Ecografia fetal 20 semanas: Cómo es la ecografía de la semana 20 de embarazo

Ecografia fetal 20 semanas: Cómo es la ecografía de la semana 20 de embarazo

Cómo es la ecografía de la semana 20 de embarazo

En la ecografía de la semana 20 de embarazo o ecografía morfológica se hace un detallado estudio detallado de toda la anatomía del bebé para detectar posibles malformaciones en su cuerpo o en sus órganos internos. Es la primera «gran foto» del bebé y en ella se pueden contemplar las principales estructuras y órganos del feto. 

  • ¿Cuándo debe realizarse?
  • ¿Por qué entre la semana 18 y 22?
  • ¿Se necesita algún tipo de preparación?
  • ¿Por vía abdominal o por vía vaginal?
  • ¿Cuánto dura?
  • ¿Qué circustancias pueden dificultar una correcta interpretación ecográfica?
  • ¿Es necesario repetirla?
  • ¿Qué objetivos se persiguen con la ecografía de la semana 20?
  • ¿Cuáles son sus limitaciones?
  • ¿Qué es lo que se busca? ¿Cómo es la exploración?
  •  Estudio de la anatomía fetal
  • Sexo fetal
  • ¿En qué porcentaje se pueden detectar las malformaciones fetales?
  • ¿Tengo riesgo de tener un niño con anomalías si mi embarazo es considerado de bajo riesgo?
  • ¿Qué beneficios tiene el diagnóstico ecográfico de anomalías fetales?
  • ¿Qué es el Consentimiento Informado?
  • ¿Es útil la ecografía 3D o 4D en la ecografía de la semana 20?

¿Cuándo debe realizarse?


La conocida como ecografía de la semana 20 tiene una importancia muy especial y se debe realizar entre las semanas 18 y 22 de embarazo. En este momento el feto mide aproximadamente 20 centímetros de la cabeza a los pies.

¿Por qué entre la semana 18 y 22?


Se considera el momento óptimo porque la esta ecografía es muy útil en el diagnóstico de alteraciones morfológicas:

•   Porque el feto es lo suficientemente grande para que la mayoría de sus estructuras puedan verse correctamente y, a la vez, suficientemente pequeño para que pueda estar dentro del útero con comodidad.

•   Porque la mayoría de los órganos y sistemas se han desarrollado y son visibles por ecografía. 

•   Porque el líquido amniótico, imprescindible para una buena visualización ecográfica, va disminuyendo a lo largo del embarazo. Pero en esta fase de la gestación, la cantidad de líquido amniótico todavía es bastante alta. Esto tiene dos grandes ventajas: la primera es que para que una estructura se vea bien por ecografía debe estar rodeada de líquido; la segunda es la alta movilidad fetal, lo que facilita podamos ver estructuras que más adelante estarán casi inmóviles y detrás de otros órganos. Por ejemplo, una mano en la espalda, oculta por la sombra que hace la columna vertebral, en un feto que está mirando hacia arriba.

•   Porque en esta semana, el grado de osificación fetal no dificulta tanto la exploración como al final del embarazo. Las estructuras óseas absorben muchos ultrasonidos, de manera que impiden ver lo que hay detrás.

•   Porque el feto es todavía inviable. La legislación de muchos países permite la interrupción de embarazo hasta la semana 20 o 24, o incluso más adelante. La ley española de interrupción legal del embarazo permite interrupciones hasta la semana 22, y con la nueva ampliación, no existe plazo para determinados casos.

¿Se necesita algún tipo de preparación?


No es necesario tener la vejiga llena ni estar en ayunas. Solamente se recomienda no utilizar cremas hidratantes en los dos días previos a la exploración, debido a que la grasa que contiene algunas de ellas puede dificultar la penetración de los ultrasonidos.

¿Por vía abdominal o por vía vaginal?


La ecografía abdominal tiene un campo de visión más amplio con una resolución menor que la ecografía vaginal. Por otra parte la ecografía abdominal permite al ecografista obtener mejores planos. Debido al tamaño del feto, la ecografía de la semana 20 se realiza por vía abdominal, aunque en algún caso determinado puede ser necesario el uso de la vía vaginal para ver con más detalle alguna estructura determinada, que obligatoriamente tiene que estar cerca de la sonda vaginal. Por ejemplo, la cabeza, si el feto está colocado en la posición habitual del parto. También puede ser necesaria la vía vaginal si es necesaria la medición de la longitud del cérvix (para ver si existe acortamiento o dilatación del cuello uterino) en casos de riesgo de parto prematuro o para localizar con mayor precisión la placenta en casos que se sospeche que sea previa.

¿Cuánto tiempo dura la ecografía?


El tiempo de realización de la ecografía es variable, pero tampoco tiene demasiada importancia. La ecografía de la semana 20 requiere una exploración sistemática y minuciosa de todo el feto, de la placenta, cordón y líquido amniótico, además del útero y ovarios maternos. En ocasiones favorables, el rastreo completo se puede hacer de una manera rápida y en otros, ver todas las estructuras será más laborioso. En general una ecografía de la semana 20 puede durar entre 10 y 30 minutos.

¿Qué circunstancias pueden dificultar una correcta interpretación ecográfica?


•    La posición fetal. Al feto no se le puede decir que se esté quieto, mirando para arriba y sin respirar y que luego haga lo mismo pero boca abajo. Dependiendo de cómo esté colocado, se pueden ver con mayor facilidad unas estructuras u otras. Por ejemplo, si está de espaldas a nosotros, veremos bien la columna vertebral, pero el corazón puede quedar parcialmente oculto por la sombra que hacen las vértebras. Por eso es tan importante que el feto tenga movilidad y espacio suficiente para que nos dé la oportunidad de verle en todas las proyecciones.   

•    Escasez de líquido amniótico. El líquido es un transmisor excelente de los ultrasonidos. Una cantidad de líquido amniótico adecuada es imprescindible para poder ver al feto con claridad. Por esta misma razón es necesario llevar la vejiga llena cuando se hace una ecografía ginecológica.   

•    Obesidad materna. Al contrario de lo que ocurre con el líquido, la grasa dificulta la transmisión ultrasónica. Además, el exceso de volumen abdominal hace que el feto quede demasiado alejado de la sonda ecográfica.   

•    Presencia de gas intestinal. El gas bloquea completamente el paso de los ultrasonidos. El gel que se aplica en el abdomen antes de empezar la ecografía tiene como misión eliminar el aire entre la sonda y la piel.   

•    Presencia de miomas u otras tumoraciones abdominales que pueden interferir con la visualización fetal

¿Es necesario repetirla?


Ocasionalmente sí. A veces, alguna estructura de la larga lista que hay que visualizar no se puede estudiar de forma adecuada, debido a la posición fetal o por alguna condición materna que dificulte el estudio de manera transitoria. Por tanto, el hecho de tener que repetir la ecografía no significa que se haya encontrado alguna anomalía. Los grandes problemas suelen tener un diagnóstico bastante fiable, pero en ocasiones, pequeñas o dudosas desviaciones de la normalidad pueden requerir confirmación posterior.

¿Para qué sirve la ecografía de la semana 20?


  • La detección de anomalías fetales mediante la exploración pormenorizada de órganos y aparatos. Este es el objetivo principal de la ecografía de la semana 20 semanas.
  • La estimación de las medidas fetales para calcular el tiempo de embarazo y descartar retrasos de crecimiento.
  • La estimación del bienestar fetal. Para ello valoramos los movimientos corporales del feto, los movimientos respiratorios, el tono fetal, los patrones de flujo sanguíneo placentario o cerebral. .. 
  • En caso de detectar alguna anomalía, debemos valorar su trascendencia y orientar hacia la necesidad de realizar otras pruebas (como la amniocentesis).

¿Qué enfermedades no detecta?


A través de la ecografía se pueden detectar anomalías físicas, pero no defectos de otra naturaleza, como enfermedades hereditarias o alteraciones cromosómicas. Por tanto, una ecografía considerada como normal no garantiza el nacimiento de un niño sin alteraciones o retraso mental. 

•  Algunas malformaciones no tienen expresión directa en ningún momento del embarazo, como por ejemplo la atresia de esófago, malformación que interrumpe la comunicación entre la boca y el estómago, impidiendo la alimentación fetal al recién nacido. El esófago no se ve habitualmente por ecografía; podemos sospechar su obstrucción si el líquido amniótico aumenta en exceso porque el feto no lo puede deglutir y, además, no vemos el estómago porque está vacío al no llegarle líquido.   

•  Desarrollo no siempre completado: aunque la mayoría de los órganos están formados en la semana 20, hay órganos que no han terminado su desarrollo, como puede ser el cuerpo calloso, estructura que intercomunica los dos hemisferios cerebrales, o el vermis cerebeloso, importante para el equilibrio y la coordinación motora.  

•  Muchas anomalías, aunque ya estén presentes en la semana 20, son indetectables en esta ecografía y, sin embargo, pueden ponerse claramente de manifiesto en ecografías posteriores. Son ejemplos típicos de esta situación la obstrucción intestinal (el intestino se dilata por encima de la obstrucción pero esta dilatación puede no ser manifiesta hasta el tercer trimestre), las obstrucciones de la vía urinaria por el mismo motivo, o la hernia diafragmática (un agujero en el diafragma que comunica el tórax con el abdomen), que puede no visualizarse hasta que el contenido del abdomen asciende hacia el tórax.

[ Ver ecografía de obstrucción intestinal ]  

A veces cardiopatías muy importantes, que dan una imagen patológica muy evidente cuando están totalmente establecidas, pueden estar en un estadio evolutivo precoz, donde todavía es posible ver un ventrículo izquierdo de características prácticamente normales. Es el caso del síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, probablemente la cardiopatía más severa, en la que acaba prácticamente desapareciendo el ventrículo izquierdo y la aorta es muy pequeña. Por último, y no por ello menos importante, el uso de un ecógrafo de gama alta mejorará las posibilidades diagnósticas y cuanto más experto sea un ecografista mayor será la tasa de detección de malformaciones.   

¿Qué es lo que se busca? Cómo es la exploración


En el caso de la ecografía rutinaria de la semana 20, no vamos a buscar algo específico, vamos a descartar que el feto tenga una anomalía inesperada e insospechada. Para esto es fundamental que el ecografista tenga un esquema predefinido, que utiliza para explorar de una manera reglada y meticulosa todas las estructuras fetales, siguiendo un guión predeterminado. A grandes rasgos los pasos que se siguen en el estudio del feto son los siguientes:

•    Determinación del número y posición del feto o fetos dentro del abdomen materno, paso imprescindible para poder localizar las diferentes estructuras fetales.

•   Determinación de la movilidad y viabilidad fetal (si tiene movimientos corporales y latido cardiaco).   

•   Mediciones (biometría) fetales para conocer el tiempo de embarazo y poder determinar alteraciones en el crecimiento. Las medidas más habituales son el diámetro biparietal (DBP) que mide la distancia entre huesos parietales del cráneo, el perímetro o circunferencia del abdomen (CA) y la longitud del fémur (LF). Cada una de estas medidas se compara con una tabla de referencia en semanas y con la media de las tres se calcula el tiempo de embarazo. 

[ Ver imágen de mediciones del diámetro biparietal (DBP) ]  

•   Estudio sistemático de la anatomía fetal.

•   Evaluación de la placenta del cordón y el líquido amniótico. Se debe determinar la morfología e inserción de la placenta, visualizar el cordón, determinar su inserción en la placenta y verificar la cantidad de líquido amniótico.

•   Visualización del útero y ovarios maternos para descartar la presencia de miomas, quistes u otros tipos de patología.

¿Qué órganos explora?


Se describen a continuación alguna de las estructuras que se buscan de manera sistemática en una exploración ecográfica de la semana 20.

•   En la cabeza debemos valorar su forma e integridad, dentro del cráneo se valoran las estructuras encefálicas (hoz del cerebro, ventrículos cerebrales, «cavum de septum pellucidum»), el cerebelo y la cisterna magna.

•   La cara se explora de frente y de perfil, para valorar los labios, la mandíbula, la nariz y los ojos.

•   En el tórax hay que evaluar su forma y tamaño y el aspecto de los pulmones y el diafragma.

•   En el corazón se debe determinar su orientación, el corte de cuatro cámaras, las válvulas y tabiques, la salida de los grandes vasos y el retorno venoso. La ecografía Doppler color es opcional. Las anomalías cardiacas son las de más difícil diagnóstico. Sólo suele diagnosticarse una de cada tres.

•   En el abdomen el estómago se ve como una burbuja negra, más o menos grande dependiendo de lo lleno de líquido que esté. El hígado del feto es proporcionalmente grande y se identifica con facilidad. Intestino delgado y grueso. Los riñones están a los lados de la columna. A veces son difíciles de ver, sobre todo el izquierdo, que se camufla con el intestino. La vejiga urinaria, al igual que el estómago, aparece como una burbuja negra y se ve con mayor o menor facilidad dependiendo de la cantidad de orina que contenga. La pared abdominal, se debe recorrer en toda su extensión, haciendo especial hincapié en la zona de inserción del cordón umbilical.

•   Genitales externos.

•   Extremidades superiores e inferiores con evaluación de los huesos largos y visualización lo más completa posible de manos y pies. Determinar la alineación del pie con la pierna.

•   Estudio detallado del tamaño, madurez y localización de la placenta. Valoración de la inserción placentaria y fetal del cordón, de su longitud y del número de vasos que contiene. Estimación de la cantidad de líquido amniótico.

Detectar el sexo del bebé


En la semana 20 de embarazo el desarrollo de los genitales ha finalizado y, en general, para un ecografista experto, es posible distinguir el sexo en la mayoría de los casos con una fiabilidad superior al 98%. Con los ecógrafos actuales se puede ver el aparato genital del bebé. No es cierto que los especialistas se equivoquen más en el caso de las niñas: el porcentaje de error es muy similar en ambos sexos.

¿En qué porcentaje se pueden detectar las malformaciones fetales?


Aunque la ecografía es la mejor técnica diagnóstica disponible en la actualidad, una ecografía normal no excluye de forma definitiva la presencia de anomalías. Hay anomalías no detectables por ecografía y de entre las detectables, no todas se diagnostican siempre.

La tasa de detección ecográfica de malformaciones varía dependiendo del centro y del año del estudio. Por término medio se diagnostican el 60%. Se puede superar el 80% en casos de anomalías muy severas o incompatibles con la vida.

La siguiente tabla obtenida del Colegio Británico de Obstetras y Ginecólogos muestra el porcentaje de detección, en la semana 20, de algunas malformaciones importantes:

¿Tengo riesgo de tener un niño con anomalías si mi embarazo es considerado de bajo riesgo?


Sí. La mayoría de las malformaciones congénitas ocurren en mujeres sin factores de riesgo. La incidencia de anomalías congénitas mayores en el nacimiento es del 2-3% y son responsables de entre 20 y el 25% de las muertes perinatales.

¿Qué beneficios tiene el diagnóstico ecográfico de anomalías fetales?


Dar a los padres la información más adecuada y completa posible sobre el pronóstico y las consecuencias a corto y largo plazo. También, de las posibilidades de tratamiento, para que puedan tomar la decisión que consideren más adecuada.

¿Qué es el consentimiento informado?


Es un documento escrito donde se explica el procedimiento que se va a realizar: la ecografía de la semana 20. El paciente, en este caso la embarazada y su pareja, tienen derecho a saber en qué consiste la prueba que se les va a realizar, sus posibilidades diagnósticas y sus limitaciones. Una vez leída esta información y pedidas las aclaraciones oportunas, la pareja decide si desea hacerse o no la prueba, al firmar la conformidad o la renuncia.

¿Es útil la ecografía 3D o 4D en la ecografía de la semana 20?


En la actualidad la ecografía 3D o 4D no se considera imprescindible en ninguna exploración obstétrica. Existen muchas dudas sobre si mejora el diagnóstico de anomalías fetales. En general, una malformación no «aparece» en una ecografía 3D. Lo habitual es que se detecte por ecografía 2D y se utilice la ecografía 3D para intentar clarificar el hallazgo. Una de las aplicaciones más popular de la ecografía 3D es la posibilidad de ver la superficie fetal. En estos casos se puede clarificar alguna anomalía de superficie detectada por ecografía 2D y, desde luego, es más fácil que los padres comprendan la malformación si la pueden ver en una imagen más próxima a una fotografía. 

[ Ver ecografía en 3D ] Ecografía embarazo semana 20: índice ⇒⇒ 

Embarazo semana 20: Toca la ecografía morfológica

La semana 20 de embarazo es crucial para la madre y el bebé. Entramos en el ecuador de la gestación y nos toca la ecografía de la semana 20, llamada también ecografía morfológica. El especialista puede observar con detalle toda la anatomía del bebé para descartar posibles malformaciones fetales.

Semana 20 de embarazo: «¿Cuánto pesa y mide mi bebé?»


 
Cómo se desarrolla un bebé con 20 semanas de gestación

Tu hijo mide entre 14 y 16 centímetros y pesa 260 gramos en la semana 20 de gestación. Su aspecto va cambiando por días.

La piel que cubre el cuerpo de tu hijo se desarrolla a través de dos capas: la epidermis, más superficial, y la dermis, situada por debajo de la anterior.

En la epidermis empiezan a aparecer las arrugas en las palmas de las manos, plantas de los pies y dedos, que darán lugar a los patrones característicos de cada ser humano. Estas arrugas o surcos epidérmicos vienen determinados genéticamente y son distintos para cada persona. 

La grasa también empieza a aparecer debajo de la piel. Y a partir de la semana 20, las glándulas de la piel fetal segregan una sustancia blanquecina y pastosa llamada vérnix caseosa. Esta sustancia protege  la piel del feto contra la agresión del líquido amniótico. Cuando el bebé nace, verás que está cubierto por dicha capa blanquecina.

  • Calcula tus semanas de gestación, fecha de parto y peso ideal en tu semana del embarazo.

Molestias de la semana 20: mareos y anemia


Bajadas de tensión en la embarazada de 20 semanas

Puedes encontrarte mareada, sobre todo al levantarte de la cama o ponerte de pie tras estar un rato sentada. Esto se debe a la hipotensión , o bajada de tensión arterial, propia del embarazo. Suele aparecer en el segundo trimestre, aunque algunas pacientes lo refieran desde el principio. Este cuadro hipotensivo (tensión baja) puede deberse a la compresión del útero sobre la arteria aorta y la vena cava. Se presenta cuando está tumbada boca arriba, a veces incluso cuando te están haciendo una ecografía.

Túmbate del lado izquierdo 

Se denomina hipotensión supina y para prevenirla debes tumbarte de lado, preferiblemente del izquierdo para no comprimir ningún vaso sanguíneo. Otro tipo de hipotensión es la llamada hipotensión postural y ocurre cuando te levantas rápidamente si está sentada o en cuclillas. Entonces la presión sanguínea baja, debido a que la sangre del cerebro también baja debido a la gravedad. Este problema se soluciona levantándote despacio.  

  • Por qué es tan importante el hierro contra la anemia ferropénica en tu embarazo.

Cómo prevenir la anemia en la semana 20 


  • Cuáles son los 9 primeros síntomas de preeclamsia en la embarazada.

Qué es el cribado de preeclampsia del segundo trimestre 


 Este cribado de preeclampsia se realiza entre las 20 y las 24 semanas de embarazo. Su objetivo en estas semanas de gestación es estimar el riesgo específico de cada paciente de desarrollar preeclampsia, y en base a él definir el manejo del embarazo, incluyendo la programación y contenido de las visitas sucesivas. Esto podría potencialmente minimizar los eventos perinatales adversos para aquellas pacientes que desarrollen preeclampsia, pues se tienen más vigiladas a partir del segundo trimestre hasta el final del embarazo. Además se puede decidir el momento y sitio más adecuados para el parto.

Doppler y análisis de biomarcardores en sangre

Este cribado consiste en la determinación de la tensión arterial materna, la realización de un Doppler en arterias uterinas y la medición de los biomarcadores PLGF y sFLT-1 en sangre materna. Este cribado predice un 85% de las preeclampsias pretérmino antes de la semana 37 y un 45% después de la semana 37. No se realiza en todos los hospitales, pero se está empezando a implementar en muchos de ellos.

Cómo es la ecografía de la semana 20 de embarazo


La ecografía morfológica o ecografía de la semana 20 se realiza, como ya hemos explicado, entre las semanas 19 y 20, de embarazo. Es una prueba rutinaria que deben realizarse todas las gestantes, independientemente de su edad o de posibles factores de riesgo.

En muchos centros deberás firmar un consentimiento informado antes de realizarte esta ecografía. Muchas veces,  para confirmar una sospecha ecográfica de una malformación fetal  debe realizarse una amniocentesis que determine la existencia de cromosomopatía.   

Si con el líquido amniótico extraído en la amniocetesis no se consigue confirmar el resultado genético (o no) es concluyente, se ofrecerá una funiculocentesis. Otras veces, se visualizan signos ecográficos sugerentes de un síndrome cromosómico, y es necesaria la realización de  técnicas invasivas (amniocentesis o funiculocentesis) para descartarlo.

Semana 20: Puedes conocer el sexo del bebé

Por tanto, esta ecografía es la más esperada por toda embarazada, ya que tranquiliza saber que no se ve ninguna malformación fetal, lo que disminuye la angustia de la madre, y diagnostica  al mismo tiempo el sexo del bebé.   Gracias a la calidad y alta resolución de los ecógrafos actuales, esta prueba se realiza en cualquier centro público o privado; requiere una alta preparación por parte de los ecografistas. Si en la ecografía se  diagnostican posibles anomalías, se  suele derivar a la gestante a un hospital de nivel III para la realización de una ecografía más minuciosa y exhaustiva. 

Qué alteraciones cromosómicas pueden detectarse

El riesgo de alteración cromosómica del feto ( aneuploidía fetal) se reevalúa en la ecografía morfológica de la semana 20: 

  • El hallazgo de una malformación estructural en dicha ecografía fetal puede hacer recomendable la realización de una técnica invasiva para estudio del cariotipo fetal, independientemente de cuál haya sido el resultado del programa de cribado al que la gestante haya sido sometida previamente.

  • ¿Qué pasa si hallamos marcadores ecográficos de cromosomopatía? Detallamos los más importantes:

    • Engrosamiento nucal ≥6 milímetros
    • Hiperrefringencia intestinal (refringencia igual o superior a la de la columna)
    • Fémur corto  (<percentil 5)
    • Ectasia piélica (dilatación de alguna zona del riñón)
    • Foco hiperecogénico intracardíaco (se ve una mancha brillante en corazón del feto) Si la embarazada ha sido sometida previamente a un programa de cribado sólido y fiable, entonces no constituye indicación de estudio citogenético, sino que se recomienda tener en cuenta el riesgo estimado previamente y recalcular el riesgo a tenor de los cocientes (o «likelihood ratios») de cada uno de los marcadores.
  • Cabe destacar que la ectasia piélica y el foco hiperecogénico intracardiaco presentan una cociente de 1, y que por tanto no modifican el riesgo previo de síndrome de Down o trisomía 21. Otra manera de recalcular el riesgo sería multiplicar el riesgo basal por 10 en el caso de dos marcadores y por 115 en el caso de tres o más marcadores. La ausencia de marcadores ecográficos, a su vez, reduce en un 0,4 el riesgo de trisomía 21.

  • No obstante, si la paciente no ha sido sometida previamente a dicho programa de cribado combinado en el primer trimestre, la identificación de estos marcadores del segundo trimestre en la ecografía morfológica, sí puede aconsejar la realización de una técnica invasiva como la amniocentesis.

Dra. María de la Calle Fernández-Miranda

Jefe de Sección de Obstetricia Médica y Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital La Paz (Madrid)

fetal ultrasound at 20 weeks

  • Fetal development by week
  • Our apparatus
  • other types. ..
  • Pregnancy management
  • Fetometry data at various times

The cost of ultrasound in the second trimester in the period from 14 to 26 weeks is 550 hryvnia. The price includes prenatal screening, biometric protocols, 3D/4D visualization. The cost of comprehensive prenatal screening according to PRISCA (ultrasound + free estriol + alpha-fetoprotein + beta-hCG with the calculation of the individual risk of chromosomal pathologies (for example, Down syndrome or Edwards syndrome) and developmental defects (for example, neural tube defect) — 1060 hryvnia.

Ultrasound of the fetus at 20 weeks of pregnancy is performed routinely as part of prenatal diagnostics. During this period, an obstetrician-gynecologist conducting ultrasound during pregnancy can accurately determine the sex of the child, you yourself can verify this!

So, if you have a girl, her uterus is already formed, the ovaries contain seven million primitive eggs. By the time of birth, there are 2 million of them in the norm. The eggs are exposed to negative environmental influences. For example, if you are taking certain medications, your daughter’s egg count may drop dramatically and she may experience premature menopause or, God forbid, infertility. Therefore, taking any medication during pregnancy should be balanced and prescribed by a doctor if absolutely necessary. Your daughter is developing a vagina

If you have a boy, his testicles begin their journey from the abdomen, where they formed, to the scrotum.

Your child is actively growing. With ultrasound of the fetus at 20 weeks of gestation, its length is 19-20 cm, and its weight is about 400 grams. At the same time, the fetus still has enough space in its home, it moves freely, turns, which can be seen with an ultrasound of the fetus at 20 weeks of gestation. In most cases, at 20 weeks pregnant, you already feel the acrobat inside of you!

3d 4d ultrasound of the fetus during pregnancy will be informative, on which facial structures, back, head, etc. are available for viewing.

Conventional ultrasound measures the basic dimensions of the fetus to diagnose normal development.

Fetometry (fetal size) with ultrasound of the fetus at 20 weeks of pregnancy is normal

  • BPD (biparietal size is 43-53 mm.
  • LZ (frontal-occipital size) 56-68 mm.
  • OG (fetal head circumference) 154-186 mm.
  • OB (fetal abdominal circumference) is 102 mm 124 -164 mm.

Normal measurements of long bones on fetal ultrasound at 20 weeks gestation

  • Femur 29-37 mm
  • Humerus 26-34 mm
  • Forearm bones 22-29 mm
  • Lower leg bones 26-34 mm

Ultrasound of the fetus at 20 weeks of pregnancy must study the internal organs. The kidneys of the fetus are visible, expansion of the pelvis (pyeloectasia, hydronephrosis) in the fetus, stomach, gallbladder, bladder, intestines, liver, lungs, heart are excluded. In the study of the heart with ultrasound of the fetus at 20 weeks of gestation, the correct position of this organ, the symmetry of the chambers of the heart, the integrity of the partitions, and the correct exit of the main vessels are determined. If there is a discrepancy with the norm, the pregnant woman is sent for a specialized ultrasound of the fetal heart, since heart defects are among the most common fetal malformations. Diagnosis of heart disease is important for determining prognosis for life after childbirth. Sometimes surgery is required in the first hours of a child’s life.

You may notice that your nails and hair are better. This happens under the influence of pregnancy hormones. A little later, when the consumption of calcium and other microelements and vitamins becomes greater due to the intensive growth of the fetus and with insufficient intake of these substances from food, you can note the opposite process. To prevent this from happening, eat at least 300 grams of hard low-fat cheese, cottage cheese, drink milk. Your doctor may recommend multivitamin supplements if needed.

You continue to experience heartburn symptoms and a feeling of heaviness in the abdomen. All the same hormones of pregnancy are guilty of this. Try to drink a glass of water every hour. This will relieve the symptoms. You also need to stop eating large portions. It is better to eat more often, but not much.

As your child grows, so does the amount of vaginal discharge. This is necessary to protect the birth tract from infection and ensures a normal balance of bacteria. Try not to be tempted to wear panty liners to prevent inflammation and thrush.

You may notice headaches more often after provocations, which include: bright, flickering lights, stuffy rooms and enclosed spaces, hot clothes, perfume smells. Try to avoid these irritants.

Weakness and dizziness are associated with increased blood volume in your body. Hot places should be avoided, such as staying near the stove for a long time while cooking. You need to get out into the fresh air more often.

Cramping of the calf muscles can be associated with a lack of calcium and magnesium, as well as with spasm of peripheral vessels. To reduce such manifestations, it is also important to drink enough (less than 1 glass per hour), eat foods containing calcium and magnesium.

Slight swelling of the legs and feet leads to the fact that you are forced to wear more comfortable, wider shoes. It’s time to ditch your heels if you haven’t already. Ankle ligaments become stretched under the influence of pregnancy hormones, it is much easier to injure them if you twist your leg. Be careful!

If severe swelling occurs, contact your doctor immediately!

The protruding navel on your tummy is due to the fact that the growing uterus is pressing on it from the inside. If you don’t like your new look — don’t worry — the belly button will return to its original place after childbirth as the stomach shrinks.

Continue monitoring uterine tone. When conducting fetal ultrasound at 20 weeks of pregnancy , it is possible to determine if there are segmental contractions of the myometrium (ultrasound of the uterus). You are already able to assess the tone of the entire uterus on your own by feeling pressure and tension in the abdomen below the navel. In such cases, it is necessary to lie on the left side, try to relax. In the absence of pain, such spasms are regarded as a variant of the norm. Be sure to tell your doctor about them at your next appointment.

read more: 21st week of pregnancy

  • 3D and 4D ultrasound during pregnancy
  • Fetometry data at various times
  • Ultrasound diagnostics of Down syndrome and other chromosomal abnormalities
  • Evaluation of the correct development of the fetus by ultrasound
    • Female ultrasound

    • Hydrotubation (echohydrotubation): study of the patency of the fallopian tubes (ultrasonic hysterosalpingoscopy)
    • Transvaginal
    • Ovaries
    • Uterus
    • Mammary glands

      Vascular ultrasound

    • Duplex Scan
    • Cerebral vessels
    • Neck vessels (duplex angioscanning of the main arteries of the head)
    • Veins of the lower extremities

      Male ultrasound

    • Transrectal (trusion): prostate
    • Scrotum (testicles)
    • Vessels of the penis

      Organ ultrasound

    • Appendicitis
    • Abdomen
    • Gallbladder
    • Stomach
    • Intestines
    • Bladder
    • Soft tissue
    • Pancreas
    • Liver
    • Kidney
    • Joints
    • Thyroid
    • Echocardiography (ultrasound of the heart)

      Ultrasound diagnostics of diseases

    • Varicose veins: ultrasound diagnosis of varicose veins
    • Hypertension: Ultrasound diagnosis of hypertension
    • Thrombosis: ultrasound diagnosis of vein thrombosis
    • Ultrasound diagnosis of chronic pancreatitis
    • for kidney stones
    • for cholecystitis

      Pediatric ultrasound

    • Hip joints in newborns (if hip dysplasia is suspected)

    What is fetal echocardiography? | Rumex

    Fetal echocardiography is a modern method for examining the heart. It is carried out using a special ultrasound diagnostic apparatus, which is equipped with special cardiological programs. Using this method, it is possible to timely detect anatomical changes in the heart, as well as the functional state of large vessels and the pericardium: an increase in wall thickness or expansion of the ventricles, as well as atria, ventricular contractility, the presence of blood clots or fluid in the pericardial region, or the formation of tumors.

    The peculiarity of the echocardiogram is that this method allows you to examine the internal state of the heart using sound waves. This study is carried out using a multifunctional special device, which is called a transducer. It is installed on different areas of the abdominal cavity of a pregnant woman and allows you to examine the heart and valves of the fetus from different positions.

    The method of fetal echocardiography is absolutely harmless. It has practically no contraindications, therefore it can be carried out by pregnant women repeatedly. The reflected signal of ultrasonic waves is transmitted to a computer system and displayed on the monitor in the form of bright dots, which then merge into a common image of the object under study.

    Fetal echocardiography is an absolutely safe method that cannot harm either the mother or her unborn child. New generation devices from well-known manufacturers, such as the iE33 ultrasound machine, allow you to examine in detail unborn children in a variety of conditions and at the same time obtain the most accurate results. Ultrasound diagnostics gives doctors the opportunity to detect malformations of the heart at a fairly early stage of pregnancy and accurately diagnose even before the baby is born. Thanks to her, sick children have more chances for a full life, since heart surgery is often performed on babies immediately after birth.

    Preparing for fetal echocardiography

    The bulk of heart diseases are defects, namely anatomical disorders of the structure of the heart, which subsequently lead to hemodynamic disturbances even in the prenatal period or immediately after the birth of a child. It is the method of fetal echocardiography that makes it possible to detect heart defects during pregnancy, as well as such rare diseases as cardiomyopathy, which are accompanied by an increase in heart cavities. In addition, this diagnosis enables doctors to detect heart tumors even in the prenatal period and timely determine the treatment tactics.

    Today, fetal echocardiography is carried out using modern and multifunctional ultrasound equipment in case there is any suspicion that a heart pathology may occur in a child. Indications for the use of this method may include such factors as the presence of congenital heart disease in parents, the birth of previous children with congenital heart disease, suspicion of the development of chromosomal abnormalities, various embryonic abnormalities detected by ultrasound, thyrotoxicosis, diabetes mellitus, or chronic infections found in future mother. Also, fetal echocardiography is performed if the woman took antibiotics or psychotropic drugs in early pregnancy, or if the mother had rubella during pregnancy. Indications for this diagnostic method can be intrauterine fetal growth retardation, detection of heart changes during screening ultrasound examination of the fetus, deviation from the norm of indicators that were obtained when evaluating the cut through 3 vessels. Also, the study is prescribed when the thickness of the cervical fold in the fetus, detected during ultrasound screening of the first trimester, was more than 2.5 mm or when the normal rhythm of the fetal heart is disturbed.

    The optimal time for fetal echocardiography is between 18 and 24 weeks of gestation, but testing can be done at any other time. This diagnostic method does not require special preparation on the part of a pregnant woman. The procedure takes 30 to 45 minutes. In the early stages, the study can be carried out using a transvaginal sensor, followed by a repetition of the study to clarify the results.

    Contraindications for testing

    Fetal echocardiography is not a study that can harm the health of a pregnant woman or her child, so there are no contraindications to its implementation today. Conducting a normal diagnosis can only be prevented by deformation of the abdominal cavity or serious changes in the skin of an allergic or inflammatory nature that are present in the study area.

    In modern medicine, fetal echocardiography is divided into several types. It can be two-dimensional, which allows you to study the anatomy of the main structures of the heart. The condition of the cusps, walls and valves of the heart can be examined using M-mode echocardiography, and Doppler echocardiography allows you to study and correctly assess hemodynamics and heart rhythm.

    This technique allows you to study in detail the speed and direction of blood flow, and also allows doctors to assess the degree of vasoconstriction of the heart and determine the volume of blood that exits and returns to the heart. For the most accurate echocardiography, ultrasound devices of a new generation are used, which are absolutely harmless to the health of the expectant mother and her baby.

    In the event that a serious pathology is found in a child during echocardiography, then a second examination is prescribed in one to two weeks to rule out a possible medical error. Sometimes, after the study, the expectant mother is sent for a more detailed consultation with a cardiologist, pediatric surgeon and neonatologist.

    Some heart pathologies detected in the fetus may disappear on their own even before the moment of birth, therefore, abnormalities are sometimes not detected on repeated examination. The quality of the images obtained during the study can be influenced by factors such as the location of the fetus in the womb and the weight of the mother, since it is much more difficult for overweight women with a large fat layer to diagnose.

    Norm and interpretation of results

    Fetal echocardiography is a non-invasive diagnostic technique that is highly informative. Only a cardiologist can decipher an echocardiogram, since an independent study of the indicators cannot clarify the complete picture of the study.

    In any conclusion of an echocardiogram, there are a number of mandatory indicators, the values ​​of which reflect the structure and functions of the heart chambers. In the conclusion, the parameters of the right and left ventricles, atria, interventricular septum, the state of the heart valves and pericardium must be indicated. With the help of special medical benefits, certain norms are established, deviations from which may indicate the appearance of various heart pathologies.

    The following indicators must be recorded in the protocol after this examination:

    • left ventricular myocardial mass value;
    • left ventricular myocardial value;
    • final systolic size;
    • short axle;
    • long axle;
    • end-diastolic volume of the left ventricle;
    • aorta;
    • right atrium;
    • left atrium;
    • myocardial thickness of the interventricular septum systological;
    • myocardial movement;
    • thickness of the myocardium of the interventricular septum diastological;
    • mitral valve;
    • aortic valve;
    • ejection fraction;
    • wall thickness in diastole;
    • pulmonary artery;
    • stroke volume;
    • diastolic wall thickness;
    • diastolic size.

    The main indicators that determine the normal development and functioning of the heart muscle are data indicating the work of the ventricles, as well as the development of the septum between them. Deciphering the data after the study may indicate a manifestation of heart failure or stenosis. Insufficiency develops when the leaflets of the heart valve, which prevent the reverse movement of blood, do not cope with their functions, because of this, the blood is sent to the adjacent chamber, and the heart becomes less efficient. With stenosis, a decrease in the diameter of the valve opening is noted, as a result of which blood pumping worsens.

    Deciphering heart echocardiography necessarily includes data on myocardial contractility, as well as pumping function of the left ventricle in dynamics, the presence of scars, aneurysms, tumors, blood clots, as well as their size and effect on wall contractility. In addition, based on the study, the doctor has the opportunity to reliably assess the condition and functional characteristics of the heart valves, as well as the degree of hypertrophy of their walls. This technique allows you to study the blood flow through the valves and large vessels, as well as to detect the presence and existing degree of backflow of blood through the valves.

    Fetal Heart Ultrasound

    At the very beginning of embryonic development, the heartbeat of the fetus is measured using conventional ultrasound. With the normal development of pregnancy, with the help of a transvaginal sensor, the contraction of the heart of the embryo can be heard as early as the fifth or sixth week of pregnancy. The heart rate of the embryo changes depending on the duration of pregnancy. So in the sixth to eighth week, this figure is 130 beats per minute. Further on the ninth-tenth week, this indicator is 170-190 beats per minute, and from the eleventh week until the moment of delivery, it is 140-160 beats per minute. The ongoing changes in the heart rate are directly related to the development, as well as the formation of the functions of the autonomic nervous system.

    It is the heart rate that is the most important indicator of the normal development of the embryo, when these parameters change, it is necessary to carry out treatment, which is aimed at eliminating the cause of the development of deviations. It should also be noted that the absence of heart contractions in an embryo longer than 8 mm indicates a non-developing pregnancy.

    In the second and third trimesters of pregnancy, the location of the heart in the chest is examined, and the frequency and nature of heart contractions are determined. With a lack of oxygen, the heart rate can increase to 160 beats per minute, and with a sharp deterioration in the condition of the fetus, this figure may decrease. Ultrasound examination of the fetal heart allows timely detection of approximately 75% of existing defects. In the event that any changes are detected during the described study, then the pregnant woman is prescribed a more informative and accurate diagnosis — fetal echocardiography.

    A technique that saves lives

    Fetal echocardiography is a comprehensive examination method that uses different modes of operation of the ultrasound scanner. The purpose of fetal echocardiography is the early detection of various pathologies of the development of the heart.

    Добавить комментарий

    Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *