Siete semanas de embarazo ecografia: Semana 7 de embarazo — inatal

Siete semanas de embarazo ecografia: Semana 7 de embarazo — inatal

los primeros síntomas se hacen notar

Seguimos nuestro recorrido por el Embarazo semana a semana, avanzando una semana más después de haber visto todo lo que sucede en la semana 6 de embarazo. Estamos inmersas en el segundo mes, y vamos a tratar las características de esta semana 7 de embarazo.

Tras las pruebas de embarazo y la posible primera ecografía, hemos confirmado la gestación, aunque nuestro cuerpo no parece haberse acostumbrado, los síntomas se acentúan y ya nos vamos haciendo a la idea de que un nuevo ser se desarrolla en nuestro interior.

Inmersas en el segundo mes de embarazo

Si aún no hemos hecho la visita al ginecólogo, probablemente lo hagamos en esta o las próximas semanas. En la primera visita el médico encargará un análisis de sangre, un análisis de orina y un frotis vaginal, además de tomar la tensión a la futura mamá, para poder elaborar el informe de la embarazada y controlar cualquier posible riesgo.

La confirmación del embarazo, la elaboración del historial completo de la mujer, el examen físico y la colección de análisis son los puntos claves de esta primera visita al ginecólogo. No olvidemos llevar preparadas nuestras dudas y un cuaderno donde anotar todas las recomendaciones, aunque en la consulta nos las suelen dar impresas.

A pesar de que aún estamos en las semanas claves para el crecimiento del embrión, cuando el riesgo de aborto es mayor, muchas parejas ya deciden hacer pública la buena noticia.

Aunque cada mujer sentirán unos síntomas diferentes, es probable que durante este mes tengas náuseas (con o sin vómitos), aversión o antojos por determinados alimentos, acidez de estómago, hinchazón en el vientre, necesidad de orinar frecuentemente, cansancio y somnolencia y cambios en los pechos (más evidentes en las semanas posteriores).

Las dudas anteriores a la confirmación del embarazo dan paso a estados de ánimo muy diferentes: algunas mujeres sentirán miedo y preocupación, otras una gran alegría y ánimos. .. Y lo más probable es que una misma mujer experimente todos estos sentimientos según el día y el momento.

Pero, ¿qué está pasando en nuestro interior?

Embriones de cinco y seis semanas

El embrión a las 7 semanas de embarazo

El embrión a las 7 semanas de embarazo tiene una edad de cinco semanas desde que se produjo la fecundación. Recordamos que esto es así porque al contabilizar las semanas de embarazo se empieza desde la fecha de la última menstruación (40 semanas) pero la fecundación del óvulo se produce dos semanas después (entonces hablamos de gestación de 38 semanas).

Cinco semanas después de la concepción, la pared del útero se ha reblandecido para permitir que el embrión se implante con fuerza. Otro cambio interno es el agrandamiento de la mucosa cervical o tapón mucoso, que garantiza que el cuello del útero permanezca cerrado y aislado del mundo exterior durante todo el embarazo.

Estamos en el periodo de organogénesis, porque a partir de las distintas capas del embrión se están formando los órganos del cuerpo. La exposición del embrión a los teratógenos (agentes que pueden inducir o aumentar la posibilidad de malformaciones congénitas) durante estas semanas (4 a 8), constituye el período más crítico de su desarrollo.

En este embrión que mide alrededor de un centímetro de largo y pesa menos de un gramo se hacen visibles las yemas o brotes de brazos, la placa de la mano y la extremidad inferior en forma de pala. El cerebro se transforma en cinco áreas y algunos nervios craneales son visibles.

El corazón continúa desarrollándose y ahora late a un ritmo regular. Los pulmones también continúan su desarrollo.

También se forma tejido que se ha de convertir en las vértebras y algunos otros huesos. La sangre se desplaza a través de los vasos mayores. Además se forma el tracto digestivo embrionario con un hueco correspondiente a la boca y la parte inferior del intestino ya presente.

Comienza el desarrollo de las estructuras del ojo y del oído. En lo que cada vez se parece más a una cara es posible vislumbrar una ligera pigmentación en el iris de los ojos y dos minúsculas ventanitas correspondientes a la futura nariz.

Poco a poco, el embrión va creciendo, cada vez podemos diferenciar más sus partes y en unas semanas más hablaremos de «feto». Su desarrollo sigue imparable en el segundo mes de embarazo y los avances en el crecimiento del embrión son espectaculares. En pocos días seguimos descubriéndolo todo sobre el Embarazo semana a semana.

Newsletter de Bebés y más

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Fotos | Dan Zen en Flickr y BibMed
En Bebés y más | Embarazo semana a semana: de la concepción al nacimiento

tu bebé empieza a acelerar su crecimiento

En esta semana el crecimiento del bebé se acelera. En tan sólo siete días, se duplica su tamaño y, aunque sigue siendo muy pequeño, dentro de su organismo se están produciendo un gran  número de cambios. Su cabeza es proporcionalmente mucho más grande que su cuerpo -un tercio del mismo- y las neuronas se multiplican sin parar. 

Tu bebé pesa alrededor de un gramo, mide al final de la semana aproximadamente un centímetro y su frecuencia cardíaca es de 106 latidos por minuto. La hormona progesterona está haciendo de las suyas y, probablemente, tengas mucho sueño y te sientas cansada. Es normal, nada por lo que preocuparse. 

Cambios y síntomas en la madre

El cuerpo de la mujer experimenta muchos cambios

iStockphoto

El cuerpo de la mujer experimenta transformaciones durante todo el embarazo, algunas más sutiles que otras. Es normal que tus senos sigan creciendo debido a que aumenta la producción hormonal de las glándulas mamarias. El útero tampoco deja de crecer, y sigue expandiéndose a lo largo de tu abdomen hasta que finalmente desplace a otros órganos. A estas alturas se forma el  tapón mucoso , que se forma como medida de protección para el feto, puesto que sirve como barrera de posibles infecciones. Es normal que te sientas cansada, que tengas cambios de humor o que estés mucho más sensible de lo normal y que todo te afecte mucho. 

Algunas mujeres padecen a estas alturas dolores de cabeza, generalmente debido al cambio hormonal y principalmente al aumento de la producción de progesterona. En cualquier caso, todo lo que experimentes debes comentarlo con tu médico, porque si padeces demasiadas náuseas o te sientes mal,  existe medicación que te puede ayudar al respecto. 

El ginecólogo llevará cabo una serie de controles rutinarios que se repetirán durante todo el embarazo. Te tomará la tensión, comprobará los latidos del bebé y palpará  tu abdomen buscando la altura del útero. Todo ello le servirá para comprobar qué todo sigue desarrollándose con normalidad.

Cambios en el bebé

Embrión de siete semanas

Getty Images/iStockphoto

En estas semanas, la actividad en el pequeño organismo del embrión es frenética. Comienza el desarrollo de las diferentes partes de la cabeza: el oído interno, las fosas nasales, la laringe o la apertura de la boca. Los brazos y piernas siguen su formación y en su cerebro -que aumenta de tamaño rápidamente- se produce la neurogénesis que da lugar a la producción masiva de neuronas. También comienzan a crearse los dos hemisferios que tanto condicionarán el funcionamiento cerebral. 

El corazón ya está dividido en dos cavidades, la circulación sanguínea funciona con normalidad y los pulmones  desarrollan un bronquio primario. Además, el cordón umbilical crece formando una pequeña hernia con el intestino. La placenta permite el paso de nutrientes y oxígeno, para que el bebé crezca con normalidad. 

Los análisis de sangre en el embarazo

Análisis de sangre

Getty Images

En esta semana es posible que te prescriban unos análisis de sangre, que se repiten a lo largo del embarazo. Sirven para comprobar tu estado de salud. Generalmente consta de un hemograma donde miden la hemoglobina, el hematocrito, el  número de eritrocitos y los leucocitos y plaquetas. La información sobre el estado de tu sangre puede ofrecerles muchos indicadores de tu estado de salud. Además, también se hacen un análisis bioquímico, que mide -entre otros parámetros- los electrolitos, como son el sodio, el potasio y el cloruro- y luego tu nivel de proteínas, grasas, azúcar, etcétera… De esta manera comprueban si tienes algún tipo de enfermedad o desequilibrio. 

En el análisis de sangre también se realiza una serología, que mide los anticuerpos del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), sífilis, hepatitis B, hepatitis C, toxoplasmosis, y rubeola. Cada vez se hace más también del citomegalovirus, porque su presencia puede ser un riesgo para el bebé. 

Y, por último, se lleva a cabo un análisis de orina, donde se puede determinar si existe alguna infección problemas en los riñones o la presencia de diabetes. 

Consejos

1

En el embarazo hay que cuidar la alimentación. Muchas mujeres experimentan estreñimiento, por lo que , además de consultar con tu médico, incrementa el consumo de alimentos con fibra como verduras, frutas y cereales integrales. 

2

Puedes sentir que te duermes en cualquier sitio debido al aumento de la progesterona, así que es una buena idea que incorpores la siesta a tu rutina. 

3

Continua también con una rutina de ejercicio físico, que es muy recomendable durante el embarazo.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *