Mi primer día del padre: Primer Dia Del Padre – Etsy Spain

Mi primer día del padre: Primer Dia Del Padre – Etsy Spain

Para papá, en su primer Día del Padre

Tener un hijo es algo que nos cambia la vida. No sólo representa un ajuste de nuestras rutinas y nuestro estilo de vida, sino que nos hace cambiar en muchos otros aspectos, como nuestra forma de pensar, de ver el mundo e incluso, de cómo nos vemos a nosotros mismos. Sin duda, es toda una aventura.

Es por eso que ahora, y con motivo del Día del Padre, queremos dedicar un mensaje a todos los padres primerizos que se encuentran celebrando por primera ocasión el Día del Padre.

¡Felicidades! Hoy celebras tener uno de los títulos más importantes que puedes tener en tu vida: ser papá. Quizás aún te encuentres algo temeroso o nervioso por esta nueva y enorme responsabilidad que ahora está en tus manos. O tal vez te encuentras más feliz que nunca en tu vida, lleno de ilusiones y ansioso por lo que está por venir en los siguientes años.

Tener un bebé es una maravillosa experiencia, que sin duda pondrá a prueba muchas partes de ti y que te retará día con día. Pero cada minuto al lado de tus hijos, tanto en los buenos como en los malos momentos, vale la pena y sin duda de dejará grandes lecciones.

Quizás ya lo sabes, pero de igual forma te lo recordamos: para tu bebé, tú eres lo más importante. Durante sus primeros años de vida, papá y mamá son las dos personas que no sólo le cuidarán, sino le brindarán calor, amor, apoyo y serán su lugar seguro.

Así que ahora que ya eres padre, me gustaría darte algunos consejos que podrán ayudarte a disfrutar aún más este precioso papel: ser papá.

Disfruta cada momento con tu bebé. Cuando son tan pequeñitos es cuando más rápido crecen y el día que menos lo esperes ya estará diciendo sus primeras palabras o estarás despidiéndolo en su primer día de clases. El tiempo vuela, aprovecha y disfruta todo lo que puedas en esos primeros añitos de su vida.

Cógelo en brazos cada vez que puedas. Eso de que se acostumbran o que es malo para ellos es solo un mito. Es verdad que los bebés necesitan el olor de mamá, pero los brazos de papá también son un lugar seguro para ellos. Cógelo, abrázalo, mécelo y simplemente, ámalo. Nunca volverá a estar tan pequeñito como lo es ahora.

Sigue tu instinto. Sí, se suele hablar del “instinto materno”, pero los papás también tienen el suyo, y es que tu cerebro también cambia cuando cuidas a tu bebé. Ahora están conociéndose juntos y aprendiendo uno del otro, mejorando cada día ese instinto que hoy forma parte de ti.

Conoce y abraza el amor de padre. Ese nuevo sentimiento que se hace presente cada vez que tomas a tu hijo, cuando le cuidas, le cambias un pañal, le ayudas a dormir o simplemente, cuando pasas tiempo con él. Es una nueva sensación que viene a engrandecer tu corazón y a cambiar la forma de ver la vida.

Procura darle el mayor tiempo posible a tu lado. Entre más tiempo pases con él, más querido se sentirá tu bebé y ayudará a tener una mejor relación padre e hijo en el futuro, así que comienza a fortalecer el vínculo desde temprana edad.

Y sobre todo, no tengas miedo. Sí, tener un bebé por primera vez puede ser algo emocionante e incluso aterrador en el sentido de que no sabes si estarás haciendo bien las cosas. Pero poco a poco irás aprendiendo y convirtiéndote en un mejor padre cada día.

De todo el equipo de Bebés y más, te enviamos un fuerte abrazo a ti, que hoy te encuentras celebrando tu primer día del padre. Sabemos que lo harás genial. ¡Felicidades papá!

Fotos | iStock
En Bebés y más | 12 consejos que como padre le daría a otros padres
, Todo lo que les puede dar papá

Tu primer Día del Padre

Hola, amor:

Aprovecho que te encuentras recostado junto al regalo más
grande que nos ha dado la vida para escribirte estas líneas. Sé que está
agotado después de haber pasado tu
primer Día del Padre
jugando con nuestro bebé. Sé también que estos
momentos a solas con él para ti valen más que el oro y, además, se ven tan
lindos juntos que no quise interrumpirlos.

Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de agradecer que seas mi compañero de vida y que hayas abierto tus brazos a esta nueva aventura llamada “paternidad“.

Muchas veces hablamos de tener un hijo, otras tantas
pospusimos la idea. “No estamos preparados” o “no es el momento”,
decíamos. Pero un buen día simplemente sucedió, y entonces comprendimos que ESE
era el momento adecuado.

Para mí fue una revolución de hormonas que tú superaste
estoicamente (aquí entre nos, ¡no sé cómo le hiciste!). Para ti fue todo un
revolú de angustias… y de miedos.

Tratabas de ocultarlo, de hacerme sentir que todo estaba bien y que eras muy feliz… Y lo eras, pero también te asaltaba la duda de si serías buen papá, si podrías con todos los gastos que implica tener un bebé, si tendrías que trabajar más a cambio de menos tiempo para ver crecer a tu hijo.

En medio de todas esas emociones, estuviste ahí, cumpliendo hasta mis más extraños antojos de mango con crema de cacahuate, en cada ultrasonido y, por supuesto, durante el parto.

Jajaja, déjame decirte que en medio del dolor que
prácticamente estaba partiendo mi cuerpo en dos, tú fuiste lo más divertido. Me
encantaron tus nervios por ir de prisa en el coche para llegar al hospital, la
forma en que le anunciabas a todos que pronto serías papá y, por supuesto, tu
asombro, palidez y el llanto de felicidad cuando nuestro pequeño llegó a este
mundo. ¡Nunca lo voy a olvidar!

Desde entonces nuestro bebé ha sido tu motivo para luchar cada día. En ocasiones aún veo tus ojeras de preocupación por que nada le falte, pero también veo ese brillo de alegría en tus ojos cuando imaginas que ese pequeñito de la cuna mañana te acompañará al estadio a ver a tu equipo favorito o que llegará a ser más alto que tú (y no sólo en estatura).

No me has ayudado, no, porque sabes que no se trata de que papá “ayude” a mamá con el cuidado del bebé. Nuestro bebé es de dos y entre dos compartimos su crianza. Esos momentos, dicen, los recordarás para siempre y agradecerás no habértelos perdido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *