Escalofríos en el embarazo: Escalofríos en el embarazo, ¿son peligrosos?

Escalofríos en el embarazo: Escalofríos en el embarazo, ¿son peligrosos?

Sensación de frío en el embarazo y escalofríos

  • 5 de Mayo del 2021

  • 4 min de lectura

Como bien sabes, el embarazo trae consigo numerosos cambios y síntomas. Las náuseas o los cambios en la piel son algunos de los más conocidos, pero algunas mujeres experimentan otro no tan generalizado; una sensación de frío en el embarazo. En este post te hablaremos un poco más de las posibles causas de esta molestia. 

Temperatura corporal al inicio del embarazo

2 o 3 días después de la ovulación, la temperatura basal, que es la temperatura del cuerpo, se eleva entre 0,3 y 0,5°C y se mantendrá así hasta la llegada de la menstruación. Este aumento se debe a la progesterona, que prepara al organismo por si se da la fecundación.  

Si tras la ovulación, el óvulo es fecundado, este pequeño aumento de temperatura se mantiene a lo largo del embarazo. 

¿Por qué se puede sentir frío en las primeras semanas de embarazo?

Sentir sofocos y un aumento de la temperatura es mucho más común durante la gestación. Sin embargo, algunas mujeres experimentan episodios de frío o escalofríos durante el embarazo, no de manera constante, pero sí en algunos momentos de manera repentina. 

Independientemente de si es frío o calor, la cuestión que genera estas sensaciones de variaciones de temperatura está relacionada con los cambios hormonales propios del embarazo y que pueden hacer que el mecanismo que regula la temperatura corporal del organismo no funcione con normalidad. 

Además de la progesterona, otra hormona importante, la gonadotropina coriónica humana (hCG) entra en juego al principio del embarazo. En este post te contamos más sobre ella y todas sus funciones.  

¿Cómo aliviar el el frío en el embarazo?

Si estás sintiendo este frío repentino en el primer trimestre, toma nota de los siguientes consejos para entrar en calor y ayudar a tu cuerpo a mantener una temperatura corporal estable: 

  • Evita los cambios bruscos de temperatura. Ten cuidado con la temperatura a la que regulas la calefacción o el aire acondicionado para no pasar de mucho frío a mucho calor de repente.
  • Si te es posible, evita las horas más frías del día para salir a la calle.
  • Aunque sientas frío, a la hora de ducharte o bañarte no uses agua demasiado caliente para evitar grandes contrastes de temperatura al entrar y salir del agua. 
  • Hidrátate bien a diario para mantener la salud de tu piel, es la primera barrera contra el frío.
  • Viste con varias prendas para poder ponerte o quitarte según tengas más o menos calor. Evita los materiales sintéticos que abrigan menos y las prendas muy ajustadas.
  • Usa siempre gorro en invierno y lleva un buen calzado que te mantenga los pies calientes. 
  • Opta por platos de cuchara que te mantendrán caliente. 
  • Las infusiones después de comer también son buenas y dan calor. Si quieres saber qué infusiones están permitidas en el embarazo, haz click aquí. 
  • Realiza ejercicio físico con regularidad para mantenerte en forma y entrar en calor, siempre que tengas el beneplácito de tu ginecólogo. 
  • No te quedes demasiado tiempo parada y en la misma posición. 

 

¿Qué otros síntomas se dan al principio del embarazo?

Si todavía dudas de si estás embarazada, o acabas de descubrirlo, te vendrá bien conocer cuáles son los síntomas más frecuentes: 

  • Náuseas y vómitos. 
  • Pechos hinchados. 
  • Necesidad de orinar con más frecuencia. 
  • Falta de energía. 
  • Dolor abdominal similar al de regla. Está relacionado con el sangrado de implantación. 
  • Mayor sensibilidad olfativa. 
  • Inestabilidad emocional. Si quieres saber por qué se producen estos cambios emocionales, en este post te lo explicamos.  
  • Algunas mujeres experimentan hipersalivación, lo que se conoce como sialorrea.

Muchos y variados, así son los síntomas del embarazo, especialmente en el primer trimestre. Esperamos que nuestras recomendaciones para entrar en calor si sientes frío en las primeras semanas te ayuden a encontrarte mejor. En nuestra Guía del embarazo dispones de un montón de información para que sepas cómo vas a sentirte cada semana, ¡esperamos que te ayude!

Etapa vital

Mi embarazo

Referencias

  • Miret, Clara. (2013). Temperatura basal y embarazo. Reproducción Asistida ORG. Recuperado de

    https://www. reproduccionasistida.org/temperatura-basal-y-embarazo/

Escalofríos en el embarazo- TodoPapás

Publicidad

Indice

  • ¿Por qué se producen los escalofríos en el embarazo?
  • Escalofríos ligados a infecciones
  • Síntomas asociados que requieren acudir al médico
  • Síntomas asociados que no revisten gravedad

 

Muchas mujeres sufren escalofríos durante el embarazo y no saben el por qué. Los escalofríos son un mecanismo que utiliza el cuerpo de manera natural para regular la temperatura corporal, son contracciones y relajaciones rápidas de los músculos que generan calor cuando hace frío. Si una embarazada se expone a temperaturas frías no sería raro que los sintiera. En ocasiones, esta sensación aparece sin que nada relacionado con el calor o el frío esté presente, al experimentar emociones muy fuertes, ya sea alegría o miedo, también pueden presentarse.

En esos casos ya se sabe que es una sensación normal, pero los problemas surgen cuando los escalofríos se presentan junto a otros síntomas. El acompañamiento de diarrea, una temperatura corporal alta  o escozor al orinar son señales de una infección y, en ese caso, es importante acudir al médico cuanto antes. Por lo general, sufrir infecciones durante la gestación no compromete la vida ni la salud del feto, pero sí existe mayor riesgo al automedicarse ya que no todos los fármacos son adecuados para las embarazadas y por ello hay que seguir las recomendaciones del especialista.

 

La infección en el tracto urinario suele ser la más común durante el embarazo, se trata de una inflamación bacteriana del tracto urinario que suele estar relacionada con los cambios que se producen en las vías urinarias al dificultar el drenaje de la orina desde la vejiga a causa del aumento del tamaño del útero. Otras infecciones que también pueden afectar a las mujeres gestantes son la infección gastrointestinal o, también, una infección en las vías respiratorias.

La infección gastrointestinal aparece causada, principalmente, por el rotavirus, aunque existen otras causas no infecciosas como la intolerancia a la lactosa o el gluten. Esto deriva en una inflamación del tracto gastrointestinal (estómago e intestino) causando vómitos, diarreas, pérdida del apetito, dolor abdominal y calambres. En este caso es muy importante que la mujer embarazada se mantenga bien hidratada. Por otro lado, las infecciones en las vías respiratorias están causadas por infecciones virales que se pueden contraer de muchas maneras al contacto con otras personas u objetos infectados. La gripe y el resfriado son las más comunes y, rara vez afectan negativamente al bebé.

Estos escalofríos causados por infecciones se puede decir que son normales al encontrarse dentro de los síntomas de estas, pero existen algunos que no lo son. Los escalofríos y la sudoración pueden estar relacionados con otras afecciones como la presión baja, la anemia, carencias nutricionales o ciertos cambios hormonales causados por ansiedad o estrés. La ingesta de ciertos medicamentos también puede afectar de esta manera a la embarazada.

 

Además de los escalofríos, existen otros síntomas que deben poner en alerta a la mujer gestante para que acuda de inmediato al médico y la traten lo antes posible.

1. Si se nota una disminución en los movimientos del bebé. Si han pasado 24 horas y no se nota ninguna actividad del feto es necesario acudir al especialista, lo mismo ocurre cuando no se sienten pataditas tras la semana 24 de gestación.

Articulo relacionado: ¿Es normal que duelan los ovarios en el embarazo?

2. Existen unas contracciones de los músculos del útero que si duran más de 1 hora y son muy dolorosas no son buena señal.

3. Sufrir desmayos frecuentes después del cuarto mes de embarazo cuando deberían haber disminuido tras el primer trimestre del mismo.

4. Las hemorragias vaginales nunca son un buen signo y es indispensable acudir de inmediato al médico si se sufren sin importar el periodo de gestación en el que se encuentre la mujer.  

5. Si se tiene pérdidas de un líquido incoloro a través de la vagina puede ser síntoma de que se haya producido una ruptura de membranas. Si esto ocurre antes de la semana 37 es una emergencia, pero siempre es señal de alerta.

6. Si se tiene diarrea muy fuerte y continuada. Esto podría llegar a causar deshidratación tanto en la madre como en el bebé y producir un parto prematuro.

Estos síntomas son los más preocupantes juntos con los escalofríos y que nunca hay que dejar pasar. Asimismo, existen otras señales por las cuales también se debería acudir al médico como las molestias al orinar, dificultad para respirar, dolor en el pecho, palpitaciones, pulso acelerado, la aparición de problemas visuales, dolores abdominales fuertes y persistentes, fiebre alta que no disminuye, mareos súbitos o aturdimiento o tos con presencia de sangre.

Durante la gestación es importante no restarle importancia a los síntomas que pueda experimentar la mujer, es mejor acudir al especialista y descartar posibles padecimientos a llevarse sustos innecesarios. Además, los padres se quedarán más tranquilos y ambos disfrutarán del embarazo.

 

En cambio, también hay síntomas que no deben preocupar:

— acidez o ardor de estómago

— nauseas

— cambio de gustos y mayor sensibilidad olfativa

Articulo relacionado: ¿Es normal que duelan los riñones en el embarazo?

— estreñimiento

— dolor en la pelvis y disfunción d ella sínfisis púbica

— el útero se pone duro

— contracciones

— molestias o dolores leves en el abdomen

— ansiedad

— cambios de humor

— depresión, aquí lo mejor es consultar con un especialista antes de que se produzca el parto para intentar minimizar la depresión posparto.

— dolor de cabeza

— mareos

— taquicardias o palpitaciones

— picor genital

Articulo relacionado: ¿Es normal que duelan las rodillas en el embarazo?

— amenorrea

— aumento de la cantidad del flujo vaginal

— aumento de la frecuencia urinaria

— infecciones de orina, necesitan tratamiento para evitar el ascenso a los riñones

— cambios en el pecho

— secreciones de leche

— calambres en las piernas

— dolor de lumbago

— hinchazón de las manos y los tobillos debido a la retención de líquidos

— hormigueos en las manos

— cambios en el pelo

— cambios en la piel, el más común es la aparición de las estrías

— problemas bucodentales

— venas varicosas y hemorroides

— cansancio, si el cansancio es mucho debe ir a revisarse por si tuviese anemia

Publicidad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *