Cuantos meses son 30 semanas en el embarazo: Embarazo semana 30: Hinchazón de manos, pies y tobillos

Cuantos meses son 30 semanas en el embarazo: Embarazo semana 30: Hinchazón de manos, pies y tobillos

Embarazo semana 30: Hinchazón de manos, pies y tobillos

La semana 30 de gestación marca un hito en la evolución del embarazo. Queda poco espacio para el bebé dentro del útero materno y tú notas ya muchas molestias debido al peso del abdomen.

Apenas faltan diez semanas para ponerte de parto. El espacio dentro de la cavidad uterina es cada día más escaso, pero tu bebé aún puede cambiar de posición muchas veces.

Cuidado con la hinchazón de tobillos, pies y manos, especialmente por la tarde. Con 30 semanas de embarazo notarás que el día a día es más complicado, especialmente por la tarde y la noche, cuando te sientes más pesada y con edemas más molestos. Te recomendamos tomar una dieta con poca sal y ejercicios especiales para prevenir la retención de líquidos

¿Conoces los alimentos para prevenir la retención de líquidos y los edemas de la gestante?

Embarazo, 30 semanas: ¿Cuánto pesa y mide mi bebé?


  • Tu hijo ya pesa unos 1. 350 gramos y mide unos 38 centímetros de la cabeza a los pies con 30 semanas de embarazo.
  • A partir de este momento, el crecimiento del bebé continua pero no tan rápido como el que ha experimentado hasta ahora.
  • Notarás movimientos fetales más lentos: si el bebé no está bien colocado, aún puede adoptar la posición correcta para el parto (llamada cefálica).
  • Si todo transcurre con normalidad, no tendrás visita al ginecólogo hasta la semana 36 de embarazo, ya que las citas se dan cada cuatro o seis semanas. Mientras tanto, si tienes cualquier duda, puedes consultar a tu matrona.

 Molestias de la semana 30: Hinchazón de pies, cara y manos


  • Es importante que disminuyas la ingesta de sal, para evitar retener líquidos y que se te hinchen los tobillos, manos y cara.
  • De todos modos, debido a la alteración del retorno venoso, es normal una leve hinchazón de tobillos al final del día, sobre todo en meses de calor o tras estar muchas horas de pie. Elevar los pies puede ayudarte a que la hinchazón sea menor, así como dar paseos, masajear las piernas o dormir del lado izquierdo.
  • Es el momento de empezar los cursos de preparación al parto. Es conveniente que preguntes a la matrona de tu centro de salud: ella es la que imparte los cursos, a los que es aconsejable que acudas con tu pareja. Estos cursos incluyen clases prácticas donde la matrona te enseñará a respirar, a relajarte y a empujar; y clases teóricas con recomendaciones higiénico-dietéticas.

9 consejos para prevenir la retención de líquidos y edemas de la embarazada.

¿Qué ocurre si sufro de anorexia en el embarazo? 


El 70-90% de las mujeres con anorexia nerviosa presentan amenorrea, es decir, no tienen la menstruación, por lo que la fertilidad está reducida y muchas tienen que recurrir a técnicas de fecundación in vitro si quieren embarazarse.

Síntomas de una embarazada que no soporta engordar

Una vez que han conseguido la gestación, el embarazo en una gestante con anorexia nerviosa se denomina pregnorexia (o pregorexia). Estas pacientes no soportan las modificaciones que sufre su cuerpo por lo que restringen aún más su ingesta y no desean ser pesadas en la consulta del ginecólogo.

Algunas que aceptan ser pesadas en cada visita, juegan al despiste metiéndose objetos en los bolsillos, joyas de gran peso (como anillos, collares, pulseras…) o llenando la vejiga de líquido antes de la consulta para pesar más.

Gestantes con anorexia: más dietas vegetarianas

Se ha observado cómo las gestantes con anorexia hacen más dietas vegetarianas y fuman más durante el embarazo en comparación a las que no tienen este problema. Las complicaciones que más frecuentemente se han descrito en estas gestantes son hemorragias del tercer trimestre y antes del parto, además de recién nacidos de bajo peso. Sin embargo, la pregnorexia no parece incrementar el riesgo de aborto, hipertensión arterial, parto prematuro ni realización de cesárea.

  • ¿Se puede mejorar la fertilidad con una dieta vegetariana? Revisa tu dieta con un nutricionista.

Prevención del citomegalovirus ahora y durante todo el embarazo


¿Qué el citomegalovirus y cómo se transmite?

Es un virus de la familia de los herpes que se transmite a través de la saliva, de la orina y también del semen. La principal fuente de transmisión son los niños pequeños menores de tres años.

Las mujeres embarazadas lo pueden transmitir a través de la placenta a su hijo produciendo una infección congénita. La infección congénita por citomegalovirus (CMV) es la más frecuente con una incidencia de 6 de cada mil recién nacidos.

¿Cómo se previene la infección por citomegalovirus?

La mejor manera de prevenir la infección es lavarse las manos siempre tras el contacto con saliva y orina, sobre todo de un niño pequeño. Evitar dar besos en la boca de los niños ni compartir cubiertos o alimentos. Esto es importante en las embarazadas que tienen hijos pequeños o las que trabajan con niños.

¿Cómo se diagnostica el citomegalovirus en una embarazada?

La infección en la madre es asintomática en la mayoría de los casos. Uno de los síntomas más frecuentes es el cansancio, que suele enmascararse con el cansancio propio del embarazo. A veces puede  aparecer dolor de cabeza, fiebre y dolor muscular. En algunos casos se diagnostica por un aumento de las enzimas hepáticas en la madre.

Por eso la manera más eficaz de diagnosticar una infección en la madre es la serología. A través de los anticuerpos IgG e IgM  y de la avidez de la IgG, podemos diagnosticar el tipo de infección en una mujer embarazada:

IgG- IgM-: Paciente no inmunizada

IgG+ IgM-: Infección pasada. Paciente inmunizada.

IgG+ IgM+ con baja avidez: Infección  muy reciente hace menos de 12 semanas.

IgG+ IgM+ con alta avidez: Infección reciente pero hace más de 12 semanas. O una reactivación por CMV.

 

Dra. María de la Calle Fernández-Miranda

Jefa de Sección de Obstetricia Médica y Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital La Paz (Madrid)

Semana 30 de embarazo: síntomas y desarrollo del bebé

Semana 30 de embarazo: desarrollo del bebé

¿Has sentido un movimiento rítmico en la tripa? ¡Podría ser el hipo del bebé!

Tu pequeño está acumulando grasa, por lo que su piel parecerá menos arrugada. Esta grasa le mantendrá caliente cuando nazca.

El vello fino que cubre su piel, llamado lanugo, desaparecerá en esta etapa. Cuando el bebé nazca, te darás cuenta de la cantidad de lanugo que ha perdido, sobre todo si le queda un poco en los hombros, la espalda o las orejas.

Hablando de pelo, ¿sabías que algunos niños tienen muchísimo al nacer? A las 30 semanas comenzará a crecer y hacerse más grueso. No obstante, tendrás que esperar a que nazca tu hijo para saber exactamente cómo son sus mechones.

Si estás en la semana 30 de embarazo y esperas gemelos, échale un vistazo a este articulo sobre el embarazo de gemelos semana a semana.

NUESTRAS HERRAMIENTAS PARA EL EMBARAZO

Buscador de nombres para bebés

Filtrar por género:

Unisex

Filtrar por tema:

Tierno

Biblico

Flores

Literatura

¿Qué tamaño alcanzará el feto durante la semana 30 de embarazo?

En la semana 30 de embarazo el feto tiene un tamaño similar al de un repollo. Pesará aproximadamente 1,3 kg y medirá 28 cm desde la coronilla hasta la rabadilla.

Echa un vistazo a esta imagen para saber qué posición puede tener tu bebé en la semana 30 de embarazo.

El cuerpo de la madre en la semana 30 de embarazo

En la semana 30 de embarazo estarás en el tercer trimestre, normalmente en el séptimo u octavo mes. Este rango se debe a que las semanas de embarazo no coinciden exactamente con los meses.

A medida que se acerca la fecha del parto, es posible que te sientas estresada y ansiosa, por lo que es muy importante que cuides mente y cuerpo. Las técnicas de relajación te ayudarán a relajarte. Puedes probar algunas y ver qué tal funcionan.

Algunas madres optan por recibir un masaje, mientras que otras escuchan música con los ojos cerrados o practican yoga prenatal.

Si aún te sientes abrumada y nada de lo que haces parece dar resultado, pide consejo a tu médico y comparte tus sentimientos con tus seres queridos.

Semana 30 de embarazo: síntomas

Estos son los síntomas que puedes tener durante la semana 30 de embarazo:

  • Contracciones de Braxton Hicks. Si sientes opresión en el abdomen, es posible que estés experimentando contracciones de Braxton Hicks o de práctica. Estas contracciones ayudan a tu cuerpo a prepararse para el parto, pero no son un signo de que realmente vayas a dar a luz. Ocurren con más frecuencia cuando estás cansada o deshidratada y suelen ser más comunes por las tardes. Las contracciones de Braxton Hicks aumentan de intensidad a medida que se acerca la fecha del parto, por lo que pueden confundirse con este último. Si notas contracciones o calambres en la semana 30 de embarazo y no estás segura de si se trata de contracciones de Braxton Hicks, contracciones de parto reales o algo totalmente distinto, consulta al médico para que evalúe tus síntomas.

  • Picor. Debido al aumento de peso durante el embarazo y el crecimiento de la tipa, en torno a la semana 30 de embarazo puedes sentir picores a medida que la piel se estira y se seca. Aplica crema hidratante en la zona y mantente hidratada para aliviar las molestias.

  • Diarrea. La diarrea puede aparecer en cualquier momento del embarazo. Si es tu caso, mantente hidratada y consulta al médico para que te aconseje. Puede recomendarte un medicamento antidiarreico seguro de venta libre.

  • Falta de aire. El útero empuja el estómago y el diafragma hacia los pulmones al crecer, lo que dificulta la respiración. En las últimas semanas de embarazo te resultará más fácil respirar a medida que el bebé desciende hacia la pelvis. De momento, muévete despacio y siéntate con la espalda recta para que tus pulmones tengan más espacio. Si sientes dolor en el pecho o tu forma de respirar cambia drásticamente, consulta al médico.

Semana 30 de embarazo: consejos

  • Si el médico te da el visto bueno, puede que aún quieras organizar una «luna de miel de embarazo» con tu pareja o hacer un viaje con amigos. En Internet hay mucha información para realizar un viaje durante tu embarazo. ¿Qué destino te encantaría visitar?

  • Al igual que en cualquier otro momento del embarazo, es importante seguir una dieta equilibrada para que el bebé crezca sano y fuerte. Uno de los nutrientes esenciales es el calcio, que contribuye a la formación de los huesos y dientes de tu pequeño. Debes tomar 1000 mg de calcio al día. Si no obtienes suficiente calcio de los alimentos que comes, el médico puede recomendarte suplementos. Los lácteos, los cereales y zumos enriquecidos, las almendras y las verduras de hoja oscura son grandes fuentes de calcio. Puedes pedir al médico más sugerencias para obtener calcio durante el embarazo.

  • Sentir la misma cantidad de movimientos del bebé de un día para otro puede ser una señal de que todo va bien. Algunos expertos recomiendan contar las patadas a partir de la semana 30 de embarazo. Pregunta al médico cuándo debes empezar, ya que la situación de cada persona es diferente. También podrá indicarte cómo hacer estos recuentos. Una forma es buscar un momento del día en el que el bebé esté más activo y contar el número de patadas o movimientos que notas en un periodo de dos horas. Hay muchas herramientas en Internet que pueden ayudarte. Ten en cuenta que, si notas menos movimientos que de costumbre, no significa que algo vaya mal. De hecho, puede que tu hijo esté dormido. Consulta al médico si tienes alguna duda o preocupación.

  • Puede que la persona encargada de organizar la fiesta del bebé te pida la lista de regalos para ultimar las invitaciones y enviarlas a tiempo. En Internet puedes encontrar información sobre lo que debes incluir en ella para asegurarte de que no olvidas nada importante.

  • Si estás pensando en contratar una doula, empieza a investigar y entrevistar a las candidatas. Una doula es una persona que puede ofrecerte consuelo y ayuda antes, durante o después del parto.

Semana 30 de embarazo: consultar al médico

  • ¿Necesito la vacuna contra la tos ferina? Esta evita que el bebé contraiga la enfermedad en sus primeros meses de vida.

  • ¿Quién será mi médico suplente si el actual está de baja o no está disponible en los próximos meses?

  • ¿Se recomienda una ecografía 3D o 4D en la semana 30 de embarazo o las semanas siguientes?

  • ¿Se recomienda redactar un plan de parto?

  • Si me han diagnosticado placenta adherida, ¿a qué señales de alarma debo prestar atención durante el tercer trimestre y qué posibilidades tengo de necesitar cesárea?

Semana 30 de embarazo: cosas que debes hacer

  • Empieza a pensar y planificar el cuidado de tus hijos mayores si aún no lo has hecho. Investiga, entrevista a posibles canguros o pregunta a la familia si pueden encargarse de ello. Pide recomendaciones al médico o tus amigos y familiares.

  • Es posible que tus seres queridos te ofrezcan su ayuda para las semanas posteriores al parto. Empieza a apuntar algunas tareas que podrían asumir. La lista puede incluir cosas como que te traigan algunos de tus platos preferidos, cuiden de tus hijos mayores, hagan la compra o saquen a pasear a tus mascotas.

  • Si tienes coche, necesitarás una sillita de bebé para la vuelta a casa desde el hospital y otros trayectos. Empieza a buscar y cómprala cuanto antes para montarla correctamente (es decir, orientada hacia atrás en el asiento trasero del coche). Puedes preguntar a otras personas para saber qué opciones son las mejores.

  • Organiza una sesión de fotos para tener unos recuerdos inolvidables de tu tripa. Puedes consultar varias fuentes en Internet para averiguar qué estilo te gustaría seguir.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *