Como se usa un extractor de leche: Cómo usar un extractor de leche

Como se usa un extractor de leche: Cómo usar un extractor de leche

Cómo usar un extractor de leche

Si bien la lactancia materna es el método preferido de alimentación, resulta cansador y el horario parece imposible. Cuando esté en casa con su bebé, siempre recomendamos amamantar en lugar de usar el biberón, especialmente durante los primeros meses de vida. Sin embargo, entendemos que es casi imposible estar de guardia durante 24 horas seguidas, 7 días a la semana, 52 semanas al año, así que contar con un poco de ayuda externa para alimentar al bebé es un gran alivio. En esos momentos es cuando el extractor de leche se vuelve esencial.

Para las mamás primerizas, comprar un extractor de leche puede ser un poco intimidante. Existen tantas opciones y tipos diferentes de extractores en el mercado. En vez de comprar la opción más popular del mercado, lo mejor es comprar a conciencia. Busque lo que sea mejor para usted y su situación.

Si cree que lo va a usar con mucha frecuencia, lo mejor es un extractor de leche eléctrico simple o doble. Si planea utilizarlo de forma esporádica, uno manual estará bien. En algunos casos, como por ejemplo en el caso de los bebés prematuros o los bebés que están internados en la UCIN, lo mejor será un extractor de grado hospitalario.

Independientemente del extractor de leche que elija, lo importante es saber bien cómo usarlo. En este artículo, hablaremos sobre todo lo que necesita saber acerca de cómo utilizar un extractor de leche y también le daremos algunos consejos útiles para comenzar.

Cuándo y cuánta leche debe extraer

La primera pregunta que debe hacerse es cuándo empezará a utilizar el extractor y cuánta leche necesitará. La respuesta es diferente para cada persona. Cuándo empezar a utilizar el extractor depende de sus necesidades, de si quiere que alguien la ayude con la alimentación del bebé durante la noche o de si planea regresar al trabajo.

Si solo necesita leche porque alguien la va a ayudar a alimentar al bebé durante la noche, lo más recomendable es extraer la leche después de amamantar al bebé por primera vez en la mañana y hacerlo con el seno que no haya utilizado el recién nacido. Esto será suficiente para una alimentación de mimo.

Si planea regresar al trabajo, deberá extraer leche con más frecuencia. El hecho de extraer leche de forma continua  la ayudará a que el suministro sea bueno y uniforme. Por suerte, para cuando decida regresar al trabajo, su bebé ya tendrá un horario de alimentación más uniforme, o al menos predecible. Comience a extraer leche de forma regular todas las mañanas aproximadamente un mes antes de regresar al trabajo y coloque la leche extraída directamente en el congelador con la fecha de extracción. Piense en la posibilidad de adquirir un  kit para lactancia Mother’s Milk Mate para almacenar y utilizar su leche fácilmente.

Cuando la forma de alimentación principal de su bebé es la leche materna, las extracciones deberá hacerlas entre comidas, una vez al día. La mayoría de las mamás coinciden en que el mayor rendimiento es aproximadamente una hora después de alimentar al bebé. Si planea usar exclusivamente biberón, deberá extraer cerca de 8-10 veces en un período de 24 horas para asegurarse de que la producción de leche se mantenga estable.

Durante un período de 24 horas, la media de producción de leche es de 25 — 35 oz. mediante extracción exclusiva o por amamantamiento y extracción combinados. En términos generales, durante la mañana se obtiene la mayor cantidad de leche.

El proceso de extracción

Una vez que haya definido el cuándo y el cuánto, deberá aprender a hacerlo correctamente. Al principio resulta un poco incómodo, pero con el tiempo llegará a dominar la técnica. Antes de comenzar, lea atentamente las instrucciones del extractor de leche y tómese un momento para aprender los conceptos básicos.

Cuando esté lista. Busque un lugar agradable donde ubicarse para hacer la extracción. Considérelo como un tiempo especial y póngase cómoda. Tenga a mano una taza de té o una bebida fría y algunos refrigerios. Como ya hemos dicho, es un momento personal. Si el extractor es eléctrico, conéctelo para asegurarse de que no sea necesario cambiar las baterías.

Antes de comenzar, lávese bien las manos con agua y jabón. Seguramente haya limpiado su bomba después de la última extracción o al sacarlo de la caja por primera vez, por lo que antes de comenzar deberá ensamblarlo.

Cuando esté lista para iniciar la extracción, coloque el embudo sobre el seno asegurándose de que el pezón quede sujeto dentro del embudo de forma que se cree un sello de aire. Esto es muy importante. Si las pezoneras o el embudo no son del tamaño adecuado, sentirá molestias durante la extracción y la producción será ineficiente. Asegúrese de contar con un embudo que se adapte bien y pruebe diferentes tamaños hasta que dé con el correcto.

Si va a utilizar un extractor simple, coloque el embudo en el seno que desea usar. Si va a utilizar un extractor doble, coloque un embudo en cada seno.

Ajuste las perillas del extractor e intente mantener la goma del embudo bien ajustada sobre sus senos. Encienda la bomba, comenzando a alta velocidad con baja succión. Cuando comience a ver el flujo de leche de la primera bajada, pase a una velocidad media, pero aumente la succión.

Escuche a su cuerpo y haga los ajustes necesarios. Es posible que al principio todo le resulte un poco extraño, pero la realidad es que no debería ser doloroso. Cuando el flujo de leche comience a disminuir nuevamente, vuelva a aumentar la velocidad hasta que se produzca la próxima bajada.

Mantenga este patrón durante aproximadamente 30 minutos si usa un extractor doble y 15 minutos por seno si usa un extractor simple.

Consejos útiles relacionados con el extractor de leche

Si la primera experiencia no es exactamente como la había imaginado, no se preocupe. A medida que lo vaya utilizando todo se irá haciendo más sencillo e irá obteniendo leche de un modo más regular. Con el tiempo, la extracción de leche se convertirá en algo natural y comenzará a alcanzar sus objetivos de producción. Mientras tanto, le damos algunos consejos útiles para usar el extractor de leche y alimentar a su bebé con biberón.

No se apure si no hace falta

No es necesario comenzar a utilizar el extractor de leche de forma inmediata. Dedique algo de tiempo a conectarse con su bebé y concéntrese en amamantarlo durante las primeras semanas. Su cuerpo comenzará a producir leche de forma natural, por lo que no necesitará utilizar el extractar para obtener ayuda.

Sin embargo, si, por alguna razón, su bebé no pudiera mamar, deberá comenzar a extraerse leche tan pronto como sea posible después del parto. Los bebés prematuros, los bebés en la UCIN o los bebés con necesidades especiales no podrán mamar durante las primeras horas, por lo que lo más recomendable es comenzar a extraer lo antes posible.

Priorice la higiene

Siempre, siempre, siempre, lávese las manos antes y después de extraerse leche y no olvide  limpiar bien los senos de forma regular después de cada extracción. Se recomienda hacer una desinfección al menos una vez al día, pero hágalo con mayor frecuencia si es necesario. Asegúrese de que todo esté preparado, de que las piezas estén completamente secas y de que no quede nada húmedo para evitar que se forme moho. Si observa que alguna de las piezas está sucia o tiene un olor extraño, no la use. Más vale prevenir que curar.

Prepárese

Como ya hemos mencionado, el momento de extraer leche es un momento personal. Para aprovechar al máximo la experiencia, prepare unos refrigerios, bebidas, un buen programa de televisión, el teléfono y todos los suministros que pueda necesitar durante le extracción.

Piense en la posibilidad de adquirir un  sostén para extracción de leche para que le queden las manos libres y poder hacer otra cosa durante la extracción. Póngase cómoda, relájese y busque la posición que le resulta más cómoda. Si siente molestias, ajuste la succión o la velocidad de bombeo y asegúrese de que el tamaño de la bomba (pezoneras) se adapte correctamente.

Preste atención al flujo de leche

Aprenda a utilizar el flujo de leche a su favor y así recolectar más cantidad. Preste atención durante la bajada para cambiar los modos o velocidades de extracción y aprovechar al máximo el tiempo. Este punto ya lo hemos tratado, pero es importante volver a mencionarlo. Cuando comience a obtener un suministro regular, podrá cronometrar sus sesiones al minuto y extraer de un modo más eficiente.

Evite alimentar a su bebé en exceso con el biberón

Los biberones tienen un flujo más rápido que el amamantamiento, por lo tanto, muchos bebés se alimentan de más. Para evitar alimentar de más a su bebé, piense en la posibilidad de adquirir  un biberón de flujo lento. Estos biberones tienen orificios más pequeños y están diseñados para imitar el flujo natural del pecho. De este modo, es más difícil que el bebé se alimente de más y resulta más natural para los recién nacidos o bebés que todavía están siendo amamantados.

Conclusión

La lactancia materna presenta muchos desafíos nuevos, pero es la mejor manera de vincularse con su bebé y obtener los nutrientes que necesita para crecer correctamente. Cuando no es posible amamantar al bebé, el biberón con leche materna resulta la mejor opción. Para aprovechar al máximo sus comidas, es importante utilizar correctamente el extractor de leche. Esperamos que este artículo le haya enseñado algo nuevo. Si tiene alguna duda, hable con su médico para obtener más información. Si necesita un extractor de leche, ¡no se preocupe! Gracias a la Ley de Cuidados Asequibles, las madres primerizas pueden  recibir un extractor de leche eléctrico, pagado por su proveedor de seguro . Consulte con su proveedor y vea nuestra selección en Byram Healthcare para encontrar el adecuado.

Para compartir historias, consejos o hacer preguntas sobre cómo usar el extractor de leche, diríjase a nuestra   página de Facebook ¡y deje un comentario!

Cómo utilizar un sacaleches | Consejos para la extracción de leche

Aprender a utilizar un extractor de leche puede requerir tiempo y dedicación, pero el esfuerzo vale la pena. Lee nuestros consejos de expertos acerca de la extracción de leche, que te ayudarán en tu camino para lograr una extracción eficaz







Compartir este contenido



Dr Nania Schärer-Hernández, Head Global Medical Affairs and Education, Medela:

Nania, madre de dos hijos, es una autoridad internacional de reconocido prestigio en el campo de la composición de la leche materna y la lactancia. Su equipo en Medela diseña materiales educativos, basados en los estudios más recientes, que detallan las prácticas recomendadas para los profesionales sanitarios y explican los enormes beneficios que aporta la leche materna a las madres de todo el mundo.

Como sucede con las todas las destrezas que valen la pena, puede que necesites algo de tiempo para familiarizarte con el uso de un extractor de leche. La clave es ser paciente, aunque no puedas extraer una gran cantidad de forma inmediata. Después de todo, el extractor de leche no provocará en ti los mismos sentimientos que tu bebé. Pero, con el tiempo, tu cuerpo aprenderá a activar tu reflejo de eyección de la leche al realizar la extracción, por lo que la cantidad de leche extraída debería aumentar.

1: No es necesario ir con prisas a la hora de empezar a extraer leche…

Durante las primeras cuatro semanas, tú y tu bebé trabajaréis juntos para iniciar y establecer tu suministro de leche. Si tu bebé está sano y la lactancia va bien, no necesitarás un extractor para este fin. No obstante, la extracción es muy útil si tienes que estar separada de tu bebé en cualquier momento (consulta el siguiente consejo). Si no es así, disfruta de estos momentos con tu bebé y ten la seguridad de que aunque tengas planeado extraer leche de forma regular en el futuro, no es necesario «entrenar» a tu cuerpo para extraer leche durante las primeras semanas.

2: …a menos que tu bebé no pueda alimentarse al pecho

Si tu bebé no puede alimentarse directamente al pecho, tal vez porque es prematuro o tiene necesidades especiales, o si tenéis que estar separados por cualquier motivo, inicia la extracción doble de leche materna lo antes que puedas tras el parto.

Los estudios muestran que iniciar la extracción durante las primeras horas (en el momento en que un recién nacido sano suele hacer su primera toma) ayuda a las madres a producir un mayor volumen de leche en los primeros días y semanas 1,2, por lo que ofrece a los bebés la mejor opción para alimentarse exclusivamente con leche de su propia madre.

Si esperas que tu bebé o bebés nazcan de forma prematura, requieran cuidados intensivos o tengan un problema que dificulte la lactancia, prepárate con antelación. Obtén información sobre la extracción, adquiere los equipos que puedas necesitar y solicita la ayuda de un profesional sanitario, un especialista o una consultora de lactancia.

Es probable que haya un extractor de leche doble para uso hospitalario en tu hospital o unidad de maternidad, así que pide al personal que te enseñe a utilizarlo. Es importante extraer leche en el momento en que lo haría tu bebé, de ese modo, tus pechos reciben el mensaje de que deben seguir produciendo leche. Al principio, intenta realizar de 8 a 10 sesiones de extracción cada 24 horas 3, y mantén esta frecuencia cuando se produzca la subida de la leche.

3: Controla los tiempos

Tu primera sesión de extracción debería durar, como mínimo, 15 minutos. No te preocupes si no consigues mucha leche al principio; esta succión adicional y regular pronto estimulará tus pechos para que produzcan más leche.

Algunas madres indican que si realizan la extracción una hora después de una toma, consiguen más leche; otras prefieren realizar la extracción justo después de tomas alternas. Extrae leche en momentos diferentes para ver cuál se adapta mejor a tu situación. Cuando encuentres los momentos más adecuados para ti, mantenlos para que tu cuerpo se acostumbre al uso del extractor de leche y a la demanda extra de tu suministro de leche. Puede que sientas la tentación de aumentar el tiempo entre extracciones en un intento de obtener un mayor volumen de leche. Sin embargo, si esperas a que tus pechos estén llenos, una sesión de extracción no los vaciará por completo 3,4, así que la clave es extraer leche de forma frecuente y regular.

4: Mantén la higiene

Lávate siempre las manos antes y después de cada extracción, y limpia todas las partes del extractor que hayan estado en contacto con tu leche o con la boca del bebé. También tendrás que desinfectarlas después de la limpieza al menos una vez al día. Asegúrate de secar completamente todas las piezas para poder guardar el set de extracción en una bolsa o contenedor transparente hasta el siguiente uso.

5: Prepárate

Para evitar interrupciones durante la sesión de extracción, ten a mano todo lo que necesites antes de empezar. Puede que quieras una bebida y algo para comer, el teléfono o el mando a distancia de la tele, biberones o bolsas para almacenar la leche extraída, y una toallita de muselina para limpiar cualquier goteo.

Un sujetador de extracción con un diseño especial te permitirá tener las manos libres, lo que te facilitará el accionamiento de los controles y te permitirá hacer otras cosas durante la extracción.

6: Ponte cómoda

La mejor posición para la extracción es una que te permita estar relajada. Estar relajada es básico para liberar la hormona oxitocina, que estimula tu reflejo de eyección de la leche. La incomodidad y las distracciones pueden entorpecer este proceso 5, así que elige un lugar privado y cómodo, y asegúrate de que tus brazos y espalda estén bien apoyados durante la extracción.

Si no utilizas un sujetador de extracción, sujeta el embudo con el pulgar y el dedo índice, y utiliza la palma de la mano y el resto de los dedos para sujetar el pecho. Sujeta el embudo con cuidado contra tu pecho; si presionas con mucha fuerza puedes comprimir el tejido mamario y obstruir el flujo de leche.

Algunas madres hacen respiraciones profundas, escuchan música relajante, ejecutan técnicas de visualización o piden a sus parejas que les den un masaje en la espalda y los hombros para ayudarlas a extraer más leche.

7: Estimula la eyección de la leche

La mayoría de los extractores eléctricos y con batería de Medela cuentan con la tecnología 2-Phase Expression, que simula el modo en que se alimenta el bebé (con una succión rápida y ligera seguida de otra succión más lenta y fuerte) para ayudar a estimular la eyección de la leche. Un masaje en los pechos antes y durante la extracción 6, así como calentarlos 7 con una compresa caliente (como una toallita) antes de la extracción, ayudan a estimular el flujo de leche y permiten aumentar la cantidad recogida.

Los científicos han descubierto que el contacto piel con piel con tu bebé antes y durante la extracción también puede ayudar a extraer más leche 8. Esto es así porque la calidez y el contacto de la piel de tu bebé contra la tuya permite la liberación de oxitocina en tu cuerpo 9. De hecho, algunas madres observan que la extracción funciona mejor si alimentan al bebé con el otro pecho debido a la estimulación extra.

Si tu bebé no está contigo, prueba a ver una foto o un vídeo en el que salga, o a oler una de sus prendas, durante la extracción 10. Ser capaz de establecer una conexión con tu bebé al mismo tiempo que extraes leche es otro modo de elevar tus niveles de oxitocina y aumentar así tu flujo de leche.

8: Aprovecha tu flujo de leche

Muchas madres no notan la eyección de la leche, así que presta atención mientras te extraes. Cuando empieces a ver chorros de leche materna saliendo hacia el biberón o la bolsa, sabrás que se está produciendo 11.

Si utilizas un extractor de leche con la tecnología 2-Phase Expression, tendrás a tu disposición un modo de estimulación y otro de extracción. El modo de estimulación suele durar unos dos minutos, y es importante que cuando veas fluir la leche del modo descrito anteriormente cambies a la fase de extracción. El motivo de esto es que la primera eyección suele proporcionar aproximadamente el 36 % del volumen de leche, así que estarás aprovechando tu flujo para recoger más leche 12.

9: Encuentra tu zona de confort

Durante la fase de extracción, utiliza el vacío máximo tolerable, que es el ajuste de extracción más alto que puedas usar sin dejar de estar cómoda. En los estudios se demostró que se obtenía una cantidad de leche similar a la recibida por un bebé durante una toma 13,14.

Para averiguar cuál es el nivel adecuado para ti, aumenta la potencia de succión del extractor de leche de forma gradual hasta que sientas una ligera incomodidad y, a continuación, baja un nivel.

10: Adapta la duración de tus sesiones de extracción

Tras establecer tu suministro (después de unas cuatro a seis semanas), puedes empezar a adaptar la duración de las extracciones, lo que te permitirá ahorrar mucho tiempo. Algunas madres necesitan extraer leche durante más tiempo que otras debido al número de eyecciones de la leche, lo que determinará la frecuencia y duración de los flujos de leche 4,15. Lo que es realmente sorprendente es que cada madre tiene un patrón de flujo diferente: el tuyo será el mismo cada vez que extraigas leche o que des el pecho 16.

Entonces, ¿cómo puedes saber cuál es tu patrón? Elige una hora en la que normalmente extraes el mayor volumen de leche y observa la extracción, fijándote en qué momento empiezan a salir los chorros de leche del pezón o en qué momento la leche empieza a gotear en el recipiente a lo largo de la sesión.

Una madre que solo tiene eyecciones de la leche al principio de la sesión habrá extraído la mayoría de su leche en 8 o 10 minutos, así que mantener la extracción durante más tiempo no le aportará más leche. Por el contrario, una madre que tiene muchas eyecciones de la leche o a lo largo de toda la extracción, puede que necesite extraer durante 15 minutos o más para vaciar el pecho por completo 15.

11: Prueba la extracción doble

Si tienes previsto extraer leche de forma regular, valdrá la pena que inviertas en un extractor de leche doble. La extracción doble eleva el nivel de prolactina, la hormona encargada de producir la leche, en tu cuerpo 17. Sorprendentemente, los estudios han demostrado que las mujeres que utilizan la extracción doble tienen una eyección de la leche adicional en cada sesión de extracción. Esto significa que extraen casi una quinta parte más de leche, que además tiene un mayor contenido de grasas, en comparación con la extracción en un pecho y luego en el otro 18. Esto supone, además de un ahorro de tiempo, que podrás conseguir un biberón extra después de unas pocas sesiones de extracción.

12: No ignores las molestias

La extracción de leche no debería doler. Si sientes molestias durante la extracción, o si observas ampollas o rozaduras en los pezones o los pechos, prueba a reducir el nivel de succión del extractor de leche.

Además, asegúrate de que estás utilizando un embudo del tamaño correcto (la parte con forma de túnel que se acopla sobre tu pecho). El túnel del embudo debe rodear bien el pezón, pero también debe dejar espacio suficiente para que se desplace hacia delante y hacia atrás sin fricciones. No debería rozar ni tirar demasiado de la areola (la zona oscura que rodea el pezón), ni de la piel del pecho situada alrededor, hacia el túnel mientras extraes la leche. Un ajuste incorrecto del embudo puede reducir la cantidad de leche extraída. Este es el motivo por el que Medela fabrica embudos de diferentes tamaños.

Si las molestias persisten después de aplicar estos consejos, interrumpe la extracción y pide consejo a un especialista o consultora de lactancia.

Bibliografía

1 Parker, L. y otros. Optimal Time to Initiate Breast Milk Expression in Mothers Delivering Extremely Premature Infants. FASEB Journal. 2017;31(1 Supplement):650-19.

2 Parker, LA. y otros. Effect of early breast milk expression on milk volume and timing of lactogenesis stage II among mothers of very low birth weight infants: a pilot study. J Perinatol. 2012;32(3):205.

3 Kent, JC. y otros. Principles for maintaining or increasing breast milk production. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs. 2012;41(1):114-21.

4 Prime, DK. y otros. Dynamics of milk removal during simultaneous breast expression in women. Breastf Med. 2012;7(2):100-6.

5 Ueda, T. y otros. Influence of psychological stress on suckling-induced pulsatile oxytocin release. Obstet Gynecol. 1994 Aug;84(2):259-62.

6 Jones, E. y otros. A randomised controlled trial to compare methods of milk expression after preterm delivery. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed. 2001;85(2):F91-5.

7 Yiğit, F. y otros. Does warming the breasts affect the amount of breastmilk production? Breastfeed Med. 2012;7(6):487-8.

8 Acuña-Muga, J. y otros. Volume of milk obtained in relation to location and circumstances of expression in mothers of very low birth weight infants. J Hum Lact. 2014;30(1):41-6.

9 Vittner, D. y otros. Increase in Oxytocin From Skin-to-Skin Contact Enhances Development of Parent-Infant Relationship. Biol Res Nurs. 2018;20(1):54-62.

10 Keith, DR. y otros. The Effect of music-based listening interventions on the volume, fat content, and caloric content of breast milk–Produced by mothers of premature and critically ill infants. Adv Neonatal Care. 2012;12(2):112-9.

11 Prime, DK. y otros. Comparison of the patterns of milk ejection during repeated breast expression sessions in women. Breastfeed Med. 2011;6(4):183-90.

12 Kent, JC. y otros. Response of breasts to different stimulation patterns of an electric breast pump. J Hum Lact. 2003;19(2):179-86.

13 Kent, JC. y otros. Importance of vacuum for breastmilk expression.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *