Remedios para tos seca en niños: Tos seca y COVID-19: Qué puedes hacer

Remedios para tos seca en niños: Tos seca y COVID-19: Qué puedes hacer

Tos seca y COVID-19: Qué puedes hacer

COVID-19, causada por el virus SARS-CoV-2, es una enfermedad respiratoria que comúnmente produce una tos seca.

En la tos seca no se produce mucosidad o flema de las vías respiratorias.

Una persona con tos seca puede experimentar sequedad, picazón, dolor o aspereza en la garganta. También podría haber una sensación de cosquilleo en la garganta o un parche en la garganta que se siente seco, incluso al tragar.

Es posible que no haya ningún alivio para la tos seca, incluso después de toser.

Conoce más sobre la tos seca con COVID-19 en este artículo.

La tos seca es un síntoma temprano común de COVID-19. Según algunas estimaciones, del 60 por ciento al 70 por ciento de las personas que desarrollan síntomas de COVID-19 experimentan tos seca como síntoma inicial.

Sin embargo, varias otras afecciones pueden causar tos seca, como:

  • asma
  • fibrosis pulmonar idiopática
  • enfermedad de reflujo gastroesofágico
  • infecciones respiratorias superiores
  • cáncer de pulmón

Síntomas relacionados

La tos seca acompañada de otros síntomas puede indicar que la causa es COVID-19. Estos síntomas relacionados incluyen:

  • dolores de cabeza
  • dolor articular y muscular
  • dolor de garganta
  • secreción o congestión nasal
  • diarrea
  • náuseas o vómitos
  • falta de aire o dificultad para respirar

Los síntomas autorreportados incluyen:

  • pérdida del sentido del gusto o del olfato
  • pérdida del apetito
  • agotamiento inexplicable o inusual
  • temperatura alta

Un estudio de 2020 de Wuhan, China, encontró que la mayoría de las personas con COVID-19 parecían desarrollar tos seca un día después de enfermarse, además de que la tos duraba aproximadamente 19 días. La tos persistió durante aproximadamente 4 semanas en alrededor del 5 por ciento de las personas en el estudio.

Sin embargo, los estudios en curso están encontrando que la tos es uno de varios síntomas que pueden continuar después de la recuperación inicial de COVID-19.

Los niños y los adultos jóvenes pueden experimentar síntomas de COVID-19, aunque pueden ser menos propensos a desarrollar COVID-19.

Algunos estudios también sugieren que los niños y los adultos jóvenes pueden ser menos propensos a experimentar los síntomas comunes de COVID-19, como tos, fiebre y dificultad para respirar.

Además, suelen experimentar formas menos graves de la enfermedad y de sus síntomas. Sin embargo, una excepción a esta regla parece ser que los bebés menores de 1 año con afecciones subyacentes pueden ser más propensos a desarrollar COVID-19 grave.

Los expertos saben mucho menos sobre la prevalencia o presentación común de tos seca relacionada con COVID-19 en niños y adultos jóvenes que en adultos.

Según el estudio anterior, el 54 por ciento de las personas menores de 18 años experimentaron tos como síntoma de COVID-19.

Las personas que continúan experimentando síntomas después de la recuperación pueden estar experimentando afecciones posteriores al COVID-19. Hay varias de estas afecciones, incluyendo:

  • COVID-19 duradero (o prolongado)
  • efectos de COVID-19 en múltiples órganos
  • efectos del tratamiento u hospitalización por COVID-19

Incluso una persona que inicialmente no presenta síntomas graves de COVID-19 puede desarrollar problemas de salud a largo plazo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

La tos es un síntoma común de COVID-19 prolongado, junto con fatiga, mareos y dolor en las articulaciones.

De hecho, según un estudio en The Lancet Respiratory Medicine, las encuestas en línea han encontrado que del 20 por ciento al 30 por ciento de las personas siguen experimentando tos seca de 2 a 3 meses después de enfermarse de COVID-19.

Un estudio temprano de Italia encontró que el 16 por ciento de las personas que se recuperaron de COVID-19 informaron que todavía experimentaban tos 2 meses después de haber recibido el alta del hospital.

Estudios más recientes, como el de The Lancet Respiratory Medicine, también han encontrado que la tos puede continuar durante semanas o meses después de la recuperación de COVID-19.

Algunos otros síntomas asociados con las afecciones posteriores al COVID-19 incluyen:

  • agotamiento
  • dolor en los nervios y las articulaciones
  • dificultad para concentrarse, o confusión y problemas de memoria
  • problemas gastrointestinales
  • pérdida del sentido del gusto o del olfato

Para reducir el riesgo de exposición al SARS-CoV-2 y transmitirlo a otras personas, los CDC recomiendan las siguientes medidas preventivas:

  • Usar mascarilla en público y al estar entre otras personas.
  • Lavarse bien las manos y con frecuencia con jabón y agua o desinfectante para las manos.
  • Mantenerse a 2 metros (6 pies) de distancia de las personas que no pertenecen al núcleo familiar.
  • Vacunarse contra COVID-19, cuando esté disponible la vacuna.
  • Evitar las áreas en interiores mal ventiladas y las multitudes.

Debido a que la tos seca puede ser un síntoma de COVID-19, una persona debe hacerse una prueba y aislarse hasta recibir los resultados, si la tos seca:

  • no cede durante más de una hora
  • empeora
  • causa tres o más episodios sustanciales de tos en 24 horas

Sin embargo, una persona necesita atención médica inmediata si se presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • grave dificultad para respirar
  • piel, lechos ungueales o labios pálidos, grises o azulados, según el tono de piel de la persona
  • presión continua o dolor en el pecho
  • incapacidad para permanecer despierto
  • dificultad para caminar

Para obtener atención médica, puedes llamar al 911 o al centro de emergencia más cercano y pedir consejo sobre cómo obtener tratamiento de forma segura para una persona que tiene o podría tener COVID-19.

La tos seca es uno de los síntomas más comunes y tempranos del COVID-19, especialmente en adultos.

Los niños y los adultos jóvenes pueden ser menos propensos a experimentar síntomas comunes de COVID-19, como tos seca, o pueden experimentar versiones menos graves de la propia enfermedad.

Un profesional de salud local puede ofrecer asesoramiento sobre pruebas seguras y tratamiento potencial para COVID-19. Llama al 911 o al centro de emergencia más cercano si una persona experimenta síntomas graves de COVID-19.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 22 de enero de 2022.

Versión original escrita el 23 de abril de 2021.

Última revisión médica realizada el 23 de abril de 2021.

13 remedios caseros para la tos seca

A una tos seca también se la conoce como tos improductiva. A diferencia de la tos húmeda y productiva, con la tos seca no es posible expulsar mucosidad, flema o irritantes de los pulmones o las fosas nasales.

La tos seca puede persistir durante semanas después de haber tenido un resfriado o una gripe. También puede ser causada por una serie de afecciones, tales como:

  • goteo postnasal
  • asma
  • reflujo gástrico o enfermedad de reflujo gastrointestinal

También puede ser un efecto secundario duradero de la exposición a toxinas ambientales, como el humo de cigarrillo.

La tos seca puede ser muy incómoda y puede ocurrir tanto en niños como en adultos. Hay una serie de tratamientos clínicos que puedes usar para aliviarla, pero también hay remedios caseros que pueden ser igual de eficaces en muchos casos.

Los remedios caseros para la tos seca no son iguales para todos. Es posible que tengas que experimentar con varios antes de encontrar los que funcionan para ti.

Además, no todos estos remedios han sido investigados a fondo ni han demostrado ser eficaces. Algunos tratamientos también son inapropiados para bebés o niños.

1. Miel

Para adultos y niños de 1 año en adelante, la miel se puede utilizar para tratar la tos seca diurna y nocturna.

La miel tiene propiedades antibacterianas y también puede ayudar a cubrir la garganta, aliviando la irritación.

Un estudio de 2007 encontró que la miel era más eficaz que el dextrometorfano, un ingrediente supresor de la tos, para reducir los ataques persistentes de tos nocturna en niños.

Puedes tratar de tomar una cucharadita de miel varias veces al día, o añadirla al té o agua tibia para beber.

Para evitar el botulismo infantil, una complicación rara que puede ocurrir en los bebés, nunca le des miel a un niño menor de 1 año.

2. Cúrcuma

La cúrcuma contiene curcumina, un compuesto que puede tener propiedades antiinflamatorias, antivirales y antibacterianas. También puede ser beneficiosa para varias afecciones, incluida la tos seca.

La curcumina se absorbe mejor en el torrente sanguíneo cuando se toma con pimienta negra. Puedes agregar 1 cucharadita de cúrcuma y 1/8 cucharadita de pimienta negra en una bebida, como jugo de naranja frío, y beberlo. También puedes convertirlo en un té caliente.

Durante siglos, la cúrcuma se ha utilizado para tratar afecciones de las vías respiratorias superiores, bronquitis y asma en la medicina ayurvédica.

Puedes obtener cúrcuma en forma de especia, así como en cápsulas.

3. Jengibre

El jengibre tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. También se ha demostrado que estimula el sistema inmunitario y alivia el dolor y las molestias.

El jengibre se puede encontrar en muchos tés como ingrediente. También puedes preparar té a partir de raíz de jengibre remojando la raíz pelada o cortada en agua tibia. Agregar miel puede hacer que sea aún más beneficioso para la tos seca.

También puedes tomar jengibre en forma de cápsula, o masticar la raíz de jengibre para aliviar la tos seca.

4. Raíz de malvavisco (altea)

La raíz de malvavisco es un tipo de hierba. Se usa en jarabe para la tos y en pastillas para calmar la tos seca.

Un estudio basado en una encuesta encontró que era un tratamiento eficaz para calmar la garganta y reducir la irritación causada por la tos seca.

La raíz de malvavisco también puede tener propiedades antibacterianas.

5. Menta

La menta contiene mentol, que ayuda a adormecer las terminaciones nerviosas en la garganta que se irritan debido a la tos. Esto puede aliviar el dolor y reducir la necesidad de toser.

La menta también ayuda a reducir la congestión, además, se ha encontrado que tiene cualidades antibacterianas y antivirales.

Hay varias maneras de tomar menta. Estas incluyen beber té de menta o chupar pastillas de menta. Trata de beber té de menta justo antes de acostarte para ayudar a aliviar la tos nocturna.

También puedes utilizar aceite esencial de menta como un tratamiento de aromaterapia.

6. Té chai masala

El sabor del té chai se ha vuelto muy popular en Estados Unidos en los últimos años. En la India, el chai se usa para tratar afecciones como el dolor de garganta y la tos seca.

El chai masala contiene varios ingredientes antioxidantes, incluyendo clavo de olor y cardamomo. El clavo de olor también puede ser eficaz como expectorante.

El té chai también contiene canela, que tiene propiedades antiinflamatorias.

7. Capsaicina

La capsaicina, un compuesto que se encuentra en los chiles, ha demostrado reducir la tos crónica.

Aunque la capsaicina se puede tomar como cápsula, también se puede hacer té con salsa picante de pimienta de cayena y agua tibia.

La cayena es un tipo de chile. Añade gotas de salsa picante de cayena en el agua, probando poco a poco, para que no excedas el umbral de la cantidad de picante que puedes tolerar. También puedes comprar chiles enteros y remojarlos en agua tibia.

Los tratamientos a base de capsaicina no se recomiendan para los niños.

8. Aromaterapia con eucalipto

La aromaterapia es la práctica de usar aceites esenciales para calmar y curar.

El aceite esencial de eucalipto puede ayudar a aliviar la tos seca funcionando como descongestivo. Trata de agregar eucalipto a un difusor, rociador o inhalador. También puedes agregar unas gotas al agua caliente en un bol e inhalar el vapor.

Aromatizar tu habitación con eucalipto puede ayudarte a dormir mejor si la tos nocturna te ha mantenido despierto.

9. Usa un humidificador

El aire seco puede agravar la tos seca. Los humidificadores introducen humedad en el aire, lo que puede proporcionar alivio.

Los humidificadores ayudan a abrir los senos paranasales, lo que es beneficioso para el goteo postnasal persistente.

Si en tu casa corre aire seco, pone un humidificador en tu dormitorio para ayudar a reducir la tos seca durante la noche.

10. Usa un purificador de aire

Los purificadores de aire pueden ayudar a liberar tu casa de irritantes transmitidos en el aire, como el polvo y el humo. También reducen los alérgenos, como la caspa de las mascotas y el polen.

Ya sea que la tos sea causada por toxinas ambientales o una afección subyacente, respirar aire limpio puede ayudar a reducir la irritación de la garganta y la necesidad de toser.

11. Gárgaras con agua salada

Hacer gárgaras con agua tibia con sal ayudará a aliviar el malestar y la irritación causada por la tos seca. El agua con sal también ayuda a matar bacterias en la boca y la garganta.

Para ello, disuelve 1 cucharadita de sal de mesa en un vaso grande de agua tibia. Luego haz gárgaras varias veces al día.

Este remedio para la tos seca no se recomienda para los niños pequeños, que podrían tragar el agua salada.

Si te despiertas durante la noche con la garganta irritada por la tos, haz gárgaras con agua con sal inmediatamente después de cepillarte los dientes, esto ayudará a adormecer y calmar las terminaciones nerviosas en la garganta.

12. Jarabe antitusivo

Los medicamentos antitusivos actúan disminuyendo el reflejo de la tos. Esto alivia el deseo de toser, haciéndolo especialmente beneficioso para la tos seca.

Algunos antitusivos contienen codeína y están disponibles solo con receta médica. Otros están disponibles como medicamentos de venta libre (OTC, en inglés). Estos típicamente contienen ingredientes activos, como dextrometorfano, alcanfor o mentol.

13. Pastillas para la tos

Las pastillas para la tos son pastillas medicinales diseñadas para lubricar y calmar los tejidos irritados de la garganta. Sus ingredientes varían y también cómo actúan.

Algunas pastillas para la tos contienen mentol, que actúa como un agente adormecedor para reducir la necesidad de toser. También puedes encontrar pastillas para la tos que contienen jengibre o eucalipto.

Muchos de los remedios caseros anteriores, como la miel o la sal para enjuagues, ya están en tu alacena en casa, pero otros quizá tengas que comprarlos. Te damos toda la información en los enlaces de abajo.

Hierbas y tés

  • cúrcuma
  • jengibre
  • raíz de malvavisco
  • té de menta
  • chai masala

Suplementos

  • cúrcuma
  • jengibre
  • cápsula de capsaicina

Aceites esenciales

  • aceite de menta
  • aceite de eucalipto

Productos para la casa

  • humidificador
  • purificador de aire

Otros remedios

  • pastillas de menta
  • pastillas para la tos
  • jarabe antitusivo
  • salsa picante de cayena

La tos seca puede durar meses y puede ser agotadora y perjudicial.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *