de protección. En otras palabras: produce un desarrollo emocional más sólido a largo plazo.

Te podría interesar…

Las mejores canciones de cuna para dormir al bebé

Si tuviéramos que hacer un ránking con los temas de la crianza infantil que más preocupan a los padres, sin duda el sueño de bebés y niños estaría entre los primeros puestos. Puesto en el que también se situaría el miedo de muchas parejas jóvenes que se lanzan a la aventura de la maternidad y la paternidad y que temen que no puedan volver a dormir bien por las noches hasta que el pequeño consiga regular sus horas de sueño.

Como en todo, no hay buenos ni malos. Ni se puede generalizar porque cada bebé y cada niño son diferentes. Mientras unos consiguen regular su sueño a los pocos días de nacer, otros no paran de despertarse por la noche, sufren el Síndrome de la Cuna de Pinchos o sufren las temidas regresiones del sueño que tanto preocupan a los padres.

Lo que sí podemos hacer es daros algunos trucos y consejos que os vendrán genial si tenéis que dormirlos.

Sobre el sueño infantil ya hemos hablado largo y tendido, así que hoy queremos contaros cómo podéis dormir al bebé con mayor facilidad. Y, en concreto, cómo pueden ayudaros las nanas y en esta tarea.

De acuerdo a la Asociación Española de Pediatría, los bebés deben dormir una media de entre 16 y 217 horas diarias, despertándose cada 1-3 horas. No será hasta los seis meses de vida cuando los bebés empiecen a regular sus ciclos de sueño. Si el niño duerme bien, asunto zanjado pero, ¿qué pasa con esos bebés a los que les cuesta más dormir?

Estos padres pueden optar, por ejemplo, por el ruido blanco, cuyo poder tranquilizador ya se ha demostrado en más de una ocasión.

O pueden aferrarse al viejo dicho popular de  ‘la música amansa a las fieras’. Puede servir de gran ayuda para que los papás duerman a sus bebés con mayor facilidad. Eso sí, de acuerdo a Lynelle Scheeberg, directora del Programa de Sueño Conductual en el Centro Médico Infantil de Connecticut, no es recomendable usar la música siempre que haya que dormir al bebé: “podría acabar dependiendo de ella para la transición al sueño”, explica a Fatherly.

Desde Ser Padres os aconsejamos no utilizar la música como elemento esencial para dormir al bebé, pero sí podéis utilizar algunas de estas canciones en las rutinas de sueño de vuestro bebé (o en momentos en los que esté muy irritable). Es mano de santo.

Op. 49, nº4 de Johannes Brahms

Esta es, sin duda, la canción de cuna más famosa de todos los tiempos. Una canción de música clásica tarareada que ha ayudado a dormir a muchos bebés.

Colores en el viento

No es música clásica, pero todos estaréis de acuerdo en que su melodía es de lo más tranquilizadora. Si, a priori, no conocéis la canción, recordad que es una de las grandes protagonistas de la película Pocahontas, de Disney.

Eres mi sol

Recuerda a tu bebé todo lo que le quieres mientras escucha una alegre melodía. Es otra de las canciones de cuna más escuchadas.

¿Puedes sentir el amor esta noche?

Esta canción, escrita por Elton John, es una de las más famosas de la película El Rey León.

Baby Sleep Lullaby

Esta canción está grabada por Baby Sleep Music, un artista especializado en música para dormir al bebé y a los niños.

Sonata Nº 6

Otra de las canciones más famosas de la música clásica es esta sonata de Mozart. No es baladí que esté aquí: según diferentes investigaciones, la música clásica ayuda a tranquilizar a los peques.

Estrellita dónde estás

Tanto la versión en inglés como la versión en español os servirán de gran ayuda. Por algo es una de las nanas más famosas alrededor del mundo y ha sido tan versionada.

Arroró mi niño

“Arroró mi niño chico…” ¿Te suena? Es otra de las canciones de cuna más famosas del mundo. Surgió en África, en la etnia Bereber, pero se extendió mundialmente después de llegar a Europa.

Duérmete niño

“Duérmete niño, duérmete ya…” Os recomendamos no utilizar la letra de esta canción, pero sí su melodía. Y es que, puede resultar algo traumática para los pequeños: si no duermen, vendrá el lobo y se los comerá. Así que, mejor no tentar al miedo porque podrían aparecer terrores nocturnos.

A la nana

“A la nana, nanita nana, nanita ella, mi niño tiene sueño, bendito sea…” ¿Te suena? Con solo escuchar su melodía, ya nos tranquilizamos.

Canciones de cuna de todo el mundo — Weleda — Magazine

Como saben muchos adultos, no importa cuán hermoso, emocionante o agotador haya sido nuestro día, a menudo es difícil dejarlo todo y llega la hora de dormir. Aunque los ojos de padres jóvenes agotados pueden cerrarse fácilmente, quedarse dormido no siempre es tan simple para sus bebes. Esta es la razón por la que no se les debe dejar solos para dominar esta época de transición a menudo difícil, especialmente cuando una canción de cuna puede hacer milagros. Despedirse del día se vuelve mucho más fácil cuando la madre o el padre de un bebé no solo piensa o dice las palabras «duerme, hijo mío, duerme», sino que realmente los canta.

Cuando cae la noche y se pone oscuro, cuando el mundo exterior se apacigua, es hora de irse del día y desenrollar las cortinas, en silencio: calla suave al bebé, ve a dormir. Es a veces más fácil de decirlo que hacerlo. Hemos reunido una pequeña colección de canciones de cuna internacionales para ayudar a calmar a los pequeños para dormir.

Bissam, bissam baad’ne
Adiós, adiós, niñito

Bissam, bissam baad’ne,

gryta hængø i jod’ne,

koka full tå rjumegraut

åt dæ vesle baad’ne.

FAR, Han Situffently Harpa Kuffa More,

Ho Blæsuffa Vakkert Hude,

System, Ho Situffently AA Spinnoes,

BROR,

JAGA ALLELO VILLLELO.

Adiós, adiós, niñito, la olla está en la estufa,

La papilla de crema agria se está cocinando para el pequeño.

Padre está descascarando los granos de trigo,

Madre está tocando una hermosa melodia en el cuerno,

Hermana está sentada e hilando oro,

Hermano está caminando en el bosque,

Cazando los animales salvajes.

Esta canción de cuna se escribió por primera vez a principios del siglo XIX e incluye términos que ya no son comunes en el idioma noruego actual. Se canta desde la perspectiva de un observador que retrata las actividades diarias de una familia que vive simplemente en el campo. El padre ayuda en la cocina mientras la madre toca música. ¿La canción de cuna describe la visión progresista de los noruegos de la igualdad entre madre y padre?

Bayushki-bayu, Bayushki-bayu
Duerme, mi niño, duerme

Sleep, my beautiful baby, Bayushki-bayu.

Quietly the clear moon gazes into your cradle.

I will tell fairy tales, I will sing a song,

You’ll know for yourself, there will be time, Warlike life,

Feel free to put your foot in the stirrup, And take a gun.

I will sew a military saddle With silk, Sleep, my dear child, Bayushki-bayu.

Duerme, mi hermoso hijo, duerme mi hijo (bayushki-bayu).

La luna mira silenciosamente hacia tu cuna.

Te contaré cuentos de hadas, te cantaré pequenas canciones,

Pero debes cerrar los ojos y dormir, hija mia, dormir.

Algún día, debes aprender la forma de vida del soldado (cosaco),

Llevarás tu rifle y te alejarás de casa.

Te coseré una fina tela de sillín con seda de colores,

Duerme, mi querido, duerme, hijo mío, duerme

Sofðu unga ástin minín — Duerme, mi pequeño querido

Sofðu unga ástin minín. Úti regnið grætur.

Mamma geymir gullin þín, gamla leggi og völuskrín.

Við skulum ekki vaka um dimmar nætur.

Það er margt sem myrkrið veit, minn er hugur þungur.

Oft ég svarta sandinn leit, svíða grænan engireit.

Í jöklinum hljóða dauðadjúpar sprungur.

Duerme, mi pequeño querido, afuera la lluvia está cayendo.

Madre mece tu pequeña cuna, ya es tan vieja como la piedra.

Sueña toda la noche en el día.

En todas partes hay oscuridad, mis pensamientos son pesados.

Las antiguas arenas negras cubren nuestros temores.

Vemos nuestros limites en las profundas grietas de los glaciares.

En una canción de cuna islandesa uno podría esperar escuchar encuentros mágicos con criaturas graciosas. Si bien estos también existen, esta canción pasa a ser una de las canciones de cuna más populares en Islandia. Lo que es interesante es que fue escrito a principios del siglo XX por el dramaturgo Jóhann Sigurjónsson para su obra «Berg-Eyvind and His Wife». Lo canta la madre Halla, antes de tirar a su hijo por un acantilado en una cascada, en un acto de desesperación y desesperación.

Lala Lala — Duerme, duerme

Lala lala gole baghe beheshtam, Lala lala to budi sarneveshtam, Bekhab ei moonese rooh-o ravanam, Bekhab ei bolbole shirin sabanam.

Lala …

Bekhab ei djune shirin rahate del, Tsho bolbol naghmesan dar sahate del, Bekhab ei ghoncheie nashkofteie man,

Lala …

Duerme, flor de mi jardín paradisiaco, eres mi destino,

Duerme, confidente de mi alma, duerme, hermoso ruiseñor cantando.

Lala …

Duerme, mi dulce vida,

Lala ..

Los antiguos persas son conocidos por su lenguaje poético embellecido, y sus canciones de cuna no son una excepción. Desde la Revolución de 1979, a las mujeres en Irán sólo se les ha permitido cantar públicamente (para audiencias masculinas) como parte de un coro. Por lo tanto, las canciones de cuna son la única forma oficial de canción que las mujeres pueden cantar solas. Se basan en antiguas tradiciones orales que a menudo reflejan la diversidad étnica de Irán. «Lala Lala» es traditionalmente cantada por una madre a su hijo.

Hine E Hine — Mi hija

E tangi ana koe, hine e hine.

Kua ngenge ana koe, hine e hine.

Kati to pouri ra, noho i te aroha,

te ngakau o te matua, hine e hine.

Estás llorando, hija mía.

Estás cansada, mi hija.

Para tu tristeza, hay amor por ti

En el corazón de tu padre, mi hija.

Pocas veces sucede en el mundo de las canciones de cuna que un padre le cante a su hijo a dormir. Esta canción también está dedicada específicamente a una niña, a pesar de que los hijos eran tradicionalmente más apreciados que las hijas. Se dice que la princesa Te Rangi Pai (1868-19)16) escribió la canción ella misma, en un acto de consuelo. Hija de una mujer maorí e inglesa, era una cantante muy talentosa que se presentó varias veces en el Royal Albert Hall de Londres. En su nativa Nueva Zelanda, «Hine E Hine» es tan famoso como el himno nacional.

Duérmete mi Niño

Duérmete mi niño, que tengo qué hacer,
lavar los pañales sentarme a coser.
Este nino quiere que lo duerma yo. Duermalo su madre que ella lo encargo.

En América Latina, hay canciones de cuna que originalmente no fueron cantadas por los padres. Vienen de un tiempo en que las personas que trabajaban en las plantaciones colocaban a sus hijos al cuidado de una persona de confianza. En esta canción de cuna de Venezuela, el cuidador deja la situación bastante clara. Se canta a la melody del himno nacional venezolano. Las variaciones de la canción se pueden encontrar en varios países de América Latina.

Confirmado por un estudio estadounidense, cantar canciones de cuna ayuda a reducir la respiración y el ritmo cardíaco de un bebe. Sin embargo, cantar canciones pop o tocar canciones pregrabadas de CD u otros formatos de medios fueron menos efectivas. De hecho, son las canciones de cuna tradicionales las que tienen el efecto más suave, con su ritmo lento, es decir, más lento que el ritmo cardíaco del bebé, y sus melodías y letras simples y repetitivas.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *