Significado de dilatacion pielocalicial: Evaluación de la dilatación pielocalicial prenatal y postnatal. Nuestra experiencia | Rodríguez Pérez

Significado de dilatacion pielocalicial: Evaluación de la dilatación pielocalicial prenatal y postnatal. Nuestra experiencia | Rodríguez Pérez

¿qué es y cuáles son sus causas?

La ectasia o dilatación pielocalicial, es la dilatación de la pelvis renal. Es una condición que puede ser secundaria a elementos obstructivos como a alteraciones funcionales. Esta última situación se da en el feto y se diagnostica por medio de la ECO, pudiendo ser las causas por exceso de líquido, desequilibrios de la función renal fetal, alteración de la unión pieloureteral (la más frecuente), pero que en un número importante de casos se resuelve durante el desarrollo o tras el nacimiento. Las características de la ectasia se determinan por medio de pruebas de imagen, estas pueden ser técnicas como la ECO, el TAC, la RNM, por medio de una Rx de abdomen con contraste, la medicina nuclear con radioisótopos, entre otras.

El método diagnóstico dependerá de la sospecha clínica y el grado de dilatación de la pelvis renal.

¿Cuáles son las causa de la ectasia pielocalicial?

Las principales causa de la ectasia o dilatación pielocalicial son secundarias a malformaciones congénitas o mecanismos obstructivos agua a bajo, es decir, distales a la pelvis o en la propia pelvis renal.

Lesiones u obstrucciones en la luz, en la pared o extraparietales de la vía urinaria son causas comunes. Estas situaciones, conduce a la también denominada hidronefrosis, cuando ya encontramos lesiones del parénquima renal por el incremento crónico de la presión pielocalicial, que retrógradamente va lesionando las nefronas, hasta el fallo renal si no se resuelve la causa de su aparición y el incremento de la presión en la pelvis renal.

La ectasia pielocalicial desde el feto al lactante

Las anomalías renales son la principal causas de malformación congénita, abarcando cerca del 20% de estas, es más frecuente en varones, afectando con mayor frecuencia al riñón izquierdo, aunque existe la afectación bilateral.

En la actualidad, gracias a los sistemas de screening en el diagnóstico prenatal por sonografía, la mayoría, sino todas, de estas malformaciones se detectan intraútero.

Entre las alteraciones congénitas más frecuentes del riñón nos encontramos con la ectasia pielocalicial, cuya nómina más apropiada es obstrucción pieloureteral siendo esta la localización más frecuente que da lugar a la ectasia, principal causa de hidronefrosis primaria o congénita.

Existen criterios sonográficos para clasificar la gravedad de la obstrucción pieloureteral, para de esta forma poder evaluar el pronóstico de la enfermedad, la necesidad de controles seriados y/o la posibilidad de intervención quirúrgica.

Los especialistas realizarán el seguimiento tras el nacimiento de los niños/as afectadas, con los estudios pertinentes, con el fin de la programación de un plan terapéutico.

Ectasias pielocaliciales o hidronefrosis secundaria

Son términos que en ocasiones se emplean para definir una misma entidad, pero en el caso de la ectasia pielocalicial nos habla de una dilatación de la pelvis renal que alcanza los cálices renales y en la hidronefrosis se suma la afectación del parénquima renal.

En el adulto nos encontraremos con que la mayoría de las ectasias de reciente diagnóstico serán secundarias, salvo en las situaciones en las que nos encontremos con una ectasia primaria no diagnosticada por ser de poca entidad, que debuta con síntomas de forma más tardía.

Las posibles causas de la obstrucción y dilatación secundaria son; los cálculos, las infecciones, los quistes, pólipos ureterales o vesicales, tumores obstructivos de las vías urinarias, estenosis, iatrogénicas…

Debemos tener en cuenta, que los síntomas pueden no existir cuando la obstrucción es parcial, o en los primeros estadios evolutivos de la obstrucción. Conforme evolucione, la clínica será; dolor en el flanco del riñón afecto, dolor lumbar superior a nivel de la XII costilla que puede iradiar a ingle, cuadros vegetativos con la intensidad del dolor, vómitos, náuseas, oliguria o anuria, entre otros.

En la analítica puede no aparece nada o alteraciones que nos indican disfunción renal como los niveles de creatinina, urea, reactantes de la fase aguda, leucocitosis. Se puede encontrar bacterias en el urocultivo, hematuria…marcadores tumorales +.

Debido a las diferentes causas que pueden producir la ectasia o la hidronefrosis, lo más importante es que, ante la sospecha, realizar pruebas de imagen como la ECO para el diagnóstico sonográfico y estudio de la causa, para su tratamiento.

Ectasia Renal (Dilatación pielocalicial): Qué es, síntomas, causas y tratamiento

La ectasia renal, también conocida como dilatación pielocalicial o como riñón dilatado, se caracteriza por la dilatación de la porción interna del riñón. Esta región se conoce como pelvis renal, ya que tiene la forma de un cono y tiene la función de recolectar la orina en los cálices renales y conducirla en dirección a los uréteres y a la vejiga.

Esta dilatación, generalmente, ocurre debido al aumento de la presión en las vías urinarias por un bloqueo en el paso de la orina, lo cual puede ser provocado por deformidades en las estructuras de las vías urinarias, lo que es más común en los niños, o por otras situaciones como la presencia de cálculos renales, quistes, tumores o por una infección grave en los riñones, pudiendo surgir también en los adultos.

La ectasia renal no siempre causa síntomas, pero puede surgir dolor a nivel abdominal, dificultad para orinar o sangre en la orina, por ejemplo, siendo importante consultar al pediatra, clínico general o nefrólogo para que se pueda identificar la causa y realizarse el tratamiento más adecuado.

Principales síntomas 

La dilatación pielocalicial no siempre presenta síntomas, sin embargo, estos pueden surgir debido a la causa que provocó esta alteración, como piedras en el riñón, infección, tumor o quiste renal, por ejemplo.

Asimismo, los principales síntomas de la dilatación pielocalicial incluyen: 

  • Dolor intenso y repentino en la parte baja de la espalda, que puede empeorar luego de beber líquidos;

  • Dolor constante en la parte superior del abdomen y la espalda;

  • Náuseas y vómitos;

  • Necesidad de orinar con más frecuencia;

  • Dolor o ardor al orinar;

  • Dificultad para orinar;

  • Reducción del volumen de la orina;

  • Sensación de la vejiga llena, inclusive después de orinar;

  • Sangre en la orina;

  • Fiebre;

  • Mal estar.

Además de eso, la ectasia renal en bebés también puede no llegar a presentar síntomas, sin embargo, se debe acudir al pediatra lo más rápido posible si el bebé presenta fiebre alta sin motivo aparente, llora al orinar u orina más oscura que lo normal, pues puede indicar infección urinaria y debe ser tratada inmediatamente.  

¿Cuáles son las causas?

La dilatación pielocalicial ocurre debido a una obstrucción del paso de la orina por el sistema pielocalicial y puede suceder en recién nacidos y adultos, las cuales se presentan las siguientes causas:

Las causas de la dilatación de los cálices renales en el recién nacido, aún no son bien claras y, en la mayoría de los casos, tiende a desaparecer después del nacimiento del bebé. Sin embargo, existen casos causados por deformidades anatómicas en las vías urinarias del bebé, que son situaciones más graves;

La dilatación de los cálices renales en el adulto ocurre generalmente como consecuencia de quistes, cálculos, nódulos, tumores o cáncer en la región de los riñones o en los uréteres, que causan el bloqueo del paso de la orina causando su acumulación, y como consecuencia dilatación de la pelvis renal. Conozca más causas de la dilatación pielocalicial en adultos. 

La dilatación pielocalicial generalmente es más frecuente en el riñón derecho, pero también puede ocurrir en el izquierdo o en los dos riñones, llamándose bilateral.  

Cómo confirmar el diagnóstico

La ectasia renal puede ser diagnosticada a través de un examen de ultrasonido o ecografía del sistema renal, pudiendo mostrar el grado de dilatación o tamaño de los riñones y si llega a comprimir los tejidos de los riñones.

En algunos casos, la dilatación puede ser detectada en el bebé, estando todavía en el útero materno, en las ecografías de control prenatal, pero normalmente es confirmado después del nacimiento del bebé. 

Otros exámenes que pueden indicarse para evaluar la situación es la urografía excretora, la uretrografía miccional o la cintigrama renal, que pueden evaluar con más detalle la anatomía y cómo es el flujo de la orina a través de las vías urinarias. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la ectasia renal en los recién nacidos depende del tamaño de la dilatación. Cuando la dilatación es inferior a 10 mm, el bebé apenas necesita hacer varias ecografías para que el pediatra controle su evolución, ya que normalmente la dilatación tiende a desaparecer.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *