Responsabilidades de una madrina de bautizo: La importancia de la madrina en la vida de los niños

Responsabilidades de una madrina de bautizo: La importancia de la madrina en la vida de los niños

La importancia de la madrina en la vida de los niños

La figura de la madrina cada vez está más difuminada en nuestra sociedad. Si bien es cierto que escoger a la madrina es tradición en muchas partes del mundo y en muchas familias, parece que hay muchos padres que dejan de lado esto porque no lo ven realmente importante. Pero es bien cierto, que cualquier cosa que signifique que los niños puedan tener más figuras de referencia en su entorno que les aconsejen y que les guíen en la vida es bueno para ellos.

Habitualmente la figura de la madrina (y también la del padrino) se escoge para la celebración del bautizo del bebé, por esto, es muy importante para las familias. Acostumbra a ser una tradición que sigue la fe cristiana. Los padres escogen minuciosamente a la persona que será madrina de su bebé, ya que debe ser alguien responsable en quien se pueda confiar absolutamente y que los padres le tengan mucha estima.

Las funciones de la madrina

Pero ser madrina no solo es una etiqueta que se le pone a una persona, es una responsabilidad. Esto requerirá unas funciones que cumplir a lo largo de la vida del ahijado/a. Al tener que cumplir unas obligaciones, la persona que es elegida por los padres para ser madrina del bebé, puede negarse si no quiere tener esas responsabilidades, si no se siente capaz de realizar las tareas, si no tiene los mismos valores que los padres o si sigue una religión diferente a la de los padres.

Aunque es poco frecuente que una persona se niegue a ser la madrina (o el padrino) de un niño o de una niña, ya que es un acto de amor, bondad y todo un orgullo para quien tiene el honor de serlo. Cuando una persona acepta ser la madrina de un bebé tendrá que cumplir las siguientes funciones:

  • Velar por el bienestar de su ahijado/a
  • Colaborar en su educación
  • Ayudar a los padres en caso que estén atravesando momentos difíciles con el niño o niña
  • Cuidarle siempre que lo necesite
  • Aconsejarle en los momentos de la vida que lo requiera
  • Estar al lado del ahijado/a durante todas las etapas de su vida
  • Quererle de forma incondicional
  • Ser un buen modelo a seguir en todos los aspectos
  • Estar presente en todos los momentos importantes de la vida del ahijado/a
  • Buscar siempre la manera de que esté feliz y se divierta a su lado

Como has podido comprobar son muchas las funciones que tiene una madrina en la vida de los niños, la responsabilidad es bastante grande.

Que no se pierda la tradición

Si no tienes pensado bautizar a tus hijos porque no sigues la fe cristiana, esto no debería impedirte escoger a una persona que pueda ser la madrina de tu hijo/a.

Escoger a una persona que se convierta en la madrina del pequeño es muy importante para ampliar el círculo de amor. Podrá tener una persona más entre sus familiares o personas cercanas que se convertirá en alguien importante que no faltará en ninguna de sus etapas. Es por esto, que a la hora de escoger a la persona (ya sea siguiendo la fe cristiana o porque quieres que exista una madrina en la vida de tus hijos aunque no vayas a bautizarle) se tiene que hacer con criterio.

Si has tenido una madrina en tu vida ya sabrás la importancia que tiene para los pequeños y es normal que también quieras que tus hijos puedan disfrutar de tener una madrina en sus vidas.

20 funciones que la madrina debería tener en la vida del ahijado. ¿Tú eres así? | Estilo de Vida Parejas

Ser madrina es más que ir a la iglesia el día del bautismo. Es crear un lazo profundo con el niño por el resto de su vida. La madrina es como la segunda madre y es muy importante.

A continuación, te contaremos cuáles son las funciones de las madrinas y cómo deberían influir en la crianza del niño al que llamarán ahijado.

Esto es todo lo que una madrina debería hacer:

1. Ser un ejemplo

Las madrinas deben dar el ejemplo a sus ahijados con valores éticos y morales. Pero además les deben demostrar la importancia del trabajo y de la responsabilidad. 

  • Te recomiendo: «7 razones por las que nos enorgullece ser madrinas»

2. Vivir el compromiso

Cuando se acepta el madrinazgo, se asume un compromiso de estar presente no solo con regalos, sino también con consejos. 

3. Estar siempre cerca

Las madrinas deberían estar siempre presentes durante el crecimiento de sus ahijados. No importa la distancia, pues existen miles de maneras de hacerlo.

4. Enseñar

Puede ser que las madrinas sean la única fuente de información confiable que tenga el niño. Quizá los padres no están preparados para responder todos los por qué de los pequeños y ellos se vuelcan hacia el adulto más confiable que conocen, es decir hacia su madrina. 

5. Formar parte de la vida del niño

De nada sirve ser madrina cuando no se tiene la intención de estar presente en todo momento durante la vida del pequeño. Es muy importante tener conciencia de que es un privilegio que los padres del niño te hayan escogido como la madrina del pequeño, ¡y es una gran responsabilidad!

6. Intentar ser su «defensora»

Muchas veces los ahijados corren hacia sus madrinas para que los defiendan porque sus padres los castigan. Una de las funciones de las madrinas es abogar en favor de sus ahijados, siempre y cuando, tengan razón. 

7. No consentirlos siempre

Las madrinas deberán siempre acompañar a los padres y respetar los límites que ellos ponen. Nunca deben sobrepasarlos. Por eso mismo, no deberían consentir a los pequeños, sobre todo, si lo que buscan es infringir las reglas de la casa. 

8. Ser una fuente de inspiración

Una madrina debe ser siempre una fuente de inspiración para sus ahijados en todo. Deberá presentarle cosas nuevas que los mantengan interesados y que siempre sean motivo para que aprendan algo nuevo. 

9. Ser justas

Las madrinas deberán tratar a sus ahijados con el mismo respeto con el que tratan a la demás personas. Pero a su vez deben ser justas con ellos y no defenderlos si piensan que no tienen razón. 

10. Brindar afecto

Si bien todos los niños disfrutan de los regalos, no siempre es lo más importante. Lo ideal es que haya preocupación por el bienestar de los niños y por su desarrollo.

El afecto es el mejor regalo que una madrina puede darle a su ahijado.

11. Celebrar juntos

Es importante que la madrina esté en todas las celebraciones importantes del niño como su cumpleaños, alguna fiesta como Pascua o Navidad o proponiendo alguna actividad para el periodo de vacaciones.  

12. No dar malos ejemplos

Esto es más que obvio, pero vale la pena repetirlo. Las madrinas deben ser siempre el mejor ejemplo para cada uno de sus ahijados, porque es posible que sean consideradas como un ejemplo y los niños quieran imitarlas.

13. Involucrarse en la rutina

Otra buena idea es que las madrinas se involucren en la rutina diaria de los niños. Por ejemplo, pasar por la escuela o jugar con ellos. 

14. Ayudarlos

Cuando se adquiere el compromiso de apadrinar a un niño es sabido que se tiene que prestar atención a cualquier tipo de ayuda que el pequeño necesite en todo tipo de situación, ya sea que se trate de enfermedades, accidentes o problemas de otro tipo. 

15. Estar siempre

Las madrinas no solo deben estar en los momentos felices. También es necesario que estén en los periodos de tristeza o enfermedad y que siempre se preocupen de preguntarles a los padres cómo está y si necesitan ayuda.  

16. Ser su amiga

La madrina es como una segunda madre y necesita saber todo sobre su ahijado, desde qué cosas le gustan hasta cuáles son sus pasatiempos preferidos. 

17. Ser amorosa como la madre

Una madrina debe demostrar el mismo cariño que una madre hacia su ahijado. Debe ser todo natural y no por conveniencia. 

18. Crear un vínculo con los hermanos

Si el ahijado tiene hermanos, es importante que la madrina también se vincule con ellos para que nadie quede excluido. 

19. Ser una buena consejera sentimental

A veces los niños, cuando crecen, temen contarle a sus padres sus experiencias con sus primeros amores. Es en este punto donde es importante la madrina, pues en ella podrán confiar para contarle todas sus pequeñas aventuras y penas. 

20. Hacer que las cosas sean más fáciles

La madrina deberá ser amiga de su ahijado siempre y cuando esto facilite las cosas y no cree conflictos dentro del seno de la familia.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *