Dieta para un niño de 10 años con sobrepeso: Menú semanal para tratar la obesidad infantil

Dieta para un niño de 10 años con sobrepeso: Menú semanal para tratar la obesidad infantil

Obesidad infantil – Diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico

Como parte del control periódico del niño sano, el médico calcula el índice de masa corporal de tu hijo y determina en qué punto se encuentra en la tabla índice de masa corporal por edad. El índice de masa corporal ayuda a indicar si tu hijo tiene sobrepeso para su edad y para su estatura.

Mediante el uso del gráfico de crecimiento, el médico establece el percentil de tu hijo, es decir, cómo se compara tu hijo con otros niños del mismo sexo y edad. Por ejemplo, si tu hijo está en el percentil 80, significa que, comparado con otros niños del mismo sexo y edad, el 80 % tiene un índice de masa corporal menor.

Los puntos de corte en estos gráficos de crecimiento, establecidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, ayudan a clasificar la gravedad del problema de peso de un niño:

  • Índice de masa corporal entre los percentiles 85 y 94: sobrepeso
  • Índice de masa corporal en el percentil 95 o superior: obesidad
  • Índice de masa corporal en el percentil 99 o superior: obesidad grave

Debido a que el índice de masa corporal no considera aspectos como ser musculoso o tener una estructura corporal más grande que el promedio y dado que los patrones de crecimiento varían mucho según el niño, el médico también tiene en cuenta el crecimiento y el desarrollo de tu hijo. Esto ayuda a determinar si el peso de tu hijo es un problema de salud.

Además del índice de masa corporal y el peso de los gráficos de crecimiento, el médico también evalúa:

  • Los antecedentes de obesidad en tu familia y los problemas de salud relacionados con el peso, como la diabetes
  • Los hábitos alimentarios de tu hijo
  • Su nivel de actividad
  • Otras enfermedades que pueda tener
  • Historial psicosocial, lo que incluye incidencias de depresión, alteraciones del sueño y tristeza y si tu hijo se siente aislado o solo o es objeto de hostigamiento

Análisis de sangre

El médico de tu hijo podría solicitar otros análisis de sangre que pueden incluir:

  • Prueba de colesterol
  • Examen de glucosa en la sangre
  • Otros análisis de sangre para verificar desequilibrios hormonales u otras afecciones relacionadas con la obesidad

Algunas de esas pruebas requieren que tu hijo no coma ni beba nada algunas horas antes de realizárselas. Pregunta si tu hijo necesita ayunar antes de un análisis de sangre y, de ser así, durante cuántas horas.

Más información

  • Prueba de colesterol

Tratamiento

El tratamiento para la obesidad infantil depende de la edad del niño y si tiene otras enfermedades. El tratamiento suele incluir cambios en los hábitos alimenticios y el nivel de actividad física del niño. En determinadas circunstancias, el tratamiento también puede comprender la toma de medicamentos o una cirugía para la pérdida de peso.

Tratamiento para niños con un índice de masa corporal entre los percentiles 85 y 94 (sobrepeso)

La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) recomienda que los niños mayores de dos años cuyo peso se encuentre en la categoría de sobrepeso se sometan a un programa de mantenimiento para frenar el avance del aumento de peso. Esta estrategia permite que el niño crezca en estatura pero no aumente de peso, de modo que, con el paso del tiempo, el índice de masa corporal disminuirá a un nivel más saludable.

Tratamiento para niños con índice de masa corporal en el percentil 95 o superior (obesidad)

A los niños de entre 6 y 11 años cuyo peso entra en la categoría de obesidad se los puede alentar a modificar sus hábitos alimenticios para perder peso gradualmente, no más de 1 libra (o alrededor de 0,5 kilogramos) por mes. A los niños más grandes y adolescentes que son obesos o gravemente obesos se los puede alentar a hacer una dieta para modificar sus hábitos alimenticios que apunte a una pérdida de peso de hasta 2 libras (o alrededor de 1 kilogramo) por semana.

Los métodos para que el niño mantenga el peso actual o adelgace son los mismos: el niño necesita llevar una dieta saludable, tanto en términos de tipo de alimentos como de cantidad, y aumentar la actividad física. El éxito depende, en gran parte, del compromiso de un adulto que lo ayude a hacer estos cambios.

Alimentación saludable

Los padres son los que compran los alimentos, preparan las comidas y deciden dónde se come. Incluso los pequeños cambios pueden hacer una gran diferencia en la salud de tu hijo.

  • Prioriza las frutas y las verduras. Cuando vas de compras, reduce la cantidad de comida semipreparada, como galletas dulces, galletas saladas y comidas preparadas, que generalmente tienen un alto contenido de azúcar, grasas y calorías.
  • Limita las bebidas azucaradas. Esto incluye bebidas que contienen jugo de frutas. Estas bebidas proporcionan poco valor nutritivo y una gran cantidad de calorías. También pueden hacer que tu hijo se sienta demasiado lleno para comer alimentos más saludables.
  • Evita la comida rápida. Muchas de las opciones del menú tienen un alto contenido de grasas y calorías.
  • Compartan todos juntos la mesa para las comidas familiares. Haz que sea un momento para compartir novedades y contar historias. No permitas que tu hijo coma delante del televisor, la computadora o los videojuegos, ya que esto puede causar que coma más rápido y no se percate de la cantidad consumida.
  • Sirve porciones de tamaños adecuados. Los niños no necesitan tanta comida como los adultos. Comienza con una porción pequeña y tu hijo podrá pedir más si todavía tiene hambre. Permite que tu hijo coma hasta que esté lleno, incluso si eso significa que quede comida en el plato. Y, cuando salgan a comer afuera, recuerda que los tamaños de las porciones de restaurante muchas veces son demasiado grandes.

Actividad física

Algo fundamental para lograr un peso saludable y mantenerlo, especialmente en el caso de los niños, es la actividad física, ya que quema calorías, fortalece los huesos y los músculos, y ayuda a los niños a dormir bien en la noche y permanecer alertas durante el día.

Los buenos hábitos establecidos en la infancia ayudan a los adolescentes a mantener un peso saludable. Además, los niños activos tienen mayores probabilidades de convertirse en adultos que se mantendrán en forma.

Para aumentar el nivel de actividad de tu hijo:

  • Limita el tiempo de televisión. El tiempo que tu hijo pasa frente a una pantalla recreativa, delante de un televisor, computadora, tableta o teléfono inteligente, se debe limitar a no más de dos horas al día para los niños mayores de 2 años. Los niños menores de 2 años no deberían pasar tiempo frente a una pantalla.
  • Enfatiza la actividad, no el ejercicio. Los niños deben hacer actividad moderada a enérgica durante al menos una hora al día. La actividad de tu hijo no tiene que ser un programa de ejercicio estructurado; el objetivo es que se mueva. Las actividades de juego libre, como jugar al escondite, a la mancha o saltar la cuerda, pueden ser excelentes opciones para quemar calorías y mejorar el estado físico.
  • Busca actividades que a tu hijo le gusten. Por ejemplo, si a tu hijo le interesa el arte, salgan a una caminata en la naturaleza para recoger hojas y rocas que pueda utilizar para hacer un collage. Si le gusta trepar, vayan al parque infantil o al muro de escalada del barrio más cercano. Si a tu hijo le gusta leer, entonces caminen o vayan en bicicleta a la biblioteca del barrio en busca de un libro.

Medicamentos

Se pueden recetar medicamentos a algunos niños y adolescentes como parte de un plan general de pérdida de peso.

Cirugía para adelgazar

La cirugía para perder peso puede ser una opción para los adolescentes gravemente obesos que no han podido adelgazar por medio de cambios en el estilo de vida. Sin embargo, como con cualquier tipo de cirugía, hay posibles riesgos y complicaciones a largo plazo. Analiza con el médico de tu hijo las ventajas y desventajas.

Es posible que el médico recomiende esta cirugía si el peso de tu hijo representa una amenaza mayor para la salud que los posibles riesgos de la cirugía. Es importante que todo niño que sea considerado para una cirugía para perder peso se reúna con un equipo de especialistas pediátricos, entre ellos un especialista en obesidad, un psicólogo y un dietista.

La cirugía para perder peso no es una cura milagrosa. No garantiza que un adolescente pierda el sobrepeso ni que pueda mantener un peso ideal a largo plazo. Además, la cirugía no reemplaza la necesidad de seguir una dieta saludable y hacer actividad física con regularidad.

Pediatric Weight Management Clinic (Clínica Pediátrica para el Control de Peso) de Children’s Center (Centro Pediátrico) de Mayo Clinic

Más información

  • Cirugía bariátrica
  • Pediatric Weight Management Clinic (Clínica Pediátrica para el Control de Peso) de Children’s Center (Centro Pediátrico) de Mayo Clinic

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Los padres tienen un rol fundamental en ayudar a los niños a sentirse amados y a controlar su peso. Aprovecha cada oportunidad para desarrollar la autoestima de tu hijo. No tengas miedo de tratar el tema de la salud y el estado físico. Habla con tus hijos en forma directa, abierta y sin criticar ni juzgar.

Además, considera lo siguiente:

  • Evita hablar sobre el peso. Los comentarios negativos sobre tu propio peso, el de tu hijo o el de alguien más, incluso con buena intención, pueden herir a tu hijo. Hablar negativamente acerca del peso puede causar una mala imagen corporal. En su lugar, concéntrate en hablar sobre alimentación saludable y una imagen corporal positiva.
  • Desalienta hacer dieta y saltearse las comidas. En su lugar, alienta y apoya la alimentación saludable y el incremento de la actividad física.
  • Busca razones para elogiar los esfuerzos de tu hijo. Celebra los cambios pequeños y progresivos en la conducta, pero no lo recompenses con comida. Elige otras maneras de felicitar los logros de tu hijo, como ir a la pista de bolos o a un parque local.
  • Habla con tu hijo acerca de sus sentimientos. Ayuda a tu hijo a encontrar otras maneras de lidiar con las emociones, que no sea comer.
  • Ayuda a tu hijo a enfocarse en objetivos positivos. Por ejemplo, hazle notar que ahora puede andar en bicicleta durante más de 20 minutos sin cansarse o que puede correr la cantidad de vueltas necesarias en la clase de gimnasia.
  • Sé paciente. Ten en cuenta que enfocarse constantemente en los hábitos alimentarios de tu hijo y en el peso puede ser fácilmente contraproducente y causar que el niño coma en exceso aún más o, posiblemente, hacer que sea propenso a presentar un trastorno de la alimentación.

Preparación para la consulta

El médico de cabecera o el pediatra de tu hijo probablemente harán el diagnóstico inicial de obesidad infantil. Si tu hijo tiene complicaciones por ser obeso, es posible que lo deriven a especialistas adicionales para ayudarlo a manejar estas complicaciones.

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Qué puedes hacer

Al momento de programar la consulta, asegúrate de preguntar si tu hijo necesita hacer algo con anticipación, como ayunar antes de hacerte determinado análisis o la duración del ayuno. Haz una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas de tu hijo, si corresponde, y cuándo comenzaron
  • Información personal clave, inclusive los antecedentes médicos familiares y los antecedentes de obesidad
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que consuma tu hijo, incluidas las dosis
  • Lo que tu hijo generalmente come durante la semana, y cuán activo es
  • Las preguntas para hacerle al médico

De ser posible, lleva a un familiar o amigo contigo para ayudarte a recordar la información que recibas.

Para la obesidad infantil, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Qué otros problemas de salud es probable que mi tenga mi hijo?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento?
  • ¿Existen medicamentos que puedan ayudar a controlar el peso de mi hijo y otros trastornos de salud?
  • ¿Cuánto tiempo llevará el tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo a perder peso?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico de tu hijo u otro proveedor de atención médica te haga varias preguntas sobre los hábitos de alimentación de tu hijo y su actividad; entre ellas se incluyen las siguientes:

  • ¿Qué come tu hijo en un día habitual?
  • ¿Cuánta actividad física hace tu hijo en un día habitual?
  • ¿Qué factores crees que influyen en el peso de tu hijo?
  • ¿Qué dietas o tratamientos probaste para ayudar a tu hijo a bajar de peso?
  • ¿Estás dispuesto a hacer cambios en el estilo de vida de tu familia para ayudar a tu hijo a bajar de peso?
  • ¿Qué podría impedir que tu hijo baje de peso?
  • ¿Con qué frecuencia comparte la familia una comida? ¿Ayuda el niño a preparar la comida?
  • ¿Comen el niño o la familia mientras miran televisión, envían mensajes de texto o usan la computadora?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si faltan algunos días o semanas para la consulta programada de tu hijo, toma nota de lo que come tu hijo y de qué nivel de actividad tiene.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Relacionado

Procedimientos asociados

Productos y servicios

La obesidad infantil: Cómo ayudar a sus hijos a bajar de peso | Resource

La obesidad infantil está en primera plana más que nunca durante el mes de septiembre, a medida que las escuelas reabren y los Estados Unidos observan una campaña nacional para ayudar a los niños con sobrepeso a bajar de peso.

Sin embargo, a pesar de las mejores intenciones de aquellas personas que observan el Mes Nacional de Concientización de la Obesidad Infantil, muchos padres a través del país aún lucharan para ayudar a sus hijos e hijas a combatir los problemas de salud relacionados con la obesidad.

La encuesta de salud infantil 2016 National Survey of Children’s Health, publicada la pasada semana por la organización The State of Obesity, informa que un 36.6 por ciento de los niños de la Florida entre las edades de 10 a 17 años, tienen sobrepeso o son obesos.

Ese porcentaje, calculado por el índice de masa corporal (IMC) de los participantes, pone a la Florida en cuarto lugar en el país para la obesidad infantil. A nivel nacional, los investigadores encuentran que las tasas de obesidad infantil se están nivelando en los Estados Unidos, con alrededor de un tercio de los niños y los adolescentes actualmente con sobrepeso u obesidad. Un estudio publicado al principio de este año encontró que la epidemia de obesidad está causando un alza en las tasas de diabetes tipo 2 entre los jóvenes entre 10 y 19 años.

Un elemento clave para lograr que sus hijos mejoren su alimentación y reduzcan el tamaño de sus porciones es resaltar “la salud” sobre “el peso”, dice Lucette Talamas, una dietista registrada con el Departamento de Salud Comunitaria de Baptist Health South Florida.

“Primero, siempre enfóquese en la salud de sus hijos en vez de en su peso”, afirma Talamas. “Segundo, incluya a toda la familia al poner a todos en un estilo de vida más saludable sin individualizar al niño obeso”.

Baptist Health recientemente colaboró con la organización Sharecare en una charla de Tuiter enfocada en la obesidad infantil. “Ayuda a los niños a regular su consumo durante las comidas preguntándoles ‘¿Estás lleno?’ o ‘¿Tienes hambre?’ en vez de decirles ‘Cómetelo todo’. #KeepKidsHealthy”, decía un Tuit de Talamas durante la charla.

Otros consejos de salud para los padres: “Eviten usar la comida como recompensa o como castigo, como decir ‘cómete los vegetales’. En vez, celébrelos con palabras”, decía otro Tuit.

Talamas dice que la nueva charla de Tuiter atrajo muchos comentarios y muchas preguntas acerca de cómo ayudar a los niños a adoptar mejores hábitos alimenticios, y cómo ayudarlos a combatir los antojos por meriendas y bebidas repletas de azúcar.

Según ella, un patrón de alimentación saludable incluye una variedad de vegetales coloridos, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa o sin grasa, una variedad de proteínas animales magras y proteínas con base de plantas, así como también aceites saludables. Los patrones saludables de alimentación también incluyen limitar las grasas saturadas, los azúcares añadidos y el alto sodio, dijo ella. Para más información visite el sitio MiPlato.

Talamas urge estas 5 recomendaciones para prevenir la obesidad infantil:

  1. Limite todos los refrescos y bebidas endulzadas con azúcar.
  2. Reduzca el consumo de comidas rápidas.
  3. Coman más comidas familiares juntos.
  4. Reduzca el tiempo de pantalla que no esté relacionado con la escuela a menos de 2 horas al día.
  5. Trate de hacer 60 minutos de actividad física en la mayoría de los días.

“La obesidad infantil es causada por muchos factores, incluyendo la alimentación poco saludable y la falta de actividad física”, dice Talamas. “Sólo si colaboramos juntos como una comunidad y como familia podemos combatir la obesidad infantil. Una de las mejores cosas que puede hacer un padre o una madre es mantenerse positivos y adoptar comportamientos saludables como modelo para los niños”.

What to eat at night to lose weight: top 7 products

The common rule “If you want to lose weight, do not eat after 18.00” is a myth. In fact, there are foods that you not only can, but also need to eat at night if you want to lose weight. What is better to cook before bed to lose weight?

Natalia Ekonomtseva

Olya Kobruseva / Pexels

The main principle that should be followed by those who want to lose weight is that the female body reacts very painfully to a hunger strike. The female body is designed to bear children, so it perceives the lack of nutrients and rigid diets as a distress signal. When you are fasting, your body instantly goes into energy conservation mode, and instead of consuming calories, it begins to store them. You didn’t eat after 6 pm, but went to bed at midnight and couldn’t sleep from hunger? Rest assured, your body will store everything you eat in the morning. So let’s find out what you need to eat at night to lose weight.

Do not self-medicate! In our articles, we collect the latest scientific data and the opinions of authoritative health experts. But remember: only a doctor can diagnose and prescribe treatment.

1. Fermented milk products

Kefir, curdled milk, cottage cheese, natural yoghurt are all sources of light protein that is perfectly digestible, does not overload the body and is not deposited as excess fat. They can be a great nighttime snack to help you lose weight. The main rule is that all these products must be unsweetened! The optimal serving is 200 g.

2. Milk

Warm milk before bed is a classic of the genre. It not only contains protein, but also tryptophan. This amino acid calms and induces drowsiness. And the better you sleep, the lower the risk that the next day you will want to replenish your energy reserves with the help of sweet and fatty foods.

3.

Eggs

To lose weight, you should eat eggs not only for breakfast, but also at night. It is also a source of healthy protein. The best option is 2 hard-boiled eggs, or a two-egg omelette cooked with tomatoes and spinach.

4. Poultry

Skinless chicken or turkey meat will keep your metabolism at a good level and will not interfere with a good night’s sleep. It is a source of vitamins A, E, B and a whole complex of minerals. There are practically no carbohydrates in poultry meat, which is why it is included in the list of foods that should be eaten at night to lose weight. The ideal serving is 100-150 g chicken breast (steam or boil) + the same amount of fresh vegetables.

5. White fish

Fish has a very low percentage of fat, but there is a lot of useful protein. For eating at night to lose weight, choose low-fat varieties – cod, pike, hake.

6. Stewed vegetables

After heat treatment, fiber from vegetables is easier to digest. Vegetables for dinner can be boiled, stewed or cooked in a slow cooker. They will be perfectly digested and work as a natural sorbent – they will remove toxins from the intestines. The main rule to follow when eating vegetables at night in order to lose weight for both a woman and a man is to cook them without oil and salt as little as possible.

7. Berries

Another effective way to lose weight is to eat berries before bed. In one glass of strawberries or blueberries – no more than 70 calories, and vitamins and antioxidants – a huge amount. Fiber and pectins will also stimulate bowel function.

Did you know that eating certain foods before bed can help you lose weight?

Cause and prevention of child sleepiness

If a child hardly gets up in the garden – whimpers that he did not get enough sleep, that he has no strength – the parents are sure: “He is acting up!”.

But doctors advise to take a closer look at the daily routine and nutrition of the child.

Doctor’s consultation

You can get the consultation of the necessary specialist online in the Doctis app

Laboratory

You can undergo a comprehensive examination of all major body systems

  • Hypovitaminosis as a cause of drowsiness in children
  • Other causes of increased sleepiness
  • Proper nutrition and daily routine for children

Parents often underestimate how important it is for a preschooler to get enough sleep and eat well. They think:
“Well, think about it, you went to bed late – is this a reason to throw a tantrum in the morning?”, “Well, think about it,
does not eat meat (or eats too much) – does this affect well-being? However, what
seems like a trifle for an adult, for a baby it can become a real problem.

Let’s discuss the most common causes of drowsiness in a child (in particular, whether drowsiness can occur
with a lack of vitamins). And also – what should be the daily routine for a preschooler.

The cause of drowsiness in a child is beriberi

I heard that drowsiness with a lack of vitamins is a common thing. This is true? What else can be
signs of beriberi in preschool children?

Drowsiness with a lack of vitamins really happens. But beriberi in preschoolers is a complete
lack of vitamins is rare. But hypovitaminosis – a reduced amount of vitamins
– often. In particular, in the spring, many people miss
vitamin C. The new harvest of fruits and vegetables is still far away, and there is little ascorbic acid in the old one. Why
Did sailors suffer from scurvy before? Yes, because for months they did not eat fruits and vegetables –
only corned beef and cereals. This led to bleeding gums and tooth loss. And let in our
While such effects are rare, others are possible. For example, with a lack of vitamin C, there may be
drowsiness, increased fatigue, decreased immunity.

In addition, many children have a lack of fat-soluble vitamins – D, K, A, E. This
can also cause drowsiness in a child, fatigue, muscle weakness. Moreover, the saturation of these
vitamins directly depends on bile excretion.

Bile is needed to emulsify fat. In other words, turn one big drop of fat into a million.
small ones. If there is biliary insufficiency (eg, due to spasm, sphincter discoordination), fat
turns out to be in feces. And along with it – and fat-soluble vitamins. Although they should have
get into the blood.

What other causes of drowsiness can a child have?

Fatigue accumulated over the winter: from cold, darkness, lack of sunlight … In spring, of course,
The sun is peeking out more often, daylight hours are lengthening. But the child is not able to overnight
readjust. He needs time to adapt.

Other possible causes of drowsiness in a child are the wrong daily routine and lack of sleep.
Many children, even 3-5-year-olds, chronically do not get enough sleep.
But preschoolers should sleep at least 10 hours a day. Moreover, the curtains need to be drawn, nightlights –
off: melatonin (sleep hormone) is produced in complete darkness. Before going to bed, you need to ventilate the room.
The air temperature should not exceed 21 degrees.

Nutrition and daily routine for the prevention of beriberi in children

What should be the nutrition for the prevention of beriberi in preschool children? Once
there are no fresh vegetables and fruits yet, maybe give the child more protein, the same meat?

Children absolutely need meat. It contains vitamin B12, the lack of which will cause drowsiness and severe
weakness in a child.

However, an excess of protein foods – meat, eggs, cottage cheese, dairy products – is harmful. Protein overfeeding
threatens the formation of a large amount of nitrogenous slags. In particular, ammonia. And ammonia can penetrate
to all organs and tissues, even to the brain. The child will feel tired, overwhelmed, sleepy,
yawn endlessly – and all because of ammonia intoxication.

There are daily norms of protein: 3 g per kg of the child’s weight (for adults – 2.5 g per kg
weight). Considering that 100 g of beef contains 20 g of protein, then our meat limit is
one or two cutlets a day. But many children, in addition to cutlets, eat eggs, boiled pork, ham every day …
In short, they consume too much protein.

Now back to the first part of your question – what should be the nutrition for prevention
beriberi. Diverse and balanced! This is the best prevention of beriberi. Yes, fresh fruits and vegetables
not yet, but there are frozen ones. And berries as well. And freezing allows you to save more
part of the vitamins. Give the child citrus fruits (if there is no allergy). Get used to greenery – in the store
lettuce, parsley in pots for sale.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *