Test para medir inteligencia en niños: Test para evaluar la inteligencia en niños

Test para medir inteligencia en niños: Test para evaluar la inteligencia en niños

Test para evaluar la inteligencia en niños

7 minutos

Los test psicométricos sirven para evaluar las capacidades intelectuales de una forma objetiva. A continuación, te explicamos cuáles son las pruebas de inteligencia más utilizadas con los niños.

Escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago.

Última actualización: 02 noviembre, 2022

El coeficiente intelectual es una unidad de medida de las capacidades cognitivas generales de las personas, en relación con su grupo de edad. Así, para evaluar la inteligencia en niños, es necesario utilizar algún tipo de prueba psicométrica. Pero, esto no es suficiente. Además, hay que llevar a cabo una observación exhaustiva y mantener una entrevista personalizada con el pequeño en cuestión.

Generalmente, cuando surge el interés en los progenitores por evaluar las capacidades infantiles es porque existe una sospecha de que estas son especialmente limitadas o elevadas. En ambos casos, obtener un diagnóstico es fundamental para que el menor pueda recibir la adaptación escolar y las medidas adecuadas para alcanzar su máximo potencial. Por esto, la evaluación siempre ha de ser realizada por un profesional.

“La inteligencia es la habilidad para tomar y mantener una determinada dirección, adaptarse a nuevas situaciones y tener la habilidad para criticar los propios actos”.

– Alfred Binet – 

Test para evaluar la inteligencia en niños

Existen diversas pruebas estandarizadas, comúnmente empleadas por los profesionales, para medir la inteligencia infantil. A continuación te mostramos algunas de ellas.


Descubre: Señales de inteligencia en niños


1. TONI-2: test de inteligencia no verbal

Es una prueba que sirve para medir la capacidad cognitiva con base en las habilidades para resolver problemas con figuras abstractas. Su tiempo de aplicación es de 20 minutos, aproximadamente, y puede ser utilizado con personas de edades comprendidas entre los 5 y los 85 años.

Es ideal para evaluar a los niños pequeños, pues no se necesita emplear el lenguaje y no se requieren grandes competencias motrices. Además, existen dos formas equivalentes de poder llevar a cabo el test, cada una de ellas formada por 55 elementos ordenados por dificultad creciente. Lo cual es conveniente para realizar valoraciones periódicas y contrastar los resultados de forma objetiva.

En este test la persona evaluada debe identificar, en cada matriz figurativa que se le presenta, la relación existente entre las figuras abstractas y buscar la solución entre las alternativas que se le proponen, señalando la respuesta elegida.

Así, el examinador debe dar las instrucciones por medio de gestos o con indicaciones verbales breves, como: “¿Cuál de estos dibujos tiene que ir aquí?”. Y la persona debe señalar el espacio vacío que corresponde.

2. K-BIT: test de inteligencia de Kaufman

Se trata de un test de rápida aplicación. De hecho, se tardan solamente unos 15 o 30 minutos en pasar la prueba y es de fácil corrección. Este test puede servir de apoyo y orientación para medir la capacidad intelectual.

El K-BIT tiene como objetivo evaluar la inteligencia verbal y no verbal en personas que tengan entre 4 y 90 años. Mide, por un lado, las habilidades verbales relacionadas con el aprendizaje escolar, apoyándose en el conocimiento de palabras y en la formación de conceptos verbales.

Por otro lado, valora las habilidades no verbales y la capacidad para resolver nuevos problemas a partir de la aptitud del sujeto para percibir relaciones y completar analogías. Por lo tanto, consta de dos subtests diferentes:

  • De vocabulario. Con 45 ítems de vocabularios expresivo y 37 ítems sobre definiciones.
  • De matrices. Con 48 elementos no verbales con estímulos visuales tanto de tipo figurativo (personas u objetos) como abstracto (formas geométricas o símbolos).

Esta prueba piscométrica proporciona tres tipos de coeficientes intelectuales:

  • Verbal.
  • No verbal.
  • Compuesto: rendimiento total del test.

3. WISC-V: escala de inteligencia de Wechsler para niños

El WISC-V se utiliza para medir las habilidades generales de pensamiento y razonamiento de niños y jóvenes entre 6 y 16 años de edad. Esta prueba se basa en un enfoque de inteligencia global compuesto por 10 pruebas principales y 5 complementarias, para la evaluación de distintas capacidades y habilidades que contribuyen en la obtención de un cociente intelectual total.

Por tanto, tiene seis puntuaciones principales:

  • Comprensión verbal. Se mide con actividades que requieren escuchar preguntas y proporcionar respuestas verbales (prueba de semejanzas y de vocabulario).
  • Visoespacial. Se obtiene con actividades que requieren atención en los detalles e integración viso-motora (cubos y puzzles visuales).
  • Razonamiento fluido. Se valora con pruebas que requieren el uso de operaciones mentales para afrontar tareas nuevas que no se pueden realizar automáticamente (matrices y balanzas).
  • Memoria de trabajo. Se evalúa con actividades que precisan de aprendizaje y retención de información en la memoria mientras se utiliza la información aprendida para completar una actividad (dígitos y span de dibujos).
  • Velocidad de procesamiento. Se centra en tareas que requieren examinar símbolos rápidamente y tomar decisiones respecto a ellos (claves y búsqueda de símbolos).
  • Escala total. Sumatorio de las puntuaciones en las 10 pruebas principales. Define la capacidad intelectual del niño o del adolescente en comparación con su grupo de edad y según sus habilidades generales de pensamiento y razonamiento.

Descubre: Conoce todo sobre el test WISC


4. Battelle: Inventario de desarrollo

Está indicado para niños entre 0 y 8 años y evalúa sus habilidades y aptitudes en las principales áreas de desarrollo (social, motor, cognitivo, adaptativo, comunicativo). Además de contar con una prueba estructurada se apoya también en la observación y en la información recibida de la familia o la escuela. Con este inventario pueden detectarse posibles deficiencias en distintas áreas.

El Battelle ha sido ideado para que lo apliquen tanto profesores de Educación Infantil y Primaria como psicólogos especializados y puede tener diversos usos, entre los que destacan:

  • Identificación de los puntos fuertes y los puntos débiles del desarrollo de niños, con o sin trastornos, de las etapas educativas infantil y primaria.
  • Evaluación de niños, especialmente de O a 2 años, que se consideren “de riesgo”, en alguna de las áreas del desarrollo.
  • Evaluación general de niños de educación Infantil y Primaria.
  • Evaluación de equipos y de Programas de Desarrollo Individual (POI).
  • Control de los progresos del niño acorto y largo plazo.

5. BAS II: Escalas de Aptitudes Intelectuales

Existen dos versiones de esta escala diseñadas para evaluar la inteligencia en niños de diferentes edades: entre 2 años y 6 meses hasta 5 años y 11 meses (BAS II Infantil) y entre 6 años y 17 años y 11 meses (BAS II Escolar). La mima realiza una evaluación profunda y exhaustiva de los principales factores intelectuales (verbal, razonamiento perceptivo, razonamiento no verbal y espacial) y ofrece un índice por cada uno de ellos así como un CI general.

Las puntuaciones que se obtienen en los diferentes tests principales y diagnósticos de esta escala cubren una amplia variedad de aptitudes específicas. Además, cuenta con dos tests de rendimiento que proporcionan una medida tipificada de las habilidades numéricas y de escritura básicas.

Algunos de los principales usos del BAS-II son los siguientes:

  • Evaluación del funcionamiento intelectual.
  • Diagnóstico de casos con necesidades educativas especiales: problemas o trastornos del aprendizaje, altas capacidades, etc.
  • Valoración de los puntos cognitivos fuertes y débiles.
  • Evaluación de tipo no verbal para niños con discapacidad auditiva, verbal, no castellano-parlantes o extranjeros.
  • Valoración de los déficit en los procesos intelectuales subyacentes para elaborar planes de intervención.
  • Evaluación de los resultados de los planes de intervención.
  • Predicción del rendimiento académico.

¿Cuál es el mejor test para evaluar la inteligencia en niños?

Para la evaluación de la inteligencia en niños, el test más adecuado es el WISC-V, ya que es el que otorga una información más completa y específica de las capacidades intelectuales.

Estos test ofrecen un cociente intelectual total que se puede clasificar, según la curva de distribución normal de la población, como:

  • Muy superior: 130 o más.
  • Superior: 120-129.
  • Normal-alto: 110-119.
  • Medio: 90-109.
  • Normal-bajo: 80-89.
  • Inferior: 70-79.
  • Muy bajo: 69 o menos.

Además, en función de esta puntuación, se pueden detectar deficiencias intelectuales de diversos niveles:

  • Capacidad Intelectual Límite: entre 70 y 85.
  • Leve: entre 50 y 69.
  • Moderada: entre 35 y 49.
  • Grave: entre 20 y 34.
  • Profunda: inferior a 20.

Como hemos comentado, la inteligencia infantil siempre ha de ser medida a través de pruebas empíricamente validadas. Como progenitor puedes fijarte en la adquisición de los principales hitos infantiles, en la forma de dibujar (por ejemplo, con el test de la figura humana) o utilizar test caseros o de internet para evaluar la inteligencia de tu hijo; sin embargo, esta información obtenida no será muy fiable y, finalmente, será un profesional quien deba realizar la evaluación.

Te podría interesar…

Test de inteligencia para niños

Test de inteligencia para niños

Anteriormente en el blog pudimos hablar de los test de inteligencia y su funcionamiento. Sin embargo, estos tipos de tests varían según la población a la que se aplican. ¿En qué se diferencia un test de inteligencia para adultos de uno para niños? ¿En que varían? ¿Cuándo sé si debo aplicarlo?

Cada vez son más padres que desean conocer el cociente intelectual de sus hijos. Te contamos qué test de inteligencia para niños se han desarrollado

Test de inteligencia para niños

Son muchos los padres que con frecuencia quieren saber el cociente intelectual de sus hijos, sobre todo basándose en sus resultados escolares y en su alto o bajo rendimiento en la escuela.

Normalmente los exámenes y las pruebas de nivel son suficientes, pero hay casos en los que se necesita una mayor información.

Ante estas situaciones los padres se plantean preguntas del tipo “¿mi hijo necesita educación especial?” o “¿es posible que mi hijo sea superdotado y no lo sepa?”. Siempre, ante estos casos, la duda viene de si el niño o niña en cuestión necesita de una enseñanza adaptada a sus necesidades.

La forma adecuada de resolver estas dudas es aplicando un test de inteligencia para niños que nos permita entender que está ocurriendo. Es posible que tu hijo o hija haya pasado simplemente una mala racha en el colegio y los exámenes; y, por lo tanto, sus notas hayan caído. También cabe la posibilidad de que verdaderamente necesite de un bastón en el que apoyarse. Si este fuera el caso, no pasa nada.

Ya hemos visto anteriormente en el blog que la inteligencia no es universal, y que se compone de muchos tipos. Entre ellos, por ejemplo, se encuentra la inteligencia espacial, o la inteligencia musical o corporal.

Desafortunadamente, en los colegios prima más un tipo de inteligencia que otro, sobre todo la inteligencia matemática y la inteligencia lingüística. Es por ello que, aunque tu hijo o hija no sobresalga en matemáticas o lengua, esto no quiere decir que sea mejor o peor.

Es posible que tu hijo sea un excelente bailarín y sobresalga en la inteligencia corporal. O puede que la música sea su pasión y sea esto en lo que verdaderamente destaque. O, incluso, puede que tu hijo o hija guarde en su interior a un futuro profesional de la psicología, y se le dé genial ayudar a las personas, y por lo tanto, posea una alta inteligencia inter-personal.

Las posibilidades son infinitas, pero antes de sacar conclusiones precipitadas, es necesario obtener información. Y para ello tenemos a los tests de inteligencia para niños.

 

Las pruebas de inteligencia en niños

El cociente intelectual es una medida básica de las capacidades cognitivas, y siempre se compara en relación a su grupo de edad.

Las pruebas que nos permiten obtener el CI de los niños muchas veces no utilizan el lenguaje, si no que se basan en figuras, formas, colores y demás elementos. Por otro lado, existen otras pruebas que se apoyan exclusivamente en el lenguaje y sirven para medir la capacidad lingüística.

Hay pruebas que más que pruebas, parecen juegos. Esto es muy importante, ya que un niño necesita más estimulación que un adulto para realizar un test; bien para que no se canse, o bien para que no se aburra. De este modo, nos aseguramos que al realizar la prueba haya cierto interés y diversión por parte del pequeño.

Independientemente del tipo de prueba, también es importante realizar una observación exhaustiva y mantener, cómo profesionales que somos, una entrevista personalizada con el pequeño.

De este modo nos aseguramos que vamos a seleccionar el test idóneo.

 

Ejemplo de test de inteligencia para niños

Existen multitud de test de inteligencia para niños, y dependiendo de la edad, sus pruebas varían.

Un ejemplo de test de inteligencia para niños es el WISC-V.

Este test es de los más utilizados, ya que nos permite obtener una información más completa y específica de las capacidades intelectuales. Sirve para medir las habilidades generales de pensamiento y razonamiento de niños y adolescentes entre 6 y 16 años. Se compone de 10 pruebas principales y 5 complementarias, y nos aporta datos sobre:

  • Comprensión verbal: son pruebas de semejanzas y vocabulario.
  • Viso-espacial: son actividades que requieren atención en los detalles y en la integración viso-motora. Son cubos o puzles.
  • Razonamiento fluido: pruebas que requieren el uso de operaciones mentales. Son matrices o balanzas.
  • Memoria de trabajo: actividades que precisan de aprendizaje y retención de información en la memoria mientras se completa una actividad. Son dígitos y dibujos.
  • Velocidad de procesamiento: son pruebas que requieren examinar símbolos y tomar decisiones respecto a ellos. Son claves y búsqueda de símbolos.
  • Escala total: es la puntuación total de las 10 pruebas. Define la capacidad intelectual del niño o adolescente según el grupo de comparación.

 

Si sientes que tu hijo o hija necesita realizar un test de inteligencia no dudes en contactarnos. Nosotros te podemos ayudar a resolver esta duda; pero independientemente de los resultados, lo importante es que sepas que tu hijo es único, que se lo transmitas y que, aunque no sea superdotado en lengua o cualquier otra materia, seguro que tiene varias fortalezas por descubrir y en las que destacar cómo el que más.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *