Remedios para niños con tos: La deshidratación en los bebés y en los niños

Remedios para niños con tos: La deshidratación en los bebés y en los niños

Cómo elegir un antitusígeno eficaz para niños y adultos: consejos de un médico

Contenido

  • 1 Cómo elegir un antitusígeno eficaz: consejos para adultos y niños
    • 1.1 Causas de la tos
    • 1.2 Tipos de tos 9000 4
    • 1.2.1 Tos seca
    • 1.2.2 Tos húmeda
    • 1.2.3 Tos nocturna
    • 1.2.4 Tos fría
    • 1.2.5 Tos alérgica
  • 9000 5 1.3 Cómo elegir medicamentos para la tos seca

    • 1.3.1 Causas de la tos seca
    • 1.3.2 Medicamentos para la tos seca
    • 1.3.3 Normas para elegir los medicamentos
  • 1.4 Cómo elegir los medicamentos para la tos húmeda
      9000 5 1.4.1 Salud efectos de la tos humeda
    • 1.4.2 ¿Qué medicamentos elegir?
    • 1.4.3 Ejemplos de medicamentos para la tos húmeda
  • 1.5 Elección de un medicamento para la tos: principio de acción de los mucolíticos, expectorantes y antitusivos
    • 1.5.1 Mucolíticos:
    • 1. 5.2 Expectorantes:
    • 1.5.3 Antitusivos:
  • 1.8 Qué hacer si la tos no desaparece
  • 1.9 ¿Cómo reducir los ataques de tos infantil?
  • 1.10 Elección de un medicamento para la tos seguro para mujeres embarazadas y lactantes
  • 1.11 Recomendaciones para el uso de medicamentos para la tos
  • 1.12 Videos relacionados:
  • 1.13 Preguntas y respuestas:
      • 1.13.0.1 ¿Con qué frecuencia se pueden administrar medicamentos para la tos?
      • 1.13.0.2 ¿Se pueden administrar a los niños medicamentos para la tos destinados a adultos?
      • 1.13.0.3 ¿Qué debo hacer si tengo efectos secundarios al usar medicamentos para la tos?
      • 1.13.0.4 ¿Cuál es el mejor medicamento para la tos?
      • 1.13.0.5 ¿Puedo tomar más de un medicamento para la tos al mismo tiempo?
      • 1.13.0.6 ¿Qué sucede si el medicamento para la tos no funciona?

En este artículo, aprenderá cómo elegir el medicamento para la tos adecuado, teniendo en cuenta la edad del paciente y el tipo de tos. Analizaremos diferentes tipos de medicamentos y le mostraremos cómo evitar errores al usarlos. Consejos para pacientes jóvenes y sus padres, así como consejos útiles para adultos a la hora de elegir un remedio eficaz para la tos.

La tos es un fenómeno muy común en nuestras vidas. La esencia de la tos es un intento independiente del cuerpo para deshacerse de varios estímulos externos. A veces, la tos puede durar días y, en algunos casos, puede durar semanas. En cualquier caso, este es un fenómeno que afecta en gran medida el estado general de una persona.

Elegir un medicamento para la tos no siempre es fácil, especialmente cuando se trata de niños, que pueden ser más sensibles que los adultos a algunos de los ingredientes del medicamento. Elegir el medicamento correcto puede ayudar a reducir la tos más rápido y mejorar su bienestar general.

Hay varios tipos de medicamentos para la tos: expectorantes, flemas y jarabes simples. Con la elección correcta del medicamento, puede reducir significativamente la duración de la tos y reducir su intensidad. Pero antes de tomar una decisión, es importante consultar a un médico y aclarar las dosis y los posibles efectos secundarios en caso de alergias u otras reacciones imprevistas al medicamento.

Causas de la tos

La tos es un proceso reflejo del organismo que provoca la exhalación de aire a gran velocidad a través de la laringe y las cuerdas vocales, lo que ayuda a despejar las vías respiratorias de mocos y otras sustancias agresivas. La tos puede ocurrir por una variedad de razones.

  1. Infecciones respiratorias agudas. Esta es una de las causas más comunes de tos. Por lo general, se asocia con infecciones virales como resfriados, gripe y otras infecciones de las vías respiratorias superiores.
  2. Reacción alérgica. La tos puede resultar de una reacción alérgica a algo como polvo, polen, pelusa de plantas, lana, etc.
  3. Asma. La tos es uno de los síntomas del asma. La tos asmática suele ir acompañada de dificultad para respirar y sibilancias.
  4. Tabaco para la tos. La tos también puede ser causada por fumar. El uso prolongado de tabaco provoca irritación de las vías respiratorias y provoca tos.
  5. Neumonía. La tos puede ser un síntoma de condiciones más serias como la neumonía. En tales casos, la tos se acompaña de un dolor intenso en el pecho y la liberación de espuma por la boca.

Sin embargo, la tos puede ocurrir por razones bastante graves, por lo que debe consultar a un médico antes de recurrir a medicamentos para la tos.

Tipos de tos

Tos seca

La tos seca se caracteriza por la ausencia de expectoración. Esto significa que la tos no produce flema. Tal tos puede ser causada por una reacción improductiva a varios irritantes como el humo, el polvo, los vapores químicos o los alérgenos. La tos seca también puede ser un síntoma de enfermedades respiratorias como bronquitis, asma y neumonía.

Tos húmeda

La tos húmeda, por el contrario, se acompaña de expectoración de esputo. Tal tos se llama productiva, ya que ayuda a despejar los pulmones. Esto puede ser causado por una infección del tracto respiratorio u otras condiciones médicas.

Tos nocturna

La tos nocturna es una tos que se presenta principalmente por la noche. Puede ser causada por alérgenos, estrés y enfermedades respiratorias o cardíacas. La tos nocturna puede provocar insomnio y una mala calidad de vida.

Tos fría

La tos fría es un tipo de tos que ocurre como resultado del SARS o influenza. Puede estar acompañado de otros síntomas como secreción nasal, dolor de garganta y dolor de cabeza. Una tos fría a menudo comienza seca y conduce a la expectoración de moco.

Tos alérgica

La tos alérgica es una reacción del sistema inmunitario a diversos alérgenos como el polen, el polvo, la caspa de animales, el moho y los ácaros del polen. Puede estar acompañado de secreción nasal, picazón en la nariz y los ojos, y otros síntomas.

Cómo elegir medicamentos para la tos seca

Causas de la tos seca

La tos seca puede tener diferentes etiologías. Las causas de su aparición pueden ser alérgenos, infecciones del tracto respiratorio superior, asma bronquial y exposición prolongada a una habitación gaseada. No siempre una tos seca es un indicador de la enfermedad, pero cuando el síntoma no desaparece durante más de dos semanas y se acompaña de picazón intensa en la garganta, debilidad general, debe consultar a un médico.

Medicamentos para la tos seca

La tos seca requiere atención y tratamiento especiales. Para deshacerse de este síntoma desagradable, debe tomar medicamentos especiales. Los medicamentos para la tos seca se dividen en varios tipos: preparaciones para hidratar la membrana mucosa, jarabes y tabletas que actúan como sedantes, agentes mucolíticos para diluir el esputo.

El remedio estándar para la tos seca es el jarabe mucolítico. Su objetivo es suprimir el reflejo de la tos y reducir la secreción en las vías respiratorias. Algunos de los jarabes contienen ingredientes naturales como tomillo, eucalipto o menta, que tienen un efecto beneficioso sobre el sistema respiratorio.

Reglas de selección de medicamentos

  • Edad. Al elegir medicamentos para niños y adultos, se deben considerar las restricciones de edad. Para los niños pequeños, no se deben usar medicamentos mucolíticos fuertes que pueden ser dañinos para la salud.
  • Estado del paciente. Al elegir un medicamento, es necesario tener en cuenta las características individuales de la condición del paciente, la presencia de sus patologías y posibles reacciones alérgicas a los componentes individuales del medicamento.
  • Formulario de liberación. Los medicamentos para la tos seca pueden presentarse en diversas formas: tabletas, jarabes, cápsulas. Al elegir, se debe tener en cuenta no solo la edad del cuerpo, sino también su capacidad física para tragar un medicamento en particular y su dosis según el peso corporal.

Cómo elegir medicamentos para la tos húmeda

Efectos de la tos húmeda en la salud

La tos húmeda es un síntoma que a menudo acompaña a enfermedades del sistema respiratorio, como bronquitis, neumonía o gripe. Una tos húmeda se diferencia de una tos seca en que se acompaña de la liberación de secreciones del tracto respiratorio. Este secreto puede ser más espeso y amarillento, lo que indica inflamación en los pulmones o bronquios.

Cuando la enfermedad se transmite de una persona a otra, un individuo con tos húmeda es un gran peligro para los demás, ya que el secreto contiene una gran cantidad de bacterias y virus.

¿Qué medicamentos elegir?

Los medicamentos húmedos para la tos se pueden dividir en dos grupos: mucolíticos y expectorantes. Los mucolíticos ayudan a relajar los bronquios y mejoran la descarga de esputo. Los expectorantes incluyen medicamentos que estimulan la tos y mejoran la secreción de esputo.

La elección del medicamento debe tener en cuenta el tipo de tos, la edad y el estado del paciente, así como la presencia de contraindicaciones y efectos secundarios. Lo mejor es consultar a un médico para que te recete la medicación más adecuada.

Ejemplos de medicamentos para la tos húmeda

  • Mukaltin es un agente mucolítico que reduce la viscosidad del esputo, mejora su expectoración y tiene un efecto antiinflamatorio.
  • Ambroxol es un agente mucolítico que reduce la viscosidad del esputo y facilita la expectoración.
  • Lazolvan es un agente mucolítico que reduce la viscosidad del esputo y promueve su descarga.
  • Bromhexine es un agente mucolítico que reduce la viscosidad del esputo, acelera su formación y mejora la expectoración.

Elegir un medicamento para la tos: el principio de acción de los mucolíticos, expectorantes y antitusivos

Mucolíticos:

Los mucolíticos son medicamentos que reducen la viscosidad de la mucosidad en las vías respiratorias, haciéndola más líquida y fácil de expulsar. Dichos medicamentos se recomiendan para la tos con esputo difícil de separar. Contienen ingredientes activos que pueden disolver los mucopolisacáridos, que son el componente principal de la mucosidad.

  • Ejemplos de mucolíticos: Ambroxol, Acetilcisteína, Bromhexina.

Expectorantes:

Los expectorantes aceleran la expectoración de esputo de los pulmones y bronquios. Están indicados para la tos con gran cantidad de esputo. Los expectorantes son de diferentes tipos: herbales, sintéticos y combinados.

  • Ejemplos de expectorantes: Thermopsis, Raíz de malvavisco y Jarabe de rizoma.

Antitusivos:

Los antitusivos reducen la intensidad y frecuencia de la tos. Se utilizan para la tos sin flema y no se recomiendan para la tos con flema ya que pueden dificultar su expulsión. Por separado, se debe tener en cuenta que estos medicamentos no tratan la causa de la tos, sino que solo alivian los síntomas, por lo que su uso debe ser limitado. Los antitusivos pueden ser tanto de origen vegetal como sintético.

  • Ejemplos de antitusivos: Jarabe de Tuzla, Codelac, Spasmalgon.

Es importante recordar que cualquier medicamento debe elegirse en función de la causa de la tos y es necesario consultar a un médico antes de su uso.

Contraindicaciones para el uso de ciertos medicamentos para la tos

Al elegir un medicamento para la tos, es necesario tener en cuenta las posibles contraindicaciones para su uso. Por ejemplo, las personas que sufren de alergias pueden ser sensibles a ciertos componentes de los medicamentos, lo que puede tener consecuencias negativas.

Además, las contraindicaciones pueden no estar asociadas a enfermedades, sino a la edad del paciente. Algunos medicamentos están contraindicados para niños menores de 2 años, ya que pueden causarles efectos secundarios, como contener la respiración o somnolencia.

  • Tenga en cuenta que algunos medicamentos no deben tomarse al mismo tiempo.
  • Consulte siempre a su médico antes de usar este medicamento.
  • Preste atención a las instrucciones de uso y posibles efectos secundarios de cada medicamento.

Remedios caseros para la tos

1. Calentadores. La ortiga, la bardana, la cebolla y muchas otras hierbas pueden ayudar a combatir la tos. El uso de un inhalador de vapor o una compresa caliente en el pecho ayuda a calentar los pulmones y acelera la descarga de esputo.

2. Decocciones de hierbas. Muchas hierbas tienen un efecto antitusivo. Por ejemplo, plátano, salvia, coltsfoot, tomillo. Se pueden usar como decocciones para ayudar a suavizar la flema y facilitar su evacuación.

3. Miel y limón. Una mezcla de miel y limón es uno de los remedios caseros más famosos para la tos. La miel tiene propiedades antiinflamatorias, mientras que el limón es rico en vitamina C, que ayuda a estimular la inmunidad.

4. Mostaza en polvo. El polvo de mostaza se puede utilizar como un remedio para la tos agradable y eficaz. Se puede agregar a la leche tibia con miel o simplemente frotar entre las palmas de las manos e inhalar.

  • Compresas. Las compresas pueden ayudar a aliviar la tos. Por ejemplo, de mezim, papas o cebollas frescas. Se aplican en el pecho y se deja el babero 2-3 horas o toda la noche.
  • Vinagres y licores varios. El vinagre, la tintura de plátano o la valeriana se pueden utilizar para preparar remedios caseros para la tos. Ayudarán a aliviar la tos y reducir la inflamación.
  • Ajo. El ajo no solo es un excelente producto antiinflamatorio, sino también un inmunomodulador que ayuda a combatir diversas enfermedades del organismo, entre ellas la tos.

No olvide que debe tomar remedios caseros para la tos solo después de consultar a un médico y asegurarse de que no haya contraindicaciones para su uso.

Qué hacer si la tos no desaparece

La tos es una reacción protectora normal del cuerpo a los irritantes que han entrado en las vías respiratorias. Puede ocurrir por muchas razones, desde un resfriado común hasta una enfermedad crónica. La tos generalmente desaparece después de unos días, pero a veces dura mucho tiempo.

Si la tos persiste durante más de una semana, se debe consultar a un médico. El médico realizará un examen y prescribirá un tratamiento según la causa de la tos.

Además, aquí hay algunos consejos para ayudar a aliviar la tos:

  • Beba muchos líquidos. El agua, las bebidas calientes, las sopas ayudan a humedecer las mucosas de las vías respiratorias.
  • Humidifica el aire interior. Use un humidificador o simplemente cuelgue toallas mojadas en los radiadores.
  • Evite fumar y los humos nocivos. Fumar y las sustancias nocivas dañan las vías respiratorias y pueden causarle tos.
  • Lleve la receta de su médico. Si le han recetado medicamentos, tómelos según las indicaciones de su médico.

Recuerda que la tos puede ser síntoma de una enfermedad grave, así que no ignores su duración. Asegúrese de consultar a un médico y seguir sus recomendaciones.

¿Cómo puedo reducir los ataques de tos de mi hijo?

Los ataques de tos pueden causarle al niño no solo molestias físicas, sino también estrés psicológico. Es importante saber cómo reducir su intensidad y mejorar el estado general del niño.

En primer lugar, es necesario determinar la causa de la tos. Si se trata de una enfermedad respiratoria, el médico le recetará un tratamiento que se puede combinar con remedios caseros. Por ejemplo, puede tomar decocciones de hierbas medicinales, aceites aromáticos o realizar ejercicios especiales de respiración.

Se pueden utilizar remedios suaves como jarabes, gotas o polvos para aliviar los ataques de tos. Pero no exceda las dosis recomendadas para evitar efectos secundarios.

Finalmente, vale la pena prestar atención a la dieta del niño. Evite los alimentos picantes, grasos y azucarados que pueden irritar las vías respiratorias. Por el contrario, incluye en tu dieta más frutas, verduras y alimentos ricos en vitaminas, que aumentan las funciones de defensa del organismo y mejoran el bienestar general.

Recuerde que un tratamiento y cuidados adecuados ayudarán a reducir la intensidad de los ataques de tos y mejorarán la calidad de vida de su hijo.

Elegir un medicamento seguro para la tos para mujeres embarazadas y lactantes

La tos a menudo acompaña al embarazo y la lactancia. Sin embargo, la elección de medicamentos puede ser un problema para las madres embarazadas y lactantes, ya que en este momento no todos los medicamentos pueden ser seguros para la salud del bebé. Preste atención a algunas reglas al elegir un medicamento:

  • Evite los medicamentos a base de codeína o pseudoefedrina ya que pueden dañar la salud del niño.
  • Elija medicamentos que contengan un solo principio activo. La polifarmacoterapia puede ser peligrosa durante el embarazo y la lactancia.
  • Solo compre medicamentos para la tos según las indicaciones de su profesional de la salud para no comprometer su régimen de dosificación.

También se recomienda elegir medicamentos que estén dentro de las dosis recomendadas durante el embarazo y la lactancia y que solo puedan ser utilizados bajo la supervisión de un médico. Además, las terapias no tradicionales, como la miel y las bebidas a base de hierbas, se pueden usar para ayudar a aliviar la tos seca y tensa.

Consejos sobre el uso de medicamentos para la tos

La tos es una reacción a la irritación de las vías respiratorias. Puede ser seco o mucoso, largo o corto. Pero en cualquier caso, la tos cansa gradualmente y causa molestias. El medicamento adecuado puede aliviar rápidamente los síntomas de la tos y acortar el tratamiento. Sin embargo, debe recordarse que algunos medicamentos pueden ser peligrosos de usar sin el consejo de un médico.

Beneficios de usar medicamentos:

  • Alivio de la tos
  • Reducción de la frecuencia de ataques de tos
  • Adelgazamiento del esputo y eliminación más rápida del esputo

Recomendaciones de medicamentos: 9010 2 900 03

  1. En primer lugar, es necesario determinar el tipo de tos para elegir el medicamento adecuado.
  2. Es importante consultar previamente a su médico o farmacéutico, especialmente si el medicamento se va a utilizar en niños o mujeres embarazadas.
  3. No exceder la dosis indicada en el envase.
  4. Considerar posibles contraindicaciones y efectos secundarios de los medicamentos.

Tipo de tos Medicamentos

Tos seca Medicamentos que contienen componentes mucolíticos para diluir el esputo, así como sedantes.
Tos mucosa Medicamentos que contienen componentes antitusivos y mucolíticos.
Tos paroxística Medicamentos que contienen componentes antitusivos y sedantes.
Tos acompañada de dolor torácico Medicamentos que contengan componentes analgésicos y antitusivos.

Videos relacionados:

Preguntas y respuestas:

¿Con qué frecuencia se pueden administrar medicamentos para la tos?

Cada medicamento específico se enumera con la frecuencia con la que se puede tomar. Algunos medicamentos se pueden tomar hasta 4 veces al día, otros, solo 1 vez al día. Sin embargo, el intervalo general recomendado entre las dosis del medicamento debe ser de al menos 4 horas, y la dosis debe observarse de acuerdo con las instrucciones de cada medicamento.

¿Se pueden administrar a los niños medicamentos para la tos destinados a adultos?

Cada medicamento tiene sus propias características de administración para niños y adultos. Si un adulto y un niño tienen tos, entonces para el tratamiento de cada uno de ellos debe elegir su propio medicamento. No le dé a los niños medicamentos destinados a los adultos, ya que la dosis y la composición pueden ser inaceptables para el cuerpo del niño.

¿Qué debo hacer si tengo efectos secundarios al usar medicamentos para la tos?

Antes de comenzar el tratamiento, asegúrese de leer las instrucciones del medicamento y consultar a un médico. Si se producen efectos secundarios mientras toma el medicamento, debe consultar a un médico o una farmacia para obtener asesoramiento y un posible reemplazo del medicamento.

¿Qué fármaco es mejor para tratar la tos?

La elección del medicamento depende de las características de la tos (seca, húmeda), la edad del paciente, la presencia de reacciones alérgicas y otros factores. Lo mejor es consultar a un médico antes de comenzar el tratamiento, quien seleccionará el medicamento necesario según las características individuales del paciente.

¿Puedo tomar más de un medicamento para la tos al mismo tiempo?

No se recomienda tomar varios medicamentos para la tos al mismo tiempo, ya que esto puede provocar efectos secundarios e interacciones medicamentosas. Si un medicamento no produce el efecto esperado, debe consultar a su médico o farmacéutico para elegir otro medicamento.

¿Qué sucede si el medicamento para la tos no funciona?

Si el uso de medicamentos para la tos no tiene el efecto deseado, debe consultar a un médico para un examen adicional y la selección de un tratamiento más efectivo. También vale la pena verificar si el medicamento se eligió correctamente, si la evaluación de los medicamentos y las posibles reacciones alérgicas se llevó a cabo sobre la corrección de su uso.

Preparados para la tos en la práctica pediátrica ambulatoria | Klyuchnikov S. O.

Según la OMS, cada tercer habitante del planeta sufre infecciones virales respiratorias agudas cada año. En Rusia, se registran 27,3-41,2 millones de casos de SARS. Por ejemplo, según los datos del período de enero a agosto de 2010, en Rusia se registraron 18.186.278 casos de infecciones virales respiratorias agudas, con 12.219.811 casos entre niños. En los EE. UU., la cantidad de personas con influenza es de aproximadamente 30 millones de personas al año.

Ya sobre la base de las estadísticas anteriores, se hace evidente que los médicos de distrito, incluidos los pediatras, en primer lugar deben abordar los problemas de tratamiento y prevención de este grupo particular de enfermedades. Desde un punto de vista práctico, el riesgo de desarrollar diversas complicaciones de OVRI es significativo. Entre ellos, en primer lugar, es necesario incluir:
• Neumonía y sinusitis, que, por ejemplo, se producen en infecciones por rinovirus hasta en un 85 % de los casos
• Laringotraqueítis estenosante
• Otitis media
• Exacerbación de asma bronquial
• Pielonefritis
La complejidad de la situación se agrava aún más por la gran cantidad de patógenos (más de 300 virus), lo que excluye la posibilidad de crear e implementar inmunoprofilaxis específica para todo el grupo de infecciones virales respiratorias agudas y provoca la inferioridad de la inmunidad específica a patógenos de infecciones respiratorias, contribuyendo al desarrollo repetido de enfermedades de la misma etiología. Al mismo tiempo, la constante variabilidad antigénica de los virus de la influenza también crea la posibilidad de inconsistencia entre la composición de cepas de las vacunas contra la influenza y los virus que realmente circulan.
Estas circunstancias obligan a los médicos a utilizar todo el arsenal de la terapia sintomática. Y, realmente, ¿qué estamos tratando con el SARS hoy? Como regla general, estas son tres “condiciones”: fiebre, secreción nasal y tos. No es ningún secreto que la cantidad de drogas y no drogas, que se usan en volúmenes increíbles en la práctica, es de cientos. Ya hemos discutido algunos aspectos de este problema [1, 2]. Por ejemplo, según el análisis de los registros en las tarjetas de pacientes ambulatorios, se demostró que, en términos de frecuencia de prescripción, los 3 grupos de medicamentos son los más populares: antibióticos, antihistamínicos y agentes inmunomoduladores. Los resultados de nuestro análisis de registros en tarjetas de consulta externa mostraron que del total de niños en el primer año de vida, a cada quinto de ellos (20,5%) se les prescribieron medicamentos antibacterianos. A los 3 años, el número de niños que reciben antibióticos aumenta al 28% y llega a 79.2% a los 7 años. Al mismo tiempo, el número promedio de cursos de medicamentos antibacterianos varió de 2,0 a 3,2 por niño.
El tema de la prescripción de antihistamínicos también es bastante complicado. Según el análisis, el número de niños en el primer año de vida, en cuyo tratamiento se utilizaron estos medicamentos, fue del 40,9%, a la edad de tres años, 56% y alcanza el 70,8% a la edad de siete años. En promedio, el número de ciclos de antihistamínicos osciló entre 1,6 y 3,2 por niño. Al mismo tiempo, no es posible encontrar ninguna otra justificación para prescribir antihistamínicos, excepto para el tratamiento de ARVI. Entonces, en niños de 1 a 3 años, la clorpiramina se recetó en el 61% de los casos, la clemastina, en el 26%, en el grupo de niños menores de 7 años, la clorpiramina ya se recetó en el 100% de los casos, y la clemastina, solo en el 19% Al mismo tiempo, es para este grupo de fármacos para los que son bien conocidos los efectos negativos que se producen cuando se utilizan en niños, en particular, somnolencia, fatiga, sequedad de boca, náuseas, estreñimiento, aumento del apetito y aumento de la peso corporal también son posibles [3, 4].
La popularidad de varios fármacos inmunomoduladores, que descubrimos, merece especial atención, superando la de los antibióticos y antihistamínicos. Por supuesto, existen ciertas dudas sobre la idoneidad de un uso tan generalizado de agentes inmunomoduladores, especialmente en niños del primer año de vida: 47,7%. Se debe enfatizar que los niños del primer año de vida tienen un sistema inmunológico inmaduro, en desarrollo, que experimenta una carga antigénica colosal, y en cada segundo caso se someten a una “modulación” activa adicional. Un análisis de las historias clínicas sugiere que los pediatras prescriben estos medicamentos sin justificación alguna, “por si acaso”, o, con mucha más frecuencia, para el tratamiento de manifestaciones agudas del SARS. Las características suficientemente estudiadas de las reacciones del sistema inmunológico a la agresión antigénica, en particular, viral, indican, como mínimo, la ineficacia de la modulación o estimulación del cuerpo por agentes inmunotrópicos en el período agudo de una enfermedad respiratoria, ya que los cambios tangibles en la respuesta solo se puede detectar entre los días 14 y 21 desde el comienzo del impacto.
A los 3 años, el número de niños que recibieron medicamentos inmunomoduladores aumenta al 64% y alcanza el 66,7% a los 7 años. Al mismo tiempo, el número promedio de cursos de medicamentos inmunomoduladores varió en los grupos analizados de 1,3 a 3,0 por niño.
Al discutir los temas de la “carga” de medicamentos, es necesario tener en cuenta los numerosos hechos del uso de remedios homeopáticos y remedios herbales para el tratamiento de niños, que se observaron en total en las tarjetas de pacientes ambulatorios en el 46,5% de los niños (es decir, , en casi uno de cada dos niños). Aquí es apropiado recordar que hoy en día no solo no hay datos convincentes de medicina basada en evidencia sobre la efectividad de la mayoría de estos medicamentos, sino que prácticamente no se estudian los problemas de influencia mutua e interacción de categorías de medicamentos tan fundamentalmente diferentes. Al mismo tiempo, la “seguridad” activamente replicada de los remedios homeopáticos contribuye a la falta de control sobre su uso, incluso con el desarrollo de enfermedades agudas en los niños.
En 2010, llevamos a cabo un trabajo, cuyo resultado fue el análisis de los medicamentos utilizados en niños con desarrollo de tos. Todos los medicamentos utilizados fueron divididos por los propios padres en básicos y adicionales. Como resultado, se encontró que en el 80% de los casos, cuando se observó tos entre las manifestaciones clínicas de ARVI, se usaron agentes antitusivos y/o mucolíticos (o secretolíticos). El segundo grupo prescrito con mayor frecuencia incluía medicamentos hipotérmicos e inmunomoduladores, 53% cada uno. Los medicamentos antibacterianos fueron los siguientes en frecuencia de uso: 50%, lo que una vez más confirma el entusiasmo excesivo de los pediatras por estos medicamentos en particular, aunque se ha afirmado repetidamente que es inapropiado usar antibióticos en el tratamiento de formas no complicadas de infecciones virales respiratorias agudas. .
Se obtuvo información interesante del análisis del llamado grupo “adicional”. Resultó que los padres incluyen antihistamínicos: 53%, medicamentos para la corrección de trastornos disbióticos: 50% (exactamente el mismo número de casos que cuando se toman antibióticos), complejos de vitaminas y minerales: 40% y nuevamente inmunomoduladores: 29%. Surge involuntariamente la pregunta: ¿qué y cuánto recibe el niño en total de entre los medicamentos principales y adicionales en el tratamiento de la tos? Resultó que incluso con más frecuencia que todos los antitusivos y mucolíticos tomados juntos, los niños usan inmunomoduladores para toser, en el 82% de los casos.
Este estado de cosas indica la necesidad no solo de mejorar el servicio de consulta externa pediátrica, sino también de mejorar fundamentalmente el conocimiento y uso de los últimos logros de la ciencia médica por parte de los médicos.
Recuerde que si es recomendable usar mucolíticos y expectorantes para la tos productiva, entonces se requiere un enfoque diferente en el tratamiento de un niño con tos seca. Con una mayor sensibilidad del tracto respiratorio, la tos pierde su función protectora y no solo no contribuye a la recuperación, sino que también conduce al desarrollo de complicaciones. Con una tos seca, intensa y dolorosa que altera la calidad de vida del paciente, está indicado el tratamiento sintomático, es decir, el nombramiento de antitusivos. La elección de dicho medicamento debe realizarse individualmente, teniendo en cuenta el mecanismo de acción, la actividad antitusígena del medicamento, el riesgo de efectos secundarios, la presencia de patología concomitante y posibles contraindicaciones.
Los medicamentos antitusivos difieren en la localización de su acción: periférica o central. Para aliviar un ataque de tos irritante seca, es necesario actuar sobre el centro de la tos, que se encuentra en el bulbo raquídeo. Los fármacos antitusivos narcóticos tienen un efecto antitusivo pronunciado, pero tienen un perfil de seguridad bajo, porque. se caracterizan por efectos secundarios graves: son adictivos, deprimen el centro respiratorio y pueden reducir el volumen respiratorio. Los efectos negativos de los opiáceos también son la posibilidad de ralentizar la motilidad intestinal y la aparición de estreñimiento, somnolencia, deterioro de las funciones cognitivas. Dados estos efectos, los estupefacientes de acción central se usan muy raramente en niños. Los medicamentos antitusígenos no narcóticos de acción central carecen de estos efectos secundarios, mientras que la efectividad de los medicamentos modernos de este grupo no es inferior a los estupefacientes.
Los fármacos antitusígenos de acción central incluyen narcóticos (codelaco, codterpina, etc.) y fármacos no narcóticos (citrato de butamirato (Sinecod), oxeladina, glaucina, dextrometorfano, etc.). Los medicamentos antitusivos no narcóticos no son inferiores en efectividad a los medicamentos que contienen codeína y, al mismo tiempo, no tienen un efecto depresivo en el centro respiratorio, no son adictivos. Entre los fármacos antitusígenos no narcóticos, debe distinguirse el butamirato (Sinekod).
Se ha establecido, además, que Sinekod tiene un efecto expectorante, broncodilatador y antiinflamatorio moderado, mejora la espirometría, reduciendo la resistencia de las vías aéreas, así como la saturación de oxígeno en sangre. Después de la administración oral, el butamirato se absorbe rápida y completamente en el tracto gastrointestinal, alcanzando su concentración plasmática máxima aproximadamente 1,5 horas más tarde. Con la administración repetida del medicamento, la concentración en la sangre permanece lineal, es decir, no hay acumulación de la sustancia activa. Además, vale la pena señalar una propiedad tan importante de Sinekod, que no es característica de los antitusígenos narcóticos, como el inicio rápido del efecto máximo de la droga: según varios estudios clínicos, tan pronto como 2 horas después de un solo uso de Sinekod , se produce el máximo efecto antitusivo y la tos seca se suprime por completo en 75-86 pacientes, % de los pacientes [6]. Además, cabe señalar que el uso a largo plazo del medicamento Sinekod no afecta la función de la respiración externa, y en las enfermedades inflamatorias crónicas del tracto respiratorio superior puede mejorar significativamente la espirometría [7].
Entre las conocidas propiedades de este fármaco, junto con la alta eficacia clínica, es importante destacar la seguridad de uso. Es esta característica de la droga: la “seguridad” se ha demostrado de manera convincente cuando se usa en niños a partir de los 2 meses de edad.
Entre los efectos secundarios raros que no superan el 1%, se observaron los siguientes: del lado del sistema nervioso central: mareos, que desaparecen después de una reducción de la dosis; del tracto gastrointestinal: náuseas y diarrea; reacciones alérgicas: posible erupción cutánea y picor.
Las indicaciones para el uso del medicamento Synekod incluyen: tos seca, tos ferina, supresión de la tos durante las intervenciones quirúrgicas y broncoscopia, supresión de la tos en el período pre y postoperatorio.
Para los pediatras, es importante una forma conveniente de liberación del medicamento. Por lo tanto, Sinekod está disponible para niños en forma de gotas para administración oral y en forma de jarabe [8]. El régimen de dosificación de Sinekod depende de la edad del niño. Al mismo tiempo, se prescribe Sinekod en forma de gotas de solución: para niños de 2 meses a 1 año: 10 gotas 4 veces al día; niños de 1 a 3 años: 15 gotas 4 veces al día; niños de 3 años en adelante: 25 gotas 4 veces al día. Cuando se usa Sinekod en forma de jarabe, se recomiendan las siguientes dosis: niños de 3 a 6 años: 5 ml 3 veces al día; niños de 6 a 12 años: 10 ml 3 veces al día; niños de 12 años y mayores – 15 ml 3 veces al día. El medicamento se prescribe antes de las comidas. Debe enfatizarse que, sujeto a los regímenes de dosificación recomendados, Sinekod se caracteriza por una buena tolerabilidad y un alto perfil de seguridad.

Literatura
1. Klyuchnikov S.O., Barsukova M.V., Suyundukova A.S., Dubovich E.G. “Carga de drogas” en niños de forma ambulatoria. Mate. foro unido de médicos infantiles. Orel. Boletín de la RSMU, No. 4 (63), 2008, página 182.
2. Klyuchnikov S.O., Barsukova M.V., Kantimirova E.A., Nechaeva N.L. Niños enfermos con frecuencia. Conferencias sobre Pediatría. Inmunología. Volumen 9, RSMU, págs. 127–144. 2010.
3. Malakhov A.B., Volkov I.K., Malakhova–Kapanadze M.A. Los antihistamínicos y su lugar en el tratamiento de las enfermedades alérgicas. Manual del médico policlínico, 2007, No.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *