Cuello del utero blando cuanto queda para el parto: Borramiento y dilatación del cuello del útero

Cuello del utero blando cuanto queda para el parto: Borramiento y dilatación del cuello del útero

¿Cuello del útero blando? Esto es lo que significa

  • 12 de Diciembre del 2019

  • 2 min de lectura

Con el embarazo, no solo llegan cambios físicos y muchas emociones nuevas, sino un sinfín de términos y expresiones referentes al embarazo o a la crianza que hasta el momento desconocías. A continuación, te contamos qué significa tener el cuello del útero blando y qué quieren decir los profesionales con esta expresión. 

Ubicando el cuello del útero

También es conocido como cérvix, y se trata de una banda muscular de forma cilíndrica que une la vagina con el útero. Cuando no hay embarazo, el cuello del útero está cerrado, rígido y mide unos 3 cm. 

¿Cuál es la función del útero durante el embarazo?

El cuello del útero es la parte de la anatomía de la mujer que más cambios importantes experimenta, ya que durante el embarazo su función principal es la de contención, es decir, cerrarse para que, a lo largo de las semanas, el feto pueda gestarse y crecer hasta que esté preparado para nacer.  

Cuando llega el momento del parto, el cuello del útero debe cumplir justamente la función opuesta y abrirse para facilitar el paso del bebé

¿Cuál es la evolución hasta llegar al cuello del útero blando?

Como decíamos anteriormente, al llegar el momento del parto, el cuello del útero debe acortarse y volverse blando. Así es cómo lo hace:

  • El cuello del útero se estira hasta un punto en el que se excita y deja de estar relajado. Es entonces cuando empieza a contraerse, dando lugar a pequeñas contracciones, aisladas al principio, que poco a poco se van incrementando en duración e intensidad. 
  • A lo largo de todo el embarazo, las fibras que conforman el cérvix se han hecho más sensibles a ciertas hormonas como la oxitocina y, ahora que están más presentes, sirven de estímulo para generar y mantener las contracciones. 
  • Para estar blando, el cuello del útero debe dilatarse, y para conseguir que suceda, las contracciones deben empezar en el fondo del útero e ir avanzando hacia el cuello.  
  • Aunque las contracciones son fundamentales para la dilatación y el ablandamiento del cuello del útero, también es necesaria la intervención de ciertos cambios bioquímicos que ayudan a que el canal de parto esté preparado para el paso del bebé. 

A medida que pasan los meses durante la gestación, el cuello se va ablandando y acortando, preparándose así para el momento del parto. Si tu ginecólogo te dice que tienes el cuello del útero blando, significa que ya se ha borrado completamente y que el momento de dar a luz está cada vez más cerca. 

Etapa vital

Mi embarazo

Referencias

  • — Sociedad Española de Ginecología. SEGO. ¿Estoy de parto? Recuperado de:

    https://sego.es/mujeres/Inicio_parto.pdf

  • — Maternity Care. (2019). El borramiento del cuello uterino. Recuperado de:

    https://maternitycare.es/parto/cuello-del-utero-borrado/

Cuello uterino blando: síntomas, causas y consecuencias

El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados, instituciones académicas de investigación y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web se ha revisado, sin embargo, si consideras que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o dudoso, puedes contactarnos para realizar las correcciones necesarias.

6 minutos

El cuello uterino blando es algo normal que suele tener relación con el momento del parto. Sin embargo, en algunos casos puede poner en riesgo el embarazo y la salud del bebé. Te lo explicamos.

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 19 octubre, 2022

Tener el cuello uterino blando es una situación frecuente que se asocia al embarazo. El cuello del útero es un órgano del aparato genital femenino. También recibe el nombre de cérvix. Es la parte inferior del útero y conecta con la vagina.

El cérvix es una banda muscular de forma cilíndrica que, en condiciones normales, suele medir unos 3 centímetros. En una mujer que no está embarazada es rígido y cerrado. Sin embargo, a lo largo de la gestación sufre numerosos cambios.

El cuello uterino blando puede conllevar ciertas complicaciones si aparece en un momento distinto al trabajo de parto. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre el tema y cuándo es patológico.

¿Qué causa el cuello uterino blando?

El cuello del útero, tal y como explican los especialistas de Reproducción Asistida, es la porción inferior del útero, formado por tejido fibromuscular. Es una de las partes del aparato genital femenino que más modificaciones sufre durante el embarazo.

Tanto su longitud, como su consistencia y su diámetro varían. El cérvix permite que el bebé salga del útero durante el parto, pero también está relacionado con la fertilidad. Gracias a su apertura los espermatozoides pueden alcanzar el óvulo para la fecundación.

El cuello uterino blando suele ser una situación fisiológica. Esto tiene lugar al final del embarazo, cuando el cuerpo de la madre se está preparando para dar a luz. Del mismo modo, también suele suceder durante la ovulación.

Sin embargo, en los días del ciclo menstrual en los que la mujer no es fértil, el cuello del útero suele tener una consistencia más rígida y estar cerrado. Así, actúa como una especie de barrera natural para las posibles infecciones procedentes de la vagina.

En el embarazo, el hecho de que aparezca el cuello uterino blando sin vínculo con el parto puede conllevar complicaciones. La más importante es el parto prematuro.

El útero posee en su parte inferior el cuello, que conecta con la vagina, transformándose en parte del canal de parto.

¿Qué ocurre en el embarazo?

Al principio del embarazo el cuello del útero se vasculariza más y se vuelve sensible a la acción de las hormonas. Por ejemplo, a la oxitocina, que es la encargada de estimular las contracciones que ayudarán a dar a luz al bebé.

A medida que transcurre la gestación, el cuello del útero se vuelve más blando y acorta su longitud. Es la forma en la que se prepara el cuerpo de la mujer para el parto. Por eso, el cuello del útero blando es algo fisiológico en esta etapa. Significa que el momento de alumbrar está cada vez más cerca.

El parto se considera normal entre las 37 y las 42 semanas de gestación. Si tiene lugar antes es prematuro. De ahí que el cuello uterino blando pueda suponer un riesgo para el bebé y para la madre.

Síntomas del cuello uterino blando

Como hemos visto, tener el cuello uterino blando suele ser signo de que el trabajo de parto va a comenzar. Por eso, es normal que se acompañe de otras señales típicas. Por ejemplo, un sangrado leve, dolor de espalda o sensación de presión en la parte baja del abdomen.

Tal y como explican los profesionales de la Clínica Mayo, el cérvix también suele borrarse y dilatarse. Se considera que la dilatación completa es alrededor de los 10 centímetros de diámetro. Además, es posible que aparezca un aumento de la secreción vaginal, que si hay sagrado se vuelve de color rojo pálido o rosado.

Algunas mujeres experimentan la rotura de membranas o lo que se denomina romper aguas. Por otra parte, las contracciones se vuelven más frecuentes, regulares y duraderas. No se detienen ni aunque se cambie de posición o se camine.

Fuera del embarazo

Si una mujer tiene cuello uterino blando y no está embarazada, probablemente no experimente ningún síntoma. Muchas pacientes solo se dan cuenta cuando, en una exploración ginecológica, el médico lo comenta.

Es algo frecuente durante la ovulación y se asocia a un aumento de la secreción vaginal y del deseo sexual. Algunas mujeres también dicen experimentar cierto dolor durante la ovulación, en la parte baja del abdomen.

Podría interesarte: ¿Cuánto tiempo debe pasar un bebé prematuro en el hospital?

¿Es algo malo tener el cuello uterino blando?

Tener el cuello uterino blando puede ser malo si aún no ha llegado el momento adecuado del parto. El nacimiento prematuro pone en riesgo la salud del bebé. Por eso, es frecuente que estos niños padezcan problemas respiratorios, cardíacos, gastrointestinales o neuronales.

Es importante establecer un tratamiento si se detecta un cuello uterino blando antes del momento ideal. La idea es frenar el curso del parto para que el bebé tenga más tiempo para desarrollarse.

El tratamiento varía en función de la edad gestacional. Si esto sucede antes de las 34 semanas, es probable que sea necesario administrar corticoesteroides para que se madure el sistema respiratorio.

Del mismo modo, el sulfato de magnesio ayuda a agilizar el desarrollo del sistema nervioso del niño. En algunos casos se emplean medicamentos que frenan el transcurso del parto, llamados tocolíticos.

Insuficiencia del cuello del útero

La insuficiencia del cuello del útero es una patología que cursa con cuello uterino blando. Según explica el Manual MSD, esto consiste en que los tejidos del cérvix están debilitados. Por eso puede ablandarse y dilatarse antes de lo esperado.

Además de un parto prematuro puede conllevar la pérdida del embarazo como tal. Es una situación que debe controlarse de forma estricta. Es posible que sea necesario tratarlo mediante un cerclaje cervical.

El cerclaje cervical es un procedimiento que consiste en cerrar el cuello del útero empleando suturas resistentes. De esta forma se mantiene cerrado el tiempo suficiente para evitar que el embarazo se pierda.

Quizá te interese: 13 factores que pueden causar un parto prematuro

El cuello uterino blando puede ser preocupante

El cuello uterino blando es una situación que suele aparecer al final del embarazo.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *