Que significa policarpo: Nombre Policarpo, origen y significado

Que significa policarpo: Nombre Policarpo, origen y significado

Anatolia — Wikipedia, la enciclopedia libre

Anatolia (del griego Aνατολή Anatolḗ, ‘oriente, levante’; Anadolu en turco), llamada también Asia Menor, es una península de Asia, bañada al norte por las aguas del mar Negro y al sur y al oeste por el Mediterráneo. Ubicada en Oriente Próximo, se separa de Europa por los estrechos del Bósforo y de los Dardanelos. Hoy día pertenece a Turquía. Si bien sus límites orientales son algo imprecisos e incluso imaginarios, su área se estima en unos 756 000 km². [1]

Anatolia

Por ser Anatolia una región montañosa, ha sido históricamente reducto militar de varios pueblos. Entre otros, del Imperio hitita, Arzawa, la Liga Assuwa, Troya, Éfeso, Pérgamo, Frigia, Lidia, Licia, Bitinia, Paflagonia, el Ponto, Galacia, Capadocia y Comagene, la provincia romana de Asia, el Reino Armenio de Cilicia, el Imperio bizantino, Imperio selyúcida y el Imperio otomano; además de los pueblos griego, armenio, turco, asirio, árabe, persa y judío, entre otros. Asimismo, por su posición geográfica, ha sido tradicionalmente un lugar de paso y conexión entre Europa y Asia, Occidente y Oriente.

Índice

  • 1 Definición
  • 2 Etimología
  • 3 Geografía
  • 4 Historia
    • 4.1 Origen y antigüedad
    • 4.2 Periodos medieval y renacentista
    • 4.3 Los tiempos modernos
  • 5 Véase también
  • 6 Notas y referencias
  • 7 Bibliografía
  • 8 Enlaces

Mapa de Turquía, que incluye la península de Anatolia.

La península de Anatolia, también llamada Asia Menor, está limitada por el mar Negro, al norte; por el mar Mediterráneo, al sur; por el mar Egeo, al oeste; y por el mar de Mármara hacia el noroeste, que separa Anatolia de Tracia en Europa. En la Antigua Grecia se conocía como Asia a la parte occidental de la península, extendiéndose posteriormente el nombre a todo el continente, por lo que la península fue llamada Asia Menor.[2]

Límites de Anatolia en la Turquía moderna. [3][4]

Tradicionalmente, Anatolia se considera que se extiende en el este hasta una línea indefinida que va desde el golfo de İskenderun hasta el mar Negro, colindante con la meseta de Anatolia. Se utiliza esta definición geográfica tradicional, por ejemplo, en la última edición del Diccionario Geográfico de Merriam-Webster,[3]​ así como en la comunidad arqueológica.[4]​ En virtud de esta definición, Anatolia está limitada en el levante por el Altiplano Armenio y el río Éufrates, antes de que el río vire hacia el sureste para entrar en Mesopotamia.[4]​ En el sureste, está limitada por las cordilleras que la separan del valle de Orontes, en Siria (región) y la llanura mesopotámica.[4]

Sin embargo, tras el establecimiento de la República de Turquía, Anatolia fue definida por el Gobierno turco como efectivamente colindante con la Turquía asiática. En 1941, el Primer Congreso de Geografía de Turquía creó dos regiones al este de la línea del golfo de Iskenderun-mar Negro llamándolas región de Anatolia Oriental y región de Anatolia Suroriental,[5]​ la primera corresponde en gran medida con la parte occidental del Altiplano Armenio, y la última con la parte septentrional de la llanura mesopotámica. Esta definición más amplia de Anatolia ha conseguido una aceptación generalizada fuera de Turquía y, por ejemplo, ha sido adoptada por la Encyclopædia Britannica[6]​ y otras enciclopedias y publicaciones de referencia general.[7]

La referencia más antigua conocida de Anatolia —como «Tierra de los Hititas»— fue encontrada en las tablillas cuneiformes de Mesopotamia de la época del Imperio acadio (2350-2150 a. C.).[cita requerida] El primer nombre que los griegos usaron para la península de Anatolia fue Ἀσία (Asía),[8]​ presumiblemente a partir del nombre de la liga Assuwa en Anatolia occidental.[cita requerida] Cuando el nombre de Asia llegó a extenderse en la Antigüedad tardía a otras áreas al este del Mediterráneo, el nombre de Anatolia se especificó como Μικρὰ Ἀσία (Mikrá Asía) o Asia Menor.

El nombre Anatolia deriva del griego ἀνατολή (anatolḗ) que significa «el Este» o más literalmente, «amanecer», comparable a los términos derivados latinos «levante» y «oriente». [9][10]​ La referencia precisa de este término ha variado con el tiempo, tal vez originalmente se refería a las colonias eolias, jónicas y dóricas en la costa occidental de Asia Menor. En el Imperio Bizantino, el Thema Anatólico (Aνατολικόν θέμα) fue un thema que abarca la parte occidental y central de la actual Región de Anatolia Central.[11][12]​ La forma turca moderna de Anatolia es Anadolu, que deriva de nuevo del nombre griego Aνατολή (Anatolḗ). El nombre masculino ruso Anatoly y el francés Anatole comparten el mismo origen lingüístico.

En inglés el nombre de Turquía de la antigua Anatolia apareció por primera vez hacia 1369. Se deriva del latín medieval Turchia (que significa «Tierra de los turcos», turco: Türkiye), que fue utilizado originalmente por los europeos para definir las partes de Anatolia controladas por los selyúcidas después de la batalla de Manzikert.

Mapa topográfico de Turquía.

Limita al norte con el mar Negro, al este con las cadenas montañosas del Tauro y los montes Antitauro, al sur con el mar Mediterráneo y al oeste con los mares Egeo y de Mármara. El estrecho de Bósforo y el estrecho de los Dardanelos la separan de Europa. Se ubica en la región de Oriente Próximo.

El terreno de Anatolia es geográficamente complejo. Un macizo central compuesto por zonas elevadas y otras hundidas, cubierto por depósitos recientes y dando la apariencia de una meseta de terreno áspero, se encuentra entre dos cordilleras plegadas que convergen hacia el levante. Las zonas de tierras bajas se reducen a unas franjas costeras estrechas a lo largo del mar Negro y costas de mar Mediterráneo. Es rara la zona de tierras llanas o suavemente inclinadas, confinadas a los deltas del río de Kizil, las llanuras costeras de Çukurova, y los valles del río Gediz y del río Büyük Menderes, y algunas llanuras altas interiores, principalmente alrededor de Tuz Gölü (el lago de Sal) y Konya Ovası (la llanura de Konya).

Artículo principal: Historia de Anatolia

Origen y antigüedad[editar]

Regiones de Anatolia en la antigüedad.

Anatolia ha visto desarrollarse varias culturas desde la prehistoria. Entre los yacimientos del Neolítico destacan Çatal Hüyük, Cayönü, Nevali Cori, Hacilar, Göbekli Tepe y Mersin.
La ocupación del yacimiento mítico de la Troya, ubicado en el poniente de Anatolia, también se inició durante el Neolítico.

Entre las civilizaciones y los pueblos que se asentaron o conquistaron Anatolia cabe mencionar: los hititas, los frigios, los cimerios, los persas, los gálatas, los celtas, los griegos. los romanos, los armenios, los godos, el Imperio bizantino y el otomano. En esta península ocurrió la famosa guerra de Troya, en la que según la leyenda una unión de griegos dirigidos por Agamenón venció a los troyanos dirigidos por Héctor.

El oriente de Anatolia contiene las más antiguas estructuras monumentales del mundo. [13]​ Por ejemplo, las estructuras monumentales de Göbekli Tepe fueron construidas por cazadores y recolectores mil años antes del desarrollo de la agricultura. Esta parte de Asia Menor es una región del corazón de la revolución neolítica, una de las primeras áreas en las que los humanos domesticaron plantas y animales. Sitios neolíticos como Çatalhöyük, Çayönü, Cori Nevali y Hacilar representan parte de los pueblos agricultores más antiguos del mundo conocidos. Los primeros registros históricos de Anatolia son del Imperio acadio con Sargón en el siglo XXIV antes de Cristo. La región era famosa por exportación de diversas materias primas. El Imperio asirio comerció con estos recursos, especialmente con plata. Uno de los registros cuneiformes asirios encontrados en Anatolia, en Kanesh, utiliza un avanzado sistema de cálculos comerciales.

A diferencia de los acadios y los asirios, cuyas posesiones en Asia Menor fueron periféricas respecto a sus tierras centrales en Mesopotamia, los hititas se centraron en Hattusa en el noroeste de Anatolia central. Ellos fueron los hablantes de una lengua indoeuropea conocida como la «lengua de Nesa». Originarios de Nesa, conquistaron Hattusa en el siglo XVIII antes de Cristo, imponiéndose en una población de habla hurrita. Durante la Edad del Bronce, crearon un imperio, el Imperio Nuevo hitita, que alcanzó su apogeo en el siglo XIV antes de Cristo. El imperio abarcaba gran parte de Anatolia, al noroeste de Siria y Mesopotamia superior. Después del 1180 a. C., el imperio se desintegró en varios estados independientes neohititas. La Antigua Anatolia es subdividida por los estudiosos modernos en diversas regiones como Lidia, Licia, Caria, Misia, Bitinia, Frigia, Galacia, Licaonia, Pisidia, Paflagonia, Cilicia y Capadocia.

A partir del colapso del final de la Edad del Bronce, la costa occidental de Anatolia fue poblada por griegos jónicos. Durante varios siglos, numerosas ciudades-estado griegas se establecieron en las costas de Anatolia. Los griegos iniciaron la filosofía occidental en la costa occidental de Asia Menor (la filosofía presocrática). En el siglo VI antes de Cristo, la mayor parte de Anatolia fue conquistada por el Imperio aqueménida. En el siglo IV a. C., Alejandro Magno conquistó la península. Después de su muerte y la disolución de su imperio, Anatolia quedó gobernada por una serie de reinos helenísticos. Doscientos años más tarde, el poniente y centro de Anatolia estuvo bajo control romano, pero continuó siendo fuertemente influenciada por la cultura helenista. En el siglo I antes de Cristo, los armenios establecieron el reino armenio en Tigran, que reinó durante gran parte del levante de Anatolia entre el mar Caspio, el Negro y el Mediterráneo.

Anatolia es conocida como la cuna de la moneda como medio de cambio (en algún momento del siglo VII a. C.), que floreció durante las épocas griega y romana.

Periodos medieval y renacentista[editar]

Frontera árabe-bizantina a mitad del siglo IX

Después de la división del Imperio romano, Anatolia se convirtió en parte del Imperio romano oriental, o Imperio bizantino. El control bizantino fue desafiado por las incursiones árabes desde el siglo VII, pero en los siglos IX y X en un resurgimiento del Imperio bizantino, este recupera sus territorios perdidos e incluso se expandió más allá de sus fronteras tradicionales, en Armenia y Siria. Después de la batalla de Manzikert en 1071, los turcos selyúcidas avanzaron a través de Asia Menor, quedando casi conquistada en 1080.

La lengua turca y religión islámica se introdujeron gradualmente como resultado de la conquista selyúcida. Este período marcó el comienzo de la lenta transición de Anatolia de mayoría cristiana y griega de habla, a ser de mayoría musulmana y de habla turca. En el siglo siguiente, los bizantinos lograron reafirmar su control en el oeste y el norte de Anatolia. El control de Asia Menor se dividió entre el Imperio bizantino y el sultanato selyúcida de Rum, con los territorios bizantinos reduciéndose gradualmente. En 1255, los mongoles se extendieron por el centro y el este de Anatolia, y permanecerían hasta 1335. La guarnición del Iljanato se estacionó cerca de Ankara.

A finales del siglo XIV, la mayor parte de la península estuvo controlada por los beylicatos de Anatolia. Los beylicatos turcomanos estaban bajo el control de los mongoles, al menos nominalmente, durante la decadencia de los sultanes selyúcidas. Los beylicatos no acuñaron monedas con los nombres de sus propios líderes mientras permanecieron bajo la soberanía del Iljanato. Osman fue el primer gobernante turco que acuñó monedas con su propio nombre en 1320, con la inscripción «acuñada por el hijo de Osman de Ertugul». Dado que, en la práctica, la acuñación de monedas era una prerrogativa concedida en los territorios islámicos sólo para los soberanos, se puede considerar que Osman se independizó de los mongoles.
Después de la caída del Iljanato entorno al 1335-1353, el legado del Imperio mongol en la región fue el uigur Eretna, dinastía que fue derrocada por Kadi Burhan al-Din en 1381. Entre los turcomanos líderes de los otomanos surgió un gran poder en torno a Osman y su hijo Orhan I. Esmirna fue conquistada en 1330, y la última posesión bizantina, Filadelfia (la actual Alasehir), cayó en 1390. Los beylicatos de Anatolia fueron a su vez absorbidos por el aumento del Imperio otomano en el siglo XV. Los otomanos completaron la conquista de la península en 1517 con la toma de Halicarnaso (Bodrum) de los Caballeros de San Juan.

Los tiempos modernos[editar]

Mapa de Asia Menor (1907) que muestra los antiguos reinos locales,

Con el comienzo de la lenta decadencia del Imperio otomano en el siglo XIX, y como resultado de las políticas expansionistas de la Rusia zarista en el Cáucaso, muchas de las naciones musulmanas y los grupos en esa región, principalmente circasianos, tártaros, azeríes, lezguinos, chechenos, y varios grupos turcos abandonaron sus tierras ancestrales y se establecieron en Anatolia. A medida que el Imperio otomano seguía fragmentándose durante la guerra de los Balcanes, gran parte de la población no-cristiana de sus antiguas posesiones, sobre todo a los musulmanes de los Balcanes, acudieron en masa a Anatolia y fueron reubicados en distintos lugares, sobre todo en los antiguos pueblos cristianos a lo largo de la península.

Anatolia se mantuvo multiétnica hasta principios del siglo XX. Con la partición del Imperio otomano y después de la guerra greco-turca (1919-1922), todos los grupos étnicos griegos restantes en Anatolia fueron expulsados durante el intercambio de población entre Grecia y Turquía en 1923. Asia Menor pasó a ser el núcleo principal de la nueva República de Turquía, fundada en 1923, siendo sus habitantes principalmente turcos y kurdos.

Véase también[editar]

  • Transformación del Imperio otomano

Notas y referencias[editar]

  1. ↑ Sansal, Burak. «History of Anatolia». Archivado desde el original el 6 de abril de 2002. Consultado el 7 de diciembre de 2017. 
  2. ↑ «Asia Menor». 
  3. a b Merriam-Webster’s Geographical Dictionary. 2001. p. 46. ISBN 0 87779 546 0. Consultado el 18 de mayo de 2001. 
  4. a b c d Stephen Mitchell, Anatolia: Land, Men, and Gods in Asia Minor. The Celts in Anatolia and the impact of Roman rule. Clarendon Press, Aug 24, 1995 — 296 pages. ISBN 978-0198150299 [1]
  5. ↑ Ali Yiğit, «Geçmişten Günümüze Türkiye’yi Bölgelere Ayıran Çalışmalar ve Yapılması Gerekenler», Ankara Üniversitesi Türkiye Coğrafyası Araştırma ve Uygulama Merkezi, IV. Ulural Coğrafya Sempozyumu, «Avrupa Birliği Sürecindeki Türkiye’de Bölgesel Farklılıklar», pp. 34-35.
  6. ↑ «Anatolia». Encyclopædia Britannica. Consultado el 18 de mayo de 2012. 
  7. ↑ «Anatolia entries from Encyclopedia of the Modern Middle East and North Africa, The Columbia Encyclopedia, and A Dictionary of World History». Encyclopedia.com. Consultado el 19 de mayo de 2012. 
  8. ↑ Henry George Liddell, Robert Scott, Ἀσία, A Greek-English Lexicon, on Perseus
  9. ↑ Henry George Liddell; Robert Scott. «A Greek-English Lexicon». 
  10. ↑ Online Etymology Dictionary
  11. ↑ “On the First Thema, called Anatolikón. This theme is called Anatolikón or Theme of the Anatolics, not because it is above and in the direction of the east where the sun rises, but because it lies to the East of Byzantium and Europe. ” Constantine VII Porphyogenitus, De Thematibus, ed. A. Pertusi. Vatican: Biblioteca Apostolica Vaticana, 1952, pp. 59–61.
  12. ↑ John Haldon, Byzantium, a History, 2002. Page 32
  13. ↑ Archaeological Institute of America, ed. (Noviembre/diciembre de 2008). «The World´s First Temple». Archeology (en inglés) 61 (6): 22-27. 

Bibliografía[editar]

  • Howgego, C. J. (1995). Ancient History from Coins. ISBN 0-415-08992-1.
  • Asia Minor Coins — an index of Greek and Roman coins from Asia Minor (ancient Anatolia)
  • H. M. Balyuzi-Muḥammad and the course of Islám, p.342
  • John Freely-Storm on Horseback: The Seljuk Warriors of Turkey, p.83
  • Mehmet Fuat Köprülü, Gary Leiser-The origins of the Ottoman empire, p.33
  • Peter Partner-God of battles: holy wars of Christianity and Islam, p.122
  • Osman’s Dream: The History of the Ottoman Empire, p.13
  • Artuk-Osmanli Beyliginin Kurucusu, 27f
  • Pamuk-A Monetary history, p. 30-31
  • Clifford Edmund Bosworth-The new Islamic dynasties: a chronological and genealogical manual, p.234
  • Justin McCarthy,»Death and Exile: The Ethnic Cleansing of Ottoman Muslims, 1821-1922″,1996,ISBN 0-87850-094-4
  • Wikimedia Commons alberga una categoría multimedia sobre Anatolia.
  • Wikimedia Commons alberga una galería multimedia sobre Anatolia.
Control de autoridades
  • Proyectos Wikimedia
  • Datos: Q51614
  • Multimedia: Anatolia / Q51614

  • Identificadores
  • GND: 4085685-9
  • NKC: ge134020
  • Pleiades: 837
  • Diccionarios y enciclopedias
  • Britannica: url
  • Treccani: url
  • Lugares
  • Pleiades: 837

¿Quién era Policarpo? | GotQuestions.org/Espanol


GotQuestions.org > Español > Preguntas acerca de La Familia y La Paternidad > Policarpo

Pregunta

Respuesta

Policarpo fue un obispo de la iglesia primitiva, discípulo del apóstol Juan, contemporáneo de Ignacio y maestro de Ireneo. De acuerdo con Ireneo, Policarpo «fue instruido por los apóstoles, y se puso en contacto con muchos que habían visto a Cristo». Vivió desde la segunda mitad del siglo I hasta mediados del siglo II. Policarpo fue martirizado por los romanos, y su muerte ejerció una gran influencia, incluso entre los paganos.

Policarpo fue uno de los Padres Apostólicos, un grupo de líderes eclesiásticos y escritores cristianos primitivos que siguieron directamente a los apóstoles. Desafortunadamente, el único escrito que se conserva de Policarpo es su carta a los filipenses, pero se le menciona en otros documentos, entre ellos el «Martirio de Policarpo» y algunos escritos de Ireneo.

Incluso la «Carta a los Filipenses» de Policarpo no es un documento independiente. Cuando Ignacio, el obispo de Antioquía, recibió la orden de ser ejecutado en Roma por negarse a renunciar al cristianismo, pasó por Esmirna (Izmir) y visitó a Policarpo, quien era obispo allí. Ignacio se dirigió entonces a Filipos, donde la iglesia le tomó mucho cariño. Cuando partió para continuar su viaje a Roma, la iglesia de Filipos escribió a Policarpo, solicitando copias de los escritos de Ignacio. Policarpo accedió e incluyó una carta suya.

La carta es notable por dos cosas. En primer lugar, continúa la tradición de Pablo de advertir contra las falsas enseñanzas en la iglesia, concretamente las herejías del gnosticismo y el marcionismo. En segundo lugar, cita o parafrasea muchos libros que posteriormente serían reconocidos como parte del canon del Nuevo Testamento. La carta de Policarpo incluye frases de Mateo, Marcos, Lucas, Hechos, Romanos, 1 y 2 Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, 1 y 2 Tesalonicenses, 1 Timoteo, 1 y 2 Pedro, 1 Juan y Judas. Esto es un fuerte indicio de que la iglesia primitiva ya consideraba los Evangelios, los Hechos y las Epístolas como Escrituras inspiradas.

La información sobre Policarpo es escasa. Ignacio lo incluyó en su saludo en sus cartas a las iglesias de Magnesia-Efeso, pero la mayor parte de nuestra información sobre Policarpo proviene de los escritos de su alumno Ireneo. En la carta de Ireneo a Florino, éste intenta sacar a un viejo amigo de la herejía relatando el tiempo que pasaron juntos bajo la tutela de Policarpo, recordándole cuando Policarpo habló de su propio estudio bajo el apóstol Juan y otros que habían tenido experiencia de primera mano con Jesús. En la carta de Ireneo al Papa Víctor, le recuerda que, a pesar del estricto rechazo de Policarpo a las falsas enseñanzas, se mostraba comprensivo en cuestiones no teológicas, y que por ello el Papa debería preocuparse menos por cuándo celebrar la Pascua.

El pasaje de Ireneo sobre la iglesia romana nos da una visión interesante de los problemas que tenía la iglesia para mantener la ortodoxia y el papel que desempeñó Policarpo en el debate. El último de los apóstoles en enseñar en Roma fue asesinado alrededor del año 67 d.C. El último de sus alumnos, Clemente, murió veinticinco años después. Sin embargo, en Asia, el apóstol Juan vivió hasta alrededor del año 100 d.C., y su alumno, Policarpo, no fue asesinado hasta medio siglo después. Ireneo señala que los maestros de varias generaciones eclesiásticas distintas de los apóstoles no podían extraer conocimientos especiales de las enseñanzas de los apóstoles que Policarpo (y, por consiguiente, Ireneo) no conociera. Ireneo luego da notas específicas de las fuertes palabras de Policarpo contra Marción y el gnóstico Cerinto.

«El martirio de Policarpo» era una carta de la iglesia de Esmirna a la congregación de Filomelio y sus alrededores. Tras una introducción general, la carta contrasta el martirio de Germánico de Esmirna (un joven que se negó a renunciar al cristianismo a pesar de las súplicas del procónsul romano, que no deseaba que lo atacaran las fieras) con el de Quinto de Frigia (que se retractó de su fe) para ilustrar la diferencia entre un buen mártir y uno pobre. Después, la mayor parte de la carta da detalles sobre la muerte de Policarpo. Se discute la autenticidad de la carta, pero, auténtica o no, «El martirio de Policarpo» fue eficaz para animar a los creyentes perseguidos e instruirlos sobre el comportamiento adecuado durante el martirio.

Algunos de los detalles de la muerte de Policarpo son objeto de debate. Hay acuerdo en que fue arrestado siendo un anciano y sentenciado a ser quemado en la hoguera por su devoción a Cristo. El procónsul romano se apiadó de Policarpo y le instó a retractarse. Todo lo que tenía que hacer era decir: «El César es el Señor», y ofrecer un poco de incienso a la estatua del César, y viviría. La respuesta de Policarpo fue contundente: «Durante ochenta y seis años he servido a Cristo, y Él nunca me hizo ningún mal. ¿Cómo puedo blasfemar de mi Rey que me ha salvado?» Así pues, fue llevado al lugar de la ejecución. Una tradición afirma que, cuando los guardias se dieron cuenta de que no tenían clavos ni cuerda para sujetarlo al madero, Policarpo les aseguró que no era necesario sujetarlo, que Jesús lo fortalecería para soportar las llamas. Otro relato dice que las llamas evitaron su cuerpo, arqueándose sobre su cabeza. Cuando los guardias se dieron cuenta de que Policarpo no podía quemarse, lo apuñalaron con una lanza, y la sangre que corrió apagó las llamas.

A pesar de la escasa información que tenemos sobre Policarpo, nos sirve de gran ejemplo. Su confianza en los Evangelios y las Epístolas es una prueba de la inspiración del Nuevo Testamento. Su dedicación a la teología enseñada por los apóstoles nos anima a tomar sus escritos al pie de la letra, aunque sigamos su ejemplo de no concentrarnos en lo no esencial. Y su firmeza ante la muerte nos inspira a permanecer fieles a Cristo.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Quién era Policarpo?

Suscríbete a la

Pregunta de la Semana





Comparte esta página:




s. Policarpo, obispo de Esmirna y mártir — Informaciones sobre el Santo del día

Buscar

Buscar

Desde[Fecha]Al[Fecha]

Buscar en
Todas las palabrasFrase exactaPor lo menos una

Ordene por
Más reciente Más antiguo

Buscar

esespañol

Seleccione su idioma

  • English
  • Italiano

    (Italian)

  • Francais

    (French)

  • Deutsch

    (German)

  • Espanol

    (Spanish)

  • Portugues

    (Portuguese)

  • العربية

    (Arabic)

  • Հայերէն

    (Armenian)

  • Belarusian

    (Belarusian)

  • Bulgarian

    (Bulgarian)

  • Hrvatski

    (Croatian)

  • Czech Republic

    (Czech)

  • עברית

    (Hebrew)

  • Magyar

    (Hungarian)

  • Latvia

    (Latvian)

  • Lietuvių

    (Lithuanian)

  • Macedonian

    (Macedonian)

  • Poland

    (Polish)

  • Romană

    (Romanian)

  • shqip

    (Albanian)

  • Slovenian

    (Slovak)

  • Slovenian

    (Slovenian)

  • Svenska

    (Swedish)

  • Russian

    (English)

  • Ukrainian

    (Ukrainian)

  • हिंदी

    (Hindi)

  • മലയാളം

    (Malayalam)

  • தமிழ்

    (Tamil)

  • 日本語

    (Japanese)

  • 한국어

    (Korean)

  • 简体中文

    (Simplified Chinese)

  • 繁體中文

    (Traditional Chinese)

  • Tiếng việt

    (Vietnamese)

  • English-Africa
  • Francais Africa
  • Português Africa
  • Kiswahili

    (Swahili)

  • አማርኛ

    (Amharic)

  • ትግርኛ

    (Tigrinya)

Chapter 23

s. Policarpo

Marciano, testigo ocular de su martirio, el Martyrium Polycarpi Se trata de la primera obra en la que se define mártir a quien muere por causa de su fe. Durante su largo episcopado, Policarpo se distingue por el celo en el conservar fielmente la doctrina de los Apóstoles, por la difusión del Evangelio entre los paganos y por combatir las herejías. Ireneo lo define predicador paciente y amable, debido a la gran atención hacia las viudas y los esclavos.

La amistad en el episcopado con Ignacio de Antioquía

En el 107 Policarpo acoge en Esmirna a Ignacio de Antioquía, de paso, y con escolta, hacia Roma para ser juzgado. Celebres son las siete cartas que Ignacio dirige a las iglesias a lo largo de su camino; las primeras cuatro parten directamente de Esmirna. Desde Tróade, más tarde, escribe a los fieles de Esmirna y a su obispo Policarpo, encargándole de transmitir a la Iglesia de Antioquía el último recuerdo suyo y describiéndolo un buen pastor y luchador por la causa de Cristo. Y es a Policarpo a quien los filipenses piden recoger las cartas de Ignacio. El obispo de Esmirna les envía lo que le piden, junto a una misiva propia para exhortarlos a servir a Dios en el temor, a creer en Él, a esperar en la resurrección, a caminar en la vía de la justicia, teniendo siempre ante los ojos el ejemplo de los mártires y, principalmente, de Ignacio. La Carta a los Filipenses de Policarpo también es bien conocida; llegada hasta nuestros días, es importante, en particular, por la información histórica que se puede extraer y por los dogmas sobre el Credo que se recuerdan. Hacia finales del 154, Policarpo parte hacia Roma como representante de los cristianos de Asia Menor, para tratar con Papa Aniceto diversas cuestiones y principalmente la fecha de la Pascua: en las iglesias orientales celebrada el día 14 del mes judío de Nisán, en la capital del Imperio el domingo siguiente. No se llega a ningún acuerdo, pero las relaciones entre las iglesias permanecen amistosas.

Mártir a 86 años

Bajo el emperador Antonino Pío, las persecuciones también estallan en Esmirna.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *