Es normal sangrar después de tener relaciones estando embarazada: ¿es normal tener pérdidas leves?

Es normal sangrar después de tener relaciones estando embarazada: ¿es normal tener pérdidas leves?

¿es normal tener pérdidas leves?

Sin comentarios

Suscríbete a Bebés y más

Lola Rovati
@Lolarovati

Las relaciones sexuales durante el embarazo están rodeadas de mitos completamente infundados. No se le hace ningún daño al bebé ni es perjudicial para la madre. Por el contrario, el sexo en el embarazo es seguro y recomendable.

Es posible que tras mantener relaciones sexuales notes un leve sangrado vaginal, o un flujo rosado o amarronado. Y como es normal, cualquier pérdida, por más mínima que sea, preocupa. Es algo normal, os contamos por qué se produce este sangrado y cuándo puede ser motivo de preocupación.

¿Por qué se produce un leve sangrado?

Durante el embarazo, aumenta el volumen sanguíneo de la madre y se produce la dilatación de los vasos sanguíneos. Por su parte, el elevado nivel de los estrógenos, principal hormona femenina, provoca una congestión de las mucosas, incluidas las del cuello uterino.

Esta es la causa de muchas de las molestias típicas del embarazo como la congestión nasal, los mareos y el dolor de cabeza.

Al mantener relaciones sexuales con penetración se produce un roce en las paredes vaginales. La sensibilidad de la zona debida a la congestión de los tejidos provoca una pequeña rotura de los vasos sanguíneos causando un leve sangrado que puedes apreciar como flujo rosado después de mantener relaciones sexuales o marrón unas horas después.

Cualquier pérdidas de sangre en el primer trimestre de embarazo, por más mínima que sea produce preocupación, pero estos pequeños sangrados no son peligrosos. Se producen de forma puntual y desaparecen a las pocas horas.

De todas formas, si lo preferís, podéis utilizar un gel lubricante íntimo que ayudará a suavizar la zona y evitar el roce. Precisamente por esa mayor irrigación de los órganos de la pelvis, hay mujeres que tienen más sensibilidad y llegan con mayor facilidad al orgasmo.

Newsletter de Bebés y más

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

¿Cuándo debo preocuparme?

Si el sangrado después de mantener relaciones sexuales o en cualquier momento es más abundante y/o va acompañado de dolores o calambres ya la causa puede deberse a otro motivo, por lo que debes acudir de inmediato al médico.

Si el sangrado es de color rojo brillante o notas un aumento en la cantidad de sangre debido a una hemorragia es momento de detener las relaciones sexuales hasta que la causa sea valorada por el médico. También deben detenerse si se producen contracciones fuertes o notas pérdidas de líquido amniótico.

El signo más evidente de amenaza de aborto es la hemorragia vaginal, aunque muchas mujeres tienen pérdidas en el primer trimestre y no siempre es un signo de aborto. También pueden deberse a un hematoma intrauterino o al sangrado de implantación que se produce al anidar el embrión en las paredes del útero.

No es necesario detener las relaciones sexuales debido a un leve sangrado después del coito, aunque conviene que lo consultes con tu médico para mayor tranquilidad. Siempre y cuando no haya un motivo médico que lo impida, las relaciones sexuales durante el embarazo puede seguir siendo como siempre, e incluso mejor.

El sexo en el embarazo es beneficioso tanto para la madre y el padre como para el bebé. La relación de pareja se afianza en un momento muy especial, mejorando la conexión física y emocional, mientras que también es placentero para el bebé, quien durante el coito recibe una mejor oxigenación del riego sanguíneo lo cual le provoca sensación de bienestar. Como veis, ventajas para todos.

En Bebés y más | El deseo sexual del padre durante el embarazo

Compartir

Sangrado tras mantener relaciones sexuales en el embarazo: ¿es normal tener pérdidas leves?

  • Facebook
  • Twitter
  • Flipboard
  • E-mail

Temas

  • Embarazo
  • Relaciones sexuales
  • Pérdidas de sangre en el embarazo

Relaciones sexuales estando embarazada: Información y consejos

Cuando estamos embarazadas, las hormonas hacen que nuestro deseo sexual oscile entre dos extremos. Algunas veces te apetecerá todo el tiempo, en otras ocasiones preferirás que nadie te toque. Ambos sentimientos son normales, aunque a muchas mujeres les preocupa si tener relaciones sexuales durante el embarazo es seguro. Para calmar esas preocupaciones, te ofrecemos toda la información que debes saber sobre las relaciones sexuales y el embarazo.

Tener relaciones sexuales durante el embarazo suele ser seguro:

Tenemos buenas noticias para la mayoría de las madres futuras: en la medida que tu embarazo no presente ninguna complicación, puedes tener las relaciones sexuales que desees. Sin embargo, siempre consulta con tu médico, ya que determinadas condiciones, como el sangrado vaginal inesperado o tener antecedentes de aborto espontáneo, pueden aumentar tus riesgos. Algunas mujeres embarazadas experimentarán un sangrado ligero después de tener relaciones sexuales debido a la obstrucción del cuello del útero y los tejidos vaginales. No debes preocuparte si manchas un poco, pero si experimentas un sangrado abundante, llama a tu médico rápidamente.

Puedes tener relaciones sexuales en el tercer trimestre

Al contrario de lo que comúnmente se cree, puedes tener relaciones sexuales durante todo el tercer trimestre. Si tienes un embarazo sin complicaciones, sólo deberías parar cuando rompas aguas: en ese momento aumenta el riesgo de infección.

No le hace daño al bebé

De hecho, el bebé está protegido por los músculos del útero, cuello uterino y el líquido amniótico, por ello tener relaciones sexuales no afectará al bebé. Así que no debes preocuparte por alterar su cómoda existencia dentro de tu vientre.

Los orgasmos no provocan el parto

Los orgasmos causan contracciones del útero pero son diferentes a las contracciones del parto. Ni las relaciones sexuales ni los orgasmos aumentan el riesgo de un parto o nacimiento prematuro. Puede que continúes sintiendo contracciones o actividad fetal después de un orgasmo, pero es completamente normal. Así que disfruta de los orgasmos con la frecuencia que desees.

La mayoría de las posturas no suponen ningún problema

En la medida en que tú y tu pareja estéis cómodos, la mayoría de las posturas no tendrán efectos negativos en tu embarazo o el bebé. Encontrar una postura que funcione para ambos puede tomar algo de tiempo, pero también puede ser muy divertido. A medida que te va creciendo la tripa y el misionero se convierte en una postura imposible, prueba otras posturas diferentes y disfrutad de reavivar vuestra relación. Ten en cuenta que los cambios hormonales también pueden afectar tu lubricación vaginal, por ello es ideal utilizar un hidratante femenino para mayor comodidad.

El deseo cambia

Y es totalmente normal: algunas veces quieres, otras no. El cambio hormonal puede aumentar la sensibilidad de tus pechos y pezones, así como hacer que fluya más sangre a la pelvis y se inflamen tus genitales. A algunas mujeres les resulta muy excitante, pero a otras muy incómodo. Habla con tu pareja sobre cómo te sientes y encontrad un equilibrio que os satisfaga a ambos.

¿Y otro tipo de relaciones sexuales?

Las relaciones sexuales no se limitan a la penetración y deberías probar prácticas diferentes de generar intimidad al estar embarazada. Si no quieres una sesión completa puedes probar con sexo oral o masturbación mutua. Por otra parte, el sexo anal no es recomendable, ya que expone a la vagina a bacterias infecciosas, peligroso para ti y el bebé.

Volverás a tener relaciones sexuales después de que nazca el bebé

A muchas mujeres también les preocupa cómo serán sus vidas sexuales después de dar a luz, pero no dejes que esa ansiedad se apodere de tu vida sexual durante el embarazo. No olvides que tu cuerpo y libido se recuperarán del parto. Come sano, haz ejercicios y no dejes de hacer tu rutina de Kegel para tener un embarazo saludable. Después de que te hayas recuperado (como 6 semanas después del parto), puedes utilizar un ejercitador de Kegel para ayudarte a volver a ponerte en forma.

Estar embarazada no significa el fin de tu vida sexual, tómate tu tiempo y encuentra tus niveles de confort a medida que avanza tu embarazo.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *