Cada cuanto contracciones parto: Contracciones y embarazo. Consejos embarazo, parto. Clínica Universidad de Navarra

Cada cuanto contracciones parto: Contracciones y embarazo. Consejos embarazo, parto. Clínica Universidad de Navarra

Contracciones y embarazo. Consejos embarazo, parto. Clínica Universidad de Navarra

Contracciones en el embarazo y contracciones del parto

Las contracciones en el embarazo son contracciones de ese saco muscular que es el útero, acompañadas de una fase de relajación. Es percibida para la madre como un endurecimiento del abdomen.

La contracción uterina representa el motor del parto y su importancia radica no solamente en su función fisiológica de comenzar el trabajo de expulsión del feto sino que, cuando ocurren de manera temprana, puede ser una indicación de que algo no va bien.

Parto prematuro

Toda mujer embarazada que note contracciones fuertes y rítmicas, sobre todo si todavía no está de 37 semanas, debe acudir a un centro médico hospitalario ya que puede ser signos de una amenaza de parto prematuro de su bebé.

¿Necesita que le ayudemos?

SOLICITE UNA CITA

Quiero solicitar más información

Contracciones falsas o Contracciones de Braxton Hicks

¿Cuántos tipos de contracciones existen?

Las contracciones uterinas van a estar presentes durante todo el embarazo pero existen diferentes tipos de contracciones que van a variar según las semanas de gestación.

Durante las primeras 30 semanas de gestación se habla de 2 tipos de contracciones:

  • Contracciones descritas por ALVAREZ Y CALDEYRO (1950) de baja intensidad, limitadas a una pequeña porción del músculo uterino y con una frecuencia aproximada de 1 cada 3 minutos. La embarazada no las percibe, no afectan al bebé y no son verdaderas contracciones.
  • Contracciones de BRAXTON-HICKS (1872) con una intensidad variable y frecuencia menor de 1 cada 10 minutos. Ocupan una porción extensa del músculo uterino y son desordenadas en cuanto a su aparición. Éstas aumentan en frecuencia e intensidad a partir de la 30 semanas, tampoco son verdaderas contracciones que desencadenen el trabajo del parto de bebé.

Al acercarse la fecha de parto se dan otro tipo de contracciones:

  • Contracciones de parto: son aquellas cuya frecuencia es rítmica (alrededor de 3 contracciones cada 10 minutos) y de una intensidad importante que viene manifestada por dureza abdominal y dolor fuerte en zona suprapúbica a veces irradiado a zona lumbar. Este ritmo e intensidad se mantiene durante horas.

Entonces, ¿qué son las contracciones de Braxton Hicks?

Las contracciones de Braxton Hicks son contracciones fisiológicas, no dolorosas, a pesar de que a veces pueden resultar molestas y no rítmicas. Aparecen a partir de la 20-30 semana de gestación y aumentan en frecuencia e intensidad a medida que nos acercamos a la fecha probable de parto pudiendo ocasionar lo que denominamos “el falso trabajo de parto”. Su misión es la formación del segmento inferior del útero, antes mencionado, y la maduración del cuello del útero para facilitar la dilatación en el trabajo activo de parto.

No son dolorosas pero sí pueden resultar molestas. El umbral del dolor es muy variable. Algunas gestantes las definen como molestas y otras como dolorosas.

Se comienzan a percibir a partir de la 30 semana aunque están presentes antes y permanecen hasta el final del embarazo.

Su duración es alrededor de 30 segundos y su frecuencia es muy variable. Es normal tenerlas demasiado seguidas (1 cada 2 a 3 minutos) o más espaciadas, 2 a 3 contracciones durante 1 hora. La diferencia de las contracciones de parto es que no mantienen un ritmo durante mucho espacio de tiempo.

  • Equipo de expertos: contamos con especialistas y un equipo de matronas especialmente formado en el control del embarazo. Disponemos de una Unidad de Neonatología con la última tecnología que garantiza los cuidados al recién nacido.
  • Asistencia individualizada y especializada: asistencia prenatal y del parto en embarazo de bajo y alto riesgo.
  • Tecnología avanzada: contamos con la última tecnología, como una ecografía de alta resolución en el diagnóstico prenatal.
  • Microcirugía tubárica: reversión de la ligadura de trompas.
  • Diagnóstico prenatal: evaluación de células fetales, líquido amniótico o membranas amnióticas para detectar anomalías fetales.

Diferencia entre las contracciones de Braxton Hicks y las contracciones de parto

Si son contracciones con las características que hemos mencionado, las contracciones de Braxton Hicks, nunca serán peligrosas o preocupantes, pero si se tienen contracciones antes de la 37 semana, sobre todo antes de la 35 semana que van en aumento en intensidad y que van adquiriendo un ritmo se debería consultar a la matrona o al ginecólogo por el riesgo de amenaza de parto prematuro.

¿Cuándo es necesario acudir al médico si noto contracciones?

Toda embarazada debería acudir a la matrona o al ginecólogo ante la presencia de contracciones uterinas:

  • Persistentes.
  • Dolorosas (dolor en zona suprapúbica que se irradia a zona lumbar).
  • Con aumento de su frecuencia.
  • Acompañadas de secreción vaginal mucosa o sanguinolenta.
  • Molestias en la micción (escozor). Infecciones de orina en el embarazo favorecen la presencia de contracciones.
  • Con contracciones que no cedan ante el reposo y que se manifiesten antes de la 37 semana de gestación.

Recomendaciones prácticas si empieza con contracciones

  • La actuación más adecuada es le reposo en decúbito lateral izquierdo (tumbada de lado izquierdo).
  • Reducir la actividad física.
  • Evitar la ropa que produzca compresión en el abdomen.
  • Evitar el estrés psíquico.
  • Evitar coger pesos.
  • Se pueden tomar algún analgésico y relajante muscular pero siempre bajo prescripción médica.

¿Cómo distinguir las contracciones de Braxton-Hicks de las contracciones de parto?

  • Las contracciones de parto NO CEDEN con el reposo.
  • Las contracciones de parto son dolorosas (dolor importante) aumentando la intensidad de éste a medida que va pasando el tiempo.
  • Las contracciones de parto permanecen durante horas.
  • Las contracciones de parto que producen dilatación en el cuelo del útero suelen ir acompañadas de moco vaginal sanguinolento.

¿Cómo saber cuándo es hora de ir al hospital?

  • Independientemente de la presencia o no de contracciones una futura mamá debe acudir al hospital ante la salida de líquido a través de la vagina (rotura de la bolsa del líquido amniótico). Si esto ocurre no se debe asustar, no es patológico y no es una urgencia, pero debe saber que es un motivo de asistencia médica aunque no le duela nada.
  • En caso de contracciones y a partir de la 37 semanas deberá hacerlo cuando éstas sean dolorosas (1 cada 3 a 5mn). Fases de contracciones dolorosas pero más aisladas y que van cediendo en intensidad y frecuencia hasta desaparecer es señal de un falso trabajo de parto.
  • La expulsión del tapón mucoso (flujo viscoso con hebras de sangre) sin contracciones uterinas o muy leves no es indicativo de parto por lo cual no es necesario acudir al hospital.

Cómo saber si las contracciones son de parto

Es importante saber si las contracciones son de parto o no. Si son rítmicas y regulares, si cada vez son más largas y más molestas, aunque no duelan mucho, es que te estás poniendo de parto. La tripa se pone dura, tensa, y segundos después se relaja, pero la dilatación uterina va progresando; puede comprobarse mediante exploraciones vaginales. A veces el dolor se irradia a otras zonas como la lumbar (el llamado parto «de riñones») y los muslos.

  • ¿Necesitas calcular de nuevo tu fecha de parto? Accede a nuestras calculadoras del embarazo.

Qué son las contracciones de parto


Las contracciones uterinas son las fuerzas que impulsan al feto a través del canal del parto son. También ayuda la contracción de la pared abdominal. El resultado final es la dilatación y el acortamiento del cuello del útero que acabará en la expulsión del feto.

  • Qué hormonas «activan» el parto y la lactancia materna.

Existen unos cambios hormonales en la unidad madre-placenta-feto, que producen una mayor sensibilidad en las fibras musculares del útero a una sustancia llamada oxitocina. Al mismo tiempo, las modificaciones en el cuello del útero provocan la liberación de otra sustancia llamada prostaglandina que colabora también con las contracciones uterinas. Por tanto, son la oxitocina y las prostaglandinas las que van a producir las contracciones uterinas.

 En la mayoría de los casos, se administra oxitocina a la paciente para que las contracciones que ya tiene de forma espontánea sean más intensas y más frecuentes. El objetivo es poder acelerar el periodo de la dilatación.

  • Los mejores ejercicios y trucos para acelerar la dilatación uterina.

5 señales y signos de que estás dilatando


En los casos en los que la mujer llegue con mucha dilatación o tenga contracciones regulares e intensas, no es necesario la administración de oxitocina aunque siempre se le cogerá un vía intravenosa para administrarle sueros u otra medicación en caso necesario. Estos son los signos y señales de las contracciones de parto:

1. Son contracciones rítmicas que no cesan

Es difícil determinar cuándo una embarazada está de parto y quizás es lo que más les preocupa a las gestantes.  «¿Cuándo sé que estoy de parto?», se preguntan con frecuencia. Durante el parto, las contracciones son rítmicas y regulares y no ceden aunque la gestante se siente o se tumbe. 

  • 7 señales y signos de que el parto está cerca… ¿Notas alguno de ellos?.
2. Duran entre 30 y 35 segundos: más frecuentes y largas

El tiempo entre contracción y contracción cada vez se va acortando más y pasa de ser cada 10 minutos hasta cada minuto. Por contra, la duración de cada contracción se va alargando y si durante el embarazo duraban unos 20-25 segundos, en el parto duran más de 30-35 segundos. Resumiendo, las contracciones de parto cada vez son más frecuentes y más largas.

3. Notas molestias y dolor

Con respecto al dolor, éste no es un signo de parto. Las primeras contracciones de parto no suelen ser dolorosas. Se notan y molestan igual a las que se han tenido de forma irregular las semanas previas al parto. De hecho, hay mujeres que no se enteran de estas primeras contracciones de parto. Por eso, más importante que el dolor, es el hecho de que la tripa se ponga dura de forma rítmica, pues es indicación de acudir al hospital porque el parto ha comenzado.

4. El dolor puede irradiar hacia la espalda y muslos

Posteriormente, a medida que avanza el parto, las contracciones pueden considerarse más molestas y dolorosas. El dolor se percibe  en el 90% de los casos en la parte baja del abdomen y  en un 10% de los partos en la región inferior de la espalda (el mal llamado parto de riñones, ya que los riñones se localizan más arriba). A veces el dolor se puede irradiar a los muslos. Pero duela donde duela, siempre la tripa estará dura. Entre una contracción y otra, la sensación dolorosa puede desaparecer totalmente o quedar la zona dolorida aunque la tripa está blanda.

5. La sensación dolorosa depende de cada mujer

Hay mujeres que asemejan el dolor del parto a un dolor de regla, pero hay otras que lo describen como una presión o tensión abdominal que comienza en el ombligo y baja hasta el pubis. El hecho de que a una mujer le duela mucho la regla no significa que el parto le va a doler más. Al contrario, las mujeres con reglas dolorosas suelen soportar mejor las contracciones del útero ya que de alguna forma están acostumbradas a ellas.

De cualquier forma, el dolor depende de cada mujer ya que intervienen distintos factores tanto objetivos como subjetivos. Dentro de los factores objetivos del dolor de las contracciones están la dilatación cervical mayor de 5 centímetros (a mayor dilatación, mayor dolor),  la bolsa rota (sobre todo de varias horas de duración) y los partos muy largos.

Cómo son las exploraciones o tactos vaginales


  • Para los obstetras, es fundamental realizar las llamadas «exploraciones vaginales seriadas» (o tactos vaginales) a lo largo del parto para ir valorando cómo va modificándose el cuello del útero, no sólo en su dilatación, sino también  para valorar su borramiento, su consistencia y su posición.
  • Esta exploraciones pueden resultar molestas e incluso dolorosas porque el cuello uterino esté en una posición muy posterior en el fondo de la vagina.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *