Vision borrosa en el embarazo: ¿Es normal la visión borrosa durante el embarazo?

Vision borrosa en el embarazo: ¿Es normal la visión borrosa durante el embarazo?

cuáles son los principales cambios que sufre la vista y qué síntomas deben alertarnos

Durante el embarazo experimentamos un gran número de cambios que no solo afectan al plano físico, sino también al emocional y a los sentidos, como el olfato o la vista.

Las hormonas del embarazo y la retención de líquidos son las responsables de que nuestra visión se vea afectada, así como el aumento del volumen sanguíneo. Aunque generalmente estos cambios son leves y temporales, es recomendable saber detectarlos para cuidar nuestra salud visual durante esta etapa.

A continuación te detallamos cuáles son los principales problemas de visión que se presentan durante el embarazo, así como las señales y situaciones que deben ponerte en alerta.

Sequedad ocular

La calidad y cantidad de la lágrima puede variar de manera sustancial durante el embarazo (y también durante la lactancia) por efecto de las hormonas.

Síntomas: Entre los síntomas de ojo seco está la sensación de tener un cuerpo extraño,  quemazón, picor, lagrimeo excesivo, ojos doloridos o fatigados, pesadez en los párpados. ..

Estos problemas de sequedad ocular son más evidentes en las mujeres que usan lentes de contacto. Para ellas, lo más recomendable es que alternen las lentillas (utilizando las lágrimas artificiales adecuadas) con las gafas, o que directamente dejen de utilizar lentillas durante estos meses si se sienten especialmente incómodas con ellas.

¿Qué hacer?: Lo más recomendable es acudir a un oftalmólogo, quien podría aconsejar el uso de unas gotas compatibles con el embarazo para aliviar los síntomas.

Igualmente, hay ciertos alimentos especialmente buenos para combatir la sequedad ocular, como las nueves, el salmón o las semillas de lino, pues tienen alto contenido en ácidos grasos omega-3.

Edema ocular o párpados hinchados

El aumento de volumen sanguíneo y los cambios en sus propiedades hacen que se acumule líquido en los tejidos. Por ello son habituales la hinchazón de tobillos y pies, aunque también pueden verse afectados las manos y el rostro. En este contexto puede surgir el edema ocular, que puede provocar visión borrosa leve.

Aumento o cambios en la graduación

Otro de los efectos oculares más frecuentes durante el embarazo es una leve pérdida de visión por el aumento o cambio de la graduación en aquellas mujeres que ya sufrían defectos de visión previos al embarazo.

En la mayoría de los casos se trata de cambios transitorios que remiten tras el parto o la lactancia, aunque también podrían mantenerse de forma definitiva tras estos periodos.

Estos cambios se producen como consecuencia de la retención de líquidos, que hace que la córnea acumule también líquido y varíe su curvatura; hecho que puede conllevar cambios en la graduación habitual.

Los principales cambios que suelen experimentarse son:

  • Aumento de la miopía, sobre todo a partir de la semana 32
  • Las embarazadas hipermétropes tienden a experimentar dificultades para leer, o incluso para la visión lejana si desarrollan el síndrome de insuficiencia de acomodación transitoria.

¿Qué hacer?: Cualquier cambio en la visión debe ser revisado por el especialista.

Igualmente, si tienes miopía, quieres tener hijos y estás pensando en operarte, los oftalmólogos recomiendan esperar a después del embarazo y la lactancia, pues durante estos periodos no es recomendable practicar este tipo de cirugía.

Precauciones especiales con la vista durante  el embarazo

Embarazadas con diabetes

Las mujeres embarazadas con diabetes merecen una mención especial, pues esta enfermedad puede acarrear otros problemas visuales so agravar los ya existentes. Es por ello que se deben tomar medidas para prevenirlos o detectar a tiempo.

Si la mujer ya tenía diabetes antes de quedarse embarazada, durante el embarazo tiene un mayor riesgo de sufrir una enfermedad llamada retinopatía diabética.

Se estima que hasta un 30% de diabéticas previas desarrollan esta condición durante el embarazo.  La retinopatía afecta a los pequeños vasos de la retina -que es la capa que recubre la parte posterior del ojo y que percibe la luz-, pudiendo ser una amenaza para la vista si la enfermedad avanza.

¿Qué hacer?: Además de llevar un estilo de vida saludable y cuidar la alimentación, es fundamental que la mujer realice visitas periódicas a su especialista para llevar un control adecuado.

En este sentido, la Asociación Española de Optometristas considera que la progresión de la retinopatía diabética sería evitable en un 90% con un tratamiento precoz.

Embarazadas con hipertensión

Igualmente, aquellas mujeres con tensión alta previa al embarazo también deben llevar un control más riguroso de su salud visual, pues tienen más riesgo de desarrollar una condición llamada retinopatía hipertensiva.

Esta enfermedad ocasiona daños en los vasos retinianos que se manifiesta con síntomas como la visión doble o debilitada, dolores de cabeza frecuentes o visión borrosa.

¿Qué hacer?: Al igual que en el caso de las mujeres con diabetes, si sufres hipertensión y estás embarazada debes realizar controles periódicos y ante cualquier cambio en la visión consultar con el especialista.

Visión borrosa

Como hemos visto, la visión borrosa puede estar asociada a problemas oculares leves, como párpados inflamados, ojos secos o un ligero aumento de la miopía.

Pero en otros casos, la visión borrosa en la mujer embarazada podría ser manifestación de alguna enfermedad como la preeclampsia o la diabetes gestacional, de ahí la importancia de estar alertas ante cualquier síntoma y si son continuados o se acompañan de otras molestias como dolores de cabeza frecuentes, vómitos, vértigo o dolor agudo bajo las costillas, acudir de inmediato al médico.

Fotos | Foto de portada DepositPhotos, Fotos interiores Pexels

Vía | Colegio de ópticos-optometristas de Castilla y León, Asociación Española de Optometristas

En Bebés y Más | Problemas de visión durante el embarazo

Visión borrosa durante el embarazo: ¿puede ocurrir?

Es muy habitual que, durante la gestación, muchas embarazadas sufran sequedad en los ojos. Este cambio tiene relación con los diferentes vaivenes hormonales tan comunes durante el embarazo, de la misma manera que la piel se vuelve muy seca, por lo que, en realidad, no hay motivo de preocupación.

En estos casos, la solución pasa por utilizar suero fisiológico, evitando las gotas para los ojos porque tienden a no ser opciones recomendables. Y si los síntomas persisten, no dudar en preocupar a la matrona o al médico.

Sin embargo, a las náuseas (matutinas o no), los pies hinchados, los dolores de espalda y el aumento de peso, debemos añadirle otro cambio no tan conocido: la aparición de cambios en la visión y otros efectos secundarios relacionados con los ojos.

¿Es normal tener la visión borrosa durante el embarazo?

Aunque no tienda a ser un malestar tan conocido del embarazo, la realidad es que es más o menos común experimentar episodios de visión borrosa durante esta importante etapa de la vida.

De la misma manera, y como hemos indicado anteriormente, también es posible que los ojos se vuelvan secos, a lo que se le une una incómoda sensación irritante. Incluso puede ocurrir que la embarazada necesite una nueva prescripción de gafas de vista o lentes de contacto porque su visión cambia temporalmente.

No obstante, es cierto que, cuando la visión borrosa aparece en algún momento del embarazo, es compresible que se vuelva una preocupación al principio, aunque en muchas ocasiones es un problema momentáneamente común entre las embarazadas, por lo que, por lo general, no es motivo de preocupación (de acuerdo a una investigación publicada en Deutsches Ärzteblatt International, se estima que los cambios en la visión ocurren en alrededor del 15 por ciento de los embarazos, y la mayoría son inofensivos).

Son cambios que pueden ocurrir en cualquier momento del embarazo, y, en lo que a la visión borrosa se refiere, puede surgir como un síntoma independiente o como parte de otros síntomas, como podrían ser las migrañas o las náuseas matutinas.

Falta de visión en el embarazoFoto: Istock

Puede ser un síntoma común al principio del embarazo, debido a los cambios hormonales que se producen y al aumento de los niveles de líquidos en el cuerpo, el cual debe adaptarse a los mismos. También puede ir acompañada de otros síntomas típicos, como las náuseas matutinas, los vómitos y los mareos, o como resultado de migrañas o dolores de cabeza.

Otros episodios pueden ocurrir durante la mitad o al final de la gestación, generalmente también por retención de líquidos o cambios hormonales. En estos casos, lo habitual es que desaparezca a las pocas horas de aparecer, a los pocos días o, como mucho, tras el nacimiento del bebé.

Posibles complicaciones a tener en cuenta

Pero la visión borrosa también puede ser un síntoma de una complicación más grave del embarazo, como por ejemplo podría ser el caso de la diabetes gestacional o la preeclampsia, por lo que desde el primer momento en que a embarazada tenga la sensación de tener la vista nublada o borrosa, debe comunicarlo inmediatamente al médico.

Preeclampsia

Suele ocurrir por lo general después de la semana 32 de embarazo, aunque en algunos casos puede surgir en la semana 20. Se trata de una afección grave que aumenta la presión arterial y aumenta la presencia de proteínas en la orina. Si no es debidamente tratada, puede poner en peligro la vida tanto de la futura mamá como del bebé.

Los síntomas visuales incluyen visión borrosa, cambios en la visión, sensibilidad a la luz y, en casos más graves, pérdida de la visión. Además de náuseas, vómitos, dolores de cabeza, dificultad para respirar, hinchazón repentina de las manos, pies y cara, y aumento de peso.

Diabetes gestacional

Se estima que entre un 14 a un 15 por ciento de las embarazadas pueden desarrollar diabetes gestacional, aunque las tasas están incrementándose debido al aumento de la obesidad.

Consiste en una complicación del embarazo que produce un nivel elevado de azúcar en la sangre. Por lo general ocurre a mitad o al final de la gestación, y si no se controla adecuadamente la embarazada puede experimentar algunos síntomas visuales, como es el caso de la visión borrosa.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *