Lavados nasales recien nacido: Nariz tapada en bebés y lavado nasal, Happymami

Lavados nasales recien nacido: Nariz tapada en bebés y lavado nasal, Happymami

Nariz tapada en bebés y lavado nasal, Happymami

Contenido del artículo

Una duda muy frecuente de los recién nacidos es cómo realizar un lavado nasal al bebé. Existe mucha cultura general sobre el tema, y es bien sabido que se puede hacer el lavado de la nariz a tu bebé, pero la realidad es que no del todo se hace bien.

Por ello nuestras matronas de Happymami han desarrollado el siguiente post especialmente para ti sobre la nariz tapada en bebés y lavado nasal.

Diseñar mi biberón

Mi bebé respira raro, puede tener la nariz taponada

Primero debes saber que tu bebé, como todos los neonatos, son respiradores nasales obligados. Vaya que respiran por la nariz hasta las primeras 4-6 semanas de vida.

Esto, es debido a que su laringe presenta una posición más elevada que el niño o el adulto, teniendo casi en contacto la epiglotis con el paladar blando, lo que le dificulta el pasaje de aire a través de la boca, a excepción del llanto

. Por otro lado, es normal que los recién nacidos estornudan (les ayuda a limpiar las fosas nasales), tosan o tengan hipo. Parece una tontería pero hay muchos papás y mamás primerizas que consultan por estornudos.

Rinitis del lactante

Considerada la principal causa de obstrucción nasal para esta edad. Consiste en la inflamación de la mucosa nasal del bebé, y frecuentemente, de debida a un origen viral o inespecífico.

Diseñar mi biberón

Síntomas de la rinitis del lactante

Los síntomas característicos son la respiración ruidosa y la dificultad respiratoria que empeoran durante la succión mientras amamantas. Uno de los signos y síntomas más característicos de la obstrucción nasal, es el cornaje.

Se trata de un ruido característico ocasionado por el paso de aire de forma “turbulenta” a través de las fosas nasales de tu bebé con un calibre disminuido.

Tu bebé no tendrá fiebre pero sí irritable, y sin mayor alteración. Y si elevas la nariz de tu bebé y con una adecuada iluminación, puedes observar mucosidad nasal.

¿Qué sistema de lavado nasal recién nacido es mejor?

Si vas a limpiar con suero fisiológico la nariz de tu bebé, podrás encontrar muchos sistemas diferentes en las farmacias. Todos son igual de válidos si los utilizas correctamente.

El consejo que nos da la AEPED es tener preferencia por los envases pequeños, así evitaremos hacer una utilización repetitiva del mismo frasco con cada catarro, favoreciendo la contaminación por gérmenes.

Además, también es importante que cada bebé tenga su propio dispositivo, para no contagiar los virus unos a otros.

¿Cómo realizar el lavado nasal de bebés?

A continuación te dejaremos un par de recomendaciones que te pueden ayudar mucho a realizar estos lavados nasales y a que sean lo más efectivos posibles.

  • Haz los lavados nasales de tu bebé antes de dormir y antes de las tomas. 
  • Será suficiente con 1,5-2 ml en cada fosa nasal para bebés. Si es para un niño mayor con 5 ml es suficiente.
  • Utiliza el suero a temperatura ambiente, así la sensación para tu bebé será menos desagradable.
  • Puedes tumbar a tu bebé boca abajo o boca arriba, depende como mejor lo sujetes. Procura girar la cabeza hacia un lado e intentar que no se eche hacia atrás.
  • Cuanto lo tengas bien colocado y sujeto, échale el suero fisiológico por el orificio que queda arriba, “con determinación”.
  • Si está boca arriba, para facilitar que expulsa las secreciones, puedes sentar a tu bebé.
  • Posteriormente, repite la maniobra en el otro agujero de la nariz, girando la cabeza de tu bebé hacia el otro lado.
  • Si su nariz está muy obstruida, puedes echar un poco de suero, y darle un masaje para reblandecer y volver a echar más suero.
  • Puede que haya parte de mocos que expulsen y otra parte que se los traguen, y es normal.

Además, te dejamos un video con la limpieza nasal del bebé que podrás ver cómo realizar el lavado nasal y que te será de gran ayuda. 

Diseñar mi biberón

¿Se puede aspirar al bebé la nariz?

Existen en el mercado diferentes tipo de aspiradores nasales para el bebé, tanto como sondas de aspiración hospitalarias. Y su uso está recomendado para una o dos veces al día, sólo sí hay mucho moco para aspirar (lo vas a ver) y sin hacerlo de forma brusca.

Esto es debido a que si hiciéramos uso de estas sondas de aspiración de forma continuada, podríamos generar en nuestro bebé una inflamación mayor y lesionar la mucosa.

Lo que empeoraría el cuadro clínico con la formación de sinequias (adherencias).

Obstrucciones nasal completa

Una obstrucción completa de la nariz de tu bebé puede llevar a consecuencias importantes, como dificultad respiratoria o retraso del crecimiento. Pero estas son por causas médicas que ahora vamos a describirte y que son diferentes de la mucosidad normal del recién nacido.

Signos y síntomas de la obstrucción nasal completa

En casos más graves, como son las obstrucciones nasales completas, podemos encontrar rinorrea, dificultad respiratoria (con aleteo nasal, retracción torácica, y cianosis cíclica). También, la apnea obstructiva, como la alteración en la alimentación, la epífora, y el retraso del crecimiento, la aerofagia con distensión abdominal, (la barriga llena de aire), son características de una obstrucción patológica. El diagnóstico debe efectuarse mediante una exhaustiva anamnesis y examen físico

Causas que provocan una obstrucción nasal completa

A nivel general y sin que nos asustemos, existen multitud de causas que pueden provocar una insuficiencia ventilatoria nasal de tu bebé, siendo detectadas si fuera el caso por el pediatra del hospital.

Para diferenciarlas, tenemos las causas congénitas, (desde el nacimiento) destacando la atresia de coanas, la estenosis congénita de la apertura piriforme, el quiste dermoide, el glioma y el encefalocele.

Esta obstrucción nasal bilateral, suele presentarse en periodo neonatal, en cambio, la obstrucción unilateral puede hacerlo más tarde en la vida.

Conclusión nariz tapada en bebés y lavado nasal

La obstrucción nasal en neonatos y lactantes presenta gravedad variable, desde dificultad respiratoria leve con la alimentación hasta obstrucción grave de la vía aérea. Aprender a realizar una correcta limpieza de la nariz de tu bebé no es difícil, y será cuestión de práctica dominarla.

Además, si tienes dudas de si es más que mocos, acude a tu pediatra que estará encantada de atenderte. 

Recuerda que esta información no debe usarse como sustituta de la relación con tu pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

Diseñar mi biberón

¿Los lavados nasales son buenos para los bebés?

24 de febrero de 2022

Los mocos y los bebés parecen inseparables, por lo que muchas familias optan por limpiarlos mediante lavados nasales. Además de resultar beneficiosos para los más peques, no entrañan ningún riesgo para ellos, si se realizan correctamente.

Las enfermeras Natalia Gallardo García y Laura Sánchez Soria, de la Consulta de Enfermería de Pediatría del Hospital Quirónsalud San José, son conscientes de que hay un exceso de información sobre cómo realizar el lavado nasal hasta el punto de que puede resultar contradictoria. De hecho, es habitual que los padres primerizos lleguen a la consulta con muchas dudas acerca de esta técnica para limpiar los mocos.

Te ayudamos a resolver las preguntas más repetidas en la consulta y te enseñamos cómo hacer un correcto lavado nasal en los niños.

Lavados nasales en los bebés, ¿sí o no?

Sí, son muy beneficiosos para los recién nacidos y también para los niños más mayores que no pueden expulsar los mocos por sí solos. Al respecto, nuestras enfermeras matizan que «hasta los seis meses de vida los bebés respiran exclusivamente por la nariz y, al tratarse de un orificio tan pequeño, es normal que se obstruya con mucha facilidad».

En especial, los lavados nasales se aconsejan cuando los bebés tienen mocos o su nariz está taponada, ya que esta técnica permite liberar los mocos y prevenir su acumulación. Como resultado de ello, los más peques consiguen respirar mejor.

¿Los lavados nasales son buenos para los bebes?

Cuándo se debe hacer el lavado nasal

Si notamos que nuestro bebé tiene muchos mocos en la nariz, podemos limpiársela mediante un lavado nasal antes de darle la toma o antes de dormir. Nuestras enfermeras nos recomiendan hacerlo, sobre todo, después del baño para que los mocos no estén tan resecos.

Por otro lado, conviene tener en cuenta que tampoco es necesario hacer lavados nasales como medida para prevenir los mocos. En este sentido, nuestras enfermeras nos aconsejan que «si el bebé está cómodo y no tiene mocos, no hay razón para hacerle un lavado nasal«. Igualmente, no existe un número específico de lavados nasales al día, sino que se pueden realizar siempre y cuando los niños los precisen.

Qué debes preparar antes del lavado nasal

Reúne todo lo que necesitas para limpiar la nariz del peque y procura dejarlo todo a mano antes de comenzar, como:

  • Suero fisiológico de 0,9%, hipertónico o agua de mar
  • Jeringa de 5 mililitros
  • Empapadores
  • Gasas

Además, para que la experiencia sea más agradable para el bebé, nuestras enfermeras nos aconsejan mantener el suero a temperatura ambiente, así la sensación no es tan desagradable, y no olvidar añadir a todo ello «un extra de amor, calma y paciencia».

¿Solución salina o suero fisiológico?

Ambas son muy eficaces y seguras para los bebés recién nacidos y solamente se diferencian en su concentración. «Se pueden usar indistintamente, ya que hasta el momento no existe ningún estudio que acredite una mejor eficacia entre uno u otro», apuntan nuestras enfermeras.

¿Jeringa o dispositivo propio?

Nuestras enfermeras recomiendan realizar el lavado nasal utilizando una jeringa de cinco mililitros, en lugar de los dispositivos que se incluyen en las soluciones salinas.

Lavado nasal en bebés, paso a paso

Nuestras enfermeras nos describen cómo hacerlo sin miedo y evitando riesgos:

  1. Pasa una gasa húmeda por la nariz para quitar los mocos resecos que se encuentran por fuera.
  2. Coloca al bebé tumbado y su cabeza ligeramente inclinada a un lado.
  3. Llena la jeringa con suero o solución salina. Solamente hace falta aplicar 2 mililitros en los menores de 6 meses y subir esa cantidad a 5 mililitros en niños de más de dos años.
  4. Mete la jeringa en uno de los huecos de la nariz, el que se sitúa más arriba como si estuviera mirando hacia el techo.
  5. ¡Atención! Evita el error más frecuente de tapar el orificio que se queda libre. Lo mejor es mantenerlo destapado.
  6. Inyecta el suero sin miedo. Así consigues realizar una leve presión, y que el lavado nasal resulte efectivo. «Si se realiza con dudas, el suero no saldrá fuerte y no servirá de nada», nos avisan de nuestras enfermeras. Como resultado de ello, los niños podrán sacar algunos mocos y otros se los tragarán, algo que tampoco supone un peligro para ellos.
  7. Cambia de lado la cabeza del bebé para repetir las instrucciones del lavado nasal en el otro orificio de la nariz.

En caso de que el niño siga con la nariz taponada, nuestras especialistas nos indican que «podemos esperar unos minutos, masajear la zona del esternón para reblandecer y volver a echar más suero».

Lavados nasales a partir de los dos años

La técnica es similar a la de los recién nacidos con las siguientes diferencias:

  • Usa cinco mililitros de suero o solución salina.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *