Porque siento dolores menstruales y no me baja: Dolor intermenstrual — Síntomas y causas

Porque siento dolores menstruales y no me baja: Dolor intermenstrual — Síntomas y causas

7 causas de dolor de vientre bajo y sin menstruación (y qué hacer)

El cólico fuera fuera del período menstrual puede ser bastante incómodo y tener varias causas, siendo normal durante la ovulación o el inicio del embarazo, sin embargo, también puede indicar enfermedades como endometriosis, mioma o enfermedad pélvica inflamatoria, principalmente si sucede con frecuencia o en todos los meses.

Este tipo de cólico se caracteriza por dolor en el abdomen, malestar leve o incluso cólicos lo suficientemente fuertes para interferir las actividades diarias, por algunos días cada mes.

Por esto, es importante consultar al ginecólogo en caso de que el cólico, fuera del período menstrual, se presente todos los meses o empeore su intensidad, para identificar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado.

Las principales causas de cólico fuera del período menstrual son:

1. Ovulación

La ovulación puede causar cólicos fuera del período menstrual porque cuando el óvulo es liberado por el ovario, que generalmente ocurre 14 días después de la menstruación, un poco de fluido que protege al óvulo y sangre también son liberados, pudiendo causar irritación en la cavidad abdominal, llevando a la manifestación de cólicos.

Este tipo de cólicos mejora después de que el óvulo es liberado o cuando el cuerpo absorbe el fluido de sangre.

Qué hacer: los cólicos causados por la ovulación generalmente mejoran en 2 horas, sin que sea necesario ningún tratamiento. Sin embargo, si el cólico es intenso, puede tomarse un antiinflamatorio como Naproxeno, utilizar una compresa caliente en la barriga o tomar un baño caliente para ayudar a aliviar el malestar. En algunos casos, en que la mujer tiene una ovulación muy dolorosa, se debe consultar al ginecólogo que puede indicar un tratamiento con pastillas anticonceptivas.

2. Endometriosis

La endometriosis consiste en la implantación de tejido de endometrio, que es la capa interna del útero, en otros órganos del cuerpo de la mujer, como ovarios, vejiga e intestino, causando inflamación, dolor abdominal y cólicos intensos, que generalmente ocurre durante la menstruación, pero también puede ocurrir fuera del período.

Además, el dolor abdominal y el cólico causado por la endometriosis pueden ser muy intensas y muchas veces pueden confundirse con otras enfermedades como síndrome de intestino irritable, enfermedad pélvica inflamatoria o infección urinaria.

Qué hacer: se debe consultar al ginecólogo para evaluar las características del dolor y del flujo menstrual, así como para que se realicen los exámenes físicos, de imagen como ultrasonido transvaginal o, en algunos casos una videolaparoscopia para confirmar la endometriosis. El tratamiento generalmente se realiza con anticonceptivos y/o cirugía.

3. Mioma

El mioma, también llamado fibroma uterino o leiomioma, es un tumor benigno que se forma en el músculo del útero y que generalmente no causa síntomas, pero dependiendo del tamaño, localización y de la cantidad de miomas, la mujer puede sentir dolor abdominal o cólicos y sangrado fuera del período menstrual.

Qué hacer: se debe consultar al ginecólogo para que se realice el diagnóstico por medio de una exploración física y de imagen, como ultrasonido transvaginal e iniciar el tratamiento más adecuado que puede ser desde el acompañamiento médico hasta el uso de hormonas o la utilización del DIU de progesterona. Conozca más sobre el tratamiento del mioma.

4. Enfermedad inflamatoria pélvica

La enfermedad  inflamatoria pélvica, también conocida como EIP, es una inflamación que tiene origen en la vagina y puede afectar el cuello del útero, el útero, las trompas y los ovarios, y puede llevar al surgimiento de algunos síntomas, como flujo vaginal, sangrado y cólicos fuera del período menstrual.

Esta inflamación puede ser causada, principalmente por infección transmitida a través del contacto íntimo sin protección con una persona infectada con gonorrea o clamidia, pero también puede ocurrir por infección durante el parto natural, o después de la realización de una biopsia de endometrio, por ejemplo.

Qué hacer: ante la presencia de signos y síntomas de EIP se recomienda consultar al ginecólogo que puede indicar un tratamiento con antibióticos por vía oral o por inyección intramuscular para tratar la infección bacteriana que produjo la enfermedad pélvica inflamatoria. Además, se debe evitar el contacto íntimo durante el tratamiento para darle un tiempo a los tejidos para que cicatricen.

Vea más sobre la enfermedad inflamatoria pélvica.

5. Embarazo

Los cólicos fuera del período menstrual también pueden indicar embarazo y suceden debido a la implantación del embrión y al crecimiento del útero. Generalmente, este cólico es leve y pasajero y no produce otros síntomas o malestar. Sin embargo, si el cólico es frecuente, doloroso y no para incluso con reposo o se presenta en fases más avanzadas del embarazo, puede indicar un embarazo ectópico o desprendimiento de placenta, por ejemplo, siendo importante consultar al médico.

Qué hacer: se debe realizar un examen de hCG en caso de que la menstruación esté atrasada o se sospeche de embarazo. En caso de que se confirme, se debe realizar la consulta prenatal e iniciar el acompañamiento con el ginecólogo durante todo el embarazo. Conozca cómo debe ser el cuidado prenatal.

6. Adenomiosis

La adenomiosis es una enfermedad que ocurre debido a un engrosamiento de la pared del cuello uterino, formando pequeños nódulos que pueden no presentar síntomas en la fase inicial, pero pueden causar sangrado o cólicos fuera del período menstrual en fases más avanzadas.

Qué hacer: se debe consultar al ginecólogo que debe indicar el tratamiento con antiinflamatorios u hormonas y, en casos más avanzados en que los síntomas no logran controlarse con medicamentos, el médico puede indicar una cirugía para remover el útero.

7. Estenosis cervical

La estenosis cervical es el estrechamiento del cuello del útero causado por malformación uterina, infección vaginal, presencia de quiste o cáncer en el cuello del útero o por procedimientos quirúrgicos como cauterización, por ejemplo. Estas condiciones pueden no presentar síntomas y ser diagnosticadas durante exámenes ginecológicos de rutina o pueden provocar alteraciones menstruales como mucho sangrado durante la menstruación o ausencia de menstruación y cólico fuera del período menstrual.

Qué hacer: se debe realizar la consulta de rutina, por lo menos 1 vez al año con el ginecólogo para realizar el papanicolau y evaluar la salud del útero. El tratamiento de esta enfermedad debe estar indicado por el ginecólogo de acuerdo a su causa, pudiendo realizarse con la dilatación del cuello del útero, en los casos más sencillos o quimioterapia en caso de cáncer cervicouterino, por ejemplo.

Miomas: qué son, por qué salen, síntomas y tratamiento

Los miomas uterinos son tumores benignos que se producen en el tejido muscular que forma el útero, también reciben el nombre de fibromas o leiomiomas uterinos. Su localización en el útero puede variar, así como su tamaño, el cual puede ser microscópico hasta poseer varios centímetros.

Estos tumores son relativamente comunes y por lo general no producen síntomas, sin embargo, en algunos casos pueden causar cólicos, sangrados o dificultad para quedar embarazada.

En esos casos puede iniciarse el tratamiento de acuerdo a las orientaciones del ginecólogo y a las características del mioma, pudiendo recomendarse el uso de medicamentos para aliviar los síntomas o cirugía para retirar el mioma o incluso el útero, en los casos más graves.

Causas de miomas

La causa del surgimiento de los miomas aún no está totalmente clara sin embargo, se presentan cuando las células del tejido muscular que forman el útero se multiplican de forma desordenada, llevando al surgimiento del tumor. Es posible que esta proliferación desordenada también esté relacionada con alteraciones hormonales de la mujer, debido a que los síntomas suelen aparecer en mujeres adultas y disminuir después de la menopausia.

Además de esto, puede suceder que los síntomas de este padecimiento reaparezcan en mujeres que están en terapia de remplazo hormonal.

Las mujeres que tienen más posibilidades de tener un mioma son aquellas que no tienen hijos, que llevan una alimentación rica en carnes rojas y pobre en vegetales, mujeres obesas y las que tienen antecedentes de esta afección en la familia.

Tipos de miomas

Los miomas pueden clasificarse en diferentes tipos de acuerdo al lugar en que se desarrollan en el útero, siendo los principales:

  • Subseroso, cuando surgen en la parte más externa del útero;
  • Intramural, cuando aparecen dentro de las paredes del útero;
  • Submucoso, cuando se encuentran en la parte interna, dentro de la cavidad del útero.

Saber el tipo de mioma es importante para que se evalúe su gravedad y la necesidad de iniciar el tratamiento cuanto antes.

Principales síntomas

En la mayoría de los casos, los miomas uterinos no producen signos o síntomas, sin embargo, cuando estos son de gran tamaño o se confirman varios, es posible que la mujer presente algunos síntomas como:

  • Cólicos intensos;
  • Dolor durante la relación sexual;
  • Síntomas de estreñimiento;
  • Período menstrual más prolongado.

La presencia de miomas es confirmado por el ginecólogo por medio de la realización de estudios de imagen como ultrasonido, histeroscopia o histerosalpingografía, los cuales evalúan la cavidad uterina. Además, mujeres con miomas que deseen embarazarse, aunque no tengan síntomas deben de tener un acompañamiento por el ginecólogo, ya que la presencia de estos tumores puede traer algunas complicaciones en el embarazo como abortos.

Conozca otros síntomas que producen los miomas.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento está indicado cuando la mujer presenta síntomas intensos, como mucho dolor o menstruación abundante, o cuando está intentando quedar embarazada sin tener éxito. El tipo de tratamiento depende de los síntomas, del tamaño y tipo de miomas que presente cada mujer, y debe ser orientado por el ginecólogo, pudiendo recomendarse:

  • Antiinflamatorios, como Ibuprofeno o Naproxeno. Mejoran los cólicos menstruales intensos y reducen el exceso de sangrado provocado por los miomas;
  • Medicamentos hormonales, ayudan a aliviar la intensidad de la menstruación y reducir el tamaño del mioma;
  • Suplementos de hierro. Previenen y tratan casos de anemia producidos por el exceso de sangrados durante la menstruación. Vea más sobre los medicamentos indicados para tratar el mioma uterino;
  • Cirugía, conocida como miomectomía, sirve para retirar el mioma sin que sea necesario remover el útero. Se utiliza principalmente cuando el mioma presiona otros órganos o provoca síntomas muy intensos.

Además, cuando el mioma es muy grande, puede ser necesario reducir su tamaño antes de la cirugía, para lo cual se utiliza una técnica conocida como embolización. En ella, el médico, a través de un procedimiento quirúrgico, aplica varias inyecciones con un agente embolizante diluido en contraste yodado a través de la arteria femoral hasta observarse una reducción del flujo sanguíneo de la arteria que nutre el mioma, produciendo muerte del mismo.

Cuando la mujer tiene un mioma y no tiene planes de embarazarse, el médico puede recomendar la extirpación del útero para eliminar el mioma y evitar que el tumor se forme de nuevo.

¿Los miomas dificultan el embarazo?

Un número pequeño de mujeres que tienen miomas pueden presentar dificultades para quedar embarazada, ya que estos pueden causar algunas deformidades en la parte interna del útero, además de las alteraciones en la circulación y aumento en el surgimiento de inflamaciones.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *