Poemas de rimas consonantes: 11 Poemas con rima consonante

Poemas de rimas consonantes: 11 Poemas con rima consonante

11 Poemas con rima consonante

TE AMO TE AMO COMO A…

Enviado por rickfg  Seguir

Te amo

Te amo como a nadie he amado
Para mi eres la más hermosa
Perla Del Mar preciosa
Siempre lo más deseado

Eres como fresca lluvia
Delicada limpia y trasparente
Dulce,frágil e inocente
Paz que mi alma alivia

Agradezco a Dios por cada instante
De vida que paso a tu lado
Agradezco tanto a jheova amado
Por este dulce amor tan fascinante

Al ver tu cara tus ojos tu sonrisa
Los milagros se existen
Fresca eres tu como la brisa

Siempre mi hermosa Mela alumbras siempre mi sendero
Eres mi Buena estrella

85.60%

votos positivos

Votos totales: 125

Comparte:

EL JARDÍN

Cuelgan racimos de odorables pomas,
negras uvas en gajos tentadores,
fingiendo los alegres surtidores
un murmullo de besos y de bromas.

Dormitan en las ramas las palomas
los buches esponjando arrulladores,
y el capitoso aliento de las flores
unge el follaje y el parral de aromas.

Un sol ardiente esparce sus madejas
de luz, sobre el jardín; y las abejas
un vals preludian, áspero y sonoro.

Bailan las mariposas deslumbrantes,
y picotean pájaros brillantes
unas naranjas que parecen de oro.

Autor del poema: Juan Ramón Molina

83.52%

votos positivos

Votos totales: 91

Comparte:

SINtonía

Enviado por mr-mike  Seguir

Sincero el paisaje
sin fotografías
sin planear el viaje
sin contar los días

Sintiendo la brisa
sin ninguna prisa
sin complicaciones
sin evitar emociones

Singular y natural
sin obligar ni forzar
sin pensar mal
sin dejar de amar.

79.97%

votos positivos

Votos totales: 23894

Comparte:

SINTIENDO

Sintiendo que en mi espíritu doliente
la ternura romántica germina,
voy a besar la estrella vespertina
sobre el agua ilusoria de la fuente.

Mas cuando hacia el fulgor cerulescente
mi labio melancólico se inclina,
oigo como una voz ultradivina
de alguien que me celara en el ambiente.

Y al pensar que tu espíritu me asiste,
torno los ojos a la pampa triste;
¡nadie!… Sólo el crepúsculo de rosa.

Mas, ¡ay!, que entre la tímida vislumbre,
inclinada hacia mí, con pesadumbre,
suspira una palmera temblorosa.

Autor del poema: José Eustasio Rivera

78.38%

votos positivos

Votos totales: 37

Comparte:

LA CAZADORA

Mi señora, tan luego se levanta
va a cazar un venado matutino,
sin miedo a los colmillos del zaíno,
ni al mortal topetazo de la danta.

Entra con ojo alerta y firme planta
en la espesura donde no hay camino,
y de los matorrales, repentino,
salta un venado que su paso espanta.

Ella rápida apresta su escopeta,
veloz le apunta, le dispara y mata
—y después el marido, que es poeta,

cuando regresa la mujer que adora,
en un soneto clásico relata
la bella hazaña de la cazadora.

Autor del poema: José Coronel Urtecho

77.78%

votos positivos

Votos totales: 45

Comparte:

EL BUEY

Sobre el estanque en cuya inmóvil lastra
esfuma su muaré la tarde quieta,
con relieve escabroso su silueta
afirma un recio aplomo de pilastra.

Su vasta sed, en agua violeta
con anhelosa deglución arrastra,
y la naturaleza en él madrastra,
no turba su canícula incompleta.

Vuelve los ojos densos de fatiga,
hacia el fútil juncal donde prodiga
gárrulo borbollón la esclusa rauda;

Y con la insipidez de la costumbre
lo amodorra de paz la servidumbre
que su sexo monótono defrauda.

Autor del poema: Leopoldo Lugones

77.42%

votos positivos

Votos totales: 31

Comparte:

ENGARCE

El misterio nocturno era divino.
Eudora estaba como nunca bella,
y tenía en los ojos la centella,
la luz de un gozo conquistado al vino.

De alto balcón apostrofóme a tino;
y rostro al cielo departí con ella
tierno y audaz, como con una estrella…
!Oh qué timbre de voz trémulo y fino!

¡Y aquel fruto vedado e indiscreto
se puso el manto, se quitó el decoro,
y fue conmigo a responder a un reto!

¡Aventura feliz! La rememoro
con inútil afán; y en un soneto
monto un suspiro como perla en oro.

Autor del poema: Salvador Díaz Mirón

76.89%

votos positivos

Votos totales: 225

Comparte:

SONETO

Considera que en humo se convierte
el dulce bien de tu mayor contento,
y apenas vive un rápido momento
la gloria humana y el placer más fuerte.

Tal es del hombre la inmutable suerte:
nunca saciar su ansioso pensamiento,
y al precio de su afán y su tormento
adquirir el descanso de la muerte.

La muerte, triste, pálida y divina,
al fin de nuestros años nos espera
como al esposo infiel la fiel esposa;

y al rayo de la fe que la ilumina,
cuanto al malvado se parece austera,
al varón justo se presenta hermosa.

Autor del poema: Emilia Pardo Bazán

75.00%

votos positivos

Votos totales: 52

Comparte:

EL ALMA EN FUGA

Buscaron al romper de la alborada,
mis brazos y mis ojos su presencia,
y sólo hallé, por signo de la ausencia,
el hueco de su sien en la almohada.

Oh, qué correr la angustia desatada,
qué ulular por el llano mi demencia,
qué husmear en los ámbitos la esencia
de la alígera planta perfumada!

Amigos que alabasteis su hermosura,
no a solas me dejéis en la amargura
del trance doloroso e imprevisto…

¡Escrutad el perfil del horizonte!
¡Batid los campos y talad el monte!
¡Decidme, por piedad, si la habéis visto!…

Autor del poema: Enrique González Martínez

74.36%

votos positivos

Votos totales: 39

Comparte:

LA ESPIGA

El golpe de la hoz sobre la espiga
repercute en el cielo؛ porque el cielo
hace del trigo el pan que calma el duelo
y hace la hostia que el pesar mitiga.

El codiciado pan de blanda miga
y la hostia ritual son, sobre e! suelo,
trasuntos de ese Dios que da Consuelo
al mismo que lo insulta y que lo hostiga.

En el campo la espiga que se mece
a compás de las músicas del viento,
siempre hacia el cielo sin doblarse crece.

Heraldo el trigo de ventura y calma
cuando no es hostia, es pan: es alimento,
¡cuando no para el cuerpo para el alma!

Autor del poema: José Santos Chocano

70.00%

votos positivos

Votos totales: 40

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 11 Poemas con rima consonante

9 Poemas con rima consonante para niños de Primaria

Los poemas son textos que están escritos en verso y utilizan generalmente el recurso de la rima, es decir, la repetición de sonidos desde la última sílaba tónica de cada verso. 

La rima puede ser de dos tipos: rima consonante y rima asonante. Para que tus hijos aprendan en qué consiste la rima consonante y puedan practicarla, te proponemos que leas con ellos estos 9 poemas con rima consonante para niños de Primaria.   

El verso y la rima consonante

Cada una de las líneas por las que está compuesto un poema se llama verso. Los versos se agrupan formando estrofas y, existen distintos tipos de estrofas dependiendo del número de versos que tienen. Así, un poema de dos estrofas es un pareado; un poema de tres estrofas es un terceto o uno de cuatro estrofas es un cuarteto. 

Otra característica de los poemas es que pueden tener rima. La rima es la coincidencia de sonidos a partir de la última sílaba tónica (que es donde ponemos la fuerza de voz). Así podemos distinguir entre la rima consonante, en la que dos palabras tienen iguales las vocales y las consonantes a partir de la última sílaba tónica; y rima asonante, en la que las palabras solo tienen iguales las vocales, pero no las consonantes.

Por ejemplo, palabras que tienen rima consonante son: granja y naranja, sandía y día, cuna y luna…

Poemas con rima asonante para niños

Para que tus alumnos o hijos puedan entender mejor qué es la rima consonante, te proponemos que lean estos poemas de autores conocidos en los que en algunas palabras coinciden vocales y conconantes a partir de la última sílaba tónica. . Puedes proponerles que encuentren las palabras con rima asonante: 

1. A Noel

¡Noel, el de la noche del prodigio,
Noel de barbas caudalosas,
Noel de las sorpresas delicadas
y las sandalias sigilosas!

Esta noche te dejo mi calzado
colgando en los balcones: 
antes que hayas pasado frente a ellos,
no viertas tus bolsones.

Noel, Noel, te vas a encontrar húmedas
mis medias de rocío,
mirando con ojitos que te atisban
las barbas de río…

Sacude el llanto, y deja cada una
perfumada y llenita,
con el anillo de la Cenicienta
y el lobo de Caperucita…

Y no olvides a Marta. También deja
su zapatito abierto.
Es mi vecina, y yo la quiero, desde
que su mamita ha muerto.

Gabriela Mistral

2. Historia de un perrito

Regalaron a los niños
un cachorro de seis días.
El perrito casi no andaba ni veía.

Le criaron con biberón
y puré de salchichas,
pero no lo acariciaban,
le estrujaban,
le estrujaban. ¡qué paliza!

El perro a los niños
les alegraba, les hacía niñerías.
Los niños al perro
le hacían perrerías.

Creció el perro paso a paso,
y los niños ya no le hacían caso.

Cuando la familia
se fue de vacaciones,
le abandonaron en la carretera
entre unos camiones.

Y dijo el perro ladrando en voz alta
(que quien lo escuche se asombre)
-Me dan ganas de dejar de ser
el mejor amigo del hombre.

Pasó días sin beber nada,
sin comer algo.
El perro cambió de raza,
parecía un galgo.
Le recogió un viejo mendigo.
Le dijo: -Voy a ser tu amigo,
te cortaré el flequillo
y serás mi lazarillo.

El perro movió el rabo,
estiró el hocico,
movió la nariz,
por primera vez fue feliz.

Gloria Fuertes

3. El Hada Primavera

Llega el Hada Primavera
que no es un hada cualquiera.
Mezclando magia y amor,
viste el mundo de color.

Cuando viene de visita,
con un toque de varita,
cubre los alrededores
de trinos, cantos y flores.

¡Qué alegre está la pradera!
Llega el Hada Primavera.

Carmen Gil

4. Mañana de Primavera

¡Mañana de primavera!
Vino ella a besarme, cuando
una alondra mañanera
subió del surco, cantando:
«¡Mañana de primavera!».

Le hablé de una mariposa
blanca, que vi en el sendero;
y ella, dándome una rosa,
me dijo. «¡Cuánto te quiero!
¡No sabes lo que te quiero!».

¡Guardaba en sus labios rojos
tantos besos para mí!
Yo le besaba los ojos…
— ¡Mis ojos son para ti;
tú para mis labios rojos!

El cielo de primavera
era azul de paz y olvido…
Una alondra mañanera
cantó en el huerto aún dormido.
Luz y cristal su voz era
en el surco removido…
¡Mañana de primavera! 

— ¿Qué te ha parecido, tío?
-Demasiado pío, pío.

Juan Ramón Jiménez

5. Recuerdo infantil

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.

Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel
junto a una mancha carmín.

Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.

Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
mil veces ciento, cien mil,
mil veces mil, un millón.

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia en los cristales.

Antonio Machado

6. Animales divertidos

Al cerdito rabieso
le encanta el mar y, por eso,
está feliz en su banco: 
¡más que un cochino en un charco!

Cuando el gallo se enamora,
cacarea a cualquier hora
y todo el mundo se lía:
-¿Es de noche o es de día?

Ya llega la liebre abuela,
que corre que se las pela:
cuida de noventa nietos,
¡y no se están nunca quietos!

Carmen Gil

7. El twist del mono liso

¿Saben saben lo que hizo
el famoso Mono Liso?
A la orilla de una zanja
cazó viva una naranja.

¡Qué coraje, qué valor!
Aunque se olvidó el cuchillo
en el dulce de membrillo
la cazó con tenedor.

La naranja se pasea
de la sala al comedor.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

A la hora de la cena
la naranja le dio pena,
fue tan bueno el Mono Liso
que de postre no la quiso.

El valiente cazador
ordenó a su comitiva
que se la guardaran viva
en el refrigerador.

La naranja se pasea
de la sala al comedor.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

Mono Liso en la cocina
con una paciencia china
la domaba día a día,
la naranja no aprendía.

Mono Liso con rigor
al fin la empujó un poquito
y dio su primer pasito
la naranja sin error.

La naranja, Mono Liso,
la mostraba por el piso,
otras veces, de visita,
la llevaba en su jaulita.

Pero un día entró un ladrón,
se imaginan lo que hizo,
el valiente Mono Liso dijo:
«Ay, qué papelón».

La naranja se pasea
de la sala al comedor.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

A la corte del Rey Momo
fue a quejarse por el robo,
mentiroso, el rey promete
que la tiene el gran bonete.

Porque sí, con frenesí
de repente dice el mono:
«Allí está detrás del trono
la naranja que perdí».

La naranja se pasea
de la sala al comedor.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

Y la reina sin permiso
del valiente Mono Liso
escondió en una sopera
la naranja paseandera

Mono Liso la salvó
pero a fuerza de tapioca
la naranja estaba loca
y este cuento se acabó.

La naranja se pasea
de la sala al comedor.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

La naranja se pasea
de la sala al comedor.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

María Elena Walsh

8. Un soneto me manda hacer Violante

Un soneto me manda hacer Violante;
en mi vida me he visto en tal aprieto,
catorce versos dicen que es soneto,
burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante
y estoy a la mitad de otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto,
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando,
y aún parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aún sospecho
que estoy los trece versos acabando:
contad si son catorce, y está hecho.

 Lope de Vega

9. Sonatina

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro;
y en un vaso olvidada se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos-reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y, vestido de rojo, piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa acaso en el príncipe de Golconda o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?
¿O en el rey de las Islas de las Rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay! La pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar,
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo,
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte;
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real,
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste. La princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe
(La princesa está pálida. La princesa está triste)
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

-¡Calla, calla, princesa -dice el hada madrina-,
en caballo con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con su beso de amor!

Rubén Darío

Children’s poems. Poems for children

Collection of children’s poems: poems for the holidays, teaching and developing poems, author’s and thematic poems for children.

  • For the smallest

  • for babies
  • Pour and Pesti for babies
  • Cycle toys Agnia Barto
  • Good poems Berestov for the smallest
  • for the smallest
  • Family

  • Poems
  • Poems for Dad
  • Poems for grandmother
  • Poems for grandfathers
  • Children’s classics

  • Tsvetaeva

  • Lermontov
  • Blok
  • Tyutchev
  • Nekrasov
  • Fet
  • Educational rhymes

  • tongue twisters
  • Counters
  • Pour
  • MIRILIKA
  • Animal world

  • Poems about animals
  • Patterns about fish
  • Poems about insects
  • nature and seasons

    9000 9000

  • Poems about cosmos
  • Poems about winter
  • Poems about spring
  • Poems about summer
  • Poems about autumn
  • Poems about flowers
  • Poems about vegetables and fruits
  • Poems about mushrooms
  • Poems about the sea
  • Other authors

  • Valentin Bereestov
  • Henry Sapgir
  • Elena Blaginina
  • 9000

    Holidays

  • Poems for St. Valentine’s Day
  • Poems about February 23
  • Poems for March 8
  • Poems about Maslenitsa
  • Poems for Easter
  • Poems by May 9
  • Poems for September 1
  • Poems to the Day of Teacher
  • Poems to Mother Day
  • New Year

  • Poems
  • New Year verses for the smallest 9000,000
  • Poems about Santa Claus
  • Poems about the Snow Maiden
  • Poems about snowflakes
  • Poems about the snowman
  • Poems about the New Year tree
  • Poems for Christmas

Train your child’s memory!

Not every child can patiently listen to the end of a fairy tale or other prose story. Whereas children’s poems do not tire with monotony, the rhyme in them jumps as if over bumps, easily holding the attention of a small listener. It’s amazing how quickly children memorize rhymes, it’s worth saying a few times, as they already agree on the ending with you. Be sure to use this ability, training memory from childhood, you will greatly simplify your child’s schooling. Start with the poems of Agnia Barto in the “Toys” section, look for small quatrains, they are perfectly remembered. Most of them you yourself still remember by heart. So right?

How to learn a poem for the holiday?

In kindergarten and school, your child will often face the need to recite poems in front of the public. It can be a New Year’s party or an ordinary lesson, in any case, it is important that he is not afraid of this. But all you need to do is pay a little attention to it.

The poem must be learned in advance and repeated at home as if in between times, without focusing on the importance of the event. For example, you can say: “Remember, you and I learned a great rhyme? Well, tell it to me.» Children’s poems are usually simple and the child will quickly remember them. You can rehearse by telling a poem to dad or mom, grandfather or grandmother. You need to ask to speak loudly and with expression, but in no case should you lecture or interrupt during the speech.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *