Todo sobre embarazo primerizo: 10 consejos para embarazadas primerizas

Todo sobre embarazo primerizo: 10 consejos para embarazadas primerizas

Primer embarazo, ¿qué debes saber?

El primer embarazo en la vida de una mujer es siempre un acontecimiento importante. La información sobre qué esperar durante este período es muy fácil de encontrar. Pero a menudo las fuentes de información no son confiables y ofrecen información contradictoria.

Datos que las futuras madres deben saber

El embarazo normalmente dura de 40 a 42 semanas y termina en parto vaginal o cesárea. Este período se dividirá en trimestres, el primero, hasta las 13 semanas inclusive, el segundo, desde las 14 hasta las 27 semanas, y el tercero, desde las 28 semanas hasta el parto. Cada trimestre tiene sus propias características.

El primer trimestre es el más impredecible. Puede pasar muy fácilmente, algunas mujeres ni siquiera notan su condición. Pero en el primer trimestre, también son posibles los efectos secundarios de un fuerte cambio hormonal en el cuerpo. Náuseas matutinas, ataques repentinos de debilidad, presión arterial baja, irritabilidad, aumento de la reacción a los olores: todo esto sucede debido al hecho de que el fondo hormonal cambia drásticamente en el cuerpo. Todos estos síntomas en el primer trimestre son normales, pero deben informarse al médico tratante.

En el primer trimestre tiene lugar la puesta y formación del cuerpo fetal. La mayoría de las patologías congénitas son el resultado de violaciones durante este período. Para no provocar anomalías en el desarrollo, la futura madre debe evitar los patógenos. El alcohol, la nicotina, una variedad de drogas y las toxinas en el agua y el aire pueden afectar negativamente la salud del feto. También debe abordar con cuidado la elección de cosméticos y productos para el cabello.

Embarazo: primera semana

Una mujer puede suponer que la primera semana de embarazo ha comenzado solo si se preparó cuidadosamente para el proceso de concepción, calculó el momento de la ovulación y eligió el momento de la relación sexual. Pero incluso en este caso, no puede haber un 100% de certeza. Durante las primeras dos o tres semanas, una mujer no puede determinar de forma independiente si se ha producido un embarazo o no. Incluso si se ha producido la fertilización del óvulo y ha comenzado el rápido proceso de desarrollo del embrión, todavía es tan pequeño que no se siente en el cuerpo de la madre.

No obstante, desde los primeros días se puede cambiar a un estilo de vida adecuado para mujeres embarazadas. Se recomienda evitar alimentos nocivos, drogas fuertes, alcohol, tabaquismo, estrés; practique deportes suaves, camine al aire libre.

En el segundo trimestre, el feto está casi formado y crece rápidamente. Alrededor de los 4,5 a 5 meses, la mujer comienza a sentir el movimiento del niño. Al mismo tiempo, aparece la barriga y comienza a crecer. El bebé adquiere la capacidad de escuchar sonidos, y si la madre o el padre le están hablando, puede moverse en respuesta. El segundo trimestre continúa con un número mínimo de complicaciones, este es el mejor período para la preparación oficial para el parto: elección de una clínica, papeleo, solución de problemas laborales, etc. Al final del segundo trimestre, debe empacar una maleta para el hospital de maternidad y, además, inscribirse en un curso para nuevas madres. En dichos cursos, a las mujeres se les enseña no solo el comportamiento correcto en el parto, sino también el manejo de un bebé recién nacido.

En el tercer trimestre, el feto ya está formado, incluso con el inicio del parto prematuro, el niño puede salvarse. Sin embargo, la gestación normal hasta las 40-42 semanas es la mejor opción. Debido a la barriga grande y pesada, la futura madre experimenta inconvenientes: puede dolerle la espalda, las piernas pueden hincharse y, durante el sueño, una mujer no puede cambiar de posición con calma. Por recomendación de un médico, puede usar un vendaje para mujeres embarazadas: este es un cinturón elástico ancho que sostiene el estómago. El tercer trimestre se considera el más difícil.

Cualquiera que sea el curso del embarazo, debe recordarse que no se trata de una enfermedad, sino de un estado natural de la mujer. Por lo tanto, la futura madre debe llevar un estilo de vida familiar, excluyendo solo lo que pueda dañar al bebé. Una mujer embarazada puede continuar trabajando, viajando, participando en su pasatiempo favorito. Esto creará un buen humor para la madre y las hormonas de la alegría, junto con el torrente sanguíneo, se transmiten al bebé. La comodidad psicológica de la futura madre no es menos importante que el cumplimiento de otras recomendaciones.

1.°, 2.° y 3.° trimestres

Cómo saber que el embarazo va bien

Al llevar un bebé, la futura madre vigila atentamente sus sentimientos y trata de comprender si es normal sentir escalofríos o debilidad, náuseas y vómitos , dolor en la parte baja del abdomen o en la parte inferior de la espalda y muchos otros síntomas. La mala salud durante el embarazo no necesariamente indica patología, pero puede indicar que el cuerpo está tratando de adaptarse a los cambios que se están produciendo. Por lo tanto, al evaluar el curso del embarazo, debe centrarse no solo en los sentimientos de la futura madre, sino también en otros parámetros:

  • Los resultados de los exámenes a los que se somete una mujer durante el embarazo, así como, si es necesario, consultas adicionales de especialistas ayudarán a comprender cómo va el embarazo.
  • ¿Los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer se corresponden con la edad gestacional? Por ejemplo, alrededor del 70% de las mujeres embarazadas experimentan náuseas y vómitos en el primer trimestre del embarazo, y después de 14 a 16 semanas, estos síntomas suelen desaparecer. Tales signos encajan en la imagen de la toxicosis. Pero si las náuseas y los vómitos aparecen por primera vez en las etapas posteriores, es poco probable que se trate de toxicosis; debe consultar a un médico.
  • ¿Se está desarrollando normalmente el feto? La condición del feto se puede verificar mediante ultrasonido, dopplerometria, detección bioquímica. En las etapas posteriores, también se realiza una cardiotocografía (CTG).

Si los cambios en el cuerpo de la mujer y las características de desarrollo del feto corresponden a la norma adoptada para un período específico, podemos decir que el embarazo va bien.

¿Por qué el embarazo se siente mal? Todos ellos se pueden dividir condicionalmente en dos grupos:

  • Cambios hormonales. El nivel de estrógeno y progesterona aumenta, comienza la producción de hCG, cambia la concentración de cortisol y hormonas tiroideas. Todo esto afecta el bienestar de la mujer. Por ejemplo, un aumento de los niveles de progesterona provoca una disminución del tono de la musculatura lisa intestinal y la aparición de estreñimiento.
  • Presión mecánica del útero. El bebé crece, el útero se estira y aumenta de tamaño, presiona los órganos vecinos. El estómago y los intestinos son los que más se aprovechan: son literalmente empujados a un lado, lo que provoca acidez estomacal, sensación de pesadez en el estómago y estreñimiento.

Todos estos cambios pueden hacer que una mujer se sienta mal durante el embarazo. Pero son fisiológicos y por lo general no representan una amenaza para la madre y el niño.

Cómo se siente en el primer trimestre del embarazo

Los sentimientos de una mujer al principio del embarazo dependen de muchos factores. En primer lugar, del estado de salud inicial de la futura madre y su edad. El estilo de vida, las condiciones de trabajo y los niveles de estrés también son importantes. Pero el sexo del niño no afecta el bienestar de una mujer, y todos los argumentos sobre este tema no son más que signos bien establecidos.

Durante el embarazo temprano, muchas mujeres experimentan varios cambios en cómo se sienten.

Las náuseas y los vómitos en el 90% de los casos son una manifestación normal del embarazo, con menos frecuencia, un síntoma de toxicosis (10%). Las náuseas y los vómitos, por regla general, ocurren por primera vez a las 5-6 semanas y persisten hasta el comienzo del segundo trimestre, 14-16 semanas. Durante el embarazo normal, los vómitos ocurren no más de 2 o 3 veces al día, generalmente con el estómago vacío, y no alteran el estado general de la futura madre.

Con toxicosis leve, se presentan vómitos hasta 5 veces al día, generalmente después de las comidas. Pérdida de peso corporal no más de 3 kg. Disminuye el apetito, a menudo hay un pulso rápido de hasta 80 latidos por minuto.

Con toxicosis moderada, los vómitos se repiten hasta 6-9 veces al día. El peso se reduce a 3 kg (1-1,5 kg por semana), el pulso se acelera a 90-100 latidos por minuto y la presión desciende ligeramente. Puede haber un ligero aumento de la temperatura.

En toxicosis severa, los vómitos molestan a una mujer más de 11 a 15 veces al día y el peso disminuye en más de 5 kg (2 a 3 kg por semana). Se altera el sueño, se produce debilidad, se observa sequedad de la piel y las membranas mucosas. El pulso se acelera a 110-120 latidos por minuto y la presión arterial disminuye.

La mayoría de las mujeres en el primer trimestre del embarazo experimentan sensaciones desagradables, a veces dolorosas, en las glándulas mamarias. Esto se debe a la inflamación de las glándulas mamarias y no es peligroso, pero puede causar molestias. Como regla general, el dolor se observa principalmente en las primeras etapas.

El dolor en la parte inferior del abdomen puede aparecer en cualquier etapa del embarazo, incluso ya en el primer trimestre, el dolor de espalda suele aparecer después de las 20-28 semanas de embarazo. Esto se debe al crecimiento del útero y los esguinces. Tal dolor es débil, de corta duración y no empeora el bienestar de la mujer.

¡Importante!

Si el dolor en la parte inferior del abdomen aumenta, se convierte en calambres o se le une secreción sanguinolenta del tracto genital, debe comunicarse con un ginecólogo lo antes posible o llamar a una ambulancia.

Durante el embarazo, el flujo vaginal de la mujer se vuelve más abundante, pero permanece viscoso e inodoro. Tal descarga no está acompañada de picazón, ardor, dolor u otras molestias y no es peligrosa para la futura madre y el niño.

La debilidad general y la pérdida de fuerza también pueden ocurrir en mujeres embarazadas. Aparecen desde una fecha temprana y, por regla general, duran hasta 12-14 semanas. A partir del segundo trimestre, la condición de la mujer mejora, a menudo hay una oleada de fuerza.

Los cambios de humor son otro síntoma que puede acompañar al embarazo. La futura madre quiere llorar o reír. A veces hay ataques de anhelo desmotivado y autocompasión, a veces ataques de irritabilidad. Tales cambios de humor son típicos del primer trimestre, pero la hipersensibilidad general puede persistir hasta el parto.

Muchas mujeres reportan un cambio en el apetito desde una fecha temprana. En algunas futuras madres, disminuye debido a la toxicosis, e incluso su comida favorita no trae alegría. Otras mujeres, por el contrario, notan un aumento del apetito desde las primeras semanas de embarazo. A menudo, existe una adicción a los alimentos inusuales, generalmente salados o picantes.

Sentirse bien en el segundo trimestre del embarazo

El segundo trimestre se considera el más cómodo. En la mayoría de las mujeres, desaparecen las náuseas y los vómitos, desaparece la debilidad y se observa un aumento del apetito. El estado de ánimo ya no cambia tan dramáticamente y la futura madre se siente mucho mejor. El dolor en la parte inferior del abdomen y la parte baja de la espalda puede seguir molestando. Al igual que en el primer trimestre, permanecen débiles, sin una periodicidad pronunciada y no reducen significativamente la calidad de vida.

En el segundo trimestre, muchas mujeres experimentan estreñimiento. Están asociados con una violación del movimiento de los alimentos a través de los intestinos en el contexto de cambios hormonales en el cuerpo. Hay una sensación de vaciado incompleto de los intestinos, las heces se vuelven densas y durante la defecación hay que esforzarse.

Sentirse bien en el tercer trimestre del embarazo

En el tercer trimestre del embarazo, el 20-80% de las futuras madres se quejan de acidez estomacal. Ocurre debido a la relajación del esfínter esofágico inferior, el anillo muscular entre el esófago y el estómago. El útero en crecimiento ejerce presión sobre el estómago, el esfínter no puede hacer frente a la carga y los contenidos ácidos ingresan al esófago. Así es como se desarrolla la acidez estomacal, que progresa a medida que el feto crece. Según la literatura médica, hasta 9 personas sufren acidez estomacal al final del embarazo.9% mujeres.

Aproximadamente el 20-40% de las mujeres desarrollan venas varicosas en el tercer trimestre. Ocurre debido al aumento de la presión en las extremidades inferiores y al efecto relajante de la progesterona en la pared vascular de las venas. Las futuras madres notan la aparición de pesadez y dolor en las piernas. Las arañas vasculares y las venas tortuosas que sobresalen pueden aparecer debajo de la piel. Algunas mujeres también experimentan venas varicosas. Las manifestaciones de las venas varicosas empeoran a medida que avanza el embarazo, pero después del parto, por regla general, hay una mejora significativa.

Al final del embarazo, el 8-10% de las mujeres desarrollan hemorroides. Las razones principales son la presión del útero sobre los intestinos y un aumento de la presión intraabdominal. Las hemorroides causan picazón y malestar en el área anal.

Otro problema común al final del embarazo es la hinchazón. Se localizan en pies y piernas. Como regla general, dicho edema no es peligroso y desaparece por sí solo después del parto, pero requiere supervisión médica.

Cuando sentirse mal durante el embarazo no es la norma

Hay síntomas que no se pueden considerar embarazo normal:

  • Dolor severo, persistente, cólico o cualquier otro dolor en el bajo vientre y espalda baja.
  • Dolor en el estómago.
  • Cefalea intensa.
  • Prurito, ardor, dolor en la vagina.
  • Secreción inusual del tracto genital – purulenta, cursi, etc.
  • Secreción sanguinolenta del tracto genital en cualquier momento.
  • Aparición de flujo líquido profuso del tracto genital.
  • Aumento de la tensión arterial.
  • Gran debilidad en que la mujer no puede levantarse de la cama.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Vómitos más de 5 veces al día, pérdida de peso de más de 3 kg en 1-1,5 semanas.
  • Pérdida de peso irrazonable.
  • Edema de la cara y mitad superior del cuerpo.
  • Problemas de visión: visión borrosa, moscas ante los ojos.
  • Ausencia de movimientos fetales o cambio en la naturaleza de los movimientos por más de 12 horas después de las 20 semanas de embarazo.

Cuando aparezcan estos síntomas, no se automedique y espere que todo pase. Debe comunicarse con un ginecólogo lo antes posible o llamar a una ambulancia.

Referencias

  • 1. Obstetricia: directrices nacionales / ed. G. M. Savelyeva, G. T. Sukhikh, V. N. Serov, V. E. Radzinsky. – 2ª ed., revisada. y adicional – M. : GEOTAR-Media, 2018. – 1088 p.
  • 2. Embarazo normal. Guías clínicas, 2019.
  • 3. Recomendaciones de la OMS para la atención prenatal para una experiencia positiva del embarazo.
  • 4. ACOG Practice Bulletin No. 189: Náuseas Y Vómitos Del Embarazo. Obstetricia y ginecología: enero de 2018 – Volumen 131 – Número 1 – p e15-e30 doi: 10.1097/AOG.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *