Poesias cortas sobre animales: Poemas cortos de animales para leer a los niños

Poesias cortas sobre animales: Poemas cortos de animales para leer a los niños

Poemas cortos de animales para leer a los niños

Los poemas son una estupenda vía para que los niños aprendan sobre la naturaleza, los animales o la profesiones. Incluso también son un medio para que comprendan mejor sus sentimientos y emociones, aprendan valores y puedan expresar sus ideas.

Los profesores utilizan a menudo los poemas en sus clases para potenciar la capacidad de aprendizaje del niño mejorando su memoria, ampliando su vocabulario, su expresión corporal y su dicción. Te invitamos a leer una selección de bonitos poemas cortos de animales para niños.

Gloria Fuertes, García Lorca o Carmen Gil tienen entre sus escritos bonitos poemas cortos de animales que son perfectos para leer a los niños y que ellos intenten memorizarlos. Son fáciles y cercanos.

Loro, lorito. Poema corto de animales: Loro, lorito. La poesía tiene innumerables ventajas y beneficios para los niños. Les ayuda a comprender sentimientos y emociones, ejercita su memoria, amplía su vocabulario, mejora su dicción. .. Las poesías son un recurso valioso en la educación infantil.

La tortuga. La tortuga, un poema corto de Gloria Fuertes. La poesía es un medio ideal para que los niños aprendan sobre su entorno al mismo tiempo que aumentan vocabulario, mejoran su expresión y comprenden sus emociones y sentimientos.

Mariposa. La mariposa, un poema clásico de Federico García Lorca. Fomentar la lectura a través de la poesía. Poemas para recitar con niños. Poesía infantil. Poemas cortos con rima.

El lagarto está llorando. El lagarto está llorando, un poema clásico del escritor Federico García Lorca. Poesías clásicas para niños. Iniciación de los niños en la lectura.

El sapo verde. Estimula el interés de los niños por la lectura con este poema El sapo verde, de Carmen Gil. Poesías para enseñar a los niños a leer. Poemas infantiles. Los niños y la poesía. Como las poesías pueden enriquecer el lenguaje, mejorar la memoria y acercar los niños a la lectura.

Balada del caracol negro. Balada del caracol negro, un poema infantil de Federico García Lorca. Poesías clásicas para niños. Poemas cortos de autores clásicos. Literatura infantil.

La pata mete la pata. Cómo usar esta poesía de La pata mete la pata, de Gloria Fuertes, para que los niños aprendan a hacer amigos. Un poema para que los niños jueguen con las palabras, aprendan a leer y aumenten su vocabulario. Poesía tradicional para leer y recitar con niños. Poemas cortos infantiles.

Los ratones. Los ratones, un poema infantil escrito por Lope de Vega. Poesías tradicionales para recitar con niños. Poemas infantiles para fomentar la lectura.

Lorito real. Lorito real, un poema de Manuel Felipe Rugeles para fomentar la lectura entre los niños. Poesías clásicas infantiles para educar. La voz poética de Rugeles.

La vaquita que ordeño. Ay, la vaquita de ordeño, un poema escrito por Manuel Felipe Rugeles y dirigido a los niños. Educación infantil a través de la lectura. Poesía para leer entre padres e hijos.

Pegasos, lindos pegasos. Poesía tradicional de Antonio Machado. Poema para recitar con niños. Introducción de la poesía en la infancia. Poemas infantiles de Antonio Machado. Poemas con rimas para niños.

Mis mascotas. Mis mascotas es un poema rimado para niños que habla del cariño por los animales. Los protagonistas son un perro, un loro, una tortuga y un gato. Trabaja con los niños y con ayuda de este poema la descripción de animales.

El oso infeliz. Esta poesía: El oso infeliz, es un poema infantil sobre la timidez, podemos leerlo con los niños y analizar qué le ocurría al oso por ser tan vergonzoso. Los poemas son una manera de estimular el aprendizaje de los niños.

El ratoncito y el perro. Deja que tus hijos aprendan valores a través de las poesías infantiles. Este poema para niños sobre animales: El ratoncito y el perro, enseña a los niños que han de ayudar o avisar a sus amigos en caso de que vean que corren peligro.

El cangrejo desconfiado. Este poema infantil con valores, El cangrejo desconfiado, enseña a los niños que en ocasiones hay que dejarse ayudar por los demás y ser más confiado. La ayuda de amigos, en ocasiones, es esencial.

La sombra de la avispa. Te proponemos que leas con tus hijos La sombra de la avispa, un poema divertido para niños que cuenta una graciosa historia: una pequeña avispa que cayó en una regadera mientras su sombra se quedó fuera mirando, ¿qué ocurrirá con ellas?

El mandril malhumorado. Si tu hijo tiene mal genio y suele mostrar mal humor hacia los demás, te proponemos que le leas el mandril malhumorado, un poema infantil con valores que les enseña lo que ocurrirá si no se muestra amable hacia los demás.

Renata. A través de los poemas podemos estimular el aprendizaje del niño. Te invitamos a leer Renata, un poema infantil de animales que cuenta cómo una gata, sentada en la ventana, ve pasar a todos los animales del vecindario. Una bonita poesía para leer con nuestros hijos.

Luciérnaga. Poemas cortos sobre los animales para leer con los niños. Luciérnaga es un poema infantil de animales con el que los niños podrán conocer e imaginar el vuelo nocturno y luminoso de las luciérnagas.

Rabosa, poemas de animales. Si a tu hijo le apasionan los perritos, te proponemos que leas con él Rabosa. La historia en verso de una perrita que cuida a unas ovejas. Son poemas infantiles sobre animales para niños que quieren leer poesía infantil. Te invitamos a leer esta historia en verso para niños, son poemas que cuentan pequeñas historias. Poemas cortos para niños sobre animales.

Concierto en el bosque. Si quieres estimular el gusto por la lectura en tus hijos desde las primeras etapas, te recomendamos que leas poesía con ellos. Los poemas infantiles nos ayudan a fomentar el placer de leer en los niños. Te invitamos a leer este poema infantil sobre los animales: Concierto en el bosque.

Cua, cua, poesía de animales. Cua, cua es una poesía corta de animales para niños. Se trata de una poesía con rima y muy cortita para incentivar la memoria y la concentración de los más pequeños.

El perro y el gato. El perro y el gato es una preciosa poesía infantil sobre animales que podemos leer a nuestros hijos. Un relato en verso que cuenta como los perros y los gatos pueden llevarse bien y que la amistad todo lo puede.

El reflejo del pájaro. Te invitamos a leer este divertido y original poema infantil con rima: El reflejo del pájaro. Una poesía muy curiosa que cuenta lo que ocurre cuando nos miramos en el agua. Una forma original de explicarle a los niños cosas que suceden, como el reflejo de nuestras caras en el agua. Poemas infantiles cortos de animales para leer con los niños. Poemas graciosos para niños

El caracol con sombrilla. Los poemas son un recurso estupendo para educar a los niños en valores. Te proponemos leer este poema infantil sobre el respeto a las diferencias: El caracol con sombrilla. Una poesía corta que enseña a los niños que todos somos diferentes, y que nadie es mejor o peor. Son poemas con valores para educar a nuestros hijos y que aprendan a respetar a los demás.

Volando vas mariposa. Una bonita poesía infantil y muy tierna que encantará a tus hijos: Volando vas mariposa. Se trata de un poema infantil con rima para niños sobre los animales, en concreto sobre las mariposas, unos insectos que llaman la atención de los niños por su bonita forma de volar y lo colorido de sus alas. Poemas cortos para niños. Poesía infantil para aprender jugando.

Poesías con perros. Hemos seleccionado las mejores poesías con perros para niños. Son poemas cortos cuyo protagonista es un perro. La mayoría de ellas transmiten fantásticos mensajes a los niños llenos de valores. Utiliza la poesía para acercar a los niños la literatura, captar su atención y explicarle ciertos valores esenciales.

Puedes leer más artículos similares a Poemas cortos de animales para leer a los niños, en la categoría de Poesías en Guiainfantil.com.

12 poemas de animales para leer con niños

A la mayoría de los niños les encanta leer poesías infantiles porque son muy entretenidas y estimulan su imaginación. De hecho, se trata de un gran recurso educativo que potencia el desarrollo del pensamiento infantil, fomenta valores estéticos y favorece el lenguaje y la compresión de conceptos más abstractos. Por si fuera poco, también reportan enormes beneficios en el plano emocional ya que los niños que leen poemas son capaces de identificar con mayor facilidad sus sentimientos y tienden a ser más pacientes y tolerantes.

Lo mejor es que se trata de una actividad que se puede disfrutar en cualquier momento del día, ya sea en familia o antes de ir a la cama para ayudar a los niños a conciliar mejor el sueño. En Etapa Infantil, te proponemos algunos poemas cortos de animales que puedes leer con los niños en casa para que se beneficien de estas ventajas y además, aprendan un poco sobre las peculiaridades de estos seres vivos.

1. Caracola, de Federico García Lorca

Me han traído una caracola.
Dentro le canta
un mar de mapa.
Mi corazón
se llena de agua
con pececillos
de sombra y plata.
Me han traído una caracola.

2. Pato, de Blas de Otero

Quién fuera pato
para nadar, nadar por todo el mundo,
pato para viajar sin pasaporte
y repasar, pasar, pasar fronteras,
como quien pasa el rato.
Pato.
Patito vagabundo.
Plata del norte.
Oro del sur. Patito danzaderas.

Permitidme, Dios mío, que sea pato
¿Para qué tanto lío,
tanto papel,
ni tanta pamplina?
Pato.

Mira, como aquél
que va por el río
tocando la bocina.

3. Nana de la tortuga, de Rafael Alberti

Verde, lenta, la tortuga.
¡Ya se comió el perejil,
la hojita de la lechuga!
¡Al agua, que el baño está
rebosando!
¡Al agua, pato!
Y sí que nos gusta a mí
y al niño ver la tortuga
tontita y sola nadando.

4. Mi gatito, de Amado Nervo

Tengo un gatito friolento
y si le dejo dormir
junto conmigo, al momento
su ron-ron empiezo a oír.

Y el ron-ron quiere decir:
-¡Gracias, estoy muy contento!

5. Gallinita ciega, de Gloria Fuertes

Gallinita estaba
presa en su corral,
con la pata atada
en un matorral.

Gallinita cose,
cose un delantal
para su pollito,
que no sabe andar.

Gallinita llora:
‘¡Kikirikiká!’.

Se ha quedado ciega
de tanto llorar.

Gallinita ciega
busca en el pajar.

– ¿Qué se te ha perdido?

– Aguja y dedal.

– Da tres vueltecitas
y lo encontrarás.

Gallinita ciega
gira sin cesar.

¡Pobre gallinita,
se va a marear!

6. Cinco pollitos, de Violeta Olivares

La gallina Quiquiriquí, esposa del gallo Cocorocó,
cinco huevitos anidó.

Cinco pollitos nacieron: eran todos chiquititos,
todos amarillitos, todos igualitos.

La mamá gallina no sabía qué hacer
para sus pollitos reconocer.

El papá gallo le recomendó ponerle a cada pollito
un hermoso listón de diverso color.

Al primer pollito lo encintó con un listón azul.

Al segundo pollito lo vistió de verde limón.

El tercer pollito lindo quedó con una cinta de color marrón.

Al cuarto pollito bonito, lo puso de bermellón.

Cuando al quinto pollito lo fue a encintar, ¡oh!,
¡sorpresa!, no era pollito, sino una preciosa pollita.

Entonces la mamá gallina, con todo primor,
le colocó un gran moño de tul.

7. Los pajaritos, de Gloria Fuertes

Los pájaros no tienen dientes,
Con el pico se apañan.
Los pájaros pescan peces
Sin red ni caña.
Los pájaros, como los ángeles,
Tienen alas.
Los pájaros son artistas
Cuando cantan.
Los pájaros colorean el aire
Por la mañana.
Por la noche
Son músicos dormidos
En las ramas.
Da pena ver a un pájaro en la jaula.

8. Los ratones, de López de Vega

Juntáronse los ratones
para librarse del gato;
y después de largo rato
de disputas y opiniones,
dijeron que acertarían
en ponerle un cascabel,
que andando el gato con él,
librarse mejor podrían.

Salió un ratón barbicano,
colilargo, hociquirromo
y encrespando el grueso lomo,
dijo al senado romano,
después de hablar culto un rato:

-¿Quién de todos ha de ser
el que se atreva a poner
ese cascabel al gato?

9. Mariposa, de Federico García Lorca

Mariposa del aire,
qué hermosa eres,
mariposa del aire
dorada y verde.

Luz de candil,
mariposa del aire
¡quédate ahí, ahí, ahí!…
¡Quétade ahí!
Mariposa, ¿estás ahí?

10. Parejas, de Gloria Fuertes

Cada abeja con su pareja.
Cada pato con su pata.

Cada loco con su tema.
Cada tomo con su tapa.

Cada tipo con su tipa.
Cada pito con su flauta.

Cada foco con su foca.
Cada plato con su taza.

Cada río con su ría.
Cada gato con su gata.

Cada lluvia con su nube.

Cada nube con su agua.
Cada niño con su niña.

Cada piñón con su piña.
Cada noche con su alba.

11. El lagarto está llorando, de Federico García Lorca

El lagarto está llorando
La lagarta está llorando.

El lagarto y la lagarta
con delantalitos blancos.

Han perdido sin querer
su anillo de desposados.

¡Ay, su anillito de plomo,
ay, su anillito plomado!

Un cielo grande y sin gente
monta en su globo a los pájaros.

El sol, capitán redondo,
lleva un chaleco de raso.

¡Miradlos qué viejos son!
¡Qué viejos son los lagartos!

¡Ay cómo lloran y llóran,
¡ay!, ¡ay!, cómo están llorando.

12. La vaca estudiosa, de María Elena Walsh.

Había una vez una vaca
en la Quebrada de Humahuaca.
Como era muy vieja, muy vieja,
estaba sorda de una oreja.

Y a pesar de que ya era abuela
un día quiso ir a la escuela.
Se puso unos zapatos rojos,
guantes de tul y un par de anteojos.

La vio la maestra asustada
y dijo: – Estas equivocada.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *