El niño rebelde: Niños rebeldes y respondones: ¿qué podemos hacer?

El niño rebelde: Niños rebeldes y respondones: ¿qué podemos hacer?

Niños rebeldes y respondones: ¿qué podemos hacer?

La forma que tienen los niños de manifestar sus sentimientos de rebeldía es diferente en cada edad. Cuando son bebés terminan por adaptarse a nuestras costumbres y exigencias, pero cuando son un poco más mayores las cosas cambian. Son varias las causas que provocan situaciones no demasiado favorables para el equilibrio psicológico y emocional de nuestro hijo. Aquí encontrarás pautas para actuar ante conductas de niños respondones y rebeldes.

Casos de rebeldía en el niño

A veces el nacimiento de un nuevo hermano desencadena sentimientos de celos y de envidia, o la separación de los padres provoca un sentimiento de inseguridad debido a la necesidad de cariño o protección. En ambas ocasiones, las respuestas del niño pueden ser inapropiadas e incluso agresivas, ya que necesita defenderse.

Otras veces, ante un cambio de colegio, de casa o de ciudad, el niño se comporta de manera extraña, está irritable; los padres no asociamos esta conducta al acontecimiento en sí y pensamos que una mudanza a una nueva casa y con una habitación más grande será lo mejor para él, dejando en cierta medida de lado sus sentimientos, sin darnos cuenta de la identificación que tiene el niño con el colegio, la casa o la ciudad anterior.

También los desacuerdos entre los padres en lo que respecta a la educación, las desautorizaciones entre ambos y la falta de unos límites claros inducen al niño a una confusión interior, llegando a responder de forma agresiva o con reproches.

Cómo actuar ante conductas rebeldes en el niño

Cuando nuestro hijo es muy pequeño, debemos comprender que su agresividad se encuentra motivada simplemente por la incapacidad para controlar sus impulsos: aún no sabe canalizar correctamente sus enfados y no debemos preocuparnos en exceso.

El negativismo de los dos o tres años es una etapa clave en la que el niño dice «no» a cualquier propuesta que se le hace, aunque luego la acepte. Este momento indica que está esbozando su propio «yo» y su propia personalidad: trata de comunicar que él tiene sus propios deseos y que éstos solo le corresponden a él.

Más tarde, a los cuatro, cinco o incluso seis años, el niño ya ha incorporado a su forma de vida una serie de normas básicas y hábitos. Ha superado crisis de rebeldía producto de autoafirmaciones, y le gusta mandar y alardear para manifestar su autonomía, a la vez que se enfada ante los fracasos.

En las edades intermedias, las influencias de los grupos sociales son significativas, y la clave más importante del éxito y de la felicidad en su vida pasa por tener una buena imagen de sí mismo. Se preocupa mucho de saber si está actuando de forma correcta y, cuando está convencido de lo que quiere hacer o decir, es capaz de desafiar la autoridad de sus padres.

En la adolescencia surgen etapas de desorientación: realmente, existe una crisis de identidad. La mayoría de los adolescentes protesta cuando se los considera niños o incluso cuando se utiliza el término adolescente para referirse a ellos, aunque en su fuero interno acepten que todavía piensan y actúan como tales. De alguna manera, saben que son pequeños para algunas cosas y mayores para otras.

Niños que protestan ante las normas de los padres

En muchas ocasiones queremos que nuestro hijo haga una cosa mientras él prefiere dedicarse a otra distinta. Sabemos que encontraremos una resistencia inicial por su parte en forma de protesta. Pero hemos de tener en cuenta que la protesta es utilizada por los niños para distraernos de nuestra tarea de poner límites. Lo mejor que podemos hacer es ignorar los reproches, excusas, quejas y arrebatos, pues, independientemente del tipo que sean, no son en realidad más que llamadas de atención que ellos utilizan.

Por el contrario, hay que hacerlos ver que ésa no es la mejor vía para conseguir sus propósitos, pues nosotros hemos tomado la decisión que consideramos correcta para ellos. Además, nos mostraremos firmes y dispuestos a repetir la orden aunque parezcamos un disco rayado. En contrapartida, le ofreceremos incentivos positivos y agradables en lugar de amenazas. Además, aprovecharemos los ratos que estemos calmados para sentarnos a dialogar sobre aquellas cosas que más le cuesta hacer, estableciendo planes activos de resolución de conflictos en los que él pueda participar aportando ideas para aplicarlas después con nuestro consentimiento, pero según sus propios métodos.

Qué hacer cuando el niño contesta

1.- Nos mantendremos al margen y no corresponderemos con enfado al enfado de nuestros hijos.

2.- Le recordaremos que nos preocupamos por él y que ese comportamiento no es el apropiado: «Te quiero mucho, pero no me gusta cómo me estás contestando». También podemos utilizar el humor: «Bueno, bueno, ¡vaya palabritas que estás diciendo!, ¿eres tú el que habla?»

3.- Le explicaremos lo que esperamos de él: «Puedes decir que estás enfadado sin necesidad de contestar así».

4.- Le daremos un tiempo para pensar: «Reflexiona un poquito antes de seguir diciendo esas cosas». Si nosotros nos alteramos, es conveniente que también nos tomemos un rato para reflexionar hasta que nos hayamos calmado y recuperemos el control de la situación.

5.- Estableceremos unas normas básicas para solucionar el problema de las malas contestaciones: «Ahora hablemos de lo que ha sucedido hace un rato. ¿Qué se te ocurre para que no vuelva a pasar?»

Consejos para padres de niños rebeldes

1) Cuando nuestro hijo nos pida las cosas de malos modos, no debemos cumplir sus deseos por mucho que grite, hasta que lo diga correctamente. A veces el niño está perdido y lo que necesita es una simple orientación; podemos intentar enseñarle, a través de los cuentos o de las historias inventadas por nosotros mismos, el valor del respeto hacia los demás y hacia las otras opiniones. De esta forma iremos consiguiendo que nuestro hijo vaya ganando en flexibilidad y tolerancia a medida que crece.

2) Si nosotros le contestamos mal cuando no responde a nuestras expectativas, lo más probable es que nuestro hijo termine por hacer lo mismo por pura imitación. Debemos evitar confundirle con mensajes contradictorios: contestar está mal y papá y mamá tampoco lo tienen que hacer.

3) Si el niño sigue contestando y esta vez sucede en un lugar público, nos mantendremos al margen y después, cuando lleguemos a casa, hablaremos en privado de manera más calmada, afrontando el problema con tranquilidad, sin espectadores y acordando reglas de conducta.

4) Una buena forma de erradicar las contestaciones desagradables, especialmente si se prolongan durante un tiempo, es elogiar la conducta contraria y alabar a nuestro hijo cada vez que se comporta de una forma agradable y correcta.

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com
 

Artículos

relacionados

  • Niños y niñas desobedientes

    Hay niños que tardan en hacer caso a sus padres: no contestan cuando se los llama, retrasan considerablemente el cumplimiento de las obligaciones, dejan las cosas…

  • Lo que nunca debes hacer cuando castigas a tus hijos

    Para educar a los hijos es necesario, además de proporcionarles atención y afecto, enseñarles a respetar límites. Una enseñanza en la que es preciso no caer en el…

  • Educar a los niños sin perder los nervios

    Si los padres no tienen la costumbre de gritar a su hijo, posiblemente cuando le regañen en un tono más alto será muy eficaz, pero utilizar los gritos y las…

  • Comportamientos de nuestros hijos que no debemos tolerar

    El desarrollo del aprendizaje en nuestros hijos es permanente. Una de las principales tareas como padres es marcar límites y ayudarles a diferenciar entre…

  • Comportamientos habituales de los niños de 2 años

    Tu hijo ha cumplido 2 años. Su desarrollo mental es cada vez más complejo. Ya sabe que es un ser independiente. Entiende muy bien lo que le dices, pero no siempre…

Niños rebeldes — Ayuda — Psicologos Niños Majadahonda

Niños rebeldes: ¿cuándo buscar ayuda?

Numerosos padres acuden a terapia y verbalizan situaciones de dolor respecto al comportamiento de su hijo. La mayoría de ellos no saben cómo actuar. Hay niños a los que les cuesta cumplir normas, seguir órdenes, y que en algunas ocasiones, desafían abiertamente a sus padres. Cuando les pedimos algo, solemos escuchar “no”, “ahora voy” o “luego”. Además, es común que presenten baja tolerancia a la frustración, quieren salirse siempre con la suya y parece que se sienten cómodos en el conflicto frecuente (muchos padres nos cuentan como parece “que nos buscan” y como en alguna ocasión, los encuentran).

La rebeldía en los niños:

Durante el crecimiento del niño, existe una fase en la que ponen a prueba a sus padres. Es decir, el niño tanteará hasta dónde puede saltarse los límites de los padres y estudiará cómo son sus reacciones. Esta fase es normal en el desarrollo del niño. Es importante que los padres muestren firmeza a la hora de poner los límites.

Es importante que diferenciemos entre la desobediencia o un posible problema a nivel comportamental. Algunos de los ejemplos de problemas a nivel comportamental que deberíamos valorar son los siguientes:

  • El niño ignora al adulto cuando le interpela.
  • Se repite todo demasiadas veces.
  • Abandona tareas sin terminarlas.
  • Nada consigue entretenerle. Todo le aburre.
  • Es muy desorganizado.
  • Las rabietas son frecuentes e intensas.
  • Desafía a adultos y se muestra agresivo.
  • Necesita continua supervisión por parte del adulto.

Conoce a nuestros profesionales


¿Por qué se comporta así?

Pueden haber numerosas causas que expliquen el comportamiento desafiante y disruptivo del niño. Es posible que tenga un temperamento difícil, o un carácter fuerte, o que tenga rasgos de personalidad que favorezcan este tipo de comportamientos. Estos factores son hereditarios.

Sin embargo, es fundamental el estilo educativo de los padres. Es imprescindible que los padres aprendan a hacer cumplir las normas. Debemos de tener en cuenta que los niños tienen una capacidad extraordinaria en llevar la perseverancia a su máxima. Por ello, la famosa frase de “por no oírles” debemos borrarla de nuestro vocabulario.

También es importante que se evalúe si existe otro problema que pueda estar influyendo en la conducta del niño. Por ejemplo, los niños con Trastorno por Déficit de Atencion e Hiperactividad suelen presentar problemas de conducta. Los niños que presentan un estado de animo bajo también suelen manifestar problemas de comportamiento.

Es importante acudir a un profesional si sospechamos que nuestro hijo pueda presentar cualquiera de estos problemas. Desde nuestro equipo de psicologos para niños en Majadahonda podemos ayudarte a evaluar cuál es la causa del mal comportamiento de tu hijo. Evaluaremos si se trata de un problema psicológico del niño o se trata de nuestro estilo de crianza, proporcionándote la ayuda necesaria para que desaparezcan este tipo de comportamientos. Además, en el video de la web podrás obtener más información acerca de qué podemos hacer cómo padres ante este tipo de circunstancias.

El Niño: Pacific Weather Anomaly

Legends about a sudden change in the weather were told by the Indians, but in ancient times the shamans of Central and South America blamed the Gods for everything. Today we call these atmospheric processes El Niño, and although scientists no longer look back at the angry sky like shamans, there are plenty of mysteries about the phenomenon. Climatologists have long learned to record changes in the atmospheric and oceanic processes that accompany El Niño, but the reasons for its sudden appearance are still in question. nine0004

  • What is the Southern Oscillation

    El Niño or the Southern Oscillation is a fluctuation in the surface water temperature in the equatorial Pacific Ocean. East winds usually cool these areas. However, once every few years they weaken, and then the water in the central regions and the air above it warm up much higher than normal. Warm water rises to the surface of the ocean and, moving along the equator towards America, affects the global climate. nine0005

    The term «El Niño» was first used in 1892 at the congress of the Geographical Society in Lima. Captain Camilo Carrilo reported that Peruvian sailors gave the name «El Niño» to the warm northern current, as it is best seen on Catholic Christmas. In 1923, Gilbert Thomas Walker began to study the zonal convection circulation of the atmosphere in the equatorial zone of the Pacific Ocean and introduced the terms «Southern Oscillation», «El Niño» and «La Niña». Until the end of the 20th century, his work remained known only in narrow circles, until the connection between El Niño and the planet’s climate change was established. nine0005

  • Past El Niño drought in rice field in India.

    4 riders of El Niño

    And its influence on the climate is very great. With the advent of El Niño, the trade winds weaken, and the winds coming from the west bring hurricanes and heavy rains that even flood deserts. On the other hand, droughts in Indonesia, Australia and India lead to crop failures and food shortages, causing food riots. Therefore, this natural phenomenon is believed to contribute to military and social conflicts in the affected countries. One of the consequences of the extreme weather conditions caused by El Niño is considered to be outbreaks of epidemics, which are mainly carried by mosquitoes. nine0005

  • Temperature anomaly in the world and in Russia

    Tropical zones of South America traditionally take the greatest blow. In Brazil and Argentina, severe floods occur, and in Peru and Bolivia, many days of winter snowfall occur, which is not typical for these regions of the planet. For the time being, the influence of El Niño on Russia was almost imperceptible. However, when in October 1997 in Western Siberia the air temperature rose above 20 degrees, experts announced the retreat of permafrost to the north. In August 2000, it was the influence of El Niño that the Ministry of Emergency Situations explained a number of showers and hurricanes that passed over the country. nine0005

  • La Niña

    El Niño has a twin sister La Niña (Spanish: baby, girl) is the opposite phase of the oscillation. After its arrival, the water in the equatorial region of the eastern Pacific Ocean cools, which intensifies typical climatic conditions. In Southeast Asia, heavy rains, which are always welcomed here with open arms, are replaced by dry periods. In North America, La Niña does not behave so well: compared to the periods when El Niño reigns here, the number of hurricanes increases. In general, during the action of La Niña, far fewer natural disasters occur than during the reign of her capricious brother. nine0005

  • What awaits us this year

    The National Oceanic and Atmospheric Administration believes that El Niño, which is now gaining strength over the ocean, will become one of the most powerful in history. Its peak will be in November and December of this year, and it will begin to weaken only next year. So, according to meteorologists, another hot year in every sense awaits us. Meanwhile, climatologists are murmuring dire prophecies that El Niño-like weather anomalies will get worse as the planet’s atmosphere warms up due to the greenhouse effect. Whether the apocalypse will really come from this side, no one can say for sure. nine0005

Loading…

Best of the week

MirTesen news

Main page now

—>

El Niño: new Pacific weather anomaly could appear in February

  • Matt McGrath,
  • BBC

will help you understand the events.

image copyrightNOAA/SCIENCE PHOTO LIBRARY

Image caption,

Satellites recorded an increase in temperature on the surface of the Pacific Ocean in 2015

The World Meteorological Organization (WMO) has reported that the probability that in the next three months in the Pacific Ocean there will be a new weak surface water temperature anomaly — El Niño, is 75-80%.

El Niño is a naturally occurring fluctuation in surface water temperature in the equatorial Pacific Ocean.

In a narrower sense, El Niño is the phase of the Southern Oscillation, in which the area of ​​heated near-surface waters shifts to the east. At the same time, the trade winds weaken or stop altogether, upwelling slows down — the rise of warm water from the depths in the eastern part of the Pacific Ocean, off the coast of Peru.

This natural phenomenon directly affects the weather in the Pacific region and around the world.

  • Flooding in Peru kills 72 people
  • Meteorologists: June 2016 was the hottest in modern history
  • Orangutan on a fig tree — the main prize of the competition «Nature Photographer»

It is associated with heavy rains and floods in South America and droughts in Africa and Asia. Often, El Niño leads to record air temperatures in different parts of the planet.

Surface temperatures in tropical waters off the coast of Peru have been rising slightly since October this year, according to WMO data. This leads to inhibition of water circulation and their further heating. So far, however, the atmosphere has not responded to the excess heat generated by the «warmed» ocean. nine0005

Scientists are predicting the likelihood of a new El Niño from May of this year with increasing confidence.

The Australian Met Office currently believes El Niño will start to show up in December. At the same time, American meteorologists with a 90% probability believe that it will occur in January.

Image copyright, Getty Images

Image caption,

Droughts in some parts of the planet and floods in others are linked to El Niño

Skip the Podcast and continue reading. nine0005

Podcast

What was that?

We quickly, simply and clearly explain what happened, why it’s important and what’s next.

episodes

The End of the Story Podcast

WMO models indicate that there is a 75-80% chance of a new full El Niño. Most likely, it will manifest itself between December and February 2019, they say.

At this stage, WMO forecasts of the severity of the phenomenon range from mild to moderate warming with an increase in the temperature of the surface layers of the ocean by 0.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *