Test socioafectivo para niños: Test desarrollo socio-afectivo

Test socioafectivo para niños: Test desarrollo socio-afectivo

El test de Rosenberg para detectar autoestima baja en los niños

Medir la autoestima puede parecer tan complicado como medir el amor, la felicidad o la paciencia… de una persona. Sin embargo, existe una forma de averiguar si nuestro hijo (o por qué no, tú mismo), tiene algún problema de autoestima. Solo tienes que usar la conocida escala de Rosenberg. Te explicamos cómo usar el test de Rosenberg para detectar autoestima baja en los niños. Aplica la escala con tu hijo y descubre si tiene la suficiente confianza en sí mismo para conseguir todo lo que se proponga.

Aunque te sorprenda, se puede medir la autoestima, aunque sea aproximadamente. ¿Cómo? Mediante la escala del psicólogo Morris Rosenberg, un sencillo test muy útil para padres con sospechas sobre la baja autoestima de tu hijo.

Dicen quienes han usado esta escala, que es muy útil sobre todo para la etapa de preadolescencia y adolescencia de los hijos, una etapa en la que la autoestima de pronto es más vulnerable y frágil.

La escala, aunque en un principio se diseñó para adolescentes, lo cierto es que es útil y aplicable también a niños algo más pequeños y también para adultos. Muy utilizada por psicólogos de todo el mundo, sirve para comprobar qué concepto tiene el niño o adolescente sobre sí mismo, si son felices y cuánto se valora.

Para utilizarla, solo tienes que pedir a tu hijo que conteste a este sencillo test:

— El test consta de 10 afirmaciones
— Las cinco primeras son positivas
— Las cinco siguientes, negativas
— Tu hijo debe contestar en una escala de 1 a 3
— En el caso de las afirmaciones positivas, uno significa no estoy de acuerdo, el 2, estoy un poco de acuerdo, y el tres, estoy totalmente de acuerdo
— En el caso de las cinco siguientes afirmaciones, el 1 significa estoy de acuerdo, mientras que el 3 significa que no está para nada de acuerdo.

Comencemos con el test:

  1. Siento que soy una persona digna de aprecio. Al menos lo soy como las demás (Apuntar al lado 1, 2 o 3. Recuerda. 1 si no estás para nada de acuerdo y 3 si estás totalmente de acuerdo).
  2. Creo que tengo cualidades positivas.
  3. Adopto una aptitud positiva hacia mí mismo.
  4. En conjunto, me siento satisfecho conmigo mismo.
  5. Soy capaz de hacer las cosas tan bien como el resto de los demás.
  6. Me inclino a pensar por norma general que soy un fracasado (En las afirmaciones negativas, recuerda que 1 significa que estás totalmente de acuerdo, mientras que 3 significa que no estás para nada de acuerdo).
  7. Pienso que no tengo mucho por lo que sentirme orgulloso.
  8. Me gustaría poder respetarme más
  9. A veces, me siento un inútil.
  10. A veces pienso que no sirvo para nada.

Ahora, suma todos los puntos. Comprueba aquí la puntuación obtenida:

  • Puntuación por debajo de los 15 puntos
    Se trata de una autoestima muy baja, de un niño o adolescente que cree poco en sus posibilidades y que necesita estímulos para confiar más en sí mismo.
  • Puntuación de 16 a 25 puntos
    Tu hijo tiene una autoestima saludable. Cierto que se puede mejorar, pero cree en él mismo y en sus posibilidades. Sabe que puede mejorar pero que no está por debajo de nadie. 
  • Por encima de los 25 puntos
    Aquí hablamos de una autoestima muy fuerte, pero si la puntuación es ya por encima de 27, tal vez comience a ser un problema, ya que un exceso de autoestima también puede ser peligrosa para un niño, ya que puede denotar problemas para analizar la realidad o el caso de niños demasiado confiados y complacientes consigo mismos. Según la teoría de Rosenberg, la puntuación ideal iría de 15 a 25 puntos. 

La teoría del psicólogo Rosenberg pone de manifiesto reflexiones que no escapan al sentido común, pero que viene bien recordar. Por ejemplo:

  • Los niños y adolescentes más extrovertidos suelen gozan de una autoestima más alta.
  • Niños y adolescentes con problemas para manejar sus emociones, tienen una autoestima más baja.

Recuerda que la autoestima es un pilar básico de la felicidad y nuestra seguridad personal, además de un motor necesario para conseguir con éxito nuestros sueños.

[Leer +: La autoestima de los adolescentes]

Si crees que tu hijo tiene una autoestima demasiado baja, siempre puedes ayudarle a aumentarla. ¿Cómo? Te damos 4 útiles consejos:

1. No olvides los refuerzos positivos
En lugar de señalar lo que hace mal o deja de hacer, intenta recalcar las cosas que se le dan bien.

2. Halagos sí, gracias
Reconoce los logros de tus hijos con aplausos, abrazos y palabras positivas. Esas demostraciones les motivará a seguir adelante con confianza.

3. La técnica del bolígrafo verde
Cuando le ayudes con los deberes escolares, olvida el boli rojo para marcar lo que tiene mal y prueba a rodear con boli verde la cantidad de aciertos que ha tenido.

4. Incentívale a superar retos
Cuando tu hijo no logra superar un reto, es normal que se ‘venga abajo’. Invítale a intentarlo de nuevo, y potencia en él la perseverancia.

Puedes leer más artículos similares a El test de Rosenberg para detectar autoestima baja en los niños, en la categoría de Autoestima en Guiainfantil.com.

El sorprendente test del árbol para descubrir problemas emocionales en los niños

Cada vez lo tengo más claro: somos lo que marcan nuestras emociones. Ahora estamos contentos, y nos comemos el mundo, y al día siguiente nuestra tristeza hace que nos escondamos y nos mantengamos en una discreta posición. Las emociones, esas turbulencias que nos sacuden como un terremoto o que nos abrazan transmitiéndonos calma y seguridad, son en gran medida los que nos ayudan a conseguir nuestras metas.

También le sucede a tu hijo. Las emociones, la autoestima, la percepción que tiene de su entorno, le colocan en una u otra posición. Para saber algo más acerca de cómo se siente, puedes usar este test. Lo creó un famosos psicólogo para detectar problemas de adaptación de los niños que entraban nuevos en un colegio. Y es realmente fascinante. Te explicamos cómo usar este sorprendente test del árbol para descubrir problemas emocionales en los niños.

El psicólogo británico Pip Wilson, experto en tratar a niños y personas con problemas de conducta, creó un curioso dibujo que era capaz de definir en qué lugar se encuentra tu autoestima y en qué lugar te gustaría estar frente a todos los demás. En realidad, él lo creó para niños que comenzaban un año escolar nuevo con algún cambio importante.

Es muy útil por ejemplo, para comprobar cómo se siente tu hijo frente a los compañeros de clase y su propia familia. O para descubrir si tú te sientes bien con lo conseguido hasta ahora o preferirías situarte en un lugar diferente.

¿Quieres comprobarlo? Fíjate muy bien en este dibujo y sin pensar demasiado escoge una de los personajes (a los que el psicólogo llamó ‘blobs’) que están en el árbol. Si fueras uno de ellos, ¿cuál serías? ¿En dónde te gustaría estar en el árbol? Son dos preguntas. La primera responde a cómo te sientes emocionalmente y la segunda, a dónde te gustaría estar. Fácil, ¿verdad?

Una vez que anotes el número de la persona con la que te sientes identificada o el número de la personita que te gustaría ser, busca aquí el resultado:

— Posiciones 1,3,6 y 7
Propio de niños atrevidos, ilusionados, que no tienen miedo a los retos ni a los obstáculos. Valientes y seguros de sí mismos. Con buena autoestima y ganas de conseguir logros. Suelen ser personas que se esfuerzan y tienen el valor de la perseverancia como un valor clave en su vida para conseguir el éxito. Si tú como adulto te identificas con este personaje, sin duda eres de los que ‘se comen el mundo’.

— Posiciones 2, 11, 12 y 19
Eres una persona muy sociable pero además posees un gran don: el de la empatía. Es propio de niños y adultos que siempre están intentando ayudar a sus compañeros. Generosos y amables. Y sí, poseen un gran corazón.

— Posición 4
Has escogido la persona que está de pie, en el suelo, observando el árbol con tranquilidad. Sí, eres una persona estable, tranquila, a la que le gusta observar antes de actuar. Propio de niños seguros y racionales, pero poco lanzados y temerosos de los riesgos y susceptibles a los cambios que les afecte de forma emocional.

— Posición 5
Puede que estés agotado, que te falten fuerzas, que estés desilusionado. El psicólogo Pip Wilson definió esta posición para los niños que una vez que comienzan el colegio con cambios, se muestran tristes y apartados, desanimados y temerosos.

— Posición 9
Son los típicos niños alegres, divertidos, cuya máxima en la vida es aprender mediante el juego y la diversión. Son optimistas y no les cuesta nada generar pensamientos positivos. También en el caso de los adultos, es típico de personas muy activas, alegres y dinámicas.

— Posición 8
Es muy propio de niños soñadores, que están constantemente buceando en su mundo interior, navegando entre nubes de colores. Son niños más distraídos y con un extenso mundo interior. En el caso de los adultos, son las típicas personas despistadas que siempre están ‘en las nubes’. Muy creativas y emocionales.

— Posición 10 o 15
Si escogiste esta posición, te gusta la estabilidad. Te sientes bien y no quieres arriesgar. Son las personas que se recuerdan cada día el refrán: ‘Más vale pájaro en mano que ciento volando’. En el caso de los niños, es indicativo de que se encuentran muy bien en su entorno, que no tienen problemas y que desean quedarse en esa posición tranquila y la prefieren frente a otras posiciones que impliquen alteraciones.

— Posición 13 o 21
Si un niño escoge esta posición puede que sea muy introvertido y cerrado. Le cuesta entablar amistad con otros niños o tiene problemas para manejar sus emociones. Su mundo interior es muy amplio y profundo, pero tiene problemas para compartirlo con los demás. En el caso de los adultos, es típico de personas que libran constantemente conflictos internos.

— Posición 14
Denota algún cambio extremo o algún problema emocional. Puede ser típico de personas que viven una crisis emocional o de niños con una situación de cambio que les genera estrés o incluso depresión.

— Posición 16
Las personas que se sienten identificadas con la figura 16 suelen sentir que tienen una carga constante. Tal vez le pese la responsabilidad o que se sientan superados ante un cambio que les exige demasiado. Sin embargo, en la mayoría de las veces también son personas que son capaces de ver que tienen mucho apoyo y se sienten queridas. Son personas agradecidas y niños que son capaces de sobrellevar esa carga que sienten gracias al cariño de los compañeros que le rodean.

— Posición 17
Tú si que sabes ser un amigo. Estás justo en el lugar indicado en el momento idóneo. Son niños con una gran empatía y adultos cuyo valor de la amistad está por encima de todo. Personas nobles y capaces de dar muchísimo cariño a todos los que le rodean.

— Posición 18
Típico de personas y niños conformistas, aunque sean conscientes de que su vida podría ser mejor. Prefieren quedarse donde están y además valoran la posición en donde están. Además, saben rodearse de buenos amigos que les apoyan y les hacen sentir bien.

— Posición 20
La posición de los líderes. Son personas con una gran autoestima, y niños que se valoran y saben aprovechar al máximo sus habilidades. Son los típicos niños que arrastran con su carisma un gran número de seguidores. Pero que pueden caer con facilidad en la temida prepotencia o llegar a ser los típico ‘niños mandones’.

9 juegos para trabajar las emociones con los niños según su edad. Juegos y actividades para trabajar las emociones con los niños según su edad y habilidades. Exploramos la gestión emocional de los niños de 0 a 3 años, de los niños de 3 a 6 años, y los niños de primaria de 6 a 12 años. Consejos de educación emocional para tus hijos o alumnos.

14 regalos emocionales para niños menores de 10 años. Los niños también necesitan regalos emocionales y aquí van algunas ideas para sorprenderles antes de los 10 años. Se trata de regalos que no son materiales pero que les harán mucha ilusión y les ayudarán a subir la autoestima y sentirse los más especiales.

19 caricias emocionales que los niños necesitan de sus padres. Te damos ejemplos de caricias emocionales que los niños necesitan de sus padres y que consiguen reforzar su autoestima y la seguridad en ellos mismos. Son gestos, frases, sonrisas y miradas que los padres damos a nuestros hijos todos los días con un significado especial.

6 heridas emocionales que dejan cicatrices en los niños. Descubre qué síntomas o señales alertan de heridas emocionales en los niños y qué cicatrices emocionales dejan en nuestros hijos. Hablamos de la falta de amor, la sensación de abandono, algunos miedos infantiles… ¿Cómo afectan emocionalmente a los niños y cómo ayudarles?

9 monstruos emocionales que dañan mucho a los niños. Existen emociones negativas que son como auténticos monstruos para tu hijo. La ira, la envidia, los celos… Aquí tienes una lista con 9 monstruos emocionales que pueden destruir a tu hijo. Monstruos emocionales que crean inseguridades y miedos en tu hijo y le impiden madurar.

Cómo los límites pueden ayudar a los niños a controlar sus emociones. Los límites son necesarios en la educación y crianza de los niños. Y es que los límites ayudan al niño a manejar y controlar sus emociones. Pero no solo eso: aportan mucha seguridad y ayudan al desarrollo emocional de nuestros hijos. Te contamos cómo hacerlo en solo cuatro pasos.

Cuando las heridas emocionales causan dolores físicos en los niños. A veces, las heridas emocionales de los niños pueden convertirse en dolores físicos.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *