Ong niños españa: ONG que ayudan a los niños: ¿Cuáles operan en España?

Ong niños españa: ONG que ayudan a los niños: ¿Cuáles operan en España?

Aldeanos españoles ayudan a niños de Chernóbil

Miles de niños de regiones contaminadas por radiación de Bielorrusia, Ucrania y Rusia van cada verano a Europa a vivir con familias normales para mejorar su salud. Sus “padres temporales” también ayudan económicamente a las familias de Chernobyl durante todo el año. El periodista de Hora Actual habló con activistas de España que están tratando de dar a los niños de Chernobyl la oportunidad de un futuro mejor a sus expensas.

Josep Lluis Escriu – Presidente de la pequeña organización no gubernamental (ONG) Colbato Asociación para la Solidaridad. Reúne a gente del pueblo de Colbato, cerca de Barcelona.

Josep Lewis dice que su madre empezó a cuidar niños durante el verano de 2004. En 2007, él mismo decidió ir a Bielorrusia y ver en qué condiciones viven los niños que acuden a ellos para su recuperación.

“Después de esa visita al distrito de Kormyansky (región de Gomel, Bielorrusia), decidí dedicar más tiempo a ayudar a los niños. ¿Por qué los llevamos y los llevamos a las familias durante el verano? Simplemente tratamos de ayudar directamente a estos niños tanto en términos de mejora socioeconómica como de salud”, dice Escriu.

Llevar niños a familias cuesta dinero y tiempo. La familia es responsable del alojamiento y alimentación del niño, también compra la ropa necesaria. Todo lo demás -vuelos, seguros, pago de los cursos de verano que hacen los niños aquí [por ejemplo, estudian español – HB]- trata de pagar la ONG.

La “Asociación de Colbato por la Solidaridad” subsiste de las cuotas de los miembros, así como de los fondos que se pueden obtener del estado y donaciones de empresas privadas locales. Los voluntarios y aquellas familias que aceptan niños están buscando dinero. Los miembros de la asociación también participan en varios días festivos y eventos donde se pueden recaudar fondos.

Josep Lewis en Bielorrusia

La mayoría de los niños vienen a Kolbato del distrito de Kormyansky de la región de Gomel. Según Josep Lewis, el objetivo de su asociación no es solo mejorar la salud de los niños, sino también mostrarles una realidad diferente.

“Viene una chica Dasha de Bielorrusia. Mi esposa lo sugirió. No puedo decir que todo esté muy bien con el dinero, pero no es un gran gasto, lo manejamos”, dice Joan de Colbato, cuya familia ha estado participando en el programa durante tres años.

Marta Krusat es una doctora que lleva 11 años atendiendo a niños de la zona de Chernóbil. Un día en el mercado navideño, Marta conoció a personas de la Asociación Colbato para la Solidaridad.

“Siempre quise ir a países del tercer mundo a ayudar, pero tenía niños pequeños. Y pensé: no puedo ir, pero puedo hospedar a los niños. Así comenzó todo”, dice.

Según Marta, durante el tiempo que los niños pasan en España -y esta es una media de seis semanas- sus niveles de radiactividad se reducen significativamente, entre un 20-30%.

“Los niños viven en un ambiente contaminado con radiación durante todo un año, comen alimentos radiactivos, beben agua contaminada, etc. Esto debilita mucho su sistema inmunológico”, explica Marta Krusat.

Las visitas de los niños a Colbato tienen un efecto positivo en su salud, cree Marta. “Además, en las zonas rurales, donde viven mayoritariamente, no siempre hay médicos especialistas, pero aquí solemos hacer que los examine un oftalmólogo y un dentista”.

Muchos de los que acogen niños en España también viajan a la región de Chernóbil para visitar a sus familias y, en caso necesario, prestarles algún tipo de ayuda material.

Hay muchas ONG de este tipo por toda España. Nieves Sánchez dirige una asociación de organizaciones no gubernamentales españolas que traen niños a España desde la región de Chernóbil.

“Los niños vienen al país desde regiones contaminadas por la radiación de Bielorrusia, Rusia y Ucrania. En todos los casos, todos los gastos los cubren las ONG españolas. El problema es que en España es muy difícil conseguir ayuda financiera estatal para este tipo de programas, por lo que hay que trabajar muy duro para que los niños puedan venir”.

Nieves (centro)

“Sé que gente de otros países europeos -Italia, Inglaterra, Alemania, Portugal, Grecia, Francia, etc.- están haciendo lo mismo. En general, cinco o seis mil niños van a Europa cada año. Esta cifra ha disminuido mucho en los últimos años en todos los países, porque antes sólo nueve mil iban a España”, dice Nieves Sánchez.

Ella dice que ella misma es una voluntaria como todos: “¿Por qué hago todo esto personalmente? El accidente en la central nuclear de Chernobyl es una historia que es al mismo tiempo una realidad del presente. Los niños siguen muriendo, y tenemos la oportunidad de cambiar su mundo, darles una oportunidad para el futuro”.

en España, le quitaron dos hijas pequeñas a una mujer rusa – RT en ruso

En Cataluña, las autoridades de tutela le quitaron dos hijas pequeñas a una mujer rusa, Elena Lang, ya su esposo suizo. Lilya, de seis años, y Elya, de nueve, que sufrían una enfermedad grave, fueron llevadas al centro social directamente desde la escuela hace dos meses. La base para la incautación de los funcionarios españoles llamó la información recibida por ellos de que Elena y su esposo supuestamente robaron niños de una familia ucraniana que murió durante una operación especial. Los oficiales de tutela no quedaron convencidos ni por los documentos de las niñas ni por las numerosas fotografías conjuntas con sus padres. Además, los servicios sociales no revelan información sobre dónde se encuentran actualmente los niños. Los consulados generales de Rusia y Suiza se han sumado al problema, pero la situación aún no ha despegado.

Mujer rusa de 39 años Elena Lang se mudó a Europa hace más de diez años, la mujer estudió en Zúrich, se casó con un suizo y dio a luz a dos hijas. Cuando la niña mayor tenía cuatro años, le diagnosticaron una grave enfermedad crónica, y Elena se mudó con ella a España para que la niña recibiera tratamiento allí. La mujer ha pasado el último año y medio en Cataluña.

“Debido a la enfermedad de Ela, tuvo que seguir una dieta estricta y costosa, y una cocinera contratada especialmente trabajaba para las niñas de nuestra familia. Mi esposo es banquero, yo mismo gano un buen dinero en bienes raíces; tenemos la oportunidad de brindarles a nuestras hijas la mejor atención ”, explicó RT Lang.

Hace dos meses, los oficiales de tutela llegaron a la escuela privada donde estudiaban Elya y Lilya y se llevaron a las niñas sin siquiera avisar a sus padres. Más tarde, Elena y su esposo Thomas se enteraron que el motivo del retiro de los niños fue una denuncia escrita por el director de la escuela.

“La propia directora de la escuela, que aplicó a los servicios sociales, por supuesto, no confesó nada, pero obtuvimos los documentos. Los materiales sobre la incautación dicen que, supuestamente, según las niñas, su madre “real” es una ucraniana que murió durante la SVO, y Thomas y yo somos padres “falsos”. La denuncia del director de la escuela decía que las niñas supuestamente llegaban a la escuela desordenadas y “muchas veces tristes”, pero ese no era el motivo principal del retiro”, dijo Elena.

A los tutores no les convencieron las fotografías tomadas durante el embarazo de Elena, ni los documentos de los niños, incluidas las actas de nacimiento de ambas niñas proporcionadas por sus padres. Según la mujer rusa, ella y su esposo perdieron todos los derechos sobre los niños a la vez. Según explicó Elena, en España las autoridades tutelares tienen una libertad de acción casi ilimitada. Pueden apoderarse de los niños incluso sin una decisión judicial; en este caso, Elena y Thomas simplemente fueron acusados ​​​​de haber “robado” a los niños.

“Esta es una posición muy conveniente para los servicios sociales españoles: los niños “no son nuestros”, lo que significa que no tenemos ningún derecho sobre ellos: ni a una videollamada, ni a reuniones, ni siquiera a decirnos dónde están. Fuimos privados de nuestros derechos como parte de un proceso administrativo, esto es posible aquí. Con este documento, ni siquiera irás a la CEDH. Nos privaron de la oportunidad de luchar por nuestros hijos”, enfatiza la mujer rusa.

Se desconoce el paradero de los niños

Elena y su esposo no ven a sus hijas desde hace dos meses. Después de que los niños fueron retirados por la tutela, el esposo de la mujer rusa terminó en el hospital; comenzó a desmayarse por la experiencia. El 3 de agosto, cuando el tema llamó la atención de los medios, los servicios sociales permitieron que los padres hablaran con las niñas a través de un video. El estado de las hijas horrorizó a Elena y a su esposo.

“Mi esposo tuvo otra crisis nerviosa después de esa llamada”, dice Elena. Esta videollamada fue terrible. Vimos que los niños estaban en muy mal estado. Eli, nuestra hija mayor, tiene una discapacidad y necesita una dieta costosa. Ahora tiene moretones, no se ve saludable, está temblando, está flaca, no puede hablar normalmente, tiene pinzamientos musculares, su rostro está distorsionado”.

“El médico tratante me dijo que el niño estaba en estado crítico. En tales condiciones, durará de dos a tres meses, luego de lo cual habrá consecuencias irreversibles para la salud e incluso la vida del niño”, agrega.

  • © Foto del archivo personal

Las propias niñas le dijeron a su madre que estaban asustadas y enfermas en el centro social: las castigaron, los niños de diferentes edades se mantuvieron juntos y Elya, a pesar de su enfermedad, se vio obligada a comer alimentos que estaban estrictamente contraindicados para ella. Además, se ordenó a los niños que no les dijeran a sus padres dónde estaban, amenazándolos con enviarlos a un “lugar aún peor”.

“De hecho, las autoridades españolas ahora están deteniendo ilegalmente a ciudadanos extranjeros. Incluso aquellas personas que fueron, por ejemplo, arrestadas en un país extranjero, que violaron la ley allí, tienen derecho a contactar a familiares y recibir asistencia de diplomáticos. Y aquí estamos hablando de niños pequeños, y no tienen absolutamente ninguna protección legal. Las autoridades tutelares españolas están violando todas las leyes posibles de la manera más arrogante y con total impunidad”, se indigna la madre de las niñas.

Apelación al consulado

Lang señala que en sus intentos por devolver a sus hijas, ella y su esposo ya han cambiado ocho abogados, aplicados a varios departamentos. La mujer rusa también aplicó al Consulado General de la Federación Rusa en Barcelona.

Diplomáticos rusos confirmaron a RT que Elena Lang les pidió ayuda tras la sustracción de dos hijas pequeñas por parte de los servicios sociales españoles. Según el vicecónsul Vyacheslav Harutyunyan, la misión diplomática envió una solicitud a las autoridades españolas para explicar la situación y brindar información sobre el paradero de los niños, pero aún no se ha recibido respuesta.

“Debido a la falta de respuesta de las autoridades competentes españolas, el Consulado General envió una segunda solicitud para acelerar la consideración de nuestra apelación, incluida la solicitud oficial del Comisionado para los Derechos del Niño bajo el Presidente de la Federación Rusa. Hasta ahora, no ha habido una respuesta oficial a todas las apelaciones mencionadas al Consulado General”, dijo Harutyunyan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *