Uñas de niños: Qué nos dicen las uñas de los niños de su estado de salud

Uñas de niños: Qué nos dicen las uñas de los niños de su estado de salud

Uñas de los niños: esto es lo que dicen sobre su salud

El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados, instituciones académicas de investigación y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web se ha revisado, sin embargo, si consideras que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o dudoso, puedes contactarnos para realizar las correcciones necesarias.

4 minutos

Las uñas en los niños pueden reflejar cómo se encuentra su estado de salud. A continuación, te contamos algunas características de ellas.

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 22 febrero, 2021

Si bien las afecciones de las uñas de los niños no son una de las causas más importantes de la consulta médica, suelen generar gran preocupación y ansiedad en los padres. En el examen físico realizado en los consultorios no se tiende a observar las uñas, que pueden ser expresión de malnutrición, enfermedades genéticas, metabólicas o circulatorias.

Las uñas de los niños y su salud

La presencia de patologías de las uñas en bebés y niños es poco frecuente. Asimismo, los factores étnicos, ambientales y socioeconómicos influyen en su incidencia. El tamaño tan pequeño de las uñas dificulta el diagnóstico y su posterior manejo. De acuerdo a una revisión realizada por Clinics in Dermatology, existe una amplia variedad de causas:

  • Inflamatorias.
  • Congénitas.
  • Hereditarias.
  • Tumores.
  • Traumatismo.

Uñas blandas y quebradizas

En los recién nacidos esta condición ungueal es fisiológica, ya que con el paso del tiempo la placa ungueal va tornándose más gruesa y firme. Sin embargo, en los niños esto puede deberse a una mala alimentación, en la que no existe una variedad y cantidad adecuada de alimentos, y faltan vitaminas A, B o C.

Incluso, procesos de deshidratación de la placa ungueal también se pueden manifiestar de esta misma manera. Se debe inculcar y enseñar a los niños a desarrollar el hábito de colocarse crema humectante de manera diaria, incluso varias veces por día. Además, a alimentarse de una forma variada y evitar o disminuir la cantidad de alimentos procesados y comida chatarra.

Lee también: Consecuencias de una mala alimentación en los niños

Manchas blancas en las uñas

Los niños suelen verse afectados por esta condición, denominada leuconiquia, que se debe a un traumatismo en la matriz distal. Se presenta una decoloración blanca en la placa ungueal, transversal o punteada.

Este tipo de manifestación ungueal se debe al trauma provocado por los zapatos en una placa ungueal gruesa, que es transmitido hacia la matriz ungueal distal. Por lo tanto, la solución a esta problemática es esperar que la uña crezca y desplace esta mancha hacia el extremo distal.

Verrugas ungueales

Las verrugas virales son lesiones infecciosas benignas que se desarrollaron por diversas cepas del virus del papiloma humano. Tienen mayor prevalencia en los niños mayores de 6 años que tienen el mal hábito de morderse las uñas o el sistema inmunológico debilitado.

Se caracterizan por aumentar de manera paulatina su tamaño, tener una superficie rugosa y generar dolor. Además, se localizan en los pliegues ungueales proximales o debajo de la placa ungueal.

Se contagian por contacto directo con la piel, pero también pueden transmitirse al tocar objetos, como toallas. Existe mayor probabilidad de infectar piel que tenga heridas o lesiones.

Hoyuelos en las uñas de los niños

Los hoyos son pequeñas depresiones de la superficie de la placa ungueal. A su vez, en base a sus características, pueden determinar y colaborar con el diagnóstico de una patología en particular.

Dos de las grandes enfermedades que se presentan con este pitting ungueal son la alopecia areata y la psoriasis ungueal. La alopecia areata es una de las problemáticas de caída del cabello en niños más frecuentes; esto se le atribuye al gran componente emocional que posee su aparición. Por lo que en el examen físico se puede evidenciar este tipo de condición en las uñas, con hoyuelos de tamaño, forma y distribución regulares.

Uñas amarillas

Los niños tienen mayor susceptibilidad a padecer patologías virales o bacterianas y menor probabilidad de experimentar una infección fúngica de las uñas. Asimismo, las infecciones, junto con los procesos inflamatorios de las uñas, son una de los mayores motivos de consulta.

No se recomienda la automedicación en estos casos. De hecho, recurrir a la consulta con el médico pediatra es la mejor opción, ya que, dependiendo de las manifestaciones ungueales, determinará la conducta a seguir.

Las uñas amarillas no solo representan infecciones fúngicas, sino también puede tratarse de psoriasis, diabetes o una persona fumadora en el caso de los adultos.

Quizás te interese: Micosis cutáneas en los niños

Uñas azuladas

Así como las uñas de color amarillo tienen su correlación patológica, las uñas azuladas también la tienen. Este tipo de manifestación pigmentaria en las uñas está vinculada con problemas en el sistema respiratorio, circulatorio o cardíaco.

Esta expresión en las uñas denota una falta de oxigenación que está sucediendo en el organismo. Por lo tanto, no se debe demorar a realizar la consulta con el médico especialista por las complicaciones y gravedad del cuadro.

El cuidado de las uñas en los niños

El cuidado e higiene de las uñas en los niños es fundamental para evitar patologías futuras. En consecuencia, se recomienda la higiene con agua y jabón de manera constante junto con la aplicación de crema humectante para evitar la deshidratación de la piel y de las uñas.

El recorte de las uñas se debe realizar de manera frecuente, sin recortarlas de forma redondeada, más bien cuadradas. Esta simple premisa colabora a no desarrollar uñas encarnadas.

Te podría interesar…

principales problemas y alteraciones en las uñas de los niños

Cuando nuestros hijos son bebés no se nos escapa ningún detalle de su cuerpecito, especialmente en el momento del baño o aseo diario. Pero a medida que van creciendo y ganando autonomía en el aseo y el vestir, es más frecuente pasar por alto pequeños detalles de algunas partes de su cuerpo, como las uñas de las manos y los pies.

Sin embargo, es importante revisar con frecuencia las uñas de nuestros hijos para asegurarnos que no presentan alteraciones o patologías, pues según los expertos, los problemas ungueales en los niños representan un motivo de consulta frecuente en atención primaria, pediatría y dermatología.

Te contamos cuáles son las principales patologías de las uñas durante la infancia y qué debemos hacer en caso de detectarlas.

Los uñeros o uñas encarnadas

Los uñeros se producen cuando la uña se clava en la carne y en su crecimiento quedan metidas dentro de la piel, provocando enrojecimiento, inflamación y dolor. Suele ocurrir con más frecuencia en los dedos del pie, aunque también puede aparecer en las manos.

La mejor manera de prevenir la aparición de uñeros es cortando las uñas de forma rectangular, sin apurar demasiado ni retirar las cutículas. Tampoco es recomendable cortar los picos de los extremos, pues esto puede propiciar que la uña se encarne. En el caso de los pies, también es importante llevar un calzado adecuado que no presione las uñas ni impida su correcto crecimiento.

La mayoría de las veces los uñeros no revisten complicaciones y pueden tratarse en casa sumergiendo el dedo en agua tibia con sal y evitando tocar la zona afectada. Pero si el problema persiste o se agrava debemos consultarlo con el médico, pues podría ser necesario la aplicación de una crema antibiótica.

Lesiones

Morderse las uñas (onicofagia) es un mal hábito que se extiende especialmente en la infancia y que en algunos casos puede llegar a afectar la salud del niño. Entre los problemas ungueales derivados de morderse las uñas estás:

  • La aparición de infecciones
  • Padrastros
  • Uñas encarnadas
  • Verrugas víricas que se localizan en los repliegues ungueales y en tejidos subungueales. Suelen pasar desapercibidas a la hora de ser diagnosticadas, pues es frecuente confundirlas con pieles o callosidades

Es fundamental trabajar con el niño para conseguir que abandone este hábito, y consultar con el pediatra en caso de apreciar alguna de las lesiones descritas, pues podrían requerir tratamiento.

Pero las lesiones en las uñas no solo se presentan por onicofagia, también la presencia de ciertas bacterias, el hábito de chuparse el dedo o la infección por pequeños traumatismos o padrastros pueden provocar lesiones e inflamación en el lecho o laterales de la uña, presentando síntomas como inflamación, enrojecimiento y dolor. En estos casos es necesario consultar con el pediatra para valoración y tratamiento.

Traumatismos en las uñas

Según los expertos, los traumatismos en las uñas de las manos llegan a representar hasta el 8% de las urgencias por lesiones en la mano, y es importante tratarlos correctamente, pues de lo contrario pueden generar secuelas estéticas y funcionales.

Los traumatismos más frecuentes en las uñas de las manos se suelen producir al pillarse o aplastarse los dedos, mientras que en el caso de los pies suceden al caer sobre el dedo un objeto pesado, tras sufrir un pisotón fuerte o cuando la uña se ve sometida a golpes reiterados contra el calzado (algo que ocurre especialmente con la práctica de deportes como el fútbol, el ballet, el atletismo…)

Por lo general, los traumatismos en las uñas provocan un hematoma subungueal (la sangre se acumula debajo de la uña) que confiere a la uña un color morado o negruzco. Viene acompañado de bastante dolor, aunque en el caso de las lesiones provocadas por la práctica de ciertos deportes, no siempre se presentan molestias.

Dependiendo del tipo de traumatismo podría ser recomendable drenar la sangre acumulada para aliviar el dolor, aunque lo habitual es que la uña se desprenda sola al cabo de unas semanas, apareciendo por debajo una uña nueva y con su color original.

Hongos

La infección por hongos (micótica) puede ocurrir tanto en las uñas de los pies como de las manos, aunque ocurre con más frecuencia en las uñas de los pies tras sufrir una infección micótica.

Los hongos ungueales presentan síntomas como fragilidad de la uña, cambios en el contorno, uñas levantadas, pérdida de brillo o aparición de franjas amarillas o blancas. Además, suele acompañarse de dolor o molestias.

Puesto que los hongos crecen en lugares húmedos y calientes, la mejor forma de prevenir su aparición en los pies es utilizando chanclas en duchas y vestuarios públicos, mantener los pies siempre secos y utilizar calzado adecuado que permita transpirar el sudor. En el caso de las manos, la presencia de hongos suele ser más frecuente en uñas traumatizadas y en niños que se chupan el dedo.

En caso de aparecer hongos en las uñas, el pediatra podría recomendar un tratamiento con medicamentos antimicóticos.

Cambios en el color y manchas

Los cambios en el color de las uñas ocurren por muchas razones, pero en algunas ocasiones podría indicar la presencia de patologías o enfermedades que requieran de tratamiento. Por eso es muy importante consultar con el pediatra si se aprecia un cambio en la tonalidad de las uñas, ya sea de los pies o de las manos.

En líneas generales, los cambios de color en las uñas pueden indicar:

  • Uñas negras: por lo general suceden tras un traumatismo o lesión, aunque también pueden indicar otros problemas médicos más graves
  • Uñas azuladas: pueden indicar una falta de oxígeno, frío, shock anafiláctico o anemia grave
  • Uñas verdosas: presencia de hongos o infecciones bacterianas
  • Uñas amarillas: lesiones, infecciones en la uña, uñas con psoriasis u otros problemas médicos
  • Manchas blancas: las manchas blancas en las uñas suelen aparecer por microrroturas y lesiones.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *