Dia de raquel: Día de Santa Raquel, 2 de septiembre. Nombres para niñas

Dia de raquel: Día de Santa Raquel, 2 de septiembre. Nombres para niñas

Raquel Dink

El destino de Raquel Dink es un reflejo de la vida de los armenios turcos, y la historia de Raquel misma es casi imposible de imaginar sin su esposo Hrant Dink.

Raquel Dink nació en 1959 en el seno de una familia Vardo armenia. Su abuelo Vardan, que da nombre a su clan, nació en Van. Huyendo de la masacre, Vardan y su familia se establecieron en las laderas de la montaña de Judy, en la frontera de Turquía, Siria e Irak, donde los antepasados ​​de Rakel se escondieron en una de las grietas de la montaña. “Dicen que antes no había tal grieta allí. Se nos abrió por mandato de Dios”, así cuenta Raquel la leyenda familiar, que pasa de boca en boca.

Vista de la ciudad de Van, foto del Museo-Instituto del Genocidio Armenio.

La familia Vardo escapó de la masacre gracias a una tribu árabe que también se asentó en las laderas de la montaña. Los miembros de la tribu escondieron tan bien a los armenios que nadie adivinó que se habían refugiado en estos lugares.

En 1915, cuando nuestra familia estaba en la clandestinidad, la hermana de mi abuela tuvo un hijo pequeño. Su llanto podía traicionarlos, pero no podía calmar al bebé. Entonces la suegra le quitó al niño y… es difícil decirlo en voz alta… en una palabra, este niño estaba perdido”, dice Raquel Dink sobre los horrores familiares que vivió.

El padre de Raquel, Siyamenta, y la madre, Delala, tuvieron seis hijos. La segunda hija de la familia, Raquel, tenía ocho años cuando su madre murió a causa de una enfermedad. El padre se volvió a casar y nacieron siete hijos más. En la familia, dedicada a la agricultura, no sabían ni armenio ni turco, solo hablaban kurdo.

Cuando Raquel tenía poco más de ocho años, un grupo de sacerdotes llegó a su pueblo. Por iniciativa del patriarca armenio en Turquía, el arzobispo Schnork, pasaron por alto Anatolia, tratando de encontrar armenios y otros cristianos que habían sobrevivido milagrosamente al genocidio. Entre ellos se encontraban representantes de la Iglesia protestante armenia Hrant Gyuzelyan y Orkhan Yunkesh, quienes reunieron a niños armenios locales y los llevaron a Estambul para que pudieran recibir una buena educación. Raquel Dink y sus dos hermanos terminaron en uno de esos grupos. “Vinimos a Estambul para aprender a leer y escribir, para aprender armenio. No había una sola escuela cerca de nuestro árbol, por lo que nadie sabía leer”. En Estambul, los niños fueron ubicados en la región de Tuzla, en el campamento armenio Camp Armen.

Raquel y Hrant Dink en Camp Armen

“En el campamento nos enseñaron el alfabeto, aprendimos un poco de turco. En el pueblo ni siquiera sabíamos qué eran las sillas. Pero sabían cómo cortar, sembrar, malas hierbas: sabían lo que veían”, recuerda Rakel los primeros días que pasó en Estambul. Los ataques a los cristianos continuaron en las regiones del sureste de Turquía, y los familiares de Rakel pronto se vieron obligados a mudarse a la capital.

Cuando Rakel creció, la transfirieron a un internado adjunto a la Iglesia armenia en el distrito Getikpasa de Estambul. La niña pasó el verano en el campamento Camp Armen. Durante los años escolares, el internado tuvo que mudarse constantemente, ya que las autoridades turcas intentaron obstinadamente cerrar la escuela, que declararon “ilegal”.

Día de la boda de Raquel y Hrant Dink

El fatídico encuentro se produjo en los primeros días después de la mudanza. Hrant Dink también pasó sus veranos en Camp Armen y durante sus estudios vivió en un internado en Getikpasa. “Nos enamoramos en el campamento”, recuerda Raquel Dink con timidez de niña.

Se casaron el 23 de abril de 1977. Después de eso, Raquel se convirtió en la inseparable compañera de vida de Grant, su consejera y persona afín. Hrant Dink continuó su educación en la Universidad de Estambul, donde estudió zoología y filosofía. Tuvieron tres hijos: Paytsar (Delal), Arat y Seran. Años más tarde, Hrant Dink escribió en uno de los números de Akos: “Sin duda, el 23 de abril es una fecha especial para mí. Este es el día de nuestra boda con mi amada esposa. Y en la noche del 23 al 24 de abril nació nuestro primer hijo”.

Con el tiempo, Hrant Dink retomó la actividad literaria, comenzó a escribir para el diario armenio de Estambul – “Marmara”. En la década de 1980, fue condenado a prisión tres veces por sus opiniones políticas. En 1993, Dink y sus amigos fundaron la editorial Aras, y tres años después crearon Akos, el primer semanario armenio en idioma turco de Turquía.

“Si al menos algunos, incluso el más mínimo problema surgiera en Turquía, entonces todos dirían sin dudarlo “el enemigo es un armenio”. Llamarnos enemigos fue una decisión política. Este se convirtió en el tema principal de Grant: los armenios deben mostrarse. Sobre nuestros problemas y lo que somos, la gente debería aprender directamente de nosotros”, recuerda las palabras de su marido Raquel Dink.

El primer número del periódico Akos salió en Semana Santa. “El titular de la portada decía: “Aquí, hemos hecho un surco para ustedes (“akos” en armenio significa “surco” – nota editorial), quien tenga buena semilla, que la traiga y la siembre”, dice Dink.

Raquel y Grant Dink

“Todo lo hacíamos juntos. A la hora de elegir el nombre dije que Akos es una muy buena opción. Esta palabra se menciona en la parábola de Jesús sobre el sembrador, sería genial asociarla con el nombre de nuestro periódico”, explica Raquel.

Mientras Grant se convertía en una figura cada vez más destacada, Raquel Dink no dejaba una sensación de orgullo, por un lado, y de ansiedad por el otro. “Nuestras abuelas dijeron, dicen, hijo, tenemos miedo por ti, no actúes con tanta osadía. Pero, por otro lado, estaban orgullosos y contentos de que alguien hablara en su lugar. También me encantaron los discursos de amor a la libertad de Grant y estaba orgulloso de él, de su coraje. Ahora, a veces, me culpo a mí mismo por no frenarlo, por no detenerlo”.

La familia de Hrant Dink (de izquierda a derecha: Grant, sus hijos – Seran, Arat, Delal;

El 19 de enero de 2007, Hrant Dink fue asesinado. Este día fue un punto de inflexión en la historia de Turquía: durante el funeral, cientos de miles de ciudadanos del país salieron a las calles con el lema “Todos somos armenios, todos somos Grants”.

“Dos días antes del entierro me dijeron: “Raquel, tienes que actuar”. Estuve de acuerdo, pero pensé: ¿de qué voy a hablar? Oré… y dije: Señor, soy tu hijo, mi esposo y yo nos amamos mucho, y debo despertar este amor. Tenía que intentar hablar de las violaciones de los derechos que existen en Turquía”, recuerda Raquel. “Escribí ‘Letter to a Beloved’ y después de esa actuación mi vida cambió para siempre”.

En una carta, Raquel Dink escribe:

“¿Qué tipo de oscuridad puede hacernos olvidar lo que dijiste y sobre lo que escribiste: el miedo, la opresión, la muerte? No, cariño, nada nos hará olvidar”.

Desde entonces, Raquel Dink ha dedicado su vida a preservar y difundir el legado dejado por Hrant Dink, así como a cuestiones relacionadas con la protección de los derechos humanos en Turquía. Fue con este propósito que se estableció la Fundación Hrant Dink en 2007, con Raquel como presidenta de la junta. La Fundación implementa una serie de programas dedicados a la protección de los derechos humanos en Turquía, la preservación del patrimonio cultural de los armenios y otras minorías, el estudio de la propaganda de odio y el establecimiento de relaciones armenio-turcas.

La precisión histórica del material fue verificada por el Grupo de Investigación 100 LIVES.

Texto: Sargis Khandanyan

“La mujer más deseada de los 70” Muere Raquel Welch

Sociedad

11839

Compartir

Muere actriz y sex symbol estadounidense a los 83 años70 Raquel Welch. De acuerdo con el portal TMZ, la actriz falleció luego de una breve enfermedad.

La popularidad le llegó en 1966 después de sus papeles en las películas Fantastic Voyage y One Million Years B.C. (1966). Sus papeles posteriores en la pantalla grande no le dieron mucho éxito, ya que la actriz sexy no se percibía en papeles serios. Una excepción para ella fue el papel de Constance Bonacieux en The Three Musketeers: The Queen’s Pendants (1974), por el que recibió el Globo de Oro.

La buena apariencia y la fama la llevaron a la portada de Playboy en la década de 1970, que a su vez llamó a Welch “la mujer más deseable de la década de 1970”.

Suscribir

Autores:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *