Mi periodo solo duro 2 dias puedo estar embarazada: ¿Puedes estar embarazada y tener período?

Mi periodo solo duro 2 dias puedo estar embarazada: ¿Puedes estar embarazada y tener período?

¿Puedes estar embarazada y tener período?

Embarazo con menstruación: ¿es posible?

Si bien algunas mujeres pueden presentar un sangrado vaginal intermitente cuando están embarazadas, no es posible experimentar los síntomas de embarazo con menstruación. La regla solo tiene lugar en ausencia de embarazo. 

Cada mes, la ovulación ocurre cuando tu ovario libera un óvulo para que sea fecundado por un espermatozoide. El revestimiento uterino se engrosa en anticipación de que el óvulo fecundado se implante, lo que da como resultado un embarazo. Si el óvulo no es fecundado y se implanta, tanto el óvulo como el revestimiento uterino se expulsan a través de tu vagina en forma de sangre menstrual.  

¿Cómo puede ayudarte Flo?

Entonces, ¿puedes estar embarazada y tener período? La respuesta es que no. Como las mujeres no ovulan, es decir, no liberan un óvulo mientras están embarazadas, no tendrán la regla.

Probabilidad de embarazo con menstruación

Como hemos dicho, a pesar de lo que la gente dice, no puedes estar embarazada y tener menstruación. Una vez que tu cuerpo empieza a producir la hormona del embarazo, la gonadotropina coriónica humana (hCG), el período se detiene. 

Por qué podrías tener el «período» durante tu primer trimestre 

Aunque no puede haber embarazo con menstruación, es posible que, a pesar de eso, las mujeres puedan presentar un sangrado. Este sangrado no necesariamente indica ningún problema subyacente, pero es importante entender su causa y, si es necesario, consultar con un médico. 

Este sangrado tiende a presentarse más a menudo durante el primer trimestre del embarazo que durante el segundo o el tercero. Las estimaciones sugieren que cerca del 25-30 % de las mujeres presentan un manchado ligero en algún momento del primer trimestre. Hay varias razones por las que se produce este sangrado.

Sangrado de implantación: se refiere al manchado ligero que ocurre entre 10 y 12 días después de la concepción, cerca del momento en el que esperas la regla. En este momento, muchas mujeres no se han hecho una prueba de embarazo, por lo que es fácil confundir el manchado con la regla. No obstante, este sangrado es mucho más ligero que un período normal y solo dura un par de días. Esto ocurre cuando el óvulo fecundado se implanta en el revestimiento uterino. 

Cambios cervicales: el manchado puede ocurrir poco después de quedarte embarazada debido a los cambios cervicales, especialmente después del coito. Mientras no tengas una infección, no tienes motivos para preocuparte por esto. 

Otras causas: si durante el primer trimestre del embarazo presentas un sangrado más abundante que es más similar a la regla, esto puede ser una señal de algo más grave, entre otras cosas:

  • Embarazo ectópico
  • Infección
  • Aborto espontáneo
  • Embarazo molar
  • Hemorragia subcoriónica, también conocida como hematoma subcoriónica (sangrado entre la placenta y la pared del útero)
  • Enfermedad trofoblástica gestacional (GTD, por sus siglas en inglés), un grupo poco frecuente de tumores que surgen de las células que normalmente se desarrollan en la placenta

Todo lo anterior son emergencias médicas y es importante que consultes inmediatamente con un profesional de la salud. Suelen ir acompañadas de otros síntomas aparte del sangrado, como son: 

  • Dolor de espalda
  • Dolor abdominal intenso o cólicos
  • Pérdida de conciencia o desmayo
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolor de hombros
  • Cambios en el flujo vaginal
  • Vómitos y náuseas incontrolables

Sangrado en las siguientes etapas del embarazo: razones por las que sucede

Ya hemos hablado sobre por qué no es posible que tengas el período durante el embarazo y por qué algunas mujeres pueden presentar un sangrado ligero o manchado durante el primer trimestre.

Es posible presentar sangrado durante el segundo y tercer trimestre, aunque no es habitual, y puede ser una señal de que algo más está sucediendo. Si presentas este sangrado en las etapas avanzadas del embarazo, es importante que consultes con tu médico. 

Las posibles razones por las que tiene lugar el sangrado en el segundo o tercer trimestre pueden ser:

  • Coito: tener relaciones sexuales durante el segundo o tercer trimestre puede causar sangrado o manchado ligero debido al aumento en la sensibilidad de los tejidos cervicales y vaginales durante este tiempo.
  • Parto prematuro: esto se refiere al nacimiento del bebé antes de las 37 semanas de embarazo. Como la dilatación cervical y las contracciones uterinas ocurren generalmente para ayudar al feto a descender, pueden ocasionar un sangrado y la expulsión de grandes cantidades de flujo vaginal. Otros síntomas son el dolor de espalda, los cólicos abdominales, cambios en el flujo vaginal y sensación de presión en la vagina.
  • Placenta previa: en esta afección, la placenta se ubica cerca o sobre la abertura cervical. El sangrado vaginal es el único síntoma y puede afectar al trabajo de parto y al parto en sí.
  • Desprendimiento de placenta: el desprendimiento de placenta es una emergencia médica que se da durante la última etapa del embarazo, cuando la placenta empieza a separarse del revestimiento uterino antes del nacimiento del bebé. Esto puede causar un sangrado vaginal abundante, así como cólicos y dolores estomacales intensos. Determinados problemas de salud, como la hipertensión, pueden aumentar tu riesgo de desarrollar un desprendimiento de placenta.
  • Desgarro uterino: el desgarro uterino se da cuando los músculos uterinos se desgarran o separan durante el trabajo de parto. Se considera una emergencia médica, ya que puede resultar en una hemorragia vaginal incontrolable. Aunque no es habitual, esta afección ocurre con mayor frecuencia en mujeres que tienen un historial de cirugía uterina o partos por cesárea.

El sangrado en el segundo y tercer trimestre también puede ocasionar la interrupción del embarazo, o como otra alternativa todavía más rara, podría ser una señal de vasa previa.

Cuándo deberías consultar con tu médico

Como no es posible que tengas la regla estando embarazada, es importante que estés atenta a cualquier sangrado que presentes durante este período. Aunque presentar un sangrado ligero o manchado durante el primer trimestre normalmente no es nada de lo que tengas que preocuparte, el sangrado también se acompaña de otros síntomas que pueden indicar algo más grave y deberías consultar con un médico inmediatamente. Algunos de estos síntomas son:

  • Cólicos y dolor
  • Desmayos o mareos
  • Coágulos o sangrado abundante
  • Dolor intenso en la pelvis y el abdomen

También deberías consultar con tu médico si tu sangrado es de color rojo brillante y si es suficientemente abundante como para empapar una compresa. El dolor pélvico y el sangrado vaginal en las primeras etapas del embarazo pueden indicar un embarazo ectópico. Si sospechas que esto puede estar sucediendo, consulta con tu médico lo antes posible. 

Se habla mucho sobre el embarazo y el período, así que queremos dejar claras algunas cosas. ¿Puedes estar embarazada y tener regla? No. Esto es debido a que tu período se detiene después de que tu cuerpo empieza a producir gonadotropina coriónica humana (hCG), también conocida como la hormona del embarazo, así que no es posible tener una regla real durante el embarazo. 

Sin embargo, durante las primeras etapas del embarazo, algunas mujeres pueden presentar sangrado o manchado ligero y esto suele ser normal. Este sangrado se conoce como sangrado de implantación y se da porque un óvulo fecundado se implanta en el revestimiento uterino.

El sangrado del primer trimestre que se da junto con otros síntomas (como mareos o dolor) puede indicar un problema más grave, como un embarazo ectópico, infección, abortos espontáneos, embarazo molar, hemorragia subcoriónica o cambios cervicales. Si sospechas que hay una causa subyacente para tu sangrado, es importante que busques atención médica de inmediato. 

También puede ocurrir que una mujer sangre durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo. Este sangrado es menos frecuente y puede indicar una emergencia médica como parto prematuro, placenta previa, desprendimiento de placenta o desgarro uterino. Si tienes relaciones sexuales durante estas etapas más avanzadas, esto puede causar algo de sangrado, aunque normalmente es ligero.

Si presentas sangrado junto con otros síntomas como cólicos, dolor, desmayos o mareos, coágulos o sangrado abundante y dolor intenso en la pelvis o abdomen, asegúrate de informarle a tu médico de inmediato.

¿Se puede menstruar estando embarazada? ¿A qué se debe el sangrado?

Muchas mujeres se preguntan si pueden tener la regla estando embarazadas. Es habitual que surja esta duda, ya que pueden presentarse manchados o sangrados en diferentes momentos del embarazo. Aunque generalmente no es grave tener una pequeña pérdida, es recomendable consultar con un especialista por si pudiera ser indicio de algún problema en el embarazo.

No es posible estar embarazada y tener la menstruación al mismo tiempo, aunque sí es común experimentar pequeños sangrados vaginales que nada tienen que ver con los periodos menstruales.

Alrededor del 30% de las mujeres sufren pérdidas de sangre durante el embarazo, especialmente en el primer trimestre, aunque tampoco es raro que ocurra en otros momentos. De hecho, aproximadamente una de cada 200 embarazadas manifiestan hemorragias vaginales también en el segundo y tercer trimestre.

A continuación tienes un índice con los 5 puntos que vamos a tratar en este artículo.

Índice

  • 1.

    ¿Por qué no hay menstruación durante el embarazo?

  • 2.

    ¿Es normal sangrar en el embarazo?

  • 2.1.

    Otras causas de las pérdidas en el embarazo

  • 3.

    Preguntas de los usuarios

  • 3.1.

    ¿Te puede bajar la regla estando embarazada?

  • 3.2.

    Tengo un sangrado en mi primer mes de embarazo, ¿significa que algo va mal?

  • 3.3.

    ¿El sangrado de implantación puede ser abundante?

  • 4.

    Bibliografía

  • 5.

    Autores y colaboradores

¿Por qué no hay menstruación durante el embarazo?

La menstruación es la descamación del endometiro, es decir, el proceso por el que el endometrio se desprende de las paredes uterinas como consecuencia de la ausencia de fecundación del óvulo.

El cerebro envía señales hormonales al ovario para que, en caso de producirse la fecundación y posterior implantación del embrión, el endometrio uterino no se desprenda y se desarrolle adecuadamente para poder albergar, nutrir y proteger al bebé. Por esta misma razón, durante el embarazo no hay descamación del endometrio, es decir, no hay menstruación.

Si se produjeran periodos menstruales normales querría decir que la mujer está desechando la membrana uterina encargada de alimentar al bebé y por tanto éste no podría desarrollarse, por lo que acabaría perdiéndose el embarazo.

Descubre qué es el endometrio y su papel en el embarazo en este enlace: El endometrio.

¿Es normal sangrar en el embarazo?

A pesar de que la menstruación durante el embarazo no es posible, muchas mujeres experimentan hemorragias vaginales durante el embarazo, especialmente en el primer periodo. Es lo que denominados hemorragias deciduales.

Generalmente se trata de pérdidas causadas por el desequilibrio hormonal característico del embarazo. Normalmente no suponen un peligro para el bebé o para la madre.

Sin embargo, si el sangrado se vuelve abundante y doloroso, se recomienda acudir al ginecólogo, ya que esto es indicativo de complicaciones graves que pueden llevar al aborto.

¡Ya somos 18.308!

Únete a la comunidad
Reproducción Asistida ORG

Otras causas de las pérdidas en el embarazo

Los manchados y pequeñas pérdidas son habituales en los siguientes procesos fisiológicos durante el embarazo:

  • Implantación del embrión: es habitual que tenga lugar el conocido sangrado de implantación durante en las primera semanas de embarazo, generalmente antes de tener un retraso de la regla. Sucede por la rotura de los vasos sanguíneos para que pueda empezar a formarse la conexión de vasos entre la madre y el bebé, que será la futura placenta.
  • Cambios en el cuello del útero: para preparar el camino para el proceso del parto fluye una mayor cantidad de sangre hacia el cérvix y es habitual que haya algún pequeño sangrado.

Tal y como nos comenta la ginecóloga Nadia Caroppo:

Otros patrones de sangrado que puede ocurrir durante el embarazo pueden ser debidos a otras causas, sobre todo a alteraciones a nivel del cuello del útero, a pólipos que pueden salir en el cuello del útero durante el embarazo o a patologías ligadas al embarazo de por sí.

Aunque las pequeñas pérdidas son normalmente causadas por el desarrollo fisiológico normal del embarazo, existen ocasiones en las que el sangrado se vuelve peligroso. Algunas complicaciones del embarazo que pueden llevar a un sangrado grave son:

  • Problemas en la placenta: como el desprendimiento prematuro de la placenta o la placenta previa.
  • Embarazo ectópico: se produce cuando el embrión ha implantado fuera de la cavidad uterina, por ejemplo en la trompas de Falopio, las cuales pueden quebrar generando una hemorragia interna.
  • Embarazo molar: se trata de una malformación del tejido de la placenta que puede provocar sangrado genital.
  • Hematomas intrauterinos: son estructuras en forma de media luna formadas por la aparición de pequeños charcos de sangre entre el tejido coriónico y las capas superficiales del endometrio. Cuando aparecen estos hematomas el embarazo se considera de alto riesgo.
  • Presencia de pólipos, fibriodes o infecciones vaginales.

El sangrado vaginal suele preocupar mucho a las embarazada, puesto que puede ser signo de aborto espontáneo. No obstante, es importante destacar que sólo una parte de estas hemorragias derivan en abortos o consecuencias graves.

Infórmate sobre los posibles motivos del sangrado en el embarazo aquí: ¿Es normal sangrar en el embarazo?

Preguntas de los usuarios

¿Te puede bajar la regla estando embarazada?

Por Sara Salgado (embrióloga).

No, no es posible tener la regla estando embarazada. El sangrado o manchado en este momento tiene generalmente su origen en los cambios hormonales normales del embarazo, el sangrado de implantación o los cambios fisiológicos en el cuello del útero como preparación al parto.

Es importante vigilar el sangrado y consultar al médico siempre que sea abundante o doloroso. Ante la duda, más vale acudir al médico por si pudiera darse alguna situación grave.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *