Dislalia en niños: ¿Qué es la dislalia y cómo se puede corregir?

Dislalia en niños: ¿Qué es la dislalia y cómo se puede corregir?

Dislalia. Síntomas, diagnóstico y tratamiento.

Ayudamos con la dislalia. Trabajamos con niños de todas las edades. Desarrollamos programas de corrección en función de las características del niño, tratamos de evitar el tratamiento farmacológico.

La dislalia es el tipo más común de trastorno del habla que se observa tanto en niños como en adultos. Si la enfermedad se observa en un adulto, entonces la “raíz” de la enfermedad debe buscarse en la infancia. La dislalia se expresa en la pronunciación incorrecta de sonidos y palabras: distorsión de palabras, reemplazo de letras y sonidos, omisión de letras. Al mismo tiempo, el niño oye perfectamente y tiene un buen vocabulario.

Existe una clara división de las posibles causas de dislalia en dos grupos:

Funcionales – anomalías y trastornos en la estructura de la lengua, mandíbula, paladar y dientes. Dichos defectos pueden ser adquiridos (diente arrancado, dislocación de la mandíbula, maloclusión, etc. ) o pueden ser congénitos (frenillo labial, labio leporino, defecto del paladar) Muchos de estos defectos pueden corregirse quirúrgicamente: una operación oportuna ayudará a corregir el habla. trastornos, o minimizarlos.

Otra causa de la dislalia es un retraso en el desarrollo del psicohabla. Puede ser causado por el aislamiento social, la falta de atención de los padres, el “ceceo” excesivo con el bebé, el deseo del niño de imitar a los adultos con defectos del habla.

Muchos años de experiencia demuestran que la dislalia mecánica se trata mucho más rápido que la dislalia fonémica. Para corregir el primero, basta con eliminar la causa de la pronunciación incorrecta, mientras que para el fonético es necesario involucrar a más especialistas.

La dislalia fonémica también incluye la dislalia acústica: el niño pronuncia el habla tal como la escucha. Si un niño tiene problemas de audición, los sonidos a menudo se mezclan. Por lo tanto, en lugar de la palabra “pez”, el niño dice – “lyba”, y en lugar de “máquina” – “muffin”). Esto muestra la diferencia entre la dislalia del adulto y la del niño: un adulto oye correctamente, pero tiene un trastorno de la articulación, y un niño, en la mayoría de los casos, oye mal y, en consecuencia, habla con errores.

El siguiente tipo de desviación es la dislalia articulatorio-fonémica, que ocurre en caso de ubicación incorrecta de los órganos del habla durante la pronunciación (lengua, dientes). La articulación aprendida incorrectamente conduce al desarrollo de dislalia articulatorio-fonética.

Los trastornos simples, como la mala pronunciación de solo silbidos, requieren de 2 a 3 meses de sesiones regulares con un logopeda. A veces, este período se puede extender hasta seis meses. Pero el tratamiento de la dislalia compleja, en la que se altera la pronunciación de 5 o más grupos de sonidos, puede llevar mucho tiempo y requiere un trabajo más minucioso por parte de un logopeda.

La dislalia puede estar relacionada con la edad en niños en edad preescolar. En este caso, no requiere corrección y desaparece por sí solo. Sin embargo, uno no debe relajarse y es necesario seguir de cerca el desarrollo del habla de los menores. Es en los primeros años de vida cuando se forman las bases comunicativas.

Diagnóstico y tratamiento de la dislalia

Sólo un logopeda experimentado puede diagnosticar correctamente una forma de dislalia. Después de recopilar los datos necesarios, el médico realiza un diagnóstico, sobre la base del cual se prescribe un nuevo curso de corrección. Si es necesario, un paciente pequeño es derivado a un dentista o neurólogo, así como a otros especialistas afines. Para la formación del habla correcta del niño, es necesario mostrarlo regularmente a un especialista incluso antes de que cumpla los 4-5 años. La dislalia severa es mucho más común en niños en edad escolar que en niños en edad preescolar, porque el diagnóstico y la corrección tempranos pueden resolver el problema de manera más rápida y eficiente. La posición principal por la que los padres deben guiarse: la indiferencia y la atención al desarrollo del niño, lo que ayudará a evitar muchas complicaciones en el futuro.

Por qué miles de pacientes eligen el Centro ACME

Durante más de 10 años, el Centro ACME ha estado ayudando a niños a resolver problemas con defectos del habla.

Los especialistas del Centro cuentan con una vasta experiencia y una metodología de autor única, lo que les permite afrontar con mayor eficacia las tareas planteadas.

Nos enfocamos en la solución no farmacológica de los problemas diagnosticados.

Nuestra metodología implica la colaboración en el proceso de corrección de los trastornos del habla: tanto los especialistas del Centro y el niño, como sus padres, familiares y allegados están involucrados en el trabajo. La actividad conjunta es trabajo por un resultado estable y sostenible, porque el trabajo de eliminación de los defectos del habla continúa fuera de las paredes de la sala de logopedia. Por eso es tan importante la participación de los padres.

Las actividades de un logopeda para eliminar la dislalia se dividen en varias etapas. Después de diagnosticar la enfermedad y prescribir un curso de tratamiento, comienza la primera etapa: un conocimiento más cercano y la participación del niño en el proceso del juego, lo que le permite superar la timidez, la dificultad para comunicarse con personas nuevas, aprender las “reglas del juego”. “, además de desarrollar la memoria y la atención.

Después de establecer contacto, el logopeda pasa a tareas especiales. El niño comienza a reconocer y distinguir fonemas, adquiere destrezas y habilidades motrices. En el curso de la lección, el especialista utiliza una amplia gama de ejercicios, materiales didácticos, se guía por manuales y métodos de autor.

El masaje logopédico es una parte importante del tratamiento. Se requieren ejercicios para el desarrollo del aparato del habla en el complejo correccional si el niño ha sido diagnosticado con dislalia.

¿Por qué es tan importante no comenzar con la dislalia?

Los defectos en el desarrollo del habla pueden causar una serie de complejos en un niño. Las bromas y los ataques ofensivos de los compañeros pueden dejar una huella en toda la vida de un hombre en crecimiento. No permita que su hijo se sienta excluido de la sociedad. El autoaislamiento en la infancia es la causa de muchos traumas psicológicos en el futuro. Dele a su hijo y a usted mismo la alegría de la comunicación: llámenos al 8-495-792-1202 o complete el formulario a continuación y le devolveremos la llamada en 15 minutos.

Centro ACME — ¡Trabajamos para traer armonía y felicidad a tu familia!

Qué es la dislalia en un niño

La dislalia es una de las patologías del habla más comunes en los niños. Algunos padres creen que la dislalia puede desaparecer con la edad a medida que el niño crece, pero esto es un error.

La dislalia se puede diagnosticar incluso en un adulto y trae muchos inconvenientes psicológicos. Por lo tanto, es sumamente importante diagnosticarlo lo antes posible y realizar un trabajo correctivo.

¿Qué es la dislalia en un niño?

La dislalia es una patología del habla cuando se altera la pronunciación de los sonidos. La dislalia se diagnostica con mayor frecuencia a una edad temprana. Los expertos notan que en patología comenzaron a predominar los trastornos polimórficos en la pronunciación de los sonidos, lo que afecta el desarrollo posterior del habla escrita. Por lo tanto, la dislalia puede causar dislexia y disgrafía.

Formas de dislalia

La dislalia como trastorno del habla se divide en dos formas: mecánica (orgánica) y funcional. La dislalia mecánica es causada por causas congénitas o lesiones, enfermedades. La forma funcional se produce debido a factores sociales o trastornos neurodinámicos del cerebro.

La dislalia funcional se divide en:

  • sensorial, en la que el niño distingue señales acústicas de sonidos, por lo que confunde similares al pronunciar o escribir;
  • dislalia motora, cuando es difícil para un niño pronunciar claramente los sonidos, la articulación está alterada;
  • sensoriomotora, combina ambos tipos de trastornos.

Síntomas de la dislalia

En la dislalia el niño pierde sonidos en el habla, los reemplaza por otros, mezcla o distorsiona:

  • cuando se salta un sonido, se sale de la palabra;
  • al reemplazar un sonido, el niño reemplaza constantemente un sonido por otro;
  • cuando se mezclan, el niño pronuncia correctamente los sonidos, pero los confunde en algunos lugares;
  • al distorsionar los sonidos, el niño pronuncia sonidos que no están en el idioma. Muy a menudo, el niño distorsiona los sonidos con una forma mecánica de dislalia.

Además de la dislalia patológica, la logopedia distingue entre el tipo de dislalia fisiológica, las imperfecciones fisiológicas del habla y la traba de la lengua relacionada con la edad. Aparecen debido a la inmadurez relacionada con la edad de la audición fonémica o de los órganos articulatorios. Dichos defectos desaparecen por sí solos en unos 5 años.

Clasificación de la dislalia

Según los síntomas y la gravedad, el trastorno se distingue como:

dislalia monomórfica o simple, cuando se altera la pronunciación de un sonido o de un grupo de sonidos;

dislalia polimórfica o compleja en un niño, cuando se pronuncian incorrectamente varios grupos de sonidos o sonidos de diferentes grupos.

Alteraciones en la pronunciación de ciertos sonidos específicos indican:

  • estigmatismo y paraestigmatismo. Los silbidos se mezclan o reemplazan en el habla. En las personas, este tipo de habla se llama ceceo;
  • lambdacismo y paralambdacismo, se altera la pronunciación del sonido “l”;
  • rotacismo y pararotacismo, se altera la pronunciación del sonido “r”;
  • Jotacismo y paraiotacismo, se altera la pronunciación del sonido “y”;
  • gammatismo y paragammatismo, se altera la pronunciación del sonido “g”;
  • cappacismo y paracappacismo, se altera la pronunciación del sonido “k”;
  • chitismo y paraquitismo, se altera la pronunciación del sonido “x”.

Diagnóstico diferencial y corrección de la dislalia

Si se diagnostica dislalia mecánica, se requiere una consulta con un odontopediatra. La dislalia funcional es manejada por un neurólogo pediátrico. Los problemas de pérdida de audición son diagnosticados por un otorrinolaringólogo pediátrico, y también puede ser necesario estudiar el funcionamiento del analizador auditivo.

El diagnóstico diferencial de dislalia es necesario principalmente para la disartria borrada.

¿Cómo se corrige la dislalia?

Si se ha realizado un diagnóstico de dislalia, se necesita un trabajo correctivo integral, que consta de 3 etapas:

Preparatoria. Si se corrige la dislalia mecánica, en primer lugar es necesario eliminar los defectos anatómicos en la estructura del aparato del habla (realizar una cirugía plástica del frenillo de la lengua o el labio superior, corregir la mordida). Con la dislalia motora funcional, se desarrollan las habilidades motoras del habla (con la ayuda de gimnasia articulatoria, masaje con logo). Con una forma funcional sensorial, es necesario desarrollar procesos fonémicos. Para una pronunciación correcta, es importante formar un flujo dirigido, desarrollar habilidades motoras finas y practicar la pronunciación de los sonidos de referencia.

Formación de habilidades de pronunciación primaria. En esta etapa, colocan un sonido aislado (por imitación utilizando sondas de logopedia), automatizan el sonido en sílabas y oraciones, y trabajan la diferenciación de sonidos.

Formación de habilidades comunicativas. En la última etapa, es importante enseñar cómo usar correctamente los sonidos practicados en la comunicación simple.

Las clases correccionales de logopedia deben llevarse a cabo regularmente varias veces a la semana. Un enfoque integrado es importante: una lección con un especialista y tarea para un terapeuta del habla y gimnasia articulatoria. La dislalia simple se corrige de 1 a 3 meses. Las formas complejas requieren clases correccionales de 3 a 6 meses.

Pronóstico y prevención de la dislalia

La dislalia casi siempre se puede corregir con éxito.
La duración de la terapia correctiva depende de la complejidad del defecto, la edad y características individuales del niño, la regularidad de las clases y la diligencia de hacer ejercicios en casa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *