Posiciones para tener relaciones con embarazada: Las mejores posturas sexuales en el embarazo

Posiciones para tener relaciones con embarazada: Las mejores posturas sexuales en el embarazo

Las mejores posturas sexuales en el embarazo

¿Cuál es la mejor postura sexual en el embarazo? Te explicamos algunas de las posturas sexuales más adecuadas para disfrutar plenamente del sexo si estás embarazada. ¡Ponlas a prueba y elige tu favorita!

Icons / List-viewCreated with Sketch.

Temas en este artículo

Icons / arrow-downCreated with Sketch.

  • Beneficios del sexo en el embarazo para la mujer
  • Beneficios del sexo en el embarazo para el hombre
  • ¿Y cuáles son las mejores posturas sexuales en el embarazo?

¿Se pueden practicar todas las posturas sexuales durante el embarazo? ¿Cuál es la mejor postura sexual cuando se está embarazada? ¿La libido en el embarazo se ve afectada de alguna manera? Estas son algunas de las preguntas que más se hacen las embarazadas, relacionadas con el sexo en el embarazo.

En este sentido, las estadísticas señalan que el temor de hacer daño al feto, un abdomen cada vez más voluminoso y la sensación de tener un pequeño «intruso» como testigo de la propia intimidad hace que el 50% de las parejas que están esperando un bebé deje de tener relaciones sexuales conforme avanza el embarazo.

Sin embargo, mantener la armonía y la intimidad en la pareja durante el embarazo es bueno y útil, desde un punto de vista tanto físico como psicológico, tanto para la mujer como para el hombre.

Beneficios del sexo en el embarazo para la mujer

  • Para la mujer embarazada, que dentro de pocos meses tendrá que asumir el rol de madre, seguir haciendo el amor con la pareja es una confirmación importante de su papel como amante. Además, le hace sentir que mantiene un cuerpo erótico, atrayente y deseable, a pesar del embarazo.
  • Por otro lado, durante el embarazo, mantener relaciones sexuales resulta muy gratificante y placentero. A partir del segundo trimestre de embarazo, la mujer está más predispuesta a practicar sexo y se excita más rápidamente, gracias a un aumento de la vascularización y vasocongestión de los órganos genitales.
  • Además, libres del temor de concebir un hijo, muchas mujeres se abandonan con mayor tranquilidad a la pareja, consiguiendo más fácilmente el orgasmo.
  • Esta intimidad satisfactoria también tiene consecuencias beneficiosas desde el punto de vista físico: de hecho, el sexo es una «gimnasia» muy útil para estimular la circulación sanguínea, aliviar las tensiones del embarazo y liberar endorfinas (las «moléculas de la alegría», que ayudan a eliminar el estrés y la depresión).

Beneficios del sexo en el embarazo para el hombre

  • Por su parte, a los hombres les encantan los cambios físicos que experimentan sus parejas: el pecho de la mujer se hace más turgente, grande y receptivo a las caricias, y las curvas de las caderas se marcan cada vez más, haciendo a la mujer más femenina.

¿Y cuáles son las mejores posturas sexuales en el embarazo?

Te explicamos las mejores posturas sexuales para evitar que la barriga de la futura mamá sea un inconveniente para disfrutar del sexo plenamente.

La postura del misionero
Es la más clásica y “popular” de todas: la mujer se tumba boca arriba, con las piernas separadas, y el hombre se pone encima de ella.
Pros: durante los primeros meses de embarazo, se puede practicar sin dificultad. Además, resulta cómoda y natural para la pareja, que puede mirarse y besarse.
Contras: a partir del quinto mes de embarazo, puede resultar algo molesta para ella, porque puede experimentar una sensación de aplastamiento, si el hombre no es bastante ágil como para no dejar caer todo el peso sobre la barriga. En estos casos, es preferible suspenderla y dedicarse a otras posturas que no “afecten” a la zona del vientre.

La postura de las cucharas
La mujer se tumba de lado, con las piernas extendidas o ligeramente flexionadas en ángulo, y la pareja se pone detrás de ella.
Pros: es muy adecuada en pleno embarazo, porque permite descargar lateralmente todo el peso de la barriga. Además, es una postura muy suave y relajante, que favorece las caricias y la intimidad en la pareja: el hombre también puede estimular otras zonas erógenas de la mujer, como el cuello y las orejas.
Contras: es una postura difícil de mantener durante mucho tiempo (el pene puede salirse fácilmente).

La postura andrómaca
La mujer está sentada a horcajadas sobre la pelvis del hombre, que está tumbado en la cama.
Pros: es la postura favorita de muchas mujeres, además de ser muy estimulante para ambos miembros de la pareja. Resulta muy adecuada durante el segundo trimestre de embarazo.
Contras: si se realiza durante mucho tiempo, puede fatigar las piernas de la mujer. En este caso, la pareja puede ayudarla a moverse en vertical, empujándole las caderas con las manos.

La postura del perrito (¡Atención, novedades sobre esta postura!)
La mujer está a cuatro patas en la cama, con las piernas separadas, y el hombre detrás de ella, de rodillas.

(Te interesa: La postura del «perrito» puede ser peligrosa en el embarazo)

Pros: resulta ideal cuando a la mujer le empieza a molestar el peso de su pareja y quiere proteger la barriga de los movimientos demasiado enérgicos.
Contras: buena parte del peso de la pareja recae sobre los brazos de ella. Para que esta postura resulte más agradable, es mejor apoyar las rodillas en un cojín.

Sexo en el embarazo: las mejores posiciones

El embarazo avanza y se hace cada vez más difícil encontrar una posición cómoda para el sexo. Y a medida que pasan los meses, es probable que esas posturas que vos y tu pareja preferían ya no les satisfagan del mismo modo, o que incluso no resulten cómodas o te provoquen dolor. Es normal pero eso no implica renunciar al placer. Durante el embarazo se necesita más creatividad que nunca para que ambos puedan seguir disfrutando de una sexualidad plena. ¿La consigna? Buscar posiciones que no presionen el vientre.

La panza crece, y es probable que aquellas posturas que vos y tu pareja preferían ya no resulten tan satisfactorias. Una guía con las posiciones más cómodas para el sexo durante la gestación.

Lo clásico no siempre es lo mejor

La mujer recostada boca arriba en la cama, con las piernas estiradas y separadas; el varón apoyado sobre ella, de forma tal que sus piernas queden entre las de su pareja, y la pelvis alineada con la de ella. Esta posición denominada “del misionero” (¡vaya a saber por qué!), es una de las más tradicionales para la práctica sexual. Sin embargo, durante el embarazo no es la más recomendada, porque el cuerpo del hombre ejerce mucha presión sobre el abultado vientre. Aun en los primeros meses, cuando la panza todavía no se hace notar, las mujeres suelen sentirse incómodas e inseguras en esta postura. De todos modos, si deciden practicarla lo ideal es que tu pareja se apoye sobre sus brazos, para evitar cargar su peso sobre tu abdomen.

Las posiciones más cómodas del sexo en el embarazo…
1. Boca arriba, con las piernas flexionadas

La mujer boca arriba, apoyada sobre sus codos, con las piernas flexionadas y abiertas.

El hombre arrodillado frente a ella. Si querés levantar tu pelvis, apoyá la cola sobre una almohada o un almohadón. Como esta posición permite una penetración bastante profunda, no siempre es bien tolerada en la segunda mitad del embarazo.

2. Recostada al borde de la cama

La mujer acostada de manera tal que su pelvis quede en el borde de la cama, y sus piernas apoyadas en el piso.

El
hombre, arrodillado delante de ella. Si es necesario levantar más la pelvis,
podés colocar un almohadón debajo de tu cola. Por el contrario, si su pelvis
queda más abajo que la tuya, él puede poner uno o dos almohadones debajo de sus
rodillas.

Esta posición resulta muy cómoda, aun en los estadios más avanzados de la gestación.

3. Mujer parada, hombre detrás

La mujer parada, con las piernas levemente separadas y el torso
inclinado hacia delante.

El hombre, parado detrás de ella. El pene ingresa por detrás. Para que te resulte más cómodo, podés ubicarte delante de una cómoda o una mesa donde apoyar los antebrazos. Esta posición también puede realizarse con o sin penetración.

Variante: La mujer en cuatro patas, pero apoyada sobre los
antebrazos, de forma tal que los hombros queden por debajo de su cadera. El
hombre arrodillado detrás de ella. El pene ingresa por detrás.

En esta posición, tu pareja puede estimularte el clítoris con la mano durante la penetración.

La “posición del perrito” sin penetración permite una excelente estimulación del clítoris. Si usás un lubricante, será aún más placentera.

4. La cucharita

La mujer recostada de lado, y el hombre acostado detrás de ella. El pene ingresa por detrás.

En esta posición, el abdomen de tu pareja queda pegado a tu cola. Resulta bastante cómoda durante la gestación, especialmente en los últimos meses, cuando la panza ya está muy grande y pesada. La penetración no es demasiado profunda, por lo que podrás tolerarla perfectamente, aun en la etapa final del embarazo. Otra opción es practicarla sin penetración, estimulando el clítoris.

5. Sentada sobre él

El hombre acostado boca arriba. La mujer sentada, de frente o de espaldas, sobre él.

Es una posición bastante cómoda cuando la panza está abultada, porque evita la presión sobre el vientre. Además, te permite dominar la situación, ya que podés regular los movimientos y controlar el ritmo y el ímpetu de la penetración.

6. Boca arriba, piernas elevadas

La mujer recostada boca arriba, con las piernas flexionadas y levantadas. El hombre enfrente de ella.

Si a tu pareja y a vos les gusta la posición del misionero, pueden ensayar esta variante, mientras el tamaño de la panza lo permita (no es la ideal para el último tramo de la gestación). Acostate boca arriba, flexioná y subí las piernas, y sujetalas con las manos (cuanto más levantes las piernas, más profunda será la penetración). También podés apoyar tus piernas sobre el pecho o los hombros de tu pareja. Para elevar más la pelvis, colocá una almohada o un almohadón debajo de tu cola.

7. El perrito

La mujer en “cuatro patas”, y el hombre arrodillado detrás de ella. El pene ingresa por detrás. Esta posición puede realizarse con o sin penetración. Para que puedas relajarte mejor durante la relación sexual, colocá dos o tres almohadas para apoyar el pecho y la cara. La alternativa sin penetración es ideal durante los últimos meses, cuando la entrada del pene puede resultar molesta.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *