Ovulacion fecundacion implantacion: Cómo se produce la fecundación humana

Ovulacion fecundacion implantacion: Cómo se produce la fecundación humana

Desarrollo del embrión

La embriología es una ciencia que estudia el proceso de desarrollo de un organismo en las etapas que preceden al nacimiento de un nuevo organismo. El embriólogo observa el proceso de fusión de las células germinales (gametos), la formación de un cigoto, su fragmentación y la colocación de órganos. Antes de que ocurra la fertilización, el óvulo y el esperma deben formarse en las gónadas y madurar. Si la gametogénesis y la fertilización no ocurren, entonces se desarrolla la infertilidad. Aquí es donde la reproducción viene al rescate, una rama de la ciencia médica que estudia la función reproductiva normal de una persona y su patología.

Fecundación in vitro – un método para combatir la infertilidad

La fecundación in vitro (FIV) es una tecnología asistida en la que la fecundación y el desarrollo inicial del embrión tiene lugar fuera del cuerpo de la madre. Para que un óvulo sea fecundado “in vitro”, se debe obtener. En el cuerpo de una mujer, durante un ciclo, madura un folículo dominante y, por supuesto, hay un óvulo (ovocito) en él. Pero la FIV requiere varios ovocitos. La embriología encuentra formas de resolver este problema. El médico, después de determinar el tipo de infertilidad y la reserva del cuerpo de la mujer, decide cómo realizar la inseminación artificial.

Existen protocolos de FIV aprobados – programas de tratamiento de la infertilidad. Una mujer a menudo está interesada en cuánto dura el protocolo corto cuando se transfieren e implantan los embriones. De acuerdo con el protocolo corto, los medicamentos para estimular el proceso de ovogénesis comienzan a usarse desde el comienzo del ciclo. Este proceso dura catorce días, y todo el protocolo es de un mes. Con el fin de madurar los ovocitos que serán aptos para la fertilización, del segundo al quinto día del ciclo, se prescriben gonadotropinas en combinación con agonistas o antagonistas de la hormona liberadora de gonadotropina. Este proceso es supervisado por un embriólogo. En el primer caso, los medicamentos se prescriben de acuerdo con el siguiente esquema:

  • el bloqueo de la hipófisis con agonistas comienza el tercer día del ciclo y continúa hasta la punción del folículo;
  • la ovulación es estimulada por gonadotropinas a partir del tercer o quinto día del ciclo;
  • hormona coriónica humana (hCG) dispara la ovulación un día y medio antes de la punción;
  • del día catorce al vigésimo, se punza el folículo y se recolecta el óvulo;
  • la fecundamos y al quinto día se transfiere el embrión;
  • implantación del embrión en el útero, los signos son controlados por el nivel de hCG;
  • progesterona apoya la segunda fase del ciclo hasta que se realiza la determinación de control del nivel de hCG.

Las mujeres toleran este protocolo con mucha facilidad, pero durante el mismo es posible una ovulación impredecible y ovocitos de baja calidad. Si se usan antagonistas, se minimiza el riesgo de tales problemas, pero puede haber un desequilibrio entre el proceso de crecimiento de los folículos y el endometrio. En este caso, se utilizan los siguientes medicamentos:

  • del segundo al quinto día del ciclo se estimula la ovulación con gonadotropinas y antagonistas durante dos semanas;
  • el desencadenante de la ovulación se realiza con gonadotropina coriónica humana treinta y seis horas antes de la punción del folículo;
  • se pincha el folículo del día catorce al vigésimo del ciclo;
  • los embriones se transfieren del tercero al quinto día después de la fecundación;
  • se implantan el mismo día;
  • hasta que los resultados del nivel de la hormona biliar progesterona apoyen la segunda fase.

Los espermatozoides se obtienen de tres formas:

  • por masturbación;
  • en condón médico sin lubricación;
  • durante el coito interrumpido.

Si el futuro padre tiene problemas con la espermatogénesis, en la víspera de la recolección de esperma, se lo estimula con testosterona.

Fecundación in vitro

Después de obtener el huevo, se coloca en un medio nutritivo especial y se almacena en una incubadora. Para la fecundación, los espermatozoides se mezclan con los óvulos, donde se produce la concepción. A veces, el espermatozoide se inyecta directamente en el citoplasma del óvulo con la ayuda de microinstrumentos especiales. Después de la fertilización, se forma un cigoto. Los embriólogos controlan cómo se dividen las células. Su número se duplica cada día. En la etapa de blástula, el embrión se transfiere al útero. La implantación, o la introducción del embrión en la pared del útero durante la concepción normal, ocurre dentro de una semana o diez días desde el momento de la ovulación. La implantación tardía del embrión ocurre el décimo día y la temprana, el séptimo día después de la ovulación. ¿Y en qué día es la implantación del embrión después de la FIV? Después de la EJE, se produce una implantación tardía del embrión, ya que necesita un tiempo adicional para adaptarse al entorno del interior del útero.

Día de la implantación del embrión

¿Qué se siente al implantar el embrión? Casi todas las mujeres le hacen esa pregunta a un embriólogo o reproductólogo. Por supuesto, las sensaciones en los primeros días se asemejan a los primeros síntomas del embarazo. Después de la implantación del embrión, se pueden encontrar signos que también se observan durante la concepción tradicional:

  • dolor leve en la parte inferior del abdomen de naturaleza tirante;
  • hipersensibilidad a los olores;
  • náuseas;
  • intolerancia a ciertos productos y preferencia por otros;
  • inestabilidad emocional;
  • condición subfebril;
  • secreción de color marrón claro durante la implantación del embrión de la vagina.

El día de la implantación del embrión es el día más feliz para una madre. Una mujer que nota signos de implantación embrionaria debe seguir ciertas reglas. En los primeros días después de la implantación del embrión, debe permanecer más tiempo en cama, limitar la actividad física y no estar nerviosa. Vale la pena abstenerse de conducir, no andar en motocicleta. Se debe pasar más tiempo al aire libre, pero no practicar ningún deporte.

Si el flujo durante la implantación del embrión continúa o se vuelve abundante, debe acudir inmediatamente a un ginecólogo. Cuando se ha producido la implantación del embrión en el útero, debe observar la rutina diaria, comer bien, evitar el contacto con pacientes con enfermedades infecciosas. Si siente signos de implantación de embriones, debe detener temporalmente las relaciones íntimas. Cuando las sensaciones durante la implantación del embrión van más allá del estándar, debe consultar con el embriólogo qué hacer a continuación. A partir del día de la implantación del embrión, no debe visitar saunas, bañarse o ducharse con agua caliente.

Puede averiguar en qué día se implantó el embrión por los indicadores de temperatura basal: debería aumentar con una FIV exitosa. Pero finalmente puede asegurarse de que el embarazo tan esperado ha llegado solo después de que estén disponibles los resultados del análisis de control de la hormona coriónica humana. Después de la implantación del embrión en el útero, el nivel de hCG comienza a aumentar y durante el embarazo debe ser de al menos 25 mU/ml. Pero si las sensaciones después de la implantación del embrión corresponden a un embarazo, y la tasa de aumento de la hormona coriónica es lenta, no hay razón para preocuparse. A partir del sexto día después de la implantación del embrión en el útero, la hCG se duplica a los cuatro días, ya partir de la décima semana su concentración comienza a disminuir. Con la implantación tardía del embrión, la hCG es un signo bastante confiable de embarazo.

Por fin puedes asegurarte en qué día se implantó el embrión y cómo se desarrolla mediante ecografías.

Desarrollo del embrión tras FIV según embriólogos

El desarrollo del embrión por semanas se estudia en embriología. En la segunda semana, el esqueleto se coloca en el embrión, y en la tercera semana es posible distinguir la cola de la cabeza. A partir de la cuarta semana, el hombrecito tiene corazón, se colocan los órganos del tracto gastrointestinal y se forman vasos sanguíneos. En la ecografía se pueden ver pequeños brazos y piernas a la quinta semana. A partir del sexto, el cerebro comienza a funcionar, se forman cuatro cámaras en el corazón. El bebé sigue creciendo y a la séptima semana ya tiene dedos, barriga y pecho.

Este niño pequeño puede aburrirse y chuparse el dedo. Se balancea y reacciona a los estímulos externos. ¡En la decimoséptima semana, se puede ver una sonrisa burlona en la cara del bebé! Luego, después de siete días, la madre siente sus movimientos. Los embriólogos han establecido que a la vigésima séptima semana el feto ya pesa novecientos gramos. A partir de ese momento, vive una vida plena: ve sueños, escucha sonidos y los hace él mismo. Y ahora llega la cuadragésima semana desde el día de la fecundación. El bebé está listo para nacer.

Si necesita realizar una inseminación artificial, comuníquese con el Centro de FIV de Tambov. Nuestros especialistas prepararán a mujeres y hombres para la FIV de acuerdo con el protocolo, realizarán la fertilización en el laboratorio, crecerán y transferirán el embrión al útero. Ellos determinarán en qué día se implantó el embrión.

Ventana de implantación | Útil de la clínica “Genoma” en Kaliningrado

0003

24 de septiembre de 2018

La transferencia de embriones al útero es la etapa final del protocolo de FIV. Ahora el embrión tiene que adherirse al endometrio, la capa interna del útero. Este proceso se llama implantación. Si tiene éxito, se producirá un embarazo. Un requisito previo para una implantación exitosa es la presencia de un endometrio receptivo y un blastocisto de alta calidad.

Un blastocisto es un embrión que ha alcanzado los 5-6 días de desarrollo. A esta “edad”, con concepción natural, entra al útero por la trompa de Falopio. El blastocisto tiene el mayor potencial de implantación.

La palabra “receptividad” significa receptividad. El endometrio receptivo es receptivo a la implantación del embrión, capaz de aceptarlo. El endometrio se considera óptimo para la implantación, cuyo grosor es de 9-11 mm, y la estructura de la mucosa uterina tiene tres capas. Los reproduccionistas llaman a tal endometrio “hermoso, exuberante”. En ella, como en la perinka preparada por el útero, deberá infiltrarse el embrión.

El período de máxima receptividad del endometrio se denomina “ventana de implantación”. La apertura de la ventana de implantación ocurre en el ciclo menstrual natural en el día 6-10 después de la ovulación, que corresponde al día 20-24 del ciclo menstrual. Permanece abierto durante unos 2 días.

La apertura de la ventana de implantación se acompaña de la aparición de pinopodios, que son protuberancias suaves de las células epiteliales superficiales del endometrio. Habiendo alcanzado el tamaño máximo, forman pliegues que se asemejan a flores o hongos. Las funciones del pinopodio no se conocen por completo, pero se supone que contribuyen a la formación de un estrecho contacto entre el blastocisto y la superficie del útero.

Si se altera la formación de pinopodium, la “ventana de implantación” puede cambiar en el tiempo. Si el pinopodio no es suficiente, la “ventana de implantación” estará defectuosa. Todo esto puede conducir a un resultado de FIV negativo. Las causas de tales fenómenos pueden ser el desequilibrio hormonal, el proceso infeccioso del área genital, las intervenciones quirúrgicas.


Se distinguen las siguientes etapas de implantación:
– orientación del blastocisto en la cavidad uterina en relación con el sitio de futura implantación,
– adhesión (pegado) en la superficie del endometrio
– invasión (introducción) en la cavidad uterina

El proceso de implantación del embrión (desde que se adhiere a la mucosa uterina y hasta que se sumerge por completo en ella) dura unas 40 horas. Durante la implantación, tiene lugar un diálogo bioquímico entre el embrión y el endometrio. El blastocisto produce sustancias que permiten que el útero “sienta” su presencia. Por la calidad de los impulsos bioquímicos enviados por el embrión, el endometrio determina su calidad. Un blastocisto completo debe ser morfológicamente normal y tener el conjunto correcto de cromosomas. Pinopodium comienza a atraer tal embrión, contribuyendo de todas las formas posibles a su implantación. Si el blastocisto es genéticamente defectuoso o tiene defectos externos, el endometrio puede rechazarlo.

Durante la FIV, es posible crear las condiciones ideales para la implantación del embrión y el desarrollo de un embarazo exitoso. Así, en caso de desplazamiento de la ventana de implantación, los embriones se congelan. Este proceso se llama crioconservación. En el próximo ciclo, el endometrio se prepara artificialmente para la implantación usando preparaciones especiales. Cuando la mucosa está lista para aceptar el embrión, se realiza la transferencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *