Dar pecho con pezonera: Lo que necesitas saber antes de usar pezoneras para dar el pecho al bebé

Dar pecho con pezonera: Lo que necesitas saber antes de usar pezoneras para dar el pecho al bebé

Lo que necesitas saber antes de usar pezoneras para dar el pecho al bebé

Las pezoneras son unas tetinas de silicona que se utilizan para cubrir el pezón cuando existen determinados problemas a la hora de dar el pecho. Hay muchas mujeres que, de primeras, tienen que recurrir a ellas para que la lactancia materna sea exitosa. Si es tu cosa, sigue leyendo y entérate de las cosas que deber tener en cuenta antes de usas pezoneras. 

Tan importante es contar con ellas cuando realmente son necesarias como no emplearlas siempre ante la primera dificultad, pues mal utilizadas pueden crear más problemas que beneficios.

Ante una lactancia dificultosa lo más importante es efectuar un diagnóstico correcto: si no sabemos por qué no está funcionando esa lactancia poco podremos hacer para solucionar el problema. Las matronas y las asesoras de lactancia son los profesionales indicados para ayudarte a diagnosticar y tratar la dificultad. ¿Y qué se considera una dificultad en la lactancia materna?

— Dolor durante el amamantamiento
El dolor al dar el pecho nunca es normal. Nos indica que el bebé no está enganchado de manera adecuada al pezón, lo cual además de producir dolor tiene otras consecuencias, ya que probablemente ese pequeño estará haciendo más esfuerzo de lo necesario para sacar la leche, al no encontrar el acople efectivo al pecho.

— Problemas de peso en el bebé
Cuando un bebé no engorda lo mínimo acorde a su edad significa que seguramente tengamos algún problema con el enganche al pecho. Probablemente tu hijo no esté succionando con la fuerza necesaria, no lo haga de la forma adecuada o la posición de bebé-pezón no está siendo correcta por algún motivo físico (pezón plano o invertido, frenillo sublingual, etc).

— Grietas, obstrucciones o mastitis
Cualquiera de estos problemas en el pecho son motivos por los que valorar y corregir la forma de amamantamiento, y en ningún caso indican que haya que abandonar la lactancia.

Ante todas estas dificultades, las pezoneras pueden ser útiles, siempre y cuando contemos con un profesional actualizado en lactancia materna que valore la dificultad y sepa guiarnos. Por ejemplo, ante unas grietas en el pezón las pezoneras pueden ser útiles durante unos días para evitarle dolor a la madre y conseguir que la grieta cicatrice, pero si no corregimos la causa de la grieta, que probablemente es una mala posición del bebé al pecho, volverá a aparecer en cuanto quitemos la pezonera.

Y si por algunas de estas circunstancias que te hemos descripto más arriba, tienes que usar pezoneras para iniciar o continuar con la lactancia materna, es importante que tenga en cuentan los siguientes puntos:

— La talla
Es importantísimo saber que las pezoneras tienen diferentes tallas y que debemos comprar la talla adecuada a nuestro pecho. La pezonera debe cubrir el pezón sin que este roce contra la pared de la tetina. Tampoco debemos comprar una pezonera demasiado grande, pues irritará la areola.

— Colocación
Hemos de colocar la pezonera de manera que haga vacío con el pecho y no se mueva cuando el bebé comience a succionar.

— Limpieza
Podemos esterilizar las pezoneras después de comprarlas antes de usarlas por primera vez , pero después lo único necesario es lavarlas bien con agua caliente y jabón, asegurándonos que no queden restos de leche en ellas después de las tomas.

— Posición del bebé
La posición del bebé al pecho es la misma que si no estuviéramos utilizando pezonera. Boca bien abierta, labios evertidos, bebé bien pegado al pecho de su madre. Si utilizamos una técnica incorrecta de amamantamiento, estaremos ante las mismas dificultades que si no usáramos pezonera. 

En principio si la lactancia está funcionando bien gracias a la pezonera, no existe una regla concreta de cuándo dejar de usarlas; de hecho, si algo está marchando bien, el sentido común nos dice que para qué vamos a cambiarlo.

Pero es verdad que dar el pecho con pezonera es más “latoso” que hacerlo sin ella (acordarse de llevar siempre la pezonera en el bolso, disponer de un lugar donde limpiarla, ponérsela correctamente antes de cada toma…), por lo que muchas mujeres están deseando poder amamantar sin ellas.

Aquí tu bebé te marcará el camino: comienza la toma de manera habitual con la pezonera y cuando esté relajado mamando, apártalo unos segundos, quita la pezonera y vuelve a ofrecerle el pecho directamente. Si el bebé lo acepta sin problema, no hay dolor y el enganche es bueno, puedes ir intentando las tomas sin pezonera. Por el contrario, si el bebé rechaza el pecho, no logra engancharse o sientes dolor, significa que todavía no está preparado para ser amamantado sin pezonera, y te toca aguantar un tiempo más utilizándola.

La buena noticia es que casi todos los bebés están listos a los 3 ó 4 meses para mamar perfectamente sin pezonera. Como la mayoría de dificultades en la crianza, ¡todo pasa!

Puedes leer más artículos similares a Lo que necesitas saber antes de usar pezoneras para dar el pecho al bebé, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.

Cuándo es recomendable el uso de pezoneras

Durante la lactancia pueden darse ciertas situaciones o problemas que hagan necesario el uso de pezoneras, pero esta recomendación siempre debería venir de una asesora o experto en lactancia que analice nuestro caso concreto y vea si realmente las necesitamos. Porque no todos los casos son iguales, de ahí la importancia de un diagnóstico personalizado.

Hoy vamos a hablar de las pezoneras, cómo utilizarlas, qué debemos tener en cuenta a la hora de usarlas y en qué situaciones generales suelen recomendarse.

¿Qué son las pezoneras?

Son un instrumento de lactancia que se adapta a la forma del pezón y la areola. Antiguamente estaban hechas en materiales duros como cristal, marfil o plata, y aunque en los años 80 se comenzaron a fabricar en caucho y látex, éstas continuaban siendo demasiado rígidas, por lo que su uso acababa interfiriendo en la lactancia.

Actualmente, están fabricadas en silicona y son muy blandas y finas, de manera que se colocan fácil y suavemente sobre el pezón y facilitan su agarre por parte del bebé. Si su uso es correcto, la producción de leche no debería verse alterada.

Los profesionales coinciden en afirmar que las pezoneras pueden ser un elemento útil o de ayuda a la lactancia en un momento puntual, pero su uso siempre debería estar recomendado y guiado por una asesora o experto en lactancia.

¿Cuándo utilizarlas?

Si surgen problemas durante la lactancia lo más recomendable es acudir a la matrona o a una asesora que valore lo que pasa y nos guíe a la hora de proceder. En este sentido, puede haber ciertas situaciones en la que nos indique el uso de pezoneras para facilitar el agarre del bebé al pecho.

Según la asesora Alba Pradó de LactApp, estas son algunas de las situaciones en las que podría recomendarse su uso, aunque como decimos, cada caso debería ser estudiado de manera particular por un profesional:

  • Cuando el bebé tiene problemas para aprender a mamar la pezonera puede ayudarle a agarrarse y evitar usar otros métodos para alimentarle. Igualmente, también pueden ser útiles en los casos de bebés con frenillo lingual corto a los que les cuesta enganchar el pezón.

  • Si ya se ha iniciado la lactancia mixta y el bebé comienza a dar muestras de rechazar el pecho, el uso de pezoneras podría ayudarle a aceptarlo mejor.

  • En los casos de bebés prematuros que no tienen mucha fuerza para succionar, las pezoneras pueden ser un gran aliado ya que les aporta un estímulo firme en el velo del paladar que ayuda a succionar de forma más efectiva y prolongada.

  • En ciertos casos particulares de pezones planos o invertidos, el uso de pezoneras también podría facilitar el agarre del bebé.

Cuando hay grietas con dolor algunas madres también deciden recurrir a las pezoneras, pero en estos casos los expertos recomiendan analizar paralelamente el por qué se han producido las grietas y evitar que vuelvan a aparecer, ya que de por sí, el uso de la pezonera no va a evitar que salgan grietas si no se corrige el problema de base (por ejemplo, modificando la postura para amamantar si ésta no es correcta).

¿Cómo se colocan?

No basta con colocar la pezonera sobre el pezón y la areola, sino que es necesario evertir las alas colocando el protector de tal forma que selle bien y al desplegar las alas genere un vacío. Si están mal colocadas, éstas se desplazarán durante la succión, provocando molestias e interifiriendo en la lactancia.

Una vez colocada la pezonera, el agarre del bebé será exactamente igual que si estuviera en contacto piel con piel: boca muy abierta, labios evertidos y nariz y mentón tocando al pecho de la madre.

Si el bebé se agarra de forma correcta lo normal es que la transferencia de leche sea buena, pero si sólo se prendiera del capuchón, aparte de tragar aire no estará estimulando lo suficiente el pecho, por lo que la producción podría verse afectada.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de usarlas?

Elegir el tamaño adecuado

Lo primero que debemos saber a la hora de usar pezoneras es que no todas tienen el mismo tamaño, por lo que las marcas comerciales que dispongan de diferentes tallas y modelos serán las más efectivas, ya que nos ofrecerán más posibilidades de encontrar la que mejor se adapte a nuestro pecho.

Si la pezonera es pequeña para el pezón, se producirá un roce contra la pared del capuchón que provocará dolor y heridas. Si por el contrario, la pezonera es demasiado grande, ésta irritará la areola y causará molestias.

El material

El Comité de Lactancia de la AEP insiste en utilizar pezoneras que sean lo mas finas posibles, para que la interferencia sea mínima.

Igualmente, y aunque el material suele ser duradero, es importante cambiarlas en cuanto apreciemos algún signo de deterioro.

Higiene

Hay que esterilizar las pezoneras antes de su primer uso, pero a partir de ese momento ya no será necesario hervirlas cada día. Eso sí, es importante mantener una correcta higiene lavándolas a fondo con agua y jabón cada vez que las utilicemos, asegurándonos de que no queda ningún resto de leche.

¿Pueden usarse las pezoneras durante toda la lactancia?

El uso de pezoneras puede llegar a resultar engorroso para muchas madres, que tienen que estar pendientes siempre de tenerlas a mano, guardarlas en el bolso cuando salen de casa, ponérselas bien y lavarlas correctamente después de cada uso. Por eso, los expertos recomiendan retirarlas tan pronto como sea posible.

Desde el Comité de Lactancia de la AEP aconsejan a la madre quitarse las pezoneras cuando el bebé lleve un rato mamando y esté tranquilo; aunque esta técnica no siempre funciona y puede requerir de mucha paciencia y varios intentos.

Por eso, desde LactApp insisten en la importancia de tener claro que el bebé puede prescindir de ellas antes de retirarlas, y si no es así volver a utilizarlas de nuevo hasta que se vaya acostumbrando a mamar sin pezoneras.

En cualquier caso, si la lactancia funciona y madre y bebé se sienten cómodos con su uso, no habría ningún problema en utilizarlas durante toda la lactancia.

La lactancia es un momento único y maravilloso que madre e hijo deberían disfrutar siempre. Por eso insistimos una vez más en la importancia de acudir a grupos de lactancia y personal especializado que pueda acompañarnos, guiarnos y aconsejarnos cuando tengamos dudas, así como resolver de forma específica nuestro problema.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *