Cuantos dias puede durar un bebe sin hacer popo: ¿Qué hacer cuando el bebé no hace caca?

Cuantos dias puede durar un bebe sin hacer popo: ¿Qué hacer cuando el bebé no hace caca?

El estreñimiento en los niños

​El estreñimiento es un problema común en los niños. Los niños con estreñimiento tienen heces (también llamadas caca o evacuaciones intestinales) que son duras, secas y difíciles o dolorosas de sacar. Algunos niños con estreñimiento evacuan con poca frecuencia. Aunque el estreñimiento puede causar malestar y dolor, generalmente es temporal. Si no se trata, los síntomas podrían empeorar.

Siga leyendo para obtener más información sobre el estreñimiento (signos y síntomas, causas, tratamiento) y cómo ayudar a su hijo a desarrollar buenos hábitos intestinales.

¿Cuándo una defecación es normal?

Los patrones de defecación varían de un niño a otro, así como sucede en los adultos. Lo que es normal para su hijo podría ser diferente para otro niño. La mayoría de los niños defecan 1 o 2 veces al día. Otros niños podrían pasar de 2 a 3 días o más antes de defecar normalmente.

¿Cuáles son los síntomas del estreñimiento?

Los siguientes son algunos síntomas del estreñimiento:

  • Muchos días sin defecaciones normales

  • Materia fecal que es difícil de excretar o que produce dolor al excretar

  • Dolor abdominal, como dolor de estómago, cólicos o náuseas

  • Sangrado por el recto debido a desgarros llamados fisuras

Su hijo también puede:

  • Tener evacuaciones intestinales que obstruyen el inodoro

  • Hacer muecas mientras pasa una evacuación intestinal, como si tuviera dolor

  • Apretar su trasero cuando hace una evacuación intestinal. Aunque este comportamiento puede parecer que su hijo está tratando de empujar las heces hacia afuera, es posible que realmente esté tratando de contenerlas porque le duele al salir.

Llame o programe una visita con el médico de su hijo si su hijo no hace evacuaciones intestinales al menos cada 2 o 3 días, o si defecar le duele.

¿Qué es la encopresis?

A veces, un niño con estreñimiento grave puede evacuar evacuaciones intestinales que parecen diarrea. Cuando un niño retiene las heces, las heces se acumulan y se hacen más grandes. Pueden agrandarse tanto que el recto se estira. Entonces, es posible que el niño no sienta la necesidad de ir al baño. Las heces se vuelven demasiado grandes para pasar sin un enema, laxante u otro tratamiento.

A veces, solo pueden salir heces líquidas o frotis sólidos y se filtran a la ropa interior. A esto se le llama encopresis. Hable con el médico de su hijo sobre el tratamiento. Puede mejorar, pero lleva meses.

¿Qué causa el estreñimiento?

Estas son algunas de las causas del estreñimiento.

  • Retener las heces.
    • Es posible que su hijo no desee evacuar la evacuación intestinal por diferentes motivos.

    • Es posible que su hijo trate de no ir porque le duele evacuar las heces duras (la dermatitis del pañal puede empeorar esto).

    • Es posible que los niños de 2 a 5 años quieran demostrar que pueden decidir por sí mismos. Retener sus deposiciones puede ser su forma de tener el control. Por eso es mejor no presionar a los niños para que aprendan a ir al baño.

    • A veces, los niños no quieren dejar de jugar para ir al baño.

    • Los niños mayores pueden retener sus deposiciones cuando están fuera de casa (como el campamento o la escuela). Puede que tengan miedo o no les guste usar los baños públicos.

  • Enfermedad. Si su hijo está enfermo y pierde el apetito, un cambio en su dieta puede alterar su sistema y causarle estreñimiento. El estreñimiento puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos o puede resultar de ciertas condiciones médicas, como hipotiroidismo (glándula tiroides hipoactiva).

  • Dieta. La falta de suficiente fibra o líquido en la dieta de su hijo no causa estreñimiento. Sin embargo, no consumir una cantidad suficiente de las cantidades recomendadas de alimentos saludables de los 5 grupos de alimentos, incluidos los alimentos que son buenas fuentes de fibra, puede afectar los patrones intestinales de su hijo. Consulte la sección «¿Cuánta fibra necesita mi hijo?».

  • Otros cambios. En general, cualquier cambio en la rutina de su hijo, como viajes, clima caluroso o situaciones estresantes, puede afectar su salud general y cómo funcionan sus intestinos.

¿Cómo se trata el estreñimiento?

El tratamiento se basa en la edad de su hijo y en la gravedad del problema. Por lo general, no se necesitan pruebas especiales.

El estreñimiento puede empeorar si no se trata. Cuanto más tiempo permanecen las heces dentro del intestino grueso (o colon), más grandes y secas se vuelven. Entonces duele pasarlas. Esto inicia un ciclo. El niño tiene miedo de defecar y lo retiene aún más.

Para bebés

El estreñimiento no suele ser un problema en los bebés. Puede convertirse en un problema al comenzar con alimentos sólidos y su médico puede sugerir cambios en la dieta o recetar un medicamento para ayudar a ablandar y evacuar las heces. La incapacidad para evacuar las heces en un recién nacido (menor de 1 mes) puede ser un problema grave y debe consultar al médico de su bebé.

Para niños y adolescentes

El médico de su hijo puede recetarle medicamentos para ablandar o eliminar las heces. No le dé a su hijo laxantes o enemas a menos que consulte con el médico. Estos medicamentos pueden ser dañinos para los niños si se usan incorrectamente.

Una vez que se extraen las heces, el médico de su hijo puede sugerir formas en las que puede ayudar a su hijo a desarrollar buenos hábitos intestinales para evitar que las heces se acumulen nuevamente.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a desarrollar buenos hábitos intestinales?

Estos son algunos consejos para ayudar a su hijo a desarrollar buenos hábitos intestinales.

  • Ayude a su hijo a establecer una rutina para ir al baño. Elija una hora habitual para recordarle a su hijo que debe sentarse en el inodoro todos los días (por ejemplo, después del desayuno). Coloque algo debajo de los pies de su hijo para presionar. Esto hace que sea más fácil expulsar las evacuaciones intestinales.

  • Asegúrese de que su hijo consuma las cantidades recomendadas de alimentos saludables de los 5 grupos de alimentos, incluidos los alimentos que son buenas fuentes de fibra.

  • Anime a su hijo a jugar y mantenerse activo.

¿Cuánta fibra necesita mi hijo?

Existen diferentes recomendaciones de fibra para los niños según las necesidades energéticas, la edad y el peso. Se recomienda una ingesta normal de fibra en niños con estreñimiento. Las siguientes pueden ser estrategias útiles:

  • ¡Coma 5! Una forma sencilla de asegurarse de que su hijo obtenga suficiente fibra es eligiendo alimentos saludables. Si su hijo come al menos 5 porciones de frutas y verduras todos los días junto con otros alimentos que son buenas fuentes de fibra, realmente no es necesario contar los gramos de fibra.

  • ¡Suma 5! Si le resulta útil llevar un registro de los gramos totales de fibra que ingiere su hijo, agregue 5 a la edad de su hijo. Por ejemplo, un niño de 5 años necesitaría alrededor de 10 gramos de fibra por día. (La cantidad diaria total recomendada de hasta 25 gramos para adultos puede usarse como pauta general para niños). Algunos alimentos tienen un alto contenido de fibra. Los frijoles, las verduras, las frutas y los cereales integrales son buenas fuentes de fibra.

Recuerde

Si tiene alguna pregunta o inquietud sobre la salud de su hijo, comuníquese con el médico de su hijo.

Más información

  • Estreñimiento del bebé
  • Dolor abdominal en los niños
  • Dolores de estómago en niños y adolescentes
  • Los niños necesitan fibra: aquí le explicamos por qué y cómo


La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Los primeros días de su bebé: orina y deposiciones


Muchos padres primerizos se preguntan qué es normal y qué no cuando se trata de cambiar pañales a su recién nacido. Esto es lo que puede esperar durante los primeros días de su bebé.

Orina


Su
bebé puede orinar con mucha frecuencia, cada una a tres horas, o con poca frecuencia, de cuatro a seis veces al día. Si está enfermo o
afiebrado, o cuando
hace mucho calor, la cantidad de orina que hace habitualmente podría disminuir a la mitad y ser normal de todos modos.

La micción nunca debe ser dolorosa. Si ve algún signo de
sufrimiento mientras su bebé está orinando, avise a su pediatra, ya que esto podría ser un signo de
infección o de algún otro problema en las vías urinarias.


En un niño sano, la orina es de color amarillo claro a oscuro. (Cuanto más oscuro es el color, más concentrada es la orina; la orina será más concentrada cuando su hijo no esté bebiendo mucho líquido). A veces, en la primera semana de vida, usted verá una mancha rosa en el
pañal, que puede confundir con sangre. En realidad, esta mancha suele ser un signo de orina altamente concentrada, que tiene un color rosado. Siempre que el bebé moje, al menos, cuatro pañales al día, probablemente no exista un motivo para preocuparse. Sin embargo, si las manchas rosadas continúan, consulte con su pediatra.


Las niñas recién nacidas pueden tener una pequeña mancha de sangre en el pañal, también generalmente en la primera semana después del nacimiento. Esta sangre es causada por las hormonas de su madre que afectan el útero del bebé. Después de ese tiempo, la presencia de verdadera sangre en la orina o de una mancha sanguinolenta en el pañal nunca es normal, y debe avisar a su pediatra. Esto puede deberse a un problema poco importante, como una pequeña llaga causada por
dermatitis (erupción) del pañal, pero también podría ser un signo de un problema más grave. Si este
sangrado está acompañado de otros síntomas, como
dolor abdominal o sangrado en otras áreas, busque atención médica para su bebé de inmediato.


Deposiciones


Desde el primer día de vida y hasta pasados algunos días, su bebé tendrá sus primeras
deposiciones, que suelen recibir el nombre de meconio. Esta sustancia espesa de color negro o verde oscuro llenaban los intestinos del bebé antes del nacimiento. Una vez que el meconio se elimina, las evacuaciones se vuelven
de color verde claro.


Las heces de los bebés varían en color y consistencia debido a su sistema digestivo inmaduro. Si usted
amamanta a su bebé, las evacuaciones deberían tener, en poco tiempo, aspecto de mostaza clara con partículas parecidas a las semillas. Hasta que comience a comer
alimentos sólidos, la consistencia de las evacuaciones puede variar desde muy blanda hasta floja y líquida. Si le da
leche de fórmula, las evacuaciones suelen ser de color habano o amarillo. Serán más firmes que las de un bebé que toma el pecho, pero no más firmes que la mantequilla de maní (o de cacahuate). Las heces verdes tampoco son inusuales y no deberían causarle alarma.


Independientemente de si su bebé toma el pecho o el biberón, las evacuaciones duras o muy secas pueden ser un signo de que este no está recibiendo suficiente
líquido o de que está perdiendo demasiado líquido debido a una enfermedad, a fiebre o al calor. Una vez que haya comenzado a comer alimentos sólidos, las evacuaciones duras pueden indicar que está comiendo demasiados alimentos
que causan estreñimiento, como cereales o leche de vaca, antes de que su organismo pueda procesarlos. (La
leche entera de vaca no se recomienda para bebés menores de doce meses).


A continuación, se describen otros aspectos importantes para tener en cuenta acerca de las deposiciones:


  • Las variaciones ocasionales en el color y la consistencia de las evacuaciones son normales. Por ejemplo, si el proceso digestivo se enlentece porque el bebé ha consumido realmente muchos cereales ese día o alimentos que exigen un mayor esfuerzo de digestión, las evacuaciones pueden volverse de color verde. Si el bebé recibe
    suplementos de hierro, las evacuaciones pueden volverse de color café o marrón oscuro. Si existe una irritación menor en el ano, pueden aparecer vetas de sangre en la parte externa de las evacuaciones. Sin embargo, si hay una gran cantidad de sangre, mucosidad o agua en las
    evacuaciones, llame a su pediatra de inmediato. Estos síntomas pueden indicar una afección intestinal que requiere atención por parte de su médico.


  • Dado que, por lo general, las evacuaciones de un bebé son blandas y un poco líquidas, no siempre es fácil indicar cuándo un bebé tiene
    diarrea leve. Los signos indicadores son un aumento repentino en la frecuencia (más de una deposición por toma) y un contenido de líquido inusualmente alto en las deposiciones. La diarrea puede ser un signo de
    infección intestinal o puede deberse a un cambio en la dieta del bebé. Si el bebé es amamantado, este puede desarrollar diarrea debido a un cambio en la
    dieta de la madre.


  • El mayor motivo de preocupación en la diarrea es la posibilidad de que se produzca deshidratación. Si también tiene fiebre y su bebé es menor de dos meses, llame a su pediatra. Si su bebé tiene más de dos meses y la fiebre dura más de un día, revise la cantidad de orina que hace y la
    temperatura rectal. A continuación, informe sus hallazgos a su médico, a fin de que pueda determinar qué debe hacerse. Asegúrese de que su bebé continúe alimentándose con frecuencia. Del mismo modo, si simplemente parece enfermo, hágaselo saber a su médico.


La frecuencia de las deposiciones varía mucho de un bebé a otro. Muchos evacúan poco después de alimentarse. Esta se debe al reflejo gastrocólico, que hace que el sistema digestivo se active cada vez que el estómago se llena de alimento.


Entre las tres y seis semanas de vida, algunos lactantes solo tienen una sola deposición por semana. Esto es normal de todos modos. Esto ocurre porque la leche materna genera muy pocos desechos sólidos para que el sistema digestivo del bebé los elimine. Por lo tanto, las evacuaciones poco frecuentes no son un signo de estreñimiento y no deben considerarse un problema siempre que sean blandas (no más firmes que la mantequilla de maní) y su bebé sea, por lo demás, normal, aumente de peso y tome el pecho con regularidad. Los bebés con esta modalidad de heces suelen producir un gran volumen si han pasado unos días (por lo que debe estar preparado con muchas toallitas para limpiar).


Si su bebé toma leche de fórmula, debería tener, al menos, una deposición al día. Si evacúa con menos frecuencia y parece estar haciendo un esfuerzo porque sus evacuaciones son duras, es posible que tenga estreñimiento. Comuníquese con su pediatra para obtener asesoramiento acerca de cómo tratar este problema.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *