Estimulacion temprana para niños de 1 a 2 años: 60 ACTIVIDADES de ESTIMULACIÓN para NIÑOS de 1 a 2 AÑOS

Estimulacion temprana para niños de 1 a 2 años: 60 ACTIVIDADES de ESTIMULACIÓN para NIÑOS de 1 a 2 AÑOS

3 JUEGOS PARA NIÑOS DE 1-2 AÑOS

Aunque resulta habitual relacionar la estimulación temprana con la primera etapa de bebés, la realidad es que una vez pasados esos primeros 12 meses el trabajo de estimulación sigue siendo vital para potenciar el desarrollo de las capacidades y habilidades de los más pequeños.

Por eso, hoy te propongo 3 actividades o juegos para niños entre 1 y 2 años, con los que seguirás -a la vez- disfrutando y estimulando su desarrollo en todas las áreas: coginitiva, de lenguaje, motora (tanto motricidad fina como gruesa), sensorial y socio-afectiva.

qué tener en cuenta en los juegos para niños de 1-2 años

Jugar sigue siendo la herramienta fundamental de aprendizaje en este segundo año de vida. Pero, para ello, los juegos deben estar adaptados a los pequeños y potenciar así el desarrollo de sus capacidades y habilidades.

Para ello es fundamental estar atentos a:

  • Respetar los ritmos de cada niño: al igual que en los primeros 12 meses de vida, donde entender que cada bebé tiene un ritmo evolutivo propio y que forzarlo en ningún caso acelerará la consecución de los principales hitos de desarrollo; hasta los 2 años sucede lo mismo: cada juego y actividad debe estar adaptado a las capacidades del niño, para que así disfrute, se divierta y, a la vez, estimule su evolución.
  • Observar en qué momento se encuentra el pequeño y qué actividades serán más propicias para él: si bien esto forma parte de respetar el ritmo, frente al primer año donde se sucedían hitos motores en tiempos bastante definidos, en esta etapa no resulta tan claro separar actividades en función del mes, ya que el desarrollo es más global y se da en períodos más amplios, aunque sigue un ritmo constante. Por eso es importante entender qué funciona para cada pequeño y no forzar nunca con actividades para las que no está preparado o que le resultan irrelevantes.
  • Tomar consciencia del nivel de atención que cada niño puede demostrar ante una actividad. Es cierto que ya no son bebés; y, por tanto, aumenta su capacidad de mostrar atención en un juego o actividad; sin embargo, este nivel de atención se sigue correspondiendo todavía con tiempos muy limitados, por lo que no es realista pretender que el niño se entretenga con la actividad propuesta durante ratos largos…

Las actividades y juegos dirigidos son fabulosos para disfrutar con los pequeños y entretenerles, como veíamos, durante pequeños ratos. Sin embargo, para favorecer aún más su desarrollo y estimulación, este tipo de actividades siempre deben in combinadas con mucho tiempo de juego libre, que fomente la exploración y el descubrimiento por sí mismos.

3 ideas de juegos para niños de 1-2 años que son éxito seguro

Durante esta etapa el juego sigue siendo motor de aprendizaje, ya que a través de él el niño sigue aprendiendo y descubriendo del mundo que le rodea, además de interactuar con otras personas y entender cómo relacionarse con ellas. No obstante, es importante tener en cuenta que todavía suele predominar un juego individual; es decir, puede jugar perfectamente en compañía de otros niños, pero lo más habitual es que la actividad lúdica no sea compartida entre ellos.

Pero… ¡lo prometido es deuda! Aquí, esas 3 ideas de juego para esta etapa ????

1-BÚSQUEDA DEL TESORO – En realidad, este es un juego que con adaptaciones progresivas pervivirá muuuuucho en el tiempo, ya que a los niños les encanta. En este caso, es una buena forma de estimular tanto el área cognitiva como la parte motora, ya que implica moverse y descubrir objetos.

Para una aplicación sencilla en casa, piensa en algo que sea fácil que tengáis: por ejemplo, un plátano. Una buena forma de empezarlo sería tener tarjetas con dibujos de los objetos que vayáis a buscar: en este caso, le enseñarías a tu peque el dibujo del plátano y le preguntarías… ¿dónde hay un plátano en casa? ¡Tenemos que descubrirlo! El juego es sencillo pero, a la vez, un reto para ellos. Y, lo mejor… ¡tiene variaciones infinitas! Podéis empezar desde lo más fácil con objetos a la vista hasta irlo “complicando” con el paso del tiempo, con objetos que haya que buscar en otras habitaciones, cajones, etc.

2- CONSTRUCCIONES – Quien dice grandes construcciones, dice torres sencillitas… De hecho, al principio de la etapa (más cerca del año que de los 2), es posible que su diversión esté más relacionada con la destrucción de la torre que con la propia construcción ¡Esto es algo totalmente normal! Si embargo, a lo largo de este segundo año es cuando suele darse el cambio y también aceptan ellos formar parte de la etapa de construcción, apilando piezas o encajables. Esto, sin duda, es súper favorecedor para el desarrollo de capacidades de motricidad fina, coordinación ojo-mano, estimulación de la atención y la concentración e incluso el inicio de la cooperación y el trabajo en equipo si es una actividad compartida con otros.

Pero, lo dicho… existe bastante probabilidad que tras un ratito de pacífica construcción todo acabe destruido por el suelo ???? Esto es parte también del juego y propio de esta edad.

3- INICIO JUEGOS DE ROL – Otra de las herramientas de aprendizaje fundamental para los más pequeños es la de la imitación; por lo que es bastante frecuente que también tenga su reflejo en el juego: pasear un bebé, jugar a las cocinitas, entretenerse con la limpieza, ser doctores, peluqueros y un largo etcétera es más que probable que resulten opciones muy tentadoras para ocupar sus ratos de entretenimiento. Por eso no dudes en reciclar objetos de casa y hacerle accesorios con manualidades sencillas para apoyar este tipo de juego, ya que es una forma maravillosa tanto de desarrollo como de acompañarle en descubrir intereses y aquello que le gusta o entretiene más.

Ayudaros a acompañar el desarrollo de vuestro bebé de una forma lúdica y óptima es el objetivo principal de Mi Otro Yo. Por eso, en su Escuelita, vas a encontrar un módulo íntegramente dedicado a esta etapa entre los 12-24 meses, en la que se recopilan alrededor de 90 actividades para disfrutar con tu pequeño a la vez que estimulas su desarrollo y la evolución de sus capacidades: ¡no dejes de verlo!

Actividades para la estimulación del desarrollo psicomotor

Actividades para la estimulación del desarrollo psicomotor

La estimulación temprana del niño contribuye a que este logre un mejor y mayor desarrollo, especialmente en cuatro áreas básicas como son los movimientos gruesos, movimientos finos, el lenguaje y su capacidad de interactuar con el entorno y con las demás personas.

Hay que tener en cuenta que cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje y desarrollo y que cualquier evento que te preocupe debe ser comentado siempre con el pediatra.

Consejos para poner en práctica actividades de estimulación temprana

Estas actividades deben ser realizadas por los padres o por personas que cuidan al niño, es recomendable que se lleven a cabo en un ambiente tranquilo de forma diaria o al menos tres veces por semana.

Es importante que el niño esté despierto y con ánimo de jugar, nunca forzar al niño, puede ser un buen momento cuando se haya despertado de alguna de sus siestas, la de la mañana o la tarde.

Se recomienda siempre compartir actividades y reducir el uso de la televisión y de otro tipo de dispositivos visuales (móviles o tablets). Es muy importante disfrutar el tiempo en familia, compartir el tiempo de vigilia de los bebés con sus hermanos, jugar, leer cuentos, ir al parque, al campo, hablar y contar historias, el nombre de las plantas, los colores de los coches, comer todos juntos sin televisión, etc.

Actividades de estimulación según la edad de tu hijo

Las actividades a realizar dependerán de las metas a lograr. A continuación, se detallan algunas actividades de estimulación que pueden realizarse en casa.

0 a 3 meses

Movilidad

  • Coloca al bebé boca abajo y coloca delante de él objetos o juguetes llamativos o que hagan algún tipo de sonido.
  • Cambia la posición del bebé y ponlo boca arriba. También se puede tomarle por los brazos para incorporarlo, esto le lleva a que trate de sostener la cabeza.
  • Coloca al bebé boca arriba y moviliza con suavidad sus brazos y piernas flexionándolos y estirándolos.
  • Coge los dedos de las manos del bebé y estirarlos suavemente. Coloca algún objeto en su mano para que lo sujete.

Sentidos

  • Trata de hablarle con frecuencia mirándole a los ojos y llamándolo por su nombre.
  • Habla al bebé cerca con voz suave o cántale canciones.
  • Haz sonidos graciosos cerca de él que llamen su atención.
  • Lleva al bebé a lugares con distinto grado de iluminación.
  • Muéstrale objetos de colores vivos y muévelos arriba, abajo y a los lados para que los siga con la mirada.

Lenguaje

  • Háblale e imita los sonidos que emita para estimularlo a que lo siga haciendo.
  • Cántale canciones sencillas con rimas.

4 a 6 meses

Movilidad

  • Mientras esta boca arriba, sujétale las manos y trata de incorporarlo con suavidad hasta que se siente.
  • Tumbado boca abajo en una superficie lisa, coloca objetos cercanos, pero no a su alcance de forma que tenga que moverse para cogerlos. Procura que sean de distintas texturas.
  • Coge sus manos y júntalas para que aprenda a hacer movimientos como aplaudir y tocarse la cara. Acerca sus manos a tu cara.

Lenguaje

  • Dirígete a él por su nombre, de forma cariñosa y sonriéndole.
  • Háblale y contéstale a sus balbuceos así como a los distintos ruidos que emita.
  • Háblale desde diferentes distancias para que oriente tu voz.

7 a 9 meses

Movilidad

  • Coloca al bebé boca abajo sobre una superficie lisa y llámalo para que vaya hacia ti o acércale un juguete para que trate de agarrarlo. Esto ayudará a estimular el gateo.
  • Siéntalo en el suelo o en una superficie segura y ofrécele juguetes para que los alcance.
  • Ofrécele varios objetos de manera secuenciada, de forma que utilice las dos manos e incluso los golpee uno contra otro o los pase de una mano a la otra.
  • Dale juguetes o alimentos como galletas o frutas en trozos que pueda tomar con los dedos índice y pulgar (siempre en posición sentado y bajo supervisión).
  • Permite que tome agua solo, con un vaso para bebés.

Lenguaje

  • Háblale efectuando cambios en la entonación, como haciendo preguntas o exclamaciones.
  • Nombra todos los objetos que utilizas, señalándolos para que aprenda a reconocerlos, aprovechado situaciones o rutinas diarias (baño, comida, momento de vestirse)
  • Llévalo a lugares en donde pueda percibir sonidos distintos o utiliza audios de animales.
  • Estimula a que diga sus primeras palabras con sílabas repetidas como mamá o papá, celebra cada vez que lo haga bien.
  • Comienza a preguntarle si quiere más comida o si quiere seguir jugando de forma que responda.

Social

  • Juega con él cubriéndote con una tela u objeto para que te busque.
  • Dale instrucciones sencillas para que las siga, como que te dé un juguete o agarre algún objeto.
  • Enséñale a hacer movimientos con las manos como aplaudir o decir adiós.

10 a 12 meses

Movilidad

  • Enseña a tu hijo a ponerse de pie sujetándose a algún objeto y ayúdale a dar sus primeros pasos.
  • Anímale, si muestra interés, a que camine para agarrar algún objeto o juguete o incluso hacia ti.
  • Utiliza juegos que requieran introducir objetos uno dentro de otro y juguetes apilables.
  • Ofrécele papel para que lo tome y lo arrugue, también puedes darle colores para que haga garabatos.

Lenguaje

  • Dale órdenes sencillas a tu bebé para que las siga.
  • Juega haciendo los sonidos de los animales comunes, anímale a que trate de hacerlos.
  • Hazle preguntas sencillas que pueda responder con sí y no.

Social

  • Trata de que comparta con otros niños de su edad.
  • Enséñale a hacer algunas actividades de higiene como lavarse las manos y a colocarse alguna prenda o calzado.
  • Ayúdale a recoger, y guardar sus juguetes, hazlo tú y haz que te imite.

13 a 18 meses

Movilidad

  • Realiza juegos y actividades en las que sea preciso sentarse y ponerse de pie, como levantarse a buscar algún objeto objetos o jugar a ser pequeño o grande.
  • Procura que realice actividades como empujar un carrito o caminar hacia atrás.
  • Realiza actividades como meter y sacar objetos pequeños de un recipiente mayor, así como apilar objetos.
  • Léele cuentos, pídele que señale las figuras, enséñale los animales y sus sonidos y estimúlale a que pase las páginas.

Lenguaje

  • Pídele al niño que señale o busque los objetos que le nombres.
  • Dile que señale las partes del cuerpo que le indicas.
  • Enséñale canciones infantiles y cantadlas juntos.
  • Pregúntale su nombre.
  • Inclúyele en las conversaciones de la familia.

Social

  • Deja que haga algunas actividades solo, como comer, enjabonarse o vestirse.
  • Enséñale a decir palabras amables.

18 meses a 2 años

Movilidad

  • Realizad juegos que impliquen correr, jugar con una pelota o saltar.
  • Enséñale a subir y bajar escaleras.
  • Ponle música y haz movimientos con el cuerpo y bailad juntos.
  • Deja que haga dibujos y los coloree.

Lenguaje

  • Llévale a sitios distintos a la casa y pídele que diga el nombre de los objetos que ve.
  • Pídele que repita palabras que le vayas diciendo y que haga frases cortas.
  • Háblale dándole explicaciones de las cosas que hacen o que ve en la televisión.

Social

  • Llámale siempre por su nombre.
  • Déjale que te ayude en algunas actividades del hogar.
  • Anímale a que comparta con otros niños o adultos.
  • Manifiéstale siempre tu cariño y amor.
  • Regáñale con cariño si debes hacerlo, mostrando siempre la manera de hacer lo correcto.


Bibliografía

  • Desarrollo psicomotor normal. Pediatr Integral 2015; XIX (9): 640.e1-640.e7
  • Manual de Neurología Infantil». A. Verdú. 2º edición. Editorial Panamericana
  • Nelson. Tratado de pediatría. 20º edición
  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *