Es normal tener retortijones en el embarazo: Diarrea en el embarazo: Causas y soluciones

Es normal tener retortijones en el embarazo: Diarrea en el embarazo: Causas y soluciones

Diarrea en el embarazo: Causas y soluciones

La diarrea es un problema habitual en las mujeres embarazadas. Suele ser común durante el primer trimestre de embarazo, aunque también tiende a aparecer conforme se acerca la fecha del parto.

La diarrea durante el embarazo no suele ser consecuencia de una afección grave, aunque siempre es recomendable consultar con el médico, especialmente si es persistente.

Diarrea en el embarazo: causas y síntomas

Es importante cuidar de la salud de la mujer en todas las etapas, también durante el embarazo. De este modo, además de las pruebas periódicas a las que debe someterse desde que sabe que va a ser madre hasta el momento del nacimiento, también es importante estar atentos ante la aparición de cualquier síntoma como la diarrea.

La diarrea se define por la evacuación de 3 o más deposiciones diarias de características líquidas o pastosas. La diarrea aguda es normalmente leve y autolimitada; en la mayoría de las ocasiones no persiste más de 1 semana. Si el trastorno dura más de 4 semanas se considera diarrea crónica. La diarrea puede acompañarse de fiebre, especialmente si es de causa infecciosas, dolor y distensión abdominal, náuseas y vómitos.

La diarrea durante el embarazo puede aparecer por diferentes motivos. Entre ellos, cabe destacar:

  • Cambios hormonales. Durante el embarazo se producen modificaciones en los niveles hormonales que tienen multitud de implicaciones. Una de ellas es que se puede ver afectado el funcionamiento del sistema gastrointestinal, pudiendo llevar a la aparición de náuseas, vómitos y también diarrea.
  • Problemas en la digestión. Las alteraciones en la digestión pueden provocar que los alimentos no se digieran adecuadamente, lo que puede llevar a la aparición de diarrea.
  • Cambios en la alimentación. En el embarazo se recomienda modificar algunos aspectos de la dieta. Por ejemplo, una recomendación habitual es aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra para evitar el estreñimiento. El aumento excesivo en la ingesta de alimentos vegetales puede ocasionar la aparición de gases, flatulencia y diarrea. Por otro lado, también se suele aumentar el consumo de lácteos por su alto contenido en calcio, por lo que el exceso de lactosa de la leche puede propiciar la aparición de diarrea.
  • Intoxicaciones alimentarias. Como en el resto de las personas, las mujeres embarazadas no están exentas de poder padecer toxiinfecciones alimentarias. De este modo, es importante prestar atención a la higiene de los alimentos. Se deben limitar los riesgos, evitando el consumo de alimentos crudos o poco cocinados de origen animal, o alimentos vegetales con una higiene defectuosa o de procedencia desconocida. También se debe evitar el consumo de lácteos no pasteurizados y el empleo de utensilios de cocina de madera (es un material poroso que dificulta una desinfección adecuada).
    Una vez que la diarrea se ha producido, la presencia de sangre en las heces puede alertar de un posible origen bacteriano de la diarrea.
    Otra causa de diarrea en el embarazo son las causadas por infecciones sin relación con la ingesta alimentaria, tales como virus respiratorios que ocasionalmente pueden afectar al intestino, como los adenovirus.
  • Presión en el aparato digestivo. Conforme el feto crece, aumenta la presión en la cavidad abdominal sobre las estructuras internas, incluyendo el estómago y el resto del aparato digestivo. Esto puede provocar dificultades en la digestión y absorción de los nutrientes de los alimentos, aumentando el riesgo de padecer algún episodio diarreico.
  • Medicamentos y suplementos. El tratamiento con determinados medicamentos o suplementos de vitaminas y minerales durante la gestación podrían ocasionar cambios en los hábitos en las deposiciones, incluyendo la aparición de diarrea. En esos casos habría que ponerlo en conocimiento del médico para que sustituya el tratamiento.
  • Nerviosismo. El nerviosismo por el propio embarazo puede ser causa de la aparición de trastornos gastrointestinales y diarrea.
  • Proximidad del parto. Es habitual que aparezcan síntomas como náuseas, indigestión o diarrea en los días próximos al parto.

Retortijones en el embarazo

Los retortijones y diarrea en el embarazo se pueden producir de forma común. De este modo, las molestias gastrointestinales y la diarrea pueden formar parte de los síntomas asociados al embarazo, si bien son las náuseas y los vómitos los más habituales.

Los retortijones son accesos de dolor abdominal intermitente y agudo que acompaña a los cólicos intestinales causados por la contracción de la musculatura lisa del intestino.

¿Cómo tratar la diarrea en embarazadas?

El tratamiento en la mayoría de los casos de diarrea en embarazadas permite una actitud expectante, ya que se suele tratar de procesos autolimitados que solo requieren de rehidratación y reposo intestinal. Por ello, cuando aparece la diarrea y esta persiste la pauta a seguir incluye:

  • Dieta sin alimentos sólidos en las primeras 24 horas, con suero o limonada alcalina. Posteriormente pasar a dieta astringente (arroz hervido con zanahorias y pollo, manzana, preferiblemente asada, y plátano). Las comidas deben ser poco abundantes y frecuentes. Evitar los alimentos grasos, las verduras, legumbres, bebidas con gas, alcohol, excitantes y los lácteos.
  • En general no se deben utilizar fármacos astringentes, a no ser que los haya prescrito el médico.
  • Cuando existe sospecha de diarrea de causa bacteriana el médico puede establecer un tratamiento antibiótico a la espera del resultado del análisis de las heces.
  • En casos extremos se puede considerar el ingreso hospitalario cuando se precisen rehidratación endovenosa o endoscopia por duda diagnóstica entre enfermedad inflamatoria intestinal y diarrea infecciosa.

Si tienes cualquier duda ponemos a tu disposición las mejores consultas de ginecología y obstetricia.

7 síntomas durante el embarazo por los que no debes preocuparte — Babyniceness®

Desde el comienzo del embarazo y durante toda la gestación puedes experimentar algún tipo de malestar. Muchos de ellos son muy frecuentes y característicos, otros son más raros. Hoy te hablamos sobre los síntomas que se dan durante el embarazo y por los que no debes preocuparte en exceso.

Durante la implantación del embrión en el útero, una o dos semanas después de que el óvulo se fecunde, se empiezan a producir hormonas. Estas hormonas son estrógenos, progesterona o prolactina entre otras y hacen que experimentes una gran cantidad de síntomas diversos, probablemente hasta la 13ª semana de embarazo.

Cada embarazo es diferente. Algunas mujeres es posible que no experimenten ninguno o sólo alguno de estos síntomas mientras que otras experimentarán varios de ellos.

Náuseas y vómitos

Este es uno de los síntomas de los más frecuentes durante el embarazo. Comienza a darse en la sexta semana de gestación aunque algunas mujeres comienzan a sentir este síntoma a partir de la cuarta semana.

En cualquier caso es un síntoma del que no debes preocuparte. Ocurre durante el primer trimestre de embarazo y es totalmente normal. No debes acudir a tu médico salvo que los vómitos sean frecuentes y te impidan comer.

Dolor y retortijones

Los dolores parecidos a los dolores menstruales y retortijones suelen aparecer al principio del embarazo. Estos dolores ocurren por el aumento del flujo sanguíneo al útero y son totalmente normales.

Salvo que los dolores sean muy frecuentes y estén acompañados por sangrado, no debes preocuparte. Es posible que los padezcas también en fases más avanzadas del embarazo.

Sensación de hinchazón en algunas zonas

El aumento de las hormonas puede hacer que el cuerpo se hinche. Entre otras razones se debe a la retención de líquidos, algo muy frecuente durante el embarazo y totalmente normal.

Es posible que notes algunas zonas del cuerpo más hinchadas que otras, como los tobillos, la cara o las piernas. Esta hinchazón suele ser progresiva, y más evidente en las últimas semanas de embarazo.

Es muy beneficioso realizar ejercicios suaves (siempre y cuando no tengas ninguna contraindicación médica), como pasear o nadar, y así poder prevenir o paliar la hinchazón en tu cuerpo, y también para llevar un embarazo más saludable.

Estreñimiento

Tener estreñimiento durante el embarazo es otro de los síntomas más frecuentes. Esto se debe a los cambios hormonales en el organismo.

Este aumento de hormonas puede provocar que el aparato digestivo se vuelva más lento. Y conforme pasan los meses de gestación, el útero presionará el recto, incrementando el síntoma todavía más.

Puedes consultar con tu médico si te sientes especialmente estreñida. Algunos consejos para aliviar el estreñimiento durante el embarazo pueden ser aumentar la ingesta de frutas y verduras crudas, así como frutas más diuréticas, como el kiwi o la ciruela. También pueden ayudar los cereales integrales y suplementos de fibra, así como beber mucha agua, y llevar una vida activa, realizando ejercicios suaves.

Hinchazón abdominal

Este síntoma es muy frecuente durante las primeras semanas de gestación. Incluso cuando el feto es aún muy pequeño como para causar un aumento del vientre. Esto se suele dar debido a la hinchazón del útero, preparándose para alojar al feto.

Este es uno de los síntomas que puede ocurrir al principio y que muchas veces se puede confundir con un síntoma premenstrual si se desconoce el embarazo.

Aumento del tamaño de los senos y dolor

El dolor en las mamas y el aumento de tamaño es un síntoma normal durante el embarazo. Este aumento puede empezar a notarse a partir de la segunda semana de gestación, aunque depende mucho de cada cuerpo.

La hinchazón irá aumentando a lo largo de los meses de embarazo y el dolor es un síntoma bastante frecuente, a veces incluso solo con tocarlos al vestirse puede notarse el dolor o molestia.

El aumento de los senos ocurre debido al cambio hormonal en el organismo. Estos cambios aumentan el tamaño de las glándulas mamarias, que comenzarán a segregar leche cuando el bebé haya nacido.

Los senos pueden aumentar el tamaño durante el embarazo, aunque algunas madres notan este crecimiento a raíz del nacimiento del bebé.

Cansancio y exceso de sueño

Este es un síntoma muy frecuente y se da sobre todo a partir del segundo mes de embarazo. Puedes experimentar una sensación de cansancio después de hacer las tareas habituales.

Esta fatiga puede aparecer a partir de la primera semana de gestación en algunas mujeres.

El aumento del sueño también es un síntoma muy común durante el embarazo. Tu cuerpo te está diciendo que necesita descansar con más frecuencia que antes.

Puede que, si no eres una persona habitual a las siestas, quieras incluirla en tu rutina diaria para descansar.

El cansancio durante el embarazo ocurre debido a las alteraciones hormonales. Concretamente, la progesterona actúa en el sistema nervioso y el cardiovascular.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *