Lugares en españa para ir de vacaciones con niños: 21 lugares para ir con niños en España

Lugares en españa para ir de vacaciones con niños: 21 lugares para ir con niños en España

21 lugares para ir con niños en España

Cuando se trata de disfrutar de las vacaciones, muchas familias españolas prefieren viajar a destinos turísticos nacionales. De hecho, se estima que 4 de cada 5 familias apuesta durante sus vacaciones por alguna de las diferentes atracciones que existen en el país. Y no es extraño ya que, además de ser una opción más económica, en España existen destinos para todos los gustos: desde parques de atracciones y ciudades con una gran historia hasta parajes naturales de una belleza única.

1. Costa Dorada, en Tarragona

Parque de atracciones PortAventura World, en Salou, Tarragona

No es casualidad que muchos de los municipios de la Costa Dorada hayan sido reconocidos con el sello catalán “Destino de Turismo Familiar”. De hecho, uno de sus mayores reclamos son precisamente las distintas opciones de entretenimiento: durante todo el año podréis disfrutar con los niños de Aquópolis y PortAventura World, el parque de atracciones más visitado de España, que incluye el Costa Caribe Aquatic Park, un parque acuático que cuenta con muchísimas atracciones para los peques, como el Galeón Pirata y el King Khajuna, que ostenta la caída libre más alta de Europa. También podéis visitar el Karting Salou, un espacio diseñado para la práctica del karting que tiene un circuito solo para los niños, o el Bosc Aventura, un parque multiaventuras pensado para toda la familia. Por supuesto, no debéis perderos las playas que han hecho famosa esta parte de la Costa Dorada.


2. Sierra de Gredos

Sierra de Gredos, en Ávila

Se trata de un destino natural perfecto para visitar con los niños, que se puede recorrer a través de los senderos que conducen hasta el Circo y la Laguna Grande de Gredos, desde donde podéis observar el Charco de la Esmeralda y el pico Almanzor, la mayor altura de toda la región. Durante el camino, los niños podrán apreciar las increíbles lagunas glaciares y las gargantas de estos parajes, así como su vegetación y sus cuchillares únicos. También podéis llegar con los peques hasta el Parque Regional de la Sierra de Gredos, una reserva natural donde podéis practicar montañismo, ciclismo o incluso volar en parapente.


3. Valencia

Bioparc Valencia

Esta bellísima ciudad atesora muchísimas atracciones para disfrutar con los más pequeños de casa. De hecho, uno de los lugares de visita obligatoria es el zoológico Bioparc, un espacio perfecto para los amantes de la naturaleza y los animales, aunque también podéis llegar hasta el Oceanografic, el acuario más grande de Europa, y al parque infantil Gulliver, un sitio donde la fantasía se conjuga con la diversión. También os aguarda el Parque Natural de Albufera, que alberga al lago más grande de España, o podéis visitar el Museo Fallero de Valencia, donde se conservan los muñecos más impresionantes de cada Falla. Y si de museos se trata, los niños estarán encantados de visitar el Museo de los Soldaditos de Plomo, que incluye colecciones en miniatura de la guardia española, el ejército de Napoleón y algunos de los ejércitos de la Edad Media.


4. Parque Nacional del Teide, en Tenerife

Se trata del mayor parque nacional de las Islas Canarias, el tercero más antiguo de España y el parque natural más visitado en Europa. De hecho, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y se ha incluido entre los 12 tesoros de España. Y no es para menos ya que atesora el tercer volcán más grande del mundo, con una altura de 3.718 metros, decorado con unos conos volcánicos y coladas de lava impresionantes. No obstante, el parque también cuenta con muchas atracciones para toda la familia: podéis subiros al teleférico, una aventura que dura aproximadamente 8 minutos y que les permitirá a los niños disfrutar de una vista panorámica única. También podéis emprender uno de los más de 37 itinerarios de diferente dificultad y longitud en los que podréis ir descubriendo las disímiles especies de plantas endémicas que resaltan por su colorido y peculiaridad.


5. Sobrarbe, en Huesca

Pocos lugares pueden darse el lujo de atesorar dos Parques Nacionales: el Monte Perdido, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y Ordesa, que alberga la segunda cima más elevada de los Pirineos. Además, se trata de una comarca muy grande en la que podréis emprender un viaje en el tiempo al Medioevo. Una cita obligatoria es el Museo de Miniaturas Militares, en Jaca, donde os aguardan más de 32.000 figuras que harán las delicias de grandes y pequeños por igual. También podréis visitar el Parque de los Pirineos, en el que están representados en miniatura las construcciones y las áreas naturales más emblemáticas de esta zona. No obstante, si preferís pasar un rato al aire libre, nada mejor que visitar el Parque faunístico Lacuniacha, un bosque mixto de montaña que se conjuga con una pradera subalpina, un destino idílico para quienes desean alejarse del bullicio de la ciudad.


6. Morella, en Castellón

Se trata de uno de los pueblos medievales más bonitos y peculiares de España ya que se erige en lo alto de una montaña y está coronado por un castillo declarado Monumento Histórico-Artístico. Uno de sus mayores tesoros son las cuevas prehistóricas de Morella La Vella, cuyas pinturas rupestres forman parte del Patrimonio de la Humanidad. No obstante, Morella también tiene otros atractivos, como sus imponentes murallas medievales, que fueron erigidas para proteger la ciudad de sus enemigos. De hecho, si os gusta el turismo histórico podéis descubrir increíbles joyas arquitectónicas góticas como el Ayuntamiento y el Acueducto de Santa Lucía, una impresionante obra que abastecía de agua a la ciudad. Aunque a través de sus calles también podréis apreciar construcciones medievales como las casas solariegas y las iglesias, que todavía se mantienen en pie.


7. Parque Warner, en Madrid

Si estáis pensando en organizar unas vacaciones divertidas con los niños, nada mejor que alojaros cerca de este increíble parque temático al estilo de Hollywood donde os encontraréis con algunos de los personajes animados favoritos de los pequeños de casa, como Bugs Bunny, el Gato Silvestre, el Pato Lucas, Piolín y muchos más. No es casualidad que se trate de uno de los parques más emblemáticos de España, un espacio donde podéis divertiros muchísimo en cualquiera de sus cinco áreas temáticas: Super Heroes World, Hollywood Boulevard, Old West Territory, Movie World Studios y Cartoon Village. Podéis visitar la Atracción de Acero, una montaña rusa con varias inmersiones y caídas libres, así como La Fuga de Batman, otra montaña rusa impresionante con curvas y caídas muy intensas. También podéis subiros a las sillas voladoras de Mr. Freeze o emprender La Aventura de Scooby Doo, una experiencia que los niños adorarán.


8. Lleida, en Cataluña

Parque Nacional de Aiguas Tortas y el Lago de San Mauricio, en Lleida

Esta ciudad tiene todo lo que necesitáis para pasar unas excelentes vacaciones en familia. Para comenzar vuestro viaje podéis llegaros hasta el Parque Nacional de Aiguas Tortas y el Lago de San Mauricio, donde disfrutaréis de imponentes montañas y paisajes naturales únicos. También podéis llegar hasta el Parque Natural del Cadí-Moixeró, famoso por sus bellísimos entornos naturales, o al Parque Natural del Alto Pirineo, el más extenso de Cataluña. Si os interesa la historia podéis visitar los distintos museos de la ciudad, como el Museo de Lleida, Diocesano y Comarcal, que incluye una amplia colección sobre la prehistoria y el siglo XVIII, o el Museo de Juguetes y Autómatas de Verdú, que atesora una inmensa colección de juguetes antiguos que seguramente encantará a los peques. Por supuesto, también podéis aprovechar la oportunidad para practicar senderismo, escalada o montar a caballo.


9. Valderrobres, en Teruel

En este pequeño pueblo, considerado uno de los más bellos de España, podéis encontrar un patrimonio arquitectónico invaluable. De hecho, atesora ermitas medievales, antiguas fábricas y un casco histórico único. Su centro histórico contiene impresionantes joyas de la arquitectura española, como la iglesia parroquial de Santa María la Mayor, declarada Monumento Histórico durante la segunda República Española, la Casa Consistorial y el Castillo del Arzobispo, catalogados como bienes de interés cultural. No obstante, si preferís las actividades en contacto directo con la naturaleza, podréis emprender la ruta por los árboles singulares, un recorrido a través de algunos de los paisajes más bonitos de la región. Si sois amantes de la historia os aguarda un recorrido diferente: la ruta de las cárceles, que recorre las principales prisiones de la comarca que una vez estuvieron activas.


10. Alicante

Parque de atracciones Terra Mítica, en Benidorm, Alicante

Cualquier época del año es buena para disfrutar de esta ciudad, aunque si queréis visitar una de sus atracciones más populares, Aqualandia, que también es uno de los parques acuáticos más grandes del mundo, será mejor que elijáis la primavera o el verano. También os aguarda el Aquapark Flamingo y la Expo Dolls, una de las mayores colecciones de barbies del mundo. Además, podéis hacer una parada en el Valor Museo del Chocolate en Villajoyosa, que atesora una inmensa colección de chocolate y donde también podréis degustar este exquisito manjar. Aunque si queréis vivir aventuras más intensas, os aguarda Terra Mítica, un parque temático basado en las antiguas civilizaciones del Mediterráneo, representadas en sus cinco áreas: Egipto, Grecia, Roma, Iberia y Las Islas.


11. Mallorca

Marineland, en Costa d’en Blanes, Mallorca

Debido a su movida nocturna, muchos piensan que no es un buen destino para las familias, pero lo cierto es que Mallorca también ofrece numerosas opciones para los niños. Uno de los destinos ideales son las playas al norte de la isla, las playas de la Bahía de Alcudia tienen muy poco que envidiar al Caribe y cuentan además con numerosas opciones recreativas para los peques. También podrán visitar el Marineland Mallorca, que puede vanagloriarse de tener el delfinario más galardonado de España. Y si se quedan con ganas de más, les aguarda el Western Park Mallorca, un parque acuático ambientado al estilo del viejo oeste. A los amantes de la naturaleza les aguarda el parque de S´Albufera y el Mirador de Sa Creueta, desde donde se aprecian una de las vistas más bellas de la región.


12. Granada

Alhambra, en Granada

Esta ciudad antigua, enclavada a los pies de Sierra Nevada, atesora un patrimonio arquitectónico único de su tipo en la región, un lugar de visita obligatoria para los más pequeños de casa. Sin duda, tendrán que hacer una parada en la Alhambra, también conocida como la fortaleza roja y considerada un símbolo de la cultura musulmana en España. Luego, los peques podrán adentrarse en las callejuelas del barrio Albaicín, un antiguo barrio árabe, y descubrir los secretos mejores guardados de El Realejo, un antiguo barrio judío. Por supuesto, también encontrarán varios sitios en los cuales divertirse como el Parque García Lorca y el Parque de las Ciencias, muy próximo al Parque Tico Medina, el más grande de la capital granadina. Además, podrán sumarse a Volare Granada, una iniciativa turística muy divertida a través de la cual descubrirán todos los rincones de esta preciosa ciudad.


13. Cabo de Gata, en Almería

En este destino que conjuga naturaleza y diversión, los niños podrán vivir una experiencia única. Se trata de un parque declarado reserva natural que cuenta con bellísimas playas como la playa Mónsul, Genoveses, El Barronal, Las Negras y San Miguel de Cabo de Gatas. No obstante, también atesora pequeños pueblos muy pintorescos como San José, Agua Amarga, Las Negras y Carbonera, donde los niños podrán descubrir la gastronomía más autóctona de la región. Por supuesto, no pueden perderse algunos de los sitios más emblemáticos de la zona, como la Ruta de los Piratas y el Cortijo del Fraile, o el mirador la Amatista. Y, para los que prefieren las emociones más intensas, a pocos kilómetros del Cabo de Gata podrán encontrar Oasys, el Parque Temático del Desierto de Tabernas, donde podrán entrar a la oficina del Sheriff, el banco, la oficina de telégrafos, el museo del cine, un parque indio infantil y mucho más.


14. Girona

Pueblo medieval Besalú, en Girona

Muchos creen que el mayor tesoro de esta ciudad es contar con una parte de los Pirineos, pero en realidad Girona tiene mucho más que ofrecerle a sus visitantes, sobre todo a los más pequeños de casa. De hecho, cuenta con una arquitectura muy bien conservada que incluye símbolos históricos de la región, algunos de los cuales pertenecen al denominado triángulo daliniano compuesto por algunos de los lugares que estuvieron presentes en la obra de Dalí, como el Teatro-Museo Dalí de Figueres, el Castillo Gala Dalí de Púbol y la Casa Salvador Dalí. También se vanagloria de tener el Jardín Botánico Marimurtra, considerado el mejor jardín botánico mediterráneo de Europa, a la vez que cuenta con sitios tan peculiares como el parque natural la Zona Volcánica de la Garrocha, así como con algunas localidades medievales, como Santa Pau y Besalú.


15. Doñana, en Huelva

Las marismas del Guadalquivir

Este parque natural, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es un destino ideal para visitar con niños. Sin duda, una de sus áreas privilegiadas son las marismas, también conocidas como las marismas del Guadalquivir, una gran llanura aluvial en la que viven diferentes especies animales y que representa el mayor ecosistema en extensión del parque. No obstante, también cuenta con otros espacios que merecen una visita, como el Abalario-Asperillo, una zona costera al oeste del parque que pertenece al preparque, más conocido como el Parque Natural del Entorno de Doñana. Asimismo, aún conserva algunos tesoros arquitectónicos como el Palacio del Acebrón, el museo del Mundo Marino, la Fábrica de Hielo y los conjuntos históricos de los pequeños pueblos de la comarca.


16. Cantabria

Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Obregón, Cantabria

Cantabria es un destino ideal lo mismo para hacer una escapada con los niños o tomarse unas vacaciones en familia. Cuenta con ciudades preciosas como Santander, su capital, la villa de San Vicente de la Barquera o Santillana del Mar, en las que los niños podrán recorrer sus calles y descubrir sus monumentos y edificios más emblemáticos. No obstante, Cantabria también les ofrece muchas sorpresas a los amantes de la naturaleza: atesora el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, el nacimiento del río Ebro, así como las Cuevas de Altamira, famosas por conservar uno de los ciclos pictóricos y artísticos más importantes de la prehistoria. Y para los más atrevidos, también están los parques multiaventuras y de diversión, como el Forestal Park Santander y el Alceda Aventura, donde los niños podrán divertirse a lo grande.


17. Micropolix, en Madrid

Se trata de una ciudad a escala, en la que los niños pueden asumir el personaje que deseen mientras sus padres disfrutan viendo cómo sus hijos se convierten en periodistas, médicos, policías, capitanes de barco o pilotos. Este parque temático es único en toda Europa y su objetivo es reproducir las actividades típicas de una gran ciudad. Así, los niños podrán visitar una urbe que cuenta con una academia de policías, parque de bomberos, ayuntamiento, hospital y hasta con estudios de radio y televisión. Lo mejor de todo es que mientras encarnan el rol que han elegido, podrán comprender cómo funciona la vida en una gran capital.


18. Parque temático Oasys, en Almería

En pleno Desierto de Tabernas, una zona declarada Reserva Zoológica, podéis encontrar este parque que imita un tradicional pueblo del lejano oeste. Entrar allí es como emprender un viaje en el tiempo, a la época en que los vaqueros aún existían y campaban por su respeto. Una de sus mayores atracciones son las pruebas de puntería en las casetas de tiro y los disfraces de los auténticos indios Piel Roja. Sin embargo, también hay espacio para que los niños se diviertan con los juegos más tradicionales y se den un chapuzón en la zona de las piscinas.


19. Dinópolis, en Teruel

Una de las mejores opciones para ir de viaje con los niños es Dinópolis, un parque de ocio y ciencia dedicado a los dinosaurios. Los niños podrán aprender todo acerca de estos animales: qué comían, dónde vivieron, cómo eran y por qué se extinguieron. Los más curiosos podrán visitar el Museo Paleontológico de Teruel, situado dentro del propio parque, que cuenta con una de las mejores colecciones de dinosaurios de todo el mundo. También tendrán la oportunidad de emprender un fascinante viaje en el tiempo hasta la época de los dinosaurios, gracias al cine en 3D.


20. Teleférico, en Málaga

Los niños suelen adorar los viajes en coche y en tren, por lo que seguramente se animarán ante la perspectiva de subir a un teleférico. Si estás de visita en Málaga, no pierdas la oportunidad para emprender este recorrido único que ofrece vistas inmejorables de la naturaleza y la ciudad. Todo comienza en el núcleo urbano de Arroyo de la Miel y se extiende por el Monte Calamorro y la Sierra de Mijas, a más de 700 metros de altura. Sin duda, una experiencia que no es apta para quienes sufren de vértigo.


21. Parque Europa, en Madrid

Se trata de uno de los parques más importantes de toda España, y también uno de los más grandes: abarca más de 233.000 metros cuadrados. No obstante, lo que hará las delicias de los niños no es precisamente el espacio sino el hecho de que atesora 17 réplicas de los monumentos más emblemáticos de las principales ciudades europeas. En poquísimo tiempo podréis pasar de la Torre Eiffel al Puente de Londres, sin olvidar la Puerta de Alcalá, la Fontana de Trevi, la Puerta de Brandenburgo e incluso un fragmento del Muro de Berlín. En tan solo un día, los niños podrán conocer de forma divertida algunos de los símbolos de la historia y la cultura europea.

Vacaciones con niños en España: ¿Dónde ir en 2023?

Cuando se trata de irse de vacaciones, muchas familias españolas prefieren elegir destinos turísticos nacionales. De hecho, según apunta una encuesta realizada por la Federación Española de Familias Numerosas, 4 de cada 5 familias apuesta por disfrutar de las múltiples atracciones que ofrece España para pasar sus vacaciones. Sin embargo, cuando se viaja con niños es importante no dejar nada al azar, por eso te proponemos algunos destinos perfectos para las familias.

1. Granada

Alhambra

Granada atesora muchísimos espacios para visitar en familia. La ciudad cuenta con una vasta colección arquitectónica de la época andalusí donde encontrarás auténticas joyas para recorrer con los peques. Sin duda, uno de los sitios que no puedes perderte es la Alhambra, un complejo monumental de la época del Al-Ándalus realmente impresionante, donde los niños podrán descubrir todo el esplendor del arte árabe y conocer cómo se vivía por aquel entonces en España. Otra visita obligada es el barrio Albaicín, con sus casas históricas y unas vistas bellísimas de la Alhambra, y la Calle de las Teterías en pleno centro, donde los niños podrán degustar la deliciosa pastelería árabe. Por supuesto, también hay espacio para el entretenimiento en el Parque de las Ciencias, el cual alberga un mariposario tropical, un planetario y exposiciones dedicadas al planeta, los animales o el cuerpo humano, así como el Parque Acuático Aquaola, donde las atracciones acuáticas cobran vida.


2. Costa Daurada de Tarragona

PortAventura World

Muchos de los municipios de la región ostentan el sello catalán “Destino de Turismo Familiar”, que los avala como un destino perfecto para disfrutar de unas vacaciones con los pequeños. No debes perderte el Bosc Aventura, un parque multiaventuras para toda la familia, o el Karting Salou, un espacio diseñado para la práctica del karting que tiene un circuito solo para los niños. Si vas en verano, podrás disfrutar con los niños de Aquópolis y de PortAventura World durante todo el año, el parque de atracciones infantiles más visitado de España. Además, podrás organizar una visita al Costa Caribe Aquatic Park, un parque acuático que se encuentra dentro de PortAventura y que cuenta con muchísimas atracciones para los niños, como el King Khajuna que tiene la caída libre más alta de Europa y el Galeón Pirata. Por supuesto, entre un parque y otro, haz un espacio para disfrutar de sus playas. Afortunadamente, los sitios para alojarse no escasean, incluso podrás reservar en el propio hotel PortAventura o en el Gran Palas Hotel.


3. Cabo de Gata, en Almería

Playa de Mónsul

Si buscas un destino natural donde organizar una escapada con los peques, el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar en Almería es perfecto. Sin duda, una de sus mayores joyas son sus diversas playas donde los niños pueden jugar, divertirse y tomar un chapuzón mientras descansas con tranquilidad. La Playa de los Genoveses, la Playa de Mónsul y el playazo de Rodalquilar son algunas de las opciones que no te defraudarán ya que son auténticas maravillas de la naturaleza. ¿Prefieres algo más pintoresco? Está el Mirador de la Amatista desde donde los niños podrán disfrutar de unas vistas espectaculares, así como el Arrecife de las Sirenas en el que podrán contemplar estas curiosas formas que emergen del fondo marino. Otro plan que seguramente les gustará es el avistamiento de aves en las Salinas de Cabo de Gata donde podrán divisar algunas especies únicas de la zona. Y, si buscas conocer a la cultura local, no dudes en visitar algunos de los pueblos o asentamientos costeros de la región, como San José, Los Escullos, La Isleta del Moro, Las Negras o Agua Amarga.


4. Islas Baleares

Cala Macarelleta, en Menorca

Apostar por Mallorca y Menorca para disfrutar de las vacaciones en familia es una excelente decisión. Se trata de dos islas con entornos naturales fantásticos, por lo que no es extraño que sean uno de los destinos turísticos más cotizados de España. Lo mejor de todo es que tendrás diferentes opciones: desde lujosos hoteles hasta complejos turísticos o casas de alquiler. En Mallorca, por ejemplo, os aguarda el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de Cabrera en Ses Salines, la Serra de Tramuntana y el Parque natural S’Albufera en Pollença. En Menorca, que ha sido declarada reserva de la biósfera, solo tendréis el problema de elegir porque atesora más de 100 playas y calas.


5. San Sebastián

La isla de Santa Clara y la montaña Igueldo en la bahía de San Sebastián

Si bien no es uno de los destinos turísticos más visitados por las familias españolas, esta ciudad del País Vasco tiene mucho que ofrecer a los más pequeños de casa. La ciudad atesora preciosas iglesias o imponentes palacios que merecen una visita, como la Catedral del Buen Pastor de San Sebastián, el Palacio Miramar o el Palacio de Aiete, así como edificios como la Basílica de Santa María del Coro y espacios como la Plaza de la Constitución en el casco antiguo de la ciudad. Sin embargo, uno de sus mayores tesoros es su riqueza natural. Uno de los sitios que no puedes dejar de visitar es, sin duda, la Playa de la Concha, considerada una de las playas urbanas más hermosas de Europa, y el Monte Igueldo, desde donde se pueden contemplar unas vistas maravillosas de la ciudad. Por supuesto, también tendrás que experimentar en familia una de las rutas de pinchos vascos que son un auténtico patrimonio inmaterial de la ciudad.


6. Valle de Bohí, en Lleida

Sant Climent de Taull

Se trata de uno de los destinos naturales más chulos para visitar con niños, pero también uno de los más desconocidos. Por lo que eres de los que les gusta vivir nuevas aventuras, esta será una excelente opción para las próximas vacaciones. Ubicado en Lleida, se trata de un conjunto de valles y sierras situados en la zona nororiental de la comarca catalana de la Alta Ribagorza. El Valle atesora una de las rutas románicas más impresionantes de los Pirineos que incluye ochos iglesias y una ermita, construidas durante los siglos XI y XII. Un auténtico viaje al pasado que los niños estarán encantados de emprender. ¿Más planes? Si la visitas en verano no puedes perderte el Embalse de Cavallers, a tan solo 10 km de Bohí, donde podrás disfrutar de unas vistas maravillosas y un momento de relax, y si viajas en invierno, los niños seguramente adorarán esquiar en la estación de esquí más alta de toda Cataluña.


7. Sobrarbe, en Huesca

Torla-Ordesa

En este destino podrás darte el lujo de disfrutar de dos Parques Nacionales: el Monte Perdido, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y Ordesa, que atesora la segunda mayor elevación de los Pirineos. De hecho, se trata de una comarca muy extensa en la que podrás visitar el Parque de los Pirineos para descubrir las representaciones en miniatura de las áreas naturales más emblemáticas del Pirineo Aragonés. También merecen una visita las más de 32.000 figuras del Museo de Miniaturas Militares en Jaca, y no olvides hacer una parada en el Parque Faunístico Lacuniacha, un bosque de montaña que se conjuga con la pradera subalpina. Podrás alojarte con los pequeños en uno de sus múltiples hoteles o casas rurales, como el Hotel Siete Reyes, los apartamentos Casa Fes o Casa Mur.


8. Islas Cíes, en Vigo

Parque nacional de las Islas Atlánticas de Galicia

Si te apetece escaparte al Caribe pero tu presupuesto no te lo permite, las Islas Cíes son la alternativa perfecta para tu familia. No en vano se les conoce como la Isla de los Dioses, ya que se trata de un parque nacional ubicado en la Costa Atlántica que atesora playas de arena blanca con aguas tranquilas y cristalinas, ideales para pasar unas vacaciones relajantes lejos del caos de la ciudad. Podrás planificar actividades al aire libre con los pequeños, realizar excursiones en barco, paseos en kayak o simplemente jugar en la arena. Los más atrevidos podrán practicar buceo y quienes prefieran permanecer en tierra firme, podrán recorrer las increíbles rutas de senderismo. Podrás alojarte en el camping Cíes, que siempre está abierto a las familias.


9. Salamanca

Catedral de Salamanca y ciudad de Salamanca

Salamanca es un destino perfecto para quienes quieren hacer turismo histórico. De hecho, cuenta con una vasta colección arquitectónica que hace honor al renacimiento español con edificaciones como el Palacio de Monterrey, la Universidad de Salamanca, la Casa de las Conchas, el Palacio de Anaya, las monumentales catedrales y la Iglesia de San Martín. También podrás recorrer con los niños algunos de sus museos, como el Museo de Historia de la Automoción, el Museo del Comercio y la Industria y la Colección de Artilugios. Si decides salir de los límites urbanos, te aguarda el Parque Natural Arribes del Duero, que alberga las especies naturales más autóctonas de la región, o visitar el parque de aventuras Vael Equipe para disfrutar de los circuitos en los árboles y los combates de láser y paintball. También podrás ir hasta la Aldea del Burrito en Aldeadávila de la Ribera, un espacio donde los niños podrán pasear sobre los burros, mulos y ponis.


10. Valencia

Oceanogràfic València

Se trata de una bellísima ciudad que tiene muchísimas atracciones para los más pequeños. Unos de los primeros lugares que debes visitar son: el parque infantil Gulliver, el zoológico Bioparc y el Oceanografic, que se enorgullece de ser el acuario más grande de Europa. Asimismo, podrás ir con los niños al Museo Fallero de Valencia y si te apetece pasar un rato al aire libre podrás visitar el Parque Natural de Albufera, que alberga al lago más grande de España. Obviamente, sería un sacrilegio no visitar La Catedral, el Mercado Central y las Torres de Serrano, unas joyas de la arquitectura local, o perderse el L’Iber, el Museo de los Soldaditos de Plomo, que atesora colecciones en miniatura del ejército de Napoleón, la guardia española y hasta de los ejércitos de la Edad Media. Puedes alojarte en el centro de la ciudad, en Meliá Valencia, o en las afueras, en El rincón de Pau.


11. Soria

Castillo de Berlanga de Duero

Soria es un lugar perfecto para quienes prefieren el turismo histórico. De hecho, podrás visitar sitios como la Berlanga de Duero, el Castillo de Gormaz, el Arco romano de Medinaceli, el Castillo de Soria y la Alameda de Cervantes. También podrás disfrutar de una panorámica a cielo abierto en el Observatorio Astronómico de Borobia y si prefieres las actividades acuáticas podrás subir a bordo de un kayak, una canoa o un bote. Soria también atesora uno de los mayores bosques de Castilla y León, la comarca de Pinares, en la que podrás encontrar el parque forestal de aventuras, Amigable, donde te aguardan muchísimas sorpresas. Puedes seguir el recorrido hasta Covaleda Natura, un espacio dedicado a las actividades multiaventuras al aire libre donde los niños podrán practicar senderismo y descenso, pasear en bici, aunque también podrás visitar el VinuesAventura, un parque acrobático familiar donde los niños pueden poner a prueba su fuerza colgándose de los árboles. No tendrás problemas para encontrar alojamiento, hay opciones muy interesantes como el Hotel Soria Plaza Mayor y el Parador de Soria.


12. Morella, en Castellón

Morella y Castillo de morella

Se trata de uno de los pueblos medievales más bonitos de España, perfectos para que los niños revivan antiguas historias de caballería. De hecho, se encuentra en lo alto de una singular montaña y está coronado por un castillo que fue construido sobre roca y que ha sido declarado Monumento Histórico-Artístico. No obstante, uno de sus mayores reclamos son sus imponentes murallas medievales, erigidas para proteger la ciudad. Es un destino perfecto para disfrutar de las joyas arquitectónicas góticas como el Acueducto de Santa Lucía, una increíble obra que abastecía de agua a la ciudad, y el Ayuntamiento. Aunque si te animas a hacer una excursión por sus calles podrás encontrar construcciones de esta época como las casas solariegas y las iglesias medievales que todavía se mantienen en pie. Tampoco olvides visitar las cuevas prehistóricas de Morella La Vella, cuyas pinturas rupestres son parte del Patrimonio de la Humanidad. Y para estar en sintonía con el entorno, será mejor si apuestas por alojamientos rurales como el Hotel Cardenal Ram y La Fonda Moreno.


13. Ávila

Muralla de Ávila

Si buscas un destino turístico para viajar con los niños, este es el lugar perfecto. Podrás visitar la Salida Express Multiaventura a Gredos, un parque de aventuras para grandes y niños, y el Parque de San Antonio, que alberga a aves muy curiosas. No obstante, si viajas en verano también hay muchísimas actividades acuáticas, una opción de lujo es la piscina natural que sale de la garganta Nuño Cojo, famosa por su agua cristalina y su bellísimo entorno natural. Además, en cualquier época del año podrás emprender un viaje al pasado medieval en el Castillo de la Adrada, la Muralla de Ávila, la Ronda de las Leyendas, el Real Monasterio de Santa Ana y el Palacio de Nuñez Vega. Aunque si te apetecen las actividades al aire libre podrás decantarte por los encantos naturales de la región, como el Museo de la Naturaleza Valle del Alberche y el Museo de las Abejas. Para encontrar alojamiento no tendrás problema ya que existen muchísimas alternativas como el hotel El Rondón y el hostal Arco San Vicente.


14. Tenerife

Playa de las Américas

Esta es una de las Islas Canarias ideal para las familias ya que casi todo el año tiene un clima estupendo. Además, cuenta con bellísimas playas y disímiles atracciones para que los más pequeños de casa se diviertan muchísimo. Podrás comenzar el recorrido por los parques de atracciones naturales que hay en la isla como el Siam Park, el parque acuático más grande de toda Europa, el Loro Parque, el Monkey Park o el Jungle Park, espacios donde el entretenimiento siempre está garantizado. Aunque si prefieres estar en contacto directo con la naturaleza, podrás disfrutar de los paseos en camello y las rutas de senderismo por el Parque Nacional del Teide, las excursiones en barco para ver las ballenas o visitar la isla en miniatura en el Pueblo Chico. No obstante, sería imperdonable abandonar la isla sin haber visto la arquitectura típica canaria, impresa en las calles de ciudades como Santa Cruz y La Laguna. Encontrar alojamiento no será un gran problema, puedes apostar por hoteles como el Meliá Jardines del Teide o el Hotel Mediterranean Palace.


15. Avilés, en Asturias

Sitio histórico

Se trata de un destino perfecto para conjugar el entretenimiento cultural y recreativo, además de ser una ciudad declarada Conjunto Histórico-Artístico-Monumental. Entre sus principales atractivos arquitectónicos destaca la plaza de España, la vieja iglesia de Sabugo y la iglesia moderna de Santo Tomás de Canterbury. Además, dispone de diversos museos y teatros con una programación pensada para toda la familia, que podréis disfrutar en cualquier época del año. Obviamente, todo no es historia en Avilés, esta ciudad también cuenta con unas de las playas más hermosas de la región, la playa de Salinas y Santa María del Mar, que harán las delicias de los más pequeños.


16. Sierra de Gredos

Primavera de los glaciares en la Sierra de Gredos

Este es un destino natural ideal para visitar con los niños, en el que podéis disfrutar en familia estando en contacto directo con la naturaleza. Para comenzar la aventura podéis recorrer los senderos que conducen hasta el Circo y la Laguna Grande de Gredos, desde donde podéis vislumbrar el pico Almanzor, la mayor cumbre de la región, y el Charco de la Esmeralda, una preciosa charca de color verdoso única de su tipo en la zona. Durante el trayecto, los niños podrán apreciar la vegetación y las increíbles lagunas glaciares de estos parajes, así como sus gargantas y cuchillares. Y para cerrar con broche de oro, nada mejor que visitar el Parque Regional de la Sierra de Gredos, una reserva natural donde podréis poner a prueba vuestras habilidades en la práctica de ciclismo, montañismo o incluso parapente, para los más aventureros.


17.

Navarra

Nacedero Urederra, en el Parque Natural de Urbasa-Andía

Si estáis buscando un destino en el que podáis combinar planes urbanos y actividades en la naturaleza, Navarra es una opción excelente. Cuenta con increíbles espacios naturales, como la Sierra de Urbasa, en la que podéis visitar el Parque Natural de Urbasa-Andía o llegar hasta el Balcón de Pilatos para disfrutar de una de las vistas panorámicas más hermosas del valle de Améscoas. Otra de sus visitas naturales obligatorias son las riberas del Ebro, el río más caudaloso de España, y el Parque Natural del Señorío de Bértiz. No obstante, Navarra también cuenta con una gran riqueza arquitectónica, como el Castillo de Javier, una fortaleza construida en el siglo X, el Palacio de los Reyes de Navarra y la Iglesia de San Saturnino. Asimismo, tiene Sendaviva, un parque temático y de atracciones en el que los más pequeños de casa vivirán una experiencia única.


18.

Carros zíngaros del País Vasco

Cabañas en los árboles

Los niños adoran vivir experiencias diferentes, así que si os animáis, podéis complacerlos alojándoos en los carros zíngaros, en el país Vasco. Se trata de un complejo hotelero cuyas confortables habitaciones están construidas en los árboles más grandes de Europa, a más de 17 metros de altura. Sin duda, será una experiencia única que permite disfrutar de una de las mejores vistas de la zona, a la vez que nos remonta a las costumbres más autóctonas del pueblo gitano. Además, podréis practicar senderismo con los niños en el Parque Natural de Gorbeia o visitar uno de los pueblos más cercanos, Zeanuri u Otxandio.


19. La Manga del Mar Menor, en Murcia

Cala del Pino

Si queréis iros de vacaciones a un destino turístico cerca de la playa y en contacto directo con la naturaleza, podéis apostar sin temor a equivocaros por esta región murciana. Se trata de una población asentada en el suroeste de la península ibérica que cuenta con maravillosas playas y calas, como la Cala del Pino, la playa Mistral y la playa El Pedruchillo. Un entorno ideal para la práctica de deportes acuáticos como el esnórquel, el surf o el buceo. También cuenta con paisajes únicos de su tipo en la región, como el Parque Natural de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar y las salinas de Marchamalo, dos sitios impresionantes que no podéis dejar de visitar con los más pequeños de casa. Además, podéis acercaros hasta San Javier para disfrutar de algunos de los tesoros de su arquitectura, como la Iglesia y el Museo Parroquial.


20. Alicante

Costa de Alicante

Esta ciudad brinda numerosas atracciones para los niños y adultos en cualquier época del año. Si apuestas por visitarla en verano, podrás disfrutar junto a los pequeños de uno de los parques acuáticos más grandes del mundo, el Aqualandia, que cuenta con un tobogán colosal para los que quieran vivir experiencias intensas. También podrás planificar una visita al Aquapark Flamingo y a la Expo Dolls, una de las mayores colecciones de barbies del mundo.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *