Canciones para bb de 3 meses: TikTok – Make Your Day

Canciones para bb de 3 meses: TikTok – Make Your Day

Música para bebés 5 meses

La sensibilidad auditiva y la reacción emocional se desarrollan en los niños bastante temprano, lo que le permite introducir la música de forma orgánica en el proceso de desarrollo y aprendizaje. Quizás te preocupa si eres una buena madre, porque tu bebé no se duerme con los sonidos de la Sonata Claro de Luna y no sale a pasear acompañado del Vuelo del Abejorro. Y en general, no sabes cómo desarrollarlo musicalmente.

¡No te preocupes! Aunque no hagas nada por el desarrollo musical de un niño, no dejas de ser la Mejor Mamá del Mundo para él. Este es el primero. En segundo lugar, lo más probable es que cantes con él canciones infantiles sencillas como “Vamos, vamos, vamos…” o “El carruaje azul corre, se balancea…”. Y esto ya da una sensación de ritmo, tempo y rima. En tercer lugar, estás leyendo estas líneas y si realmente quieres que tu hijo se haga amigo de la música, aquí encontrarás algunos trucos y consejos.

La música favorece el desarrollo del habla, el movimiento, enriquece las actividades lúdicas y despierta las emociones de los niños. Se ha establecido que los niños involucrados en la música están por delante de sus compañeros en el desarrollo, tanto intelectual como motor.

Desde los primeros meses de vida, el bebé se calma o, por el contrario, se anima al son de la música. Hacia el final del primer año, el bebé reacciona a la melodía con un arrullo alegre. Por supuesto, los mejores sonidos para él son los sonidos de tu voz. Cántale canciones infantiles, tararea tus canciones favoritas. También caben canciones de dibujos animados infantiles o de la categoría “lo que veo, lo canto”.

Será genial si dominas algunas canciones de cuna y acunas a tu bebé para que se duerma con ellas. Baña al bebé mientras cantas, dale un masaje, llévalo a pasear al son de una canción.

La naturaleza del canto debe corresponder a los movimientos, intensidad y naturaleza del impacto. Es decir, salimos a caminar con una canción alegre, balanceándonos con una tranquila y melodiosa. Escuchar música clásica o folclórica tampoco hará daño, ya que son ellos los que tienen un efecto beneficioso sobre el estado psicoemocional del niño. En esta etapa, 1-2 melodías por día son suficientes.

Puedes optar por colecciones especiales para niños con las piezas más famosas o dejar que tu hijo escuche tus canciones favoritas. De los clásicos, me gustaría destacar las obras de V.A. Mozart. Se ha demostrado que la gama tonal del sonido de la música de Mozart es la más cercana a los colores del timbre de la voz humana. ¡Y las singulares transiciones suaves de treinta segundos de sus obras maestras musicales coinciden con los biorritmos en los hemisferios del cerebro!

¡Importante!

Incluso existe el término “efecto Mozart”, que significa que los niños que escuchan a Mozart hasta los tres años se vuelven más capaces de desarrollar el pensamiento. Pero esto, por supuesto, no excluye escuchar a Chopin, Vivaldi o Tchaikovsky.

En el segundo año de vida, diferentes músicas evocan emociones contrastantes en un niño, desde la reflexión melancólica hasta la animación alegre. El niño ya es capaz de distinguir entre sonidos altos y bajos, fuertes y bajos, e incluso la coloración del timbre. Al ritmo de la música, el bebé realiza varios movimientos de baile: agachado, girando, aplaudiendo y pisoteando. Baila con el niño, juega con sus dedos, brazos, piernas, balancéate sobre sus rodillas. A los 3-4 años, el niño ya es capaz de reproducir una melodía sencilla o cantar una canción. Los movimientos de la danza son cada vez más claros y variados.

Más cerca de los cinco años, el niño ya es capaz de caracterizar la música: si es alegre o triste, rápida o lenta, rítmica o melódica. Además, el niño puede determinar qué instrumento suena: piano, guitarra, violín. Sí, y la voz a esta edad se vuelve más sonora, estable y móvil. El desarrollo musical en esta etapa consiste en cantar, tocar instrumentos musicales infantiles y bailar.

La coordinación vocal-auditiva mejora a los 6-7 años. Un niño puede caracterizar de forma independiente una pieza musical, sentir los diversos matices del estado de ánimo en la música. Entonces, mientras más música diferente escuche el niño, mejor. Diferentes géneros, ritmo, carácter, timbre, tonalidad le darán a tu hijo una variedad musical y te permitirán determinar tus preferencias.

Platón también dijo: “La música es la herramienta más poderosa, porque el ritmo y la armonía viven en el alma humana. La música enriquece el alma, dándole dicha e iluminación”.

El desarrollo de las habilidades musicales de un niño desde la primera infancia abrirá un mundo fascinante, rico y alegre para el niño: ¡el mundo de la música!

Mira lo que puedes comer durante las clases de música

Rituales de noche para bebés

  • Etiquetas:
  • Asesoramiento experto
  • 0-1 año
  • 1-3 años

Los expertos del sitio “Soy padre” ya han compartido formas de acostar al niño, así como consejos sobre cuándo hacerlo. Esta vez vamos a echar un vistazo más de cerca a una variedad de rituales a la hora de acostarse para bebés de diferentes edades.

Mucha gente sabe que el ritual antes de acostarse facilita el irse a la cama. Sin embargo, no siempre está claro qué actividades elegir dependiendo de la edad del niño. Después de todo, el baño, que encaja bien en el ritual de los primeros meses de vida de un niño, a medida que crece, deja de relajar al bebé. Leer un libro es una opción para los niños mayores y, aun así, no siempre, a algunos niños no les gusta que les lean. En este material, Soy un padre hablará sobre cómo puede crear un ritual individual para la hora de acostarse que les encantará tanto al bebé como a los padres.

Deben completarse todos los rituales previos al sueño. Es decir, después del punto final, ya no debería haber juegos y acciones activas. Satisfaga todas las necesidades del bebé con anticipación y, después de completar el ritual, no se comunique. De lo contrario, el ritual no cumplirá su función principal: marcar el sueño.

Sea persistente y constante, y luego, en unos días, el niño aceptará estas reglas y se irá a la cama con placer después de sus acciones conjuntas.

Rituales antes de dormir para bebés de 0 a 4 meses

Vale la pena comenzar a acostumbrar al bebé al ritual de la tarde desde el nacimiento, para que posteriormente el niño no tenga dificultad para conciliar el sueño o, más aún, no lo molesten las pesadillas.

Iniciar el ritual con un baño

El ritual vespertino del bebé debe iniciarse casi inmediatamente después del último día de sueño, para que el niño no tenga tiempo de exagerar y excitarse. Un baño tranquilo y relajante es bueno. Si practica natación y buceo activos, entonces es mejor realizar dicho entrenamiento durante el día y, por la noche, poco antes de dormir por la noche, negarse a nadar o pasarlo en un ambiente tranquilo e intentar no ” jugar” y no sobrecargar al niño.

Alimenta a tu bebé en una habitación oscura

Después del baño, es hora de comer. No importa qué tipo de alimentación elijas. La alimentación antes de acostarse se realiza mejor en una habitación oscura, con un ruido bajo, que no exceda los 50 decibelios, o música familiar tranquila. Puedes cantar una canción o contar un poema sobre un sueño. A menudo, a esta edad, los bebés se duermen sobre el pecho o con un biberón. Si es posible, intente poner a un niño despierto en la cuna, luego adquirirá gradualmente la habilidad de quedarse dormido solo. Pero por ahora, no vale la pena insistir: resultó, genial, se durmió en el cofre o con una botella, también bueno.

Comentario sobre la preparación del niño para dormir

El niño antes de dormir se calma con la repetición monótona de la madre de lo que está ocurriendo y sucederá. Puede indicar sus acciones con una voz tranquila y tranquila: “Ahora te pondré un pijama, luego comerás y dormirás dulcemente. Aquí ya estás en pijama, ahora comerás y te dormirás profundamente.

Seguir la secuencia de operaciones

Es importante recordar la secuencia de operaciones. Siempre debe ser lo mismo: noche tras noche, en el mismo orden, limpie al bebé después del baño, póngale un pañal, un pijama, arrullelo, aliméntelo. Puede elegir las acciones que se adapten a su situación, pero es muy importante seguir la secuencia elegida una vez.

Si repite estas acciones todas las noches y trata de relajarse durante el ritual, el bebé se dormirá más fácilmente y dormirá mejor por la noche.

Rituales para dormir para bebés de 4 a 10 meses

Alrededor de los cuatro meses de edad, los bebés cambian sus patrones de sueño. Y, a menudo, incluso los bebés que duermen bien comienzan a despertarse con más frecuencia y tienen dificultad para conciliar el sueño.

Comenzar a rechazar la alimentación y el baño como parte del ritual

La alimentación y el baño pueden y deben eliminarse del ritual. Los procedimientos con agua pueden tener el efecto contrario en un bebé en crecimiento. Además, mientras se baña, es muy fácil pasar por alto los signos de fatiga, y será difícil que el bebé se duerma más tarde por el exceso de trabajo. Si definitivamente desea dejar el baño tradicional como parte de su rutina nocturna, sepárelo del ritual de la hora de acostarse y alimente fuera del dormitorio. Y después de la cena, ve al dormitorio. Todavía es bueno usar un ruido blanco silencioso o su música relajante habitual.

Introducir actividades adicionales para la hora de acostarse en el ritual

A la edad de cuatro a diez meses, puede y debe introducir actividades adicionales con la participación del niño: cerrar las cortinas y apagar la luz grande, mirarse en el espejo y dile “buenas noches” a tu reflejo, empieza a mirar libros ilustrados donde todos duermen. Como antes, la canción de una madre o un poema sobre el sueño serán una parte maravillosa del ritual.

Elige un juguete para dormir

Un proyector con un cielo estrellado o imágenes cambiantes y música tranquila es adecuado para el papel de dicho juguete. El juguete ayudará al niño a mantener la calma en la cuna y, después de un tiempo, se apagará solo.

Rituales para dormir para niños de 10 meses a 1,5 años

A esta edad, el niño puede y quiere involucrarse cada vez más en el ritual.

Empiece a leerle a su hijo libros para dormir

Para muchos niños, ahora es el momento de los libros musicales para dormir, donde todos los animales y los bebés se acuestan. Hasta ahora, el texto no es importante para el niño, pero las imágenes son algo que puede interesar y poner en un estado de ánimo tranquilo. Pero no te preocupes si el bebé aún no ha mostrado interés por los libros.

Hable con su hijo antes de acostarse

Una parte igualmente buena del ritual sería la comunicación de la madre o cualquier adulto cercano al niño. Puedes llevar al bebé en brazos, hablar de cómo fue el día.

Elige un peluche para dormir

Esta es la edad en la que es más probable que un niño le dé la bienvenida a su propio compañero de sueño. Elija o compre un juguete suave que sea lo más seguro posible, sin partes pequeñas y duras, preséntelo al bebé, dígale que ahora este amigo cuidará el sueño del bebé y necesita que el bebé lo acueste. Es importante que el juguete viva en la cuna y no participe en los juegos cotidianos.

Rituales para dormir para niños a partir de 1,5 años

A partir del año y medio, los niños están preparados para largos rituales y lecturas nocturnas.

Comience a leer cuentos de hadas a su hijo

La complejidad y la duración de los cuentos de hadas se pueden aumentar gradualmente. Y al principio, es bueno que sigan siendo historias sobre el sueño. Ahora hay una selección bastante grande de libros específicamente para el ritual de la tarde.

Es muy importante designar previamente la duración de la lectura. Por ejemplo, podrían ser dos historias o 15 minutos. Es importante advertir al bebé sobre esto y no cambiar de opinión. Sin embargo, puede hacer un pequeño truco: inicialmente ofrezca solo una historia o cinco minutos de lectura, y cuando el niño pida más, acepte otro cuento de hadas u otros cinco minutos. Sabrás que la lectura llevará más tiempo, pero al estar de acuerdo ayudarás al niño a sentir su importancia y que sus deseos son tenidos en cuenta.

Elige juegos tranquilos que le gusten a tu bebé

Si tu bebé no quiere leer, puedes sugerirle otras actividades tranquilas antes de dormir. No es deseable que estos sean dibujos animados y acción. Aquí hay algunas buenas opciones: armar un rompecabezas simple, poner los juguetes en la cama, hablar sobre el día pasado y planificar el próximo, uno o dos juegos de un juego de cartas tipo bingo tranquilo.

Puedes idear un ritual único. Intente escribir cuentos de hadas sobre juguetes con su bebé, o esconda algún objeto debajo de la almohada con anticipación y pídale al niño que adivine qué es, y luego escriba una historia sobre este objeto. ¡Aborde la creación del ritual de manera creativa, y el niño definitivamente lo apreciará!

Un componente necesario de cualquier ritual es el estado relajado de los padres. Trate de no apresurarse y pase este tiempo con la máxima atención al bebé. Asegúrese de que las actividades elegidas le traigan placer. Entonces, si a mamá no le gusta cantar, es mejor prescindir de las canciones de cuna.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *