Dolor de periodo pero no me baja: Dolor de ovulación: Cuándo consultar al médico

Dolor de periodo pero no me baja: Dolor de ovulación: Cuándo consultar al médico

Dolor de ovulación: Cuándo consultar al médico

La ovulación es una parte fundamental de la reproducción. No todas las personas que menstrúan sentirán la ovulación, pero puede ser muy dolorosa para otras.

Aunque la sensación no es necesariamente un motivo de alarma, no debes ignorar el dolor de la ovulación. Puede ser señal de algo más serio que debes atender.

Esto es lo que necesitas saber:

En la mayoría de los casos, las molestias de la ovulación son breves e inofensivas. Es posible que sientas dolor en un solo lado durante unos minutos o incluso un par de horas el día previsto de tu ovulación.

La ovulación incluye una inflamación de los quistes foliculares y luego la ruptura para liberar el óvulo después del aumento de la hormona luteinizante (HL) en tu cuerpo.

Después de que se libera el óvulo, la trompa de Falopio se contrae para ayudar al óvulo a llegar a un esperma que espera la fertilización. La sangre y otros líquidos del folículo roto pueden entrar a la cavidad abdominal y la pelvis durante este proceso y causar irritación.

La sensación puede oscilar desde un dolor sordo hasta las punzadas agudas. Pueden ir acompañados por manchas u otras secreciones. Si tu dolor se convierte en grave o aparece en otros momentos de tu ciclo, consulta con tu médico.

Existen varias otras razones por las que podrías experimentar dolor durante tu ciclo.

Prueba dar seguimiento de cuándo y en dónde sientes la molestia, cuánto dura y cualquier otro síntoma relacionado. Mantener un registro puede ayudarte a ti y a tu médico a determinar la causa subyacente.

Si tu dolor intermenstrual persiste, tu médico puede realizar diferentes pruebas para identificar el origen y ofrecerte un tratamiento para ayudarte.

Un quiste ovárico puede causar diversos síntomas, desde cólicos y náusea hasta inflamación. Es posible que algunos quistes no causen ningún síntoma.

Los quistes dermoides, los cistoadenomas y los endometriomas son otros tipos menos comunes de quistes que pueden causar dolor.

Otra afección llamada síndrome de ovario poliquístico (SOP) se caracteriza por muchos quistes pequeños en los ovarios. El SOP no tratado puede causar infertilidad.

Tu médico puede pedir una tomografía computarizada, RMI o ultrasonido para ayudar a determinar si tienes un quiste y qué tipo es. Muchos quistes desaparecen por sí solos, sin necesidad de intervención médica.

Sin embargo, si crecen o son anormales, los quistes pueden causar complicaciones y puede ser necesario extirparlos.

La endometriosis es una afección dolorosa en donde el tejido que recubre el útero crece fuera de la cavidad uterina.

Las áreas afectadas se irritan cuando el tejido que las cubre responde a las hormonas durante tu ciclo, lo que causa hemorragia e inflamación fuera del útero. Puedes desarrollar tejido cicatricial o adhesiones de endometriosis que son particularmente dolorosos durante tu período.

De igual manera, las adhesiones intrauterinas, también conocidas como Síndrome de Asherman, pueden desarrollarse si tuviste una cirugía previa. Esto incluye una dilación y legrado (D y C) o parto por cesárea.

Una infección previa en el útero también puede causar estas adhesiones. También puedes desarrollar el síndrome de Asherman sin causa conocida.

Ya que los médicos no pueden ver estas condiciones durante un ultrasonido de rutina, tu médico podría pedir una histeroscopia o laparoscopia. Estos son procedimientos quirúrgicos que permiten que los médicos vean directamente dentro de tu útero o pelvis.

¿Tu dolor viene acompañado con una secreción inusual o con mal olor? ¿Tienes fiebre? ¿Sientes ardor al orinar?

Estos síntomas podrían indicar una infección bacteriana o una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que necesita atención médica urgente.

Los procedimientos médicos o hasta el parto pueden causar infecciones. Algunas veces una infección del tracto urinario (ITU) podría causar dolor pélvico general.

Las ETS como clamidia, gonorrea y el virus del papiloma humano (VPH) se contraen mediante las relaciones sexuales sin protección.

El dolor pélvico de un lado podría ser una señal de un embarazo ectópico.

Esto ocurre cuando un embrión se implanta en las trompas de Falopio o en otro lugar fuera del útero. Un embarazo ectópico es potencialmente mortal y generalmente se descubre en la octava semana.

Si crees que podrías estar embarazada, consulta a tu médico de inmediato. Si tienes un embarazo ectópico, necesitarás tratamiento inmediato con medicamentos o cirugía para evitar la ruptura de tus trompas de Falopio.

Si has visitado a tu médico y descartaste cualquier problema, probablemente estás experimentando malestar normal durante la ovulación.

Continúa prestando atención a cualquier cambio en tus síntomas. De lo contrario, existen algunas cosas que puedes hacer para aliviar la molestia del dolor intermenstrual.

  • Prueba los analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin, Midol) y naproxeno (Aleve, Naprosyn).
  • Pregúntale a tu médico sobre las pastillas anticonceptivas para evitar la ovulación.
  • Aplica una almohadilla térmica en el área afectada o toma un baño caliente.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) recomienda que las mujeres de entre 21 a 29 años de edad se realicen un Papanicolaou para detectar cáncer cervical cada 3 años.

Las mujeres de entre 30 a 65 años de edad deberán realizarse un Papanicolaou cada 3 años o un Papanicolaou y una prueba del VPH, llamadas pruebas de comprobación, cada 5 años.

Las mujeres mayores de 65 años no necesitan realizar una detección cervical, a menos que tengan historial de:

  • células cervicales anormales
  • varios resultados de pruebas de Papanicolaou anormales en el pasado
  • cáncer cervical

Todas las mujeres también deberían realizar una visita anual para una revisión con su ginecólogo y hablar sobre cualquier otra inquietud sobre su salud ginecológica al igual que realizar un examen pélvico completo. Se recomiendan exámenes médicos anuales, aunque es posible que no necesites un Papanicolaou cada vez.

Si no has realizado tu visita o tienes dolor y otros síntomas, comunícate con tu médico hoy mismo.

Para muchas mujeres, el dolor intermenstrual es simplemente una señal de ovulación. Existen muchas otras afecciones que pueden causar dolor pélvico, algunas son graves si no se tratan. Siempre es buena idea prestar atención a tu cuerpo e informar cualquier novedad o cambio a tu médico.

Lee el artículo en inglés.

Cuándo es normal y cuándo buscar ayuda

Notar manchas o sangrado leve durante el embarazo puede ser aterrador, pero no siempre es una señal de que algo está mal. Muchas mujeres que tienen manchado durante el embarazo dan a luz a un bebé sano.

El manchado es una cantidad leve o un residuo de sangre color rosa, roja o café oscuro (color pardo). Puedes notar el manchado cuando usas el baño o ves unas gotas de sangre en tu ropa interior. Será más ligero que tu periodo menstrual. No habrá suficiente sangre para cubrir un protector diario.

Durante el embarazo, las manchas pueden ser causadas por diversos factores. El manchado es diferente de las hemorragias más intensas, en las que necesitarías una toalla o un tampón para evitar que la sangre manche tu ropa. Busca atención de emergencia si experimentas sangrado abundante durante el embarazo.

Informa a tu médico si notas manchado o sangrado en cualquier momento durante el embarazo. Él o ella puede determinar si necesitas una evaluación en persona. Tu médico podría hacerte preguntas sobre otros síntomas junto con el manchado, como calambres o fiebre.

También es importante que informes a tu médico si tienes sangrado vaginal, ya que algunas mujeres con ciertos tipos de sangre requieren medicamentos si experimentan sangrado durante el embarazo.

Si experimentas sangrado en tu segundo o tercer trimestre, avísale a tu médico de inmediato o busca atención médica de emergencia.

Se estima que cerca del 25 por ciento de las mujeres embarazadas experimenta manchas durante sus primeras 12 semanas de embarazo.

Un estudio de 2010 encontró que el manchado se ve con mayor frecuencia en la sexta y séptima semana de embarazo. El manchado no siempre era una señal de aborto involuntario ni significaba que algo estaba mal.

Durante el primer trimestre, puede atribuirse a:

  • sangrado de implantación
  • embarazo ectópico
  • aborto espontáneo
  • causas desconocidas

Aquí te decimos lo que tienes que saber sobre las posibles causas:

Sangrado de implantación

El sangrado de implantación ocurre de 6 a 12 días después de la concepción. Se cree que es una señal de que el embrión se está implantando en la pared del útero. No todas las mujeres experimentarán sangrado de implantación, pero para las mujeres que sí lo tienen, generalmente es uno de los primeros síntomas del embarazo.

El sangrado de implantación suele ser de color rosa claro a marrón oscuro. Es diferente al del período menstrual habitual porque es solo una mancha ligera. No sangrarás lo suficiente como para necesitar un tampón o una toalla sanitaria. La sangre tampoco goteará en el inodoro cuando uses el baño.

El sangrado de implantación dura unas pocas horas, hasta 3 días y se detendrá solo.

Embarazo ectópico

Un embarazo ectópico es una emergencia médica. Ocurre cuando el óvulo fertilizado se adhiere fuera del útero. El manchado o las hemorragias vaginales leves a intensas pueden ser síntomas de un embarazo ectópico.

El sangrado o manchado durante un embarazo ectópico generalmente se experimenta junto con:

  • dolor abdominal o pélvico agudo o punzante
  • debilidad, mareos o desmayos
  • presión rectal

Comunícate con tu médico de inmediato si experimentas estos síntomas.

Pérdida en el primer trimestre del embarazo o aborto espontáneo

La mayoría de los abortos espontáneos ocurren durante las primeras 13 semanas de embarazo. Si sabes que estás embarazada y experimentas sangrado marrón o rojo brillante acompañado o no de calambres, habla con tu médico.

Con un aborto espontáneo, también puedes notar los siguientes síntomas:

  • dolor de espalda de leve a intenso
  • pérdida de peso
  • mucosidad blanca-rosa
  • calambres o contracciones
  • tejido con material similar a un coágulo expulsado de la vagina
  • una disminución repentina en los síntomas del embarazo

Una vez comenzado un aborto espontáneo, es muy poco lo que se puede hacer para salvar el embarazo. Aun así, debes llamar a tu médico para que descarte un embarazo ectópico u otra complicación.

Es probable que tu médico te haga dos o más análisis de sangre para verificar tus niveles de hormonas del embarazo. Esta hormona se llama gonadotropina coriónica humana (hCG, en inglés).

Las pruebas se harán con 24 a 48 horas de diferencia. La razón por la que necesitarás más de un análisis de sangre es para que tu médico pueda determinar si tus niveles de hCG están bajando. Una disminución en los niveles de hCG indica una pérdida del embarazo.

Tener un aborto espontáneo no significa que tendrás dificultades para quedar embarazada en el futuro. Tampoco aumenta el riesgo de que tengas futuros abortos espontáneos, aunque es posible si ya has tenido varios en el pasado.

Es importante tener en cuenta que un aborto espontáneo tampoco suele ser causado por algo que hiciste o no hiciste. Los estudios muestran que los abortos espontáneos son comunes y ocurren en hasta el 20 por ciento de las mujeres que saben que están embarazadas.

Causas no identificadas y más

También es posible tener manchado por una razón que no se pueda identificar. Al comienzo del embarazo, tu cuerpo experimenta muchos cambios. Los cambios en el cuello uterino pueden causar manchas leves en algunas mujeres. Los cambios hormonales también pueden ser responsables.

Es posible que también experimentes manchas leves después de las relaciones sexuales o si eres muy activa.

La infección es otra posible causa de manchado, por eso es importante hablar con tu médico sobre el manchado durante el embarazo. Él o ella puede descartar causas más graves.

El sangrado o manchado leve durante el segundo trimestre puede ser causado por irritación en el cuello uterino, generalmente después del sexo o un examen cervical. Esto es común y no suele ser motivo de preocupación.

Un pólipo cervical es otra posible causa de sangrado en el segundo trimestre. Este es un crecimiento en el cuello uterino que no causa ningún daño. Puedes tener manchado que viene del área alrededor del cuello uterino debido al mayor número de vasos sanguíneos en el tejido alrededor del cuello uterino.

Si experimentas sangrado vaginal abundante como un periodo menstrual, avísale a tu médico de inmediato. El sangrado abundante en el segundo trimestre puede ser una señal de una emergencia médica, como:

  • placenta previa
  • labor prematura
  • aborto involuntario tardío

Puede producirse sangrado o manchado ligero al final del embarazo después de tener relaciones sexuales o por un examen cervical. Esto es común y no suele ser motivo de preocupación. También puede deberse a una pérdida del tapón mucoso o una señal de que el parto está comenzando.

Si experimentas sangrado vaginal abundante al final del embarazo, busca atención médica de emergencia. Podría ser causado por:

  • placenta previa
  • desprendimiento de la placenta
  • vasa previa

La atención de emergencia oportuna es necesaria para tu seguridad y la de tu bebé.

Si experimentas un flujo más ligero o manchado ligero, debes llamar a tu médico de inmediato. Dependiendo de tus otros síntomas, es posible que necesites ser evaluada.

Primer trimestre

La mayoría de los abortos espontáneos ocurren durante las primeras 13 semanas de embarazo. Casi el 10 por ciento de todos los embarazos clínicamente reconocidos terminan en aborto espontáneo.

Informa a tu médico si experimentas manchado o sangrado vaginal que no se detiene solo después de unas pocas horas. También podrías experimentar dolor o calambres en la parte baja de la espalda o el abdomen, o líquido o tejido expulsado por la vagina junto con los siguientes síntomas:

  • pérdida de peso
  • mucosidad blanca-rosa
  • contracciones
  • una disminución repentina en los síntomas del embarazo

En las primeras semanas de embarazo, tu cuerpo puede expulsar el tejido fetal solo y no requiere ningún procedimiento médico; de todas formas, si crees que estás experimentando o has tenido un aborto espontáneo debes avisarle a tu médico. Él o ella podrá asegurarse de que todo el tejido haya sido expulsado, y hacerte un chequeo general para saber que todo esté bien.

Si estás en una etapa más avanzada del primer trimestre, o si hay complicaciones, es posible que necesites un procedimiento llamado dilatación y legrado, comúnmente llamado D y C, para detener el sangrado y prevenir la infección. Es importante que también te cuides emocionalmente durante este tiempo.

Segundo y tercer trimestres

Los síntomas de un aborto espontáneo tardío en el embarazo (después de 13 semanas) incluyen:

  • no percibir el movimiento del feto
  • sangrado o manchado vaginal
  • calambres en la espalda o el abdomen
  • fluido o tejido inexplicable expulsado de la vagina

Comunícate con tu médico si experimentas estos síntomas. Si el feto ya no está vivo, es posible que te den medicamentos para ayudarte a expulsar al feto y la placenta por vía vaginal o tu médico puede decidir extirparlo quirúrgicamente mediante un procedimiento llamado dilatación y evacuación (D y E).

Un aborto espontáneo en el segundo o tercer trimestre requiere atención física y emocional. Pregúntale a tu médico cuándo puedes regresar al trabajo. Avísale a tu médico si consideras que necesitas más tiempo para recuperarte emocionalmente. Tu médico podría proveer documentación para tu empleador para que puedas tomarte un poco más de tiempo.

Si tienes planes de quedar embarazada nuevamente, pregúntale a tu médico cuánto tiempo es recomendable que esperes antes de intentar concebir de nuevo.

Busca apoyo

Tener un aborto involuntario puede ser devastador. Debes comprender que un aborto espontáneo no es tu culpa. Apóyate en familiares y amigos para recibir ayuda durante este momento difícil.

También puedes buscar un consejero de duelo en tu área. Date todo el tiempo que necesites para superarlo.

Muchas mujeres tienen embarazos saludables después de un aborto espontáneo. Habla con tu médico cuando te sientas preparada.

Si experimentas manchas que no son hemorragias de implantación o que no se detienen solas después de unas horas, tu médico puede recomendarte que lo visites para una evaluación.

Es probable que te realicen un examen vaginal para evaluar la cantidad de sangrado. También podrían hacerte una ecografía abdominal o vaginal para confirmar un feto sano y de desarrollo normal, y para verificar si hay latidos cardíacos.

Durante el embarazo temprano, es posible que también necesites un análisis de sangre de gonadotropina coriónica humana (hCG). Este análisis es para determinar si un embarazo es normal y puede ayudar a diagnosticar un embarazo ectópico o descartar un posible aborto espontáneo. También confirmarán tu tipo de sangre.

El manchado durante el embarazo no siempre es un motivo de alarma. Muchas mujeres experimentan sangrado de implantación durante la primera etapa del embarazo. También es normal experimentar cierto manchado después del sexo, por ejemplo.

Informa a tu médico si el manchado no se detiene solo o si se vuelve más pesado. También informa a tu médico si experimentas otros síntomas junto con el manchado, como calambres, dolor de espalda o fiebre.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *