Como controlar la ira contra los hijos: Cmo gestionar la ira contra tu hijo

Como controlar la ira contra los hijos: Cmo gestionar la ira contra tu hijo

No reprimir, pero controlar: cómo frenar la ira de los padres

  • Mujer Forbes

Foto de Getty Images Incluso los mejores padres pueden sentir ira hacia su hijo. Ocultando y reprimiendo nuestras emociones, le enseñamos al niño lo mismo. Anastasia Agarkova, psicóloga de Aldeas Infantiles SOS, explica por qué esto está mal y comparte consejos sobre cómo aprender a controlar la ira para no dañar a su hijo

Según el estudio de 2019, que fue realizado por el Instituto Nacional para el Bienestar Infantil, alrededor del 45% de los rusos tiende a justificar y/o usar el castigo físico de los niños, el 68% considera aceptable usar formas “suaves” de castigo físico (la bofetada y la bofetada no se consideran “abuso” del niño), alrededor de un tercio se opone a la prohibición del castigo físico, el 25% de los padres recurrió al castigo con un cinturón en su práctica.

“Pero cualquier acción siempre tiene testigos, son cosas que rodean a los niños en casa”, dice la descripción de la campaña Talking Objects, lanzada el 1 de junio, Día Internacional del Niño, por la organización benéfica SOS Children’s Villages. “Enseñamos a los objetos a hablar porque los niños callan”, es el lema de la campaña. Konstantin Khabensky, Nonna Grishaeva, Nikita Kukushkin y otros cuentan historias en nombre de objetos que han sido testigos de abuso infantil.

La página del proyecto contiene información útil para padres y comentarios de expertos, incluido el tema del control de la ira de los padres. El autor de la idea y director: Maxim Kolyshev, finalista de “Can Lions” y director creativo de una agencia de publicidad de marketing social.

Las causas del enfado en los padres son comprensibles. Con la llegada de un niño, el mundo familiar de un adulto cambia, su zona de confort cambia, aparece un nuevo estatus social y nuevos roles: padre y madre. Ahora toda la vida de los padres se concentra en el niño. Y a medida que los niños crecen, aumenta la tensión de los adultos que viven en un mundo monótono de las mismas acciones.

El nacimiento de la ira comienza con irritación e insatisfacción: sentimientos de emociones más ligeras y no siempre percibidas en el alboroto cotidiano. Cuando un padre está enojado con un niño, comienza a luchar con la culpa. “Soy una mala madre”, “No puedo con la situación”, “No debo reaccionar así”, “Me pasa algo”, todos estos pensamientos provocan aún más dolor y conducen a un aumento de la carga emocional. . Esto se superpone al cansancio habitual, la depresión, la falta de apoyo y ayuda, se corre el riesgo de entrar en un estado de ira incontrolable. ¿Qué hacer?

El primer paso es separar la agresión adecuada de la agresión desplazada. Pregúntese: ¿por qué experimentó sentimientos de ira tan fuertes? ¿Existen otros problemas que no estén directamente relacionados con el comportamiento del niño? ¿Quizás no tiene suficiente atención o apoyo de su pareja, y parte de esta tensión se redirige al niño?

Es importante recordar que las acciones del niño no tienen la intención de enojar a los padres. Una persona pequeña siempre está asustada y traumatizada por la ira de un adulto. Y definitivamente no cuenta con tal reacción, tratando de llamar tu atención.

Tienes que permitirte la ira y la irritación adecuadas. Este es un proceso absolutamente normal y natural para cada persona. Prohibiéndonos enfadarnos reprimimos una parte importante de nosotros mismos y puede que no nos demos cuenta de cómo se desborda la copa de la paciencia y se produce una explosión emocional.

En un momento de ira

Una buena manera de permitirte sentir ira es:

  • No retengas el sentimiento que ha surgido y no te lo ocultes a ti mismo en primer lugar.
  • Tómese un descanso y corte el contacto con su hijo. Es muy importante decirle honestamente que necesita calmarse y volver a la normalidad. Este es el acto de una persona verdaderamente madura, responsable de sus experiencias. Además, le darás un gran ejemplo a tu hijo: los sentimientos son diferentes, surgen y se pueden reconocer y aceptar.
  • Cambia tu entorno: tómate un tiempo para concentrarte en ti y en tus sensaciones corporales. Respira sin contener la respiración y pon tu mano sobre tu estómago para ayudarlo a relajarse.
  • Si es posible, respire aire fresco o lávese la cara con agua fría. Unas cuantas sentadillas o saltos también te ayudarán a sentirte de nuevo en tu cuerpo y dispersar la energía a través de él.
  • Con emociones fuertes como la ira, es natural querer expresarlas físicamente. Ayudarán a descargar y expulsar la agresión al golpear la almohada con los puños o acciones bruscas con papel (por ejemplo, romper un periódico en pedazos).
  • Aquellas experiencias que quedan después de los ejercicios activos se pueden escribir en una hoja de papel. Formula a su gato: “Estoy enojado porque…”, “Estoy enojado porque…”.
  • Cuando sienta que ha recuperado el control sobre sí mismo, asegúrese de hablar sobre lo sucedido con su hijo. Dile qué te hizo enojar u ofenderte, cómo exactamente obtuviste estos sentimientos. Y asegúrese de decirle que no quería asustarlo ni lastimarlo.

“Sobre todo tengo miedo de que los niños no olviden cómo llorar de felicidad”: las reglas de vida de Irina Antonova

Profilaxis de arteterapia

El método de arteterapia ayuda mucho, lo que asegurará la situación. Con su ayuda, puede sumergirse por completo en sus experiencias y, por lo tanto, evitar futuros estallidos de ira hacia el niño. Hazlo en soledad y tranquilidad. Necesitarás una hoja de papel (A4 o A5) y botes de gouache de diferentes colores.

Piensa en tu enfado, imagínalo. ¿De qué color y forma es? ¿Qué te viene a la mente cuando piensas en la ira? ¿Que es ella?

Ahora siéntete libre de mojar tus dedos en pintura y dibujar tu ira. Es muy importante dibujar con los dedos, incluso puedes usar toda la palma de tu mano. Así es como el dibujo se convertirá en una continuación tuya, transmitiendo todas tus emociones tanto como sea posible. Cuando termine la imagen, mírela e intente rastrear los sentimientos que surgieron durante este conocimiento de su propia ira.

Ahora puedes hacer lo que quieras con tu ira (hoja con una imagen). Escucha a tu cuerpo y te dirá la respuesta. Haz lo que quieras: rasgar, pisotear o ahogarte en el agua.

De esta forma, al dedicar tiempo a uno mismo y permitirse enfadarse de forma segura por los demás, sentirá un agradable alivio, además de ganar experiencia en vivir y gestionar los sentimientos de ira.

Operadores de bondad: quién administra las fundaciones benéficas privadas más grandes de Rusia

6 fotos

7 consejos para padres que no pueden manejar la ira

Los caprichos, la desobediencia, la mala conducta accidental y deliberada de un niño: hay muchas cosas que pueden enojar incluso al padre más paciente. Probablemente no haya una sola persona que nunca haya experimentado ira hacia sus propios hijos. ¿Qué es esta emoción, es tan terrible, cómo lidiar con ella? Vamos a resolverlo junto con la psicóloga Svetlana Pyatnitskaya.

Svetlana Pyatnitskaya, maestra de preescolar, psicóloga infantil y perinatal, autora de programas educativos para niños en edad preescolar

Por qué la ira es normal

Algunos padres se avergüenzan de estar enojados con sus propios hijos. En lugar de lidiar con eso, se prohíben experimentar enojo y no le dan salida. Con el tiempo, cuando la irritación se acumula, puede ocurrir una explosión.

Lo primero que hay que entender es que es natural que una persona reaccione a lo que sucede a su alrededor experimentando diversas emociones. Y no son negativos y malos. O nos ayudan a actuar con eficacia en cada situación concreta, o nos lo impiden.

Es importante aprender a reconocer en uno mismo las diferentes emociones, incluida la ira, para permitirse experimentarlas: esta es la única forma de gestionarlas. Cuando comprendas los verdaderos motivos de tu ira, te des cuenta de qué la causó exactamente, te será más fácil contenerla o expresarla de una manera que no lastime a tu hijo. Y esta conciencia también te ayudará a no sentirte como un mal padre que experimenta las emociones “equivocadas”. Esta habilidad se desarrolla gradualmente, con acciones simples.

Cómo aprender a aceptar la ira

¿Su hijo se puso travieso, travieso, rompió un jarrón u obtuvo otra mala nota? Recuerda todas las cosas en su comportamiento que te hacen enojar, y haz este simple ejercicio. Toma un papel, escribe y continúa estas frases: “Me molesta…”, “Me molesta que…”, “Estoy enojado…”, “Me enfurece…”, “Me siento enojado porque…”, “Yo odio…”, “Me cubre de rabia cuando…”.

Nuestro cerebro está diseñado de tal manera que cualquier cambio en nuestro estado emocional hace que nuestro cuerpo reaccione. Este ejercicio contribuye a la actualización de la sensación a nivel corporal. Y esto, a su vez, ayuda a reconocer que hay situaciones en las que experimentamos ira.

¿Tuviste alguna molestia mientras hacías el ejercicio? ¿Y dónde te “duele”? Pon tu palma allí y comienza a respirar lentamente por la nariz, exhala por la boca. Con cada nueva respiración, puedes sentir cómo la sensación desagradable en la parte del cuerpo indicada se hace más y más grande, creciendo gradualmente hasta el tamaño de todo el cuerpo: “Siento ira. Me permito experimentarlo. Acepto la ira. Lo acepto y me doy cuenta”. Poco a poco, el malestar pasará. Después de todo, cuando te admites a ti mismo que tienes derecho a experimentar ira, y esto es normal, entonces su intensidad disminuirá.

Cómo lidiar con la ira y no dañar al niño

¿Qué hacer si está listo para desquitarse con el bebé, independientemente de la gravedad de su ofensa, y más aún si ya se produjo el estallido de emociones?

¡Alto!

Cuando estamos muy enojados, no podemos pensar lógicamente, pero podemos actuar con temperamento. Piensa en lo que puede detenerte en una situación así. ¿Un recuerdo de lo aterrador que era cuando te regañaban de niño? ¿El tipo de bebé que causa lástima? Estas imágenes te ayudarán a enfriar tu ardor y a controlarte.

Cambia

Piensa en una acción que te ayude a cambiar tu atención. Cortar el contacto con el niño. Cambia de ambiente: sal al aire libre o al menos al balcón. Lavar con agua fría. Llama a una persona que no te juzgará. Jura varias veces. Arruga y rasga el periódico en pedazos pequeños. Inhala por la nariz contando hasta siete, exhala por la boca contando hasta once. Este ejercicio te ayudará a “resetear” el sistema nervioso.

Posponer una decisión importante

Trate de no amenazar o etiquetar a su hijo. “Te sentarás en casa durante las vacaciones”, “Te quitaré la tableta”, “¡Qué tonto eres!” o incluso “Eres una vergüenza para la familia”: abstente de tales palabras, sin importar lo que haya hecho tu hijo. Puedes decirle que tú decides qué hacer con él cuando recuperes el sentido. Entonces usted le sirve de ejemplo: la ira puede y debe manejarse de manera constructiva, y un adulto es capaz de no cortarse el hombro.

Escuche su cuerpo

Cambie a sus sensaciones corporales colocando su mano en la parte del cuerpo donde se siente la ira con más fuerza. Respira lenta y profundamente.

Afronten juntos la situación

Cuando esté seguro de que se ha calmado, hable con su hijo. Explícale qué fue exactamente lo que te hizo perder los estribos: “Estabas jugando al lado de la carretera, tenía miedo por ti”, “Te saltaste las clases de natación, me ofendió que me estuvieras engañando”, “Rompiste esta copa, y ella me rompió fue muy querido como un recuerdo, estaba molesto”. Asegúrese de decirle al niño que no quería asustarlo, lastimarlo con su comportamiento.

Prevenir el agotamiento

¿Nota que se ha vuelto quisquilloso, irritable, no reprime su ira y arremete fácilmente contra los demás, regaña a su hijo por las tonterías más insignificantes? Quizás estés cerca de un estado de agotamiento emocional. ¿Cómo ayudarse a sí mismo? En primer lugar, debe comprender lo que necesita para estar en forma: dormir lo suficiente, actividad física ligera, la oportunidad de jubilarse con un libro. Si tu condición está asociada al cansancio, a la falta de tiempo para ti mismo, intenta delegar algunas de las responsabilidades. Pida a familiares o amigos que se sienten con el niño durante al menos una noche, que puede dedicarse solo a usted y, por lo tanto, reponer los recursos.

Es muy importante pasar tiempo de calidad con su hijo. Pregúntate: ¿qué disfrutas? ¿Qué es interesante para su bebé, qué lo hace feliz? ¿Estos momentos se cruzan?

Es importante darse cuenta de que eres una persona viva, tienes derecho a vivir todas tus emociones y la capacidad de controlar su manifestación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *